Opinión

La magnitud de la manifestación independentista de Barcelona, del pasado día 11, es un aldabonazo político de enorme importancia, tanto para Cataluña como para el resto de España. Algo muy alarmante bulle en las cocinas políticas catalanas. Desde este lado, lo fácil es responsabilizar del fenómeno a la crisis. Pero no es la devastadora crisis económico-financiera que nos abrasa quien ha originado la severa admonición soberanista. Seamos claros; el independentismo catalán ha estado históricamente presente o latente en ciertas capas dirigentes de la sociedad y la política catalanas. Atribuible a la crisis es propiciar que algunos rieguen con gasolina la llama del descontento y la frustración, y dirijan el fogonazo resultante hacia los radicales postulados del independentismo. En cualquier caso, la imponente manifestación del 11 S no se puede ignorar. Ni por su contenido, ni por su inoportunidad ni por su peligrosidad.

Por el Teniente General Pedro Pitarch*

Las Fuerzas Armadas tienen la oportunidad de establecer un liderazgo inmediato en la formación de los jóvenes españoles. Los valores como compañerismo, espíritu de equipo, afán de superación, disciplina, sacrificio, esfuerzo, satisfacción por el deber cumplido, patriotismo, valor, templanza, acometividad… son todos ellos muy militares y perfectos para fortalecer las cualidades de nuestra juventud.

Por Carlos González de Escalada*

Desde la transición inacabada de 1.978 hasta nuestros días, hablar públicamente de España como hecho nacional supone o bien auténtica provocación de quien se sitúa voluntariamente fuera del sistema, o asunto incómodo por el que se suele pasar con extrema cautela, de manera superficial y rápida, siempre dentro del falso discurso de lo políticamente correcto.

Por Pedro M. González

Las declaraciones del coronel Alamán han levantado una gruesa polvareda, sobre todo, entre las organizaciones de la burguesía independentista catalana que se han retratado como lo que siempre han sido: grupos con una psicología victimista y resentida, siempre dispuestos a mostrar su cara más represiva o violenta para defender sus míseros privilegios.

Por Juan A. Aguilar*

¿Levantamiento popular contra un régimen opresivo, lucha de un pueblo árabe deseoso de una democracia de corte occidental, estertores de un régimen político superviviente de otra época, enfrentamiento sectario, intento de intervención exterior en un país soberano, conflicto entre intereses geopolíticos opuestos...? Divergentes, a menudo simplistas y muchas veces tendenciosas, las interpretaciones del conflicto sirio son ciertamente numerosas y pueden resultar complejas. La investigadora argentina Mariela Cuadro ofrece sus notas para una mejor lectura de los acontecimientos.

por Mariela Cuadro*

Mientras el futuro político y económico de España se hunde en un abismo cada vez más profundo, un presidente mentiroso y cobarde antepone con una desvergüenza y un cinismo sin límites sus intereses personales y electorales a los intereses nacionales, mientras se esconde ante el mayor desafío independentista de la Historia de España.

Por Roberto Centeno*

El 6 de septiembre se encontraron en Madrid los gobiernos de Alemania y España, acompañados de un nutrido grupo de empresarios, y donde hablaron sobre las condiciones para poder otorgar más ayudas financieras a España o a su sistema bancario. En los dos lados se ha elevado el tono en los últimos meses y es con gran expectación que España espera ahora la decisión que va a tomar el Tribunal Constitucional alemán, que esa sí es crucial, el día 12, sobre la conformidad o no del rescate europeo y las obligaciones derivadas para los alemanes.

Por Stefanie Claudia Müller*

Demasiados puntos oscuros rodean el incidente que costó la vida al embajador de Estados Unidos en Libia este 11 de septiembre de 2012, durante un ataque de individuos armados contra el consulado de ese país en Bengazi. El periodista y escritor guatemalteco Percy Francisco Alvarado Godoy, enumera y analiza en su blog personal las más importantes de las interrogantes que plantea ese hecho y señala sus consecuencias inmediatas.

Por Francisco Alvarado Godoy

El actual Ejército español, desde la suspensión (que no supresión) del servicio militar obligatorio, es un ejército profesional (de metier que diría el general De Gaulle[1]). Esto supone una fuerza militar que se basa en la dedicación intensiva de un reducido número de militares, con una muy alta capacitación, con una dotación material adecuada y una velocidad lumínica de intervención - respuesta.

Por Pedro Vázquez*

La Guerra, en la forma de enfrentamientos indirectos, drones y operaciones especiales, se ha acelerado en todo el mundo bajo la administración Obama. "En las operaciones en Irak, Afganistán y otros lugares, la falta de reconocimiento, reconocer y definir con precisión el entorno operativo ha llevado a una falta de coincidencia entre las fuerzas, las capacidades, las misiones y los objetivos", dice un nuevo proyecto de informe por el mando conjunto del Pentágono.

Por Nick Turse*

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS

El Tiempo por Meteoblue