Opinión

El protagonismo mediático del verano se lo está llevando nuestro viejo contencioso con la Gran Bretaña para recuperar ese pequeño trozo de tierra que la rapiña de la corona británica nos arrebató hace 300 años.

Por Juan Aguilar*

Se suceden en estos momentos acontecimientos relacionados con el contencioso de Gibraltar que son motivo diario de comentarios en la prensa de todo signo. Los hay muy acertados y cercanos a la realidad. Así, sobresalen para mí, entre otros, los escritos por Pablo Sebastián en este mismo diario o los que publican periódicamente José María Carrascal o el embajador Rupérez en otros medios. En todos ellos se ponen de manifiesto las causas y origen del problema con argumentos de fondo y se elucubra con posibles soluciones.

Por Juan Chicharro*

Corría el año 2001 cuando al economista Serge Latouche le tocó moderar un debate organizado por la Unesco. En la mesa, a su izquierda, recuerda, estaba sentado el activista antiglobalización José Bové; y más allá, el pensador austriaco Ivan Illich. Por aquel entonces, Latouche ya había podido comprobar sobre el terreno, en el continente africano, los efectos que la occidentalización producía sobre el llamado Tercer Mundo.

Por Joseba Elola

Los errores cometidos durante 300 años no se arreglan en cinco minutos, no se puede pensar ni resolver desde perspectivas coyunturales, miras aldeanas, oportunismos, electoralismos, oposición permanente, actuaciones locales o fanfarronadas que luego haya que enmendar dando un vergonzoso paso atrás.

Por José A. Crespo

Las llamadas telefónicas supuestamente realizadas por los pasajeros desde los aviones secuestrados el 11 de septiembre de 2001 influyeron profundamente en el imaginario colectivo. Pero sirven además de base al relato sobre cómo se desarrollaron los hechos. Sin embargo, 12 años después, los expertos del 9/11 Consensus Panel han demostrado que esas llamados nunca existieron, tal y como explica en este artículo Giulietto Chiesa.

Por Giulietto Chiesa

Alexander Duguin (Moscú, 1952) se ha transformado hay en el más significativo geopolitólogo ruso. Inscripto en la ideología nacional bolchevique del estilo de Ernst Nietkisch sostiene un socialismo de los narodi. Esto es, un socialismo de los pueblos, despojado de todas las taras modernas como su materialismo, su ateísmo y su ilustración.

Por Alberto Buela*

El multiculturalismo nació fuera de Europa. Canadá, Australia y EEUU llevan décadas aplicando con éxito este concepto. Pero es evidente que esto no funciona de una manera tan perfecta, teniendo en cuenta los problemas que afronta EEUU debido al crecimiento de su población hispanohablante. La situación en estos países parece estable en comparación con lo que sucede en Europa.

Por Armén Oganesián

Buenos Aires.- Uno de los puntos nodales del debate iberoamericano lo expresa el libro de Faustino Sarmiento Facundo o civilización y barbarie escrito en 1845, esta obra simbólica de la Ilustración ha tenido ecos y réplicas hasta ese extraño libro del autor mexicano Ontiveros Apología de la barbarie que es un contraposición radical a la sarmentina visión de Europa, Norteamérica, los unitarios y sus generales, -agentes todos de una civilización exterminadora-, mas esa Apología es con un propósito de revuelta a la misma concepción occidental de Iberoamérica.

Por José Luis Ontiveros*

Foreign Office acaba de publicar un nuevo Libro Blanco sobre los catorce Territorios de Ultramar británicos. En él reafirma su compromiso de trabajar juntos para afrontar los retos comunes. Considera florecientes a sus comunidades, orgullosas de conservar aspectos de su identidad británica. Reconoce también que los Territorios son más vulnerables que el Reino Unido por lo que éste tiene que apoyarles y garantizar su seguridad y buen gobierno. El Libro se centra en los aspectos de seguridad, desarrollo económico y medio ambiente.

Por Ángel Liberal*

Mientras la prensa occidental describe la anulación de la cumbre Obama-Putin como la más grave crisis diplomática registrada desde el fin de la guerra fría y aplaude la firmeza de la Casa Blanca, la prensa china ve en ella un síntoma de la debilidad de Estados Unidos ante Rusia. Para Thierry Meyssan, se trata de un incidente sin verdadera importancia, de un simple aspaviento diplomático que no tendrá la menor consecuencia para la paz en Medio Oriente.

Por Thierry Meyssan

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

HONOR Y RESPETO

PARA LOS QUE NOS DEJARON POR EL COVID-19

El Tiempo por Meteoblue