Opinión

TOCQUEVILLE ya avizoró, en un pasaje célebre de La democracia en América, la emergencia de un poder que convierte a los pueblos en un picadillo informe, dócil a sus conveniencias como el títere a las manipulaciones del titiritero: "No destruye las voluntades, pero las ablanda, las somete y dirige; obliga raras veces a obrar, pero se opone incesantemente a que se obre; no destruye, pero impide crear; no tiraniza, pero oprime; mortifica, embrutece, extingue, debilita y reduce, en fin, a cada nación a un rebaño de animales tímidos".

Por Juan Manuel de Prada

El fenómeno de la globalización económica ha conseguido que todos los elementos racionales de la economía estén interrelacionados entre sí debido a la consolidación de los oligopolios, la convergencia tecnológica y los acuerdos tácitos corporativos, por lo que la irrupción de la crisis económica en la aldea global ha provocado la aparición de nuevos retos para gobiernos e instituciones sumidas en el desconcierto y en la incredulidad, retornando lenta pero inexorablemente a escenarios económicos desconocidos desde la II Guerra Mundial.

Por Germán Gorraiz Lopez*

altLa actual prueba de fuerza entre Washington y Moscu nos hace perder de vista las condiciones que rodearon el cambio de régimen en Kiev y las consecuencias de ese hecho. Más allá de las acusaciones entre pro-estadounidenses y pro-rusos, el hecho es que el nuevo régimen llegó al poder mediante un golpe de Estado orquestado por Estados Unidos. Es posible que una parte del pueblo ucraniano se sienta ahora satisfecho con el cambio, pero también es probable que no tarde en darse cuenta de que esta mutación se ha hecho en detrimento de sus intereses.

Por Michael Parenti*

La ominosa deriva de Ucrania ha encendido las luces de alarma en el mundo entero. Así las cosas, ¿qué podemos hacer? Si se llegara a un enfrentamiento militar entre Rusia y Ucrania -hay que esperar que no se produzca, pero no puede excluirse-, es evidente la superioridad militar de Moscú. Ucrania no pertenece a la OTAN y no cuenta, por tanto, con la garantía de apoyo militar del artículo 5 del Tratado de Washington. Los países occidentales ya han dicho que no emplearán la fuerza para defender a Kiev, pero han advertido a Moscú de que elevarán las sanciones económica si su presión aumentara.

Por Eugenio Bregolat*

altLa calamidad del Gobierno de Rajoy se manifiesta en su desastrosa gestión económica –que lleva al empobrecimiento de la mayoría y a la desaparición de las expectativas de empleo y sueldos dignos para varias generaciones–; en su cobardía ante el separatismo, rayana en la traición, y en la persecución implacable de toda voz disidente, especialmente en materia económica. El pasado jueves en elsemanaldigital.com –una especie de hoja parroquial extraoficial de Génova donde filtran lo que interesa al partido y al Gobierno– apareció un artículo con los nombres de cinco economistas de los que el Ejecutivo está harto, entre los que tengo el honor de encontrarme, y a los que “ha tomado la matrícula”.

Por Roberto Centeno*

altPara aquellos que aman la historia reciente de nuestro país, esta semana se produjo uno de esos hechos que siempre alimentan la revisión constante de nuestro pasado. En Página 12, Horacio Verbitsky realizó una lúcida nota sobre los acontecimientos que habían ocurrido hace exactamente 40 años, el Primero de Mayo de 1974, en la Plaza de Mayo, cuando el conductor  del Movimiento Justicialista,  Juan Domingo Perón, y la Organización Montoneros, sellaron su desencuentro final, rubricado, sobre todo, por la muerte del líder apenas dos meses después. Mucha agua y mucha sangre corrió bajo el puente de las operaciones políticas sobre ese episodio. Desde las operaciones políticas de la derecha peronista que, amparada en el latiguillo "Perón echó a los Montoneros de la Plaza", realizaron cualquier tipo de tropelías políticas, morales y discursivas, sin olvidar tampoco el autocomplaciente "Perón no nos echó, nosotros decidimos irnos", se han tejido todo tipo de mitos respecto de ese "desencuentro" trágico y final.

Por Hernán Brienza

altHoy en el mundo domina la impresión de que la política ha terminado – al menos la que nosotros conocemos. El liberalismo entabló un combate tenaz contra sus enemigos politicos que proponian recetas alternativas – el conservadurismo, la monarquía, el tradicionalismo, el fascismo, el socialismo, el comunismo – para finalmente vencer a todos a finales del siglo XX. Habría sido lógico suponer que la política se  convertiria en liberal y que todos los adversarios del liberalismo en la periferia comenzarian a repensar sus estrategias y a construir un nuevo frente: la periferia contra el centro, según la teoria de Alain de Benoist. Pero, al comienzo del siglo XXI, todo siguió un camino diferente.

Por Alexander Dugin

altDesde 1998, el Instituto de Medicina (IOM) de EE.UU., establecido en 1970 por la Academia Nacional de Ciencias, ha publicado varios informes sobre las consecuencias sanitarias de las sucesivas guerras del Golfo, basándose en la legislación aprobada por el Congreso para responder a las peticiones de veteranos enfermos de la primera guerra del Golfo y que ordenaba al secretario del Departamento de Asuntos de Veteranos (VA) que entrase en contacto con la Academia Nacional de Ciencias para revisar y evaluar la literatura médica y científica en relación entre enfermedad y la exposición a riesgos provocados por agentes tóxicos, medioambientales o de guerra, y las medicinas o vacunas asociadas con el despliegue en la citada guerra; asimismo debería considerar las conclusiones para tomas decisiones sobre posibles compensaciones a los veteranos. Hasta la fecha se han publicado ocho volúmenes, el séptimo sobre “Las consecuencias a largo plazo de las heridas cerebrales traumáticas”.

Por Julio Garulo

Llevamos tiempo diciéndolo por activa y por pasiva, la prensa democrática occidental, concretamente la española, que es la que mejor conocemos, no informa, al contrario desinforma de forma partidista, obscena y sin complejos. Insultando la inteligencia de todos los españoles y cometiendo un delito de indignidad periodística que, en España, no está penalizado. Y por si fuera poco, la sumisión a los EEUU y su reoccidentalización expres, con su espiritualidad de predicador new age –copia barata, burda y simple de la ortodoxia espiritual y filosófica europea- ha borrado todo vestigio de honor.

Por Cristina Sánchez*

altLlevamos años en los que los políticos de turno, éstos y los anteriores, no dejan de tratarnos como niños, de esconder una realidad dolorosa, de ocultar el empobrecimiento de la inmensa mayoría de los españoles. Y todo por proteger un entramado político, económico y mediático quebrado. Nos mienten descaradamente, compulsivamente, cínicamente. Estábamos en ésas cuando, de repente, inesperadamente, los datos de empleo de la Encuesta de Población Activa del primer trimestre del año en curso nos devuelven a la dura realidad, España continúa destruyendo empleo. Profundizando un poquito más en los datos, veremos como la radiografía es aún peor de lo que aparenta.

Por Juan Laborda*

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

El Tiempo por Meteoblue