Libros Recomendados

Opinión

altLa persecución de cristianos y de otras minorías religiosas en Irak, a manos del denominado yihadismo, ha sido una de las noticias del verano. Especialmente en agosto, las telediarios y periódicos se llenaron de imágenes de miles de personas, sobre todo mujeres y niños, huyendo de la muerte y la violencia, expulsados de sus casas y de su tierra, vagando por campos y montañas del norte de la antigua Mesopotamia, con testimonios desgarradores tras de ellos.

Por Manuel Chacón*

altMuchas expresiones comunes en el lenguaje de hoy en día tienen su origen en situaciones de naturaleza militar. En especial, muchas frases populares proceden del periodo de los Tercios de España, donde la sociedad castellana se militarizó para responder a los desafíos del primer imperio global.

Por César Cervera

altCuando se trata de abordar la relación que el título de este trabajo propone,  entre nuestro autor y el concepto jurídico-político de federación, aparece de inmediato una dificultad. El federalismo resulta un tema episódico en su obra -un índice temático de la opera omnia schmittiana registraría escasas entradas del término. Más aún, puede sospecharse que se trata, antes que de una presencia restringida y a contraluz, de una ausencia a designio.  Entonces, además de reseñar lo que dice sobre el federalismo, cabría preguntarse, también, el por qué de lo que calla. Schmitt es un autor tan vasto y profundo que, como todos los de su categoría, habla también por sus silencios, dejando una suerte de "escritura invisible" que el investigador no puede desdeñar.

Por Luis María Bandieri*

altEn su libro “Propaganda” (1928), Bernays argumentó que la manipulación de la opinión pública era una parte necesaria de la democracia: “La manipulación consciente e inteligente de los hábitos y opiniones organizadas de las masas son un elemento importante en una sociedad democrática. Aquellos que manipulan este mecanismo no visible de la sociedad, constituyen un gobierno invisible, que es el verdadero poder gobernante de nuestro país… Somos gobernados, nuestras mentes son moldeadas, nuestros gustos son formados, nuestras ideas son sugeridas, mayormente por hombres de los que nunca hemos oído hablar…”

Por Cazador entre cascabeles

HACE unos días, publicaba ABC un interesante artículo de David Lidington, secretario de Estado del Gobierno británico, en el que detallaban (no sin cierto regodeo) los efectos que las sanciones impuestas desde el pudridero europeo producirán en la economía rusa. El artículo me interesó no tanto por sus bondades literarias ni por sus delicadezas de pensamiento, sino por la característica miopía que lo lastraba, que es la propia del occidental cuando se refiere a Rusia empleando los mismos parámetros con los que se referiría a cualquier nación europea, aferrada lastimosamente al disfrute de los bienes terrenales y temerosa de padecer privaciones. Esta miopía se cura leyendo a los clásicos rusos, pero en el pudridero europeo ya sólo leemos informes refritados por asesores sin más bagaje cultural que el algoritmo de Google.

Por Juan Manuel de Prada

 

alt“De forma generalizada la pedagogía recomienda la enseñanza en la lengua materna, tanto por razones mentales como afectivas. La inmersión lingüística es siempre algo excepcional y limitado, salvo en ciertos contextos de conquista política. La inmersión se reduce a la de minorías en países extraños o a la de minorías sociales que, con fuerte seguridad cultural y lingüística, invierten en una lengua de "prestigio"; pero nunca es masiva ni obligatoria ni dirigida a las clases populares, que, por lo general, no pueden ofrecer a sus hijos un refuerzo compensador del trauma mental y afectivo. En Cataluña, sin embargo, en contra de la ley de normalización lingüística, a miles de niños de extracción popular se les da el cambiazo lingüístico. Esta situación la sufre una mitad de la población infantil, pues la otra ve respetados sus derechos lingüísticos. Sin embargo, esa otra mitad no "goza" de la inmersión en castellano. No hay razones que justifiquen tal discriminación”.

Por Antonio-Francisco Ordóñez*

altEn materia de constitucionalismo, el siglo XXI está traicionando al siglo XX. Durante el siglo pasado, con vaivenes dramáticos y desenlaces trágicos que dejaron un séquito de muerte y de dolor, una creación decimonónica, el Estado de derecho, fue tomando la figura que se creyó y se enseñó como definitiva. Esto es, la de una forma política, la estatal, que vive en el derecho hasta consustanciarse con él y donde este mismo derecho encuentra su total concreción, siendo el elemento común vinculante la ley, que es por un lado todo el derecho y resulta, a la vez, del otro, creación estatal.

Por Luis María Bandieri*

altEl antimilitarismo de la progresía  es, como la mayor parte de las actitudes negativas, un implícito reconocimiento de la superioridad de aquello que se impugna. Nada ilustra mejor esta afirmación que el apresuramiento con que los antimilitaristas adoptan las formas y los modos más banalmente castrenses, en cuanto se ven en posición propicia para hacerlo.

Por Enrique Area Sacristán*

altPregunten a cualquier gobernante árabe y les hablará de los grandes sacrificios que sus países han hecho por Palestina y los palestinos. Sin embargo, tanto la realidad histórica como la actual dan testimonio no sólo de que no estuvieron a la altura de lo que se esperaba de ellos ni mantuvieron la solidaridad con sus hermanos oprimidos, sino también de la traición oficial árabe a la causa palestina. La guerra contra Gaza y el dudoso papel jugado por Egipto en las conversaciones para un alto el fuego entre Hamas e Israel son buen ejemplo de ello.

Por Ramzy Baroud*

altNo ha sido un suceso netamente nacionalista fruto de una verdadera aflicción identitaria, sino consecuencia de una crisis que en Europa dura ya demasiado, y para la cual los gobernantes europeos no han sabido, o no han querido, tomar las decisiones correctas, porque hacerlo llevaba aparejados costes demasiado elevados para ellos y sus partidos.

Por Javier Benegas

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

El Tiempo por Meteoblue