Opinión

Leo que hay expectación con lo que SM el Rey pueda decir en su discurso de la Pascua Militar del recién nacido 2014, el año de la secesión, de la destrucción consentida de España, y la verdad es que no sé por qué pues no espero nada nuevo y a la vez lo espero todo. Oportunidades no le han faltado en los últimos años y en ninguna, lamentablemente, ha mostrado la firmeza que muchos españoles esperamos y exigimos de las máximas instituciones españolas desde la Jefatura del Estado al Gobierno y de todo el arco parlamentario.

Por Viriato*

Este no es un comentario político, es una fotografía de la realidad.Tras casi ocho lustros, el  actual Régimen, más longevo aún que el que surgió en 1939 y encabezó el Generalísimo Franco, ha impuesto a España el modelo que sociedad que, sin duda alguna, deseaba. Y eso en todos los sentidos.

Por Colectivo Alborán*

Según las previsiones legales, los ciudadanos de Cataluña tenemos el derecho a dirigirnos a las Administraciones de nuestra Comunidad Autónoma en la lengua co-oficial (catalán o español), que hayamos escogido. Y, como correlato, las Administraciones catalanas tienen la obligación de estar preparadas para poder atender a los administrados en la lengua oficial, elegida libremente por éstos.  Sin embargo, no es la primera vez que he tenido que hacer valer, ante las distintas administraciones catalanas, mis derechos lingüísticos, exigiendo el respeto de los mismos, aunque teniendo que asumir y sufrir, a veces, ciertos efectos colaterales. He aquí algunos hechos datados, verificables y reveladores.

Por Manuel I. Cabezas González

Cuando se publique este artículo en el primer mes de 2014, el octavo ejercicio consecutivo con descenso del presupuesto de defensa, con unas inversiones que serán la décima parte de tan solo hace diez años, ya sabremos las conclusiones del Consejo europeo que pretendió centrarse en la industria europea de defensa, el 18 de diciembre de 2013; habrán sido aprobados los presupuestos de defensa para 2014 en España; y tendremos una perspectiva más clara del escenario económico para los próximos dos años que restan de legislatura.

Por Enrique Navarro

alt¿Quiénes son en vísperas de 2014 los habitantes de Europa del Este para la Unión Europea – un fardo, una amenaza o una fuente de crecimiento? Lamentablemente, el actual nivel de "confianza" en las relaciones entre los dos polos de la Unión por ahora aún no es muy bajo.

Por Piotr Iskenderov


Las proclamas secesionistas del presidente de la Generalidad, suponen un  desafío a la soberanía nacional y a la Constitución. No se han producido de manera espontánea sino que han sido la consecuencia de sucesivos abusos de autoridad, como la  persecución del idioma español o el incumplimiento de las sentencias del TS, que al contar con la pasividad del Consejo de Ministros han generado un clima de falta de libertad en el seno de la sociedad civil  catalana no independentista.

Por Diego Camacho López – Escobar*

El pasado 21 de octubre la sentencia de Estrasburgo, inspirada por el juez López Guerra, dejaba sin efecto la llamada doctrina Parot. Políticos de todo signo, jueces y el propio Gobierno reconocieron “no tener más remedio” que acatar la sentencia. No había alternativa. Pero lo que significó un camino de no retorno, en 2002 era simplemente una colorista propuesta jurídica. En julio de ese año, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) condenaba a España por vulneración del derecho a juicio justo en el caso del ex coronel del Cesid (actual CNI) Juan Alberto Perote, condenado en 1997 a siete años de cárcel por revelación de secretos de la defensa nacional, algo que se demostró como infundado. El Tribunal Supremo dio carpetazo a la decisión europea. Ahora, en cambio, tanto para el Alto Tribunal como para la Audiencia Nacional Estrasburgo es incuestionable.

Por Juan Alberto Perote*

Bestia inclasificable, escritor heterodoxo y sumamente molesto, a contracorriente de las bagatelas y mercachifles a la orden del dólar en nuestra literatura más reciente. Lobo estepario, vive solitario en una isla de Aztlán donde espera pacientemente los signos de lo Alto que le anuncien su último viaje, el viaje a la Ciudad de Los Césares. Mítica ciudad donde se encontrará con los más fieles: el maestro del estilo, Ernesto Giménez Caballero; el profeta de la Tercera Roma, Fédor Dostoievski; el escritor anarco-fascista mexicano Rubén Sálazar Mallén; el emboscado Ernst Jünger; el abominable Louis-Ferdinad Céline; el mártir y trovador Ezra Pound y el último guerrero de Oriente, Yukio Mishima.

Por Juan Carlos Vergara y Gonzalo Geraldo Peláez

La pasada semana me despedí de todos ustedes hasta Reyes, pero estas reflexiones no deberían esperar ante las colosales falsedades y el rosario de mentiras del Rey y de Rajoy, que difundidas por los palmeros habituales y amplificadas por una mayoría de medios atados al pesebre, hacen creer a una mayoría que prefieren las falsas esperanzas a la cruda realidad que España es una país en recuperación, cuando la realidad es la contraria: una nación en liquidación, por un Gobierno, una oposición y unas instituciones plagadas de incompetentes, corruptos y traidores. Una oleada de mendacidad y de ignominia creada por las declaraciones de los responsables de la nación.

Por Roberto Centeno*

altHace unos días, el diario ABC publicaba la carta de un lector llamado Juan Antonio Rodríguez García, que celebraba un artículo mío en el que discurría sobre las tribulaciones de los empleados de la limpieza de Madrid, por entonces en huelga. Fue una carta que agradecí inmensamente, pues en estos últimos años he dedicado toneladas de artículos a reflexionar sobre la naturaleza del trabajo -tan pervertida en nuestra época- y sobre los derechos de los trabajadores; y siempre había percibido hasta entonces con tristeza y desencanto que tales artículos caían en saco roto, pues a la mayor parte de la gente le basta con formarse unos prejuicios sobre uno y aplicarlos luego a machamartillo en sus juicios o exabruptos. En los prejuicios o exabruptos que circulan sobre mí debe de contarse que estas cuestiones sociales me son indiferentes; o incluso que miro con desprecio la tribulación del trabajador; o que defiendo las medidas 'flexibilizadoras' que al gobierno (a los sucesivos gobiernos) le dicta la plutocracia internacional. Desde que supe que algún tarado había propalado con éxito el infundio de que a mi apellido había yo añadido la preposición 'de', para que así sonase de más encumbrada prosapia, nada ya me espanta; o me espanta, pero me resigno a vivir en este cotidiano espanto donde triunfan los prejuicios de los malvados y de los necios.

Por Juan Manuel de Prada

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

HONOR Y RESPETO

PARA LOS QUE NOS DEJARON POR EL COVID-19

El Tiempo por Meteoblue