Opinión

altAl caer la monarquía de Alfonso XIII, nuestro filósofo José Ortega y Gasset atribuyó su fracaso no a un fallo del último Gobierno monárquico presidido por el general Berenguer, sino al gravísimo error cometido por el Rey de haber nombrado presidente del Gobierno a un militar que había apoyado la dictadura de Primo de Rivera. El dominio del periodista Ortega sobre el idioma español le permitió significar de forma genial y con el solo título de su artículo –“El error Berenguer” la esencia del desacierto que condujo a la caída de la monarquía. El error no fue del general Berenguer, incapaz de restaurar la normalidad constitucional, sino del Rey. “Españoles, vuestro Estado ya no existe, ¡reconstruidlo!”, concluía Ortega.

Por R. Centeno / A. García Trevijano

altDespués de las consecutivas victorias de la resistencia en la región, los elementos del complot internacional contra Siria han decidido mover el campo de batalla desde la frontera sur a la norte con el fin de proteger a Israel e implicar a Turquía directamente en el conflicto.

Por Ibrahim Abdulá

altDe acuerdo con una definición integral, que intenta sintetizar aquellas proporcionadas por diversos estudiosos, la geopolítica puede ser considerada como “el estudio de las relaciones internacionales en una perspectiva espacial y geográfica, en el que se toman en cuenta la influencia de los factores geográficos sobre la política exterior de los Estados y la rivalidad de poder sobre territorios en disputa entre dos o más Estados, o entre diferentes grupos o movimientos políticos armados” (1).

Por Claudio Mutti

alt“¿Sabía usted que la humanidad puede vivir sin Inglaterra? Y sin Alemania podría vivir también. Y podría vivir sin Rusia. La humanidad puede vivir sin la ciencia, sin el pan … solamente sin la belleza no puede vivir. Este es el secreto” – Fyodor Dostoyevsky

Se llama Natalia Poklónskaya, 33 años, es buscada por “alta traición” por el régimen golpista de Kiev y el 11 de marzo de este año fue nombrada Fiscal General de la recién formada República de Crimea.

Por Edoardo Pasolini

altYa se ha convertido en un ritual que siempre funciona. Cada vez que Washington quiere cambiar un régimen, aparecen misteriosos francotiradores que disparan a la vez contra fuerzas gubernamentales y contra manifestantes de la oposición. Y después desaparecen sin dejar rastro. Así sucedió en Siria, en Ucrania y en Venezuela. En Siria, el resultado de los acontecimientos de Deraa fue que una parte de la población pasó un año sublevada contra el gobierno. En Venezuela, los forenses demostraron que los asesinos abatieron personas de ambos bandos y las protestas han ido extinguiéndose. En Ucrania, las conversaciones telefónicas interceptadas y las reacciones que su publicación ha suscitado ya no dejan espacio para las dudas, estima Wayne Madsen.

Por Wayne Madsen

altLo de la extrema derecha en Francia, que Le Pen haya devenido heredera única del legado electoral del moribundo Partido Comunista, constituye uno de los fenómenos más contraintuitivos de la política europea contemporánea. Aunque quizá no tanto para quien conozca la vergonzante historia de promiscuidad entre nazis y comunistas que se produjo en la Francia inmediatamente previa a la ocupación. Al cabo, el Partido Popular Francés, la organización criptohitleriana por excelencia, fue constituido a partir de una escisión en bloque del PCF, con nada menos que el director de L’ Humanité y Doriot, uno de los jefes de la Komintern, a la cabeza.

Por José García Domínguez

altEl representante de la minoría judía en el parlamento iraní (Majlis) ha ofrecido recientemente una extensa entrevista a una de las agencias de noticias iraníes y ha expuesto sus diferentes puntos de vista sobre el régimen israelí y la forma en que la comunidad judía de Irán ve a la entidad que proclama representar a la judería mundial.

Por Kourosh Ziabari

altDurante el último fin de semana, miles de personas han salido a las calles de Donetsk para pedir un referéndum de anexión a Rusia similar al que se celebró en Crimea.

¿Por qué tanta gente en el este quiere integrarse a Rusia?

Por Alberto Sicilia

El que fue presidente de la Generalidad, Pasqual Maragall, abrió el debate autonómico de 2004 con las siguientes palabras: Cataluña es una nación; quisiera que de tan natural, esta expresión dejara de enojar a unos y de sobreexcitar a otros”. Esa actitud no es patrimonio exclusivo de nuestra cuestión territorial; según Gellner “el nacionalismo suele considerarse a sí mismo como un principio manifiesto y evidente que es accesible a todos los hombres y que sólo violan algunas cegueras contumaces, pero de hecho debe su capacidad de convicción tan sólo a un conjunto de circunstancias muy concretas que se dan hoy, pero que han sido ajenas a la mayoría de la humanidad y la historia”.

Por Enrique Area Sacristán*

altDos cosas necesitan los pueblos para sobrevivir a sus enemigos (aparte de ayuda divina): amor a sus tradiciones y gobernantes que los defiendan frente a los poderosos del mundo. Estas cosas son las que España no tiene; y así nos luce el pelo: desarraigados de nuestras tradiciones, nos hemos convertido en gente alienada (¡oiga, no se pase, que somos ‘ciudadanía’!), desvertebrada, delicuescente, infestada por un enjambre de modas foráneas que nos obligan a vestir como si fuésemos mendigos yanquis, a desempeñarnos en la vida como si fuésemos finlandeses estreñidos y a alimentar nuestro espíritu con la alfalfa que nos enchufan desde una pantalla, para exterminio de nuestras neuronas; y, en cuanto a nuestros gobernantes, son solo lacayos de poderes supranacionales que les dictan todo lo que tienen que hacer, para beneficio de la plutocracia y escarnio del pueblo sometido a exacciones indecentes, apaleado por legislaciones laborales que dejan su trabajo reducido a cagarruta, convertido en piara que hociquea gustosa en la cochiquera, a cambio de subvenciones menguantes y entretenimientos sórdidos.

Por Juan Manuel de Prada

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

HONOR Y RESPETO

PARA LOS QUE NOS DEJARON POR EL COVID-19

El Tiempo por Meteoblue