Opinión

altHace dos semanas el diario El Mundo publicaba una noticia en torno a la ofensiva anti-mercenaria y anti-yihadista que los kurdos vienen protagonizando al nordeste de Siria. En la noticia, El Mundo se hacía eco de las angustiosas declaraciones hechas al Observatorio Sirio de Derechos Humanos por el General Salim Idris, oficial militar máximo del Ejército Libre de Siria, y que enseguida habían sido reproducidas por la Agencia REUTERS. El General se lamentaba casi textualmente como sigue: “Tanto las brigadas Al-Nusra como el ISIS (Estado Islámico de Iraq y del Levante) están perdiendo posiciones aceleradamente a favor de los kurdos en el nordeste. Estos ocupan más y más terreno mientras se apropian de yacimientos petroleros, de los campos y otros recursos. No hay derecho: están acaparando aquello que no pertenece sino a Siria y a los sirios en su conjunto. Miles de árabes, habitantes de las aldeas y pueblos de la zona, huyen despavoridos”.

Por Tamer Sarkis Fernández

Viktor Orbán, abogado, futbolista y político de indudable éxito, con  apenas 50 años de edad es el Primer Ministro de Hungría. Es militante y líder del gobernante partido Fidesz (Flat DEmokraták SZövetsége, Federación  de Jóvenes Demócratas, en húngaro)  que agrupa a amplios sectores de las derechas incluso radicales, pero que en sus actuaciones controversiales y contradictorias enfrenta al poder y dictados  de Estados Unidos y sus aliados europeos.

Por Tribunal Dignidad, Soberanía, Paz contra la guerra- Comité Independenciaa y Soberanía para América Latina (CISPAL)

El próximo viernes se cumplirán 35 años del mayor engaño sufrido por el pueblo español en toda su historia. Nos referimos a la llamada Constitución, que no es tal, sino en realidad la Ley Fundamental de la Monarquía de Partidos. En ella se establecen las directrices para vaciar de competencias al Estado central a través del reparto autonómico.

Por Antonio García Trevijano*

No hace mucho tiempo, el gobierno y los defensores del libre mercado estaban en el punto de la espada, pero nada más. Con lo poco que queda en el sector privado para estafar, los gánsteres financieros se han vuelto al sector público y han puesto a trabajar a su favor la defensa de la privatización que hacen los economistas de libre mercado.

Por Paul Craig-Roberts

La revista The Economist acaba de publicar los resultados de una investigación o estudio propio, “A crisis of culture: valuing ethics and knowledge in financial services”. En él se examina el papel de la integridad y el conocimiento en la industria de los servicios financieros. Los resultados no pueden ser más demoledores y desalentadores. Según los mismos, la integridad y el comportamiento ético parecen incompatibles en una gran mayoría de aquellos que trabajan en el sistema financiero. Ello invalida, tal como hemos defendido desde estas líneas, la pretendida cultura de la autorregulación, vendida como un mantra por la industria financiera.

Por Juan Laborda*

¿Puede la industria mantener sus límites éticos, cuando se postula al servicio de un  sistema de producción capitalista que no parece frenarse ante nada ni ante nadie, protegido por leyes legisladas en parlamentos democráticos, cuyos miembros están en muchos casos pagados con los beneficios obtenidos de dichas transacciones?

Por Cristina Sánchez*

Al amparo de la representatividad institucional que le otorga el “voto popular”, el político construye su propio negocio capitalista haciendo lobby y gerenciando “cosa pública” para los poderes económicos y financieros que controlan y se reparten áreas de influencia en el Estado capitalista. Cómo funciona esa estructura políticos-dueños del poder real que la prensa del sistema oculta.

Por Manuel Freytas*

Si infame es lo que vemos en el escaparate, obsceno es lo que sucede en la trastienda.La puesta anticipada en libertad de los más viles etarras, camino de los homenajes que se les dispensan en sus pueblos, como si eviscerar personas hubiera sido una forma de filantropía, produce arcadas; y la contemplación de la retahíla de sádicos violadores y asesinos de niñas que podrían haber sido nuestras hijas, que les acompañan como coartada y secuela, sulfura hasta la náusea.

Por Pedro J. Ramírez*

altDelegado Especial para el Campo de Gibraltar en una etapa crucial de su historia (1979-1984), el embajador marqués de San Fernando Erik Martel ha condensado en su libro «Gibraltar: la hora de la verdad» (Autoediciones Tagus), no sólo todo el saber y la documentación tras cuarenta años de trabajo y estudio, sino también las claves que a su juicio podrían desbloquear la situación actual. El volumen condensa todo lo que siempre quiso saber sobre «la espina clavada en el corazón de todo español» en 500 páginas en las que no falta ni la anécdota esclarecedora, ni el humor de un diplomático curtido tras décadas de servicio a España fuera de nuestras fronteras.

Redacción

altEncubriendo el terrorismo: de la negación a las justificaciones. Los grupos afiliados a al-Qaeda aparecieron en Líbano hace un cuarto de siglo, bajo diferentes denominaciones. Hace 22 meses, el ministro de Defensa libanés, Fayez Ghosn, advirtió sobre el peligro de la presencia de esa organización en el país. Se refería el ministro al coctel del grupúsculos terroristas que se habían implantado en varias regiones gracias a la cobertura política local que les garantizaban el jeque Saad Hariri, su partido y sus aliados, en el marco de la guerra contra Siria.

Por Ghaleb Kandil

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

HONOR Y RESPETO

PARA LOS QUE NOS DEJARON POR EL COVID-19

El Tiempo por Meteoblue