alt

Por  Dmitry Kolesnik

“Imagina a todo el mundo viviendo en paz”. Tal vez la famosa canción de John Lennon pueda ser ingenua, pero es una visión esperanzadora. Las protestas contra la guerra, las deserciones masivas de soldados, el rechazo a servir y luchar en desafío a las órdenes del gobierno y a la represión, han parado muchas guerras una vez que la gente ha decidido que no hay nada correcto en matar a otros seres humanos.

La actual situación en Ucrania oriental y la decisión del gobierno de Kiev de comenzar una nueva, cuarta conscripción y movilización ha dado lugar a una tempestad de oposición masiva y de rechazo a luchar. Las protestas se extienden por todas las regiones del país. Claro que aún hay nacionalistas fanáticos y militaristas de ultraderecha que ejercen la violencia y la intimidación contra las protestas antiguerra, pero su capacidad para acabar con las protestas está disminuyendo.

Ucrania es históricamente una nación pacífica. Durante algún tiempo ha evitado los conflictos similares a los desarrollados por Europa oriental, en Yugoslavia, Georgia, etc. Esto ha acabado el año pasado cuando Kiev lanzó su “Operación antiterrorista” contra la población del este del país. Pero desde el comienzo del conflicto Ucrania ha visto rechazo de soldados a disparar contra su propio pueblo, deserciones del ejército y rechazos a llevar a cabo la conscripción. Las mujeres -madres, esposas, hermanas e hijas- de los militares llamados a filas, han protestado y provocado incidentes contra la guerra o contra el servicio militar forzoso.

Las protestas se han producido, en primer lugar, porque muchos ucranianos no aceptan la interpretación de la guerra que les ofrece su gobierno. No ven necesariamente una agresión extranjera (es decir, rusa). Solo ven que cuando un soldado ucraniano apunta su fusil o su cañón, es un compatriota, un ucraniano, quien aparece en el punto de mira.

En segundo lugar mucha gente no quiere morir por este gobierno que ven como compuesto por nacionalistas extremistas y neoliberales. No quieren ser carne de cañón que muera por los intereses de los oligarcas ucranianos cuyo uno interés es crear una guerra civil, llevarse ayudas financieras occidentales y suprimir la oposicion a su mando. Una joven expresó recientemente este sentimiento en una manifestación en una población de Ucrania central.

Y finalmente, muchos trabajadores y granjeros (al contrario que la clase media urbana), mantiene fuertes identidades regionales. Consideran que su tierra es la región de Donbas, Bukovyna, Transcarpatia o Volynia, tanto o incluso más que la entidad llamada “Ucrania”. Es difícil vender a esa gente el mensaje de guerra patriótica pro-Ucrania y anti-Rusia.

El hecho sorprendente de que nadie acuda voluntariamente al reclutamiento militar es esta cuarta conscripción está causando pánico en el gobierno y la jefatura del ejército en Ucrania. Llaman, como siempre, a los sentimientos nacionalistas, pero este llamamiento cae en oídos sordos.

Los hombres en edad militar están huyendo a miles, cruzando las fronteras ucranianas en todas las direcciones, u ocultándose en el interior, para escapar de los reclutadores militares. El presidente Poroshenko se ha visto obligado a ordenar que solo aquellos hombres en edad militar que tengan documentación en regla de su registro militar puedan obtener autorización para salir del país.

Cada día surgen nuevos datos de esta fuga masiva, informa el periódico ucraniano Korrespondent. Escribe: “en la primera conscripción de 2014, el 20% de los llamados acudió voluntariamente. En la segunda el 10%.

Este año solo el 6% de los llamados han acudido voluntariamente.

En la región de Transcarpatia, en Ucrania occidental, pueblos enteros han cruzado las fronteras para escapar. El alcalde del distrito de Kosyv, en Ivano Frankovsk informa que toda la población de la villa ha alquilado autobuses y se ha ido a Rusia para escapar de la guerra.

En el pueblo de Colchino, las autoridades solo han podido encontrar a 3 de los 105 varones a los que tenían que entregar las citaciones.

El jefe de reclutamiento de Transcarpatia, O.Boyko, dijo a Korrespondent, “paradójicamente en la región occidental de Ternopyl la gente está huyendo a Rusia para escapar al reclutamiento.”

Mucha gente elige los países de Europa oriental como refugio temporal Yuri Biryukov, un consejero del presidente ucraniano ha admitido: “En los últimos 30 días, el 17% del total de reservistas de la región de Chernivtsy (Ucrania occidntal) ha atravesado la frontera hacia otros países.”

“Según fuentes oficiosas, los hostales y moteles en la zona fronteriza en Rumanía están repletos de ucranianos que huyen del reclutamiento”.

En la región de Volynia en Ucrania occidental los habitantes han bloqueado los intentos de las autoridades de distribuir los documentos de llamamiento a filas. Un reportaje de 112.ua explica: “El 24 de enero los residentes de los pueblos de Melniki, Zatishye y Pischa en el distrito de Volynia bloquearon los coches de la administración del distrito cuando llegaron. En el interior de los mismos estaban los representantes de la administración local y de la oficina de reclutamiento que llegaban para distribuir los documentos de movilización.

“Los manifestantes obligaron a las autoridades a romper los papeles. Entonces les autorizaron a irse y la gente volvió a sus casas”.

En este caso las autoridades devolvieron el golpe. “Se han abierto tres procedimientos penales por el artículo 336 del código penal (evación de la conscripción” informa un portavoz policial local. La publicación de Odessa Timer informa que el 23 de enero en la ciudad de Kulevxhi en el distrito de Saratski de la región de Odessa la población se rebeló contra la movilización militar y expulsó a los representantes de la oficina de reclutamiento.

La población se enteró de que 240 impresos de llamamiento estaban en camino para ser repartidos en su pueblo. En unos minutos, explica Timer, unas 500 personas se reunieron en la plaza del pueblo. Seis oficiales de la oficina de reclutamiento llegaron con los papeles pero encontraron una bienvenida poco amistosa entre la población local. Cuando los oficiales declararon que el rechazo de la conscripción era punible penalmente, la gente comenzó a gritar “No a la guerra” y “queremos paz”. Recordaron a los oficiales que Ucrania no había declarado la ley marcial y que el acuerdo de alto el fuego de Minsk del pasado septiembre no había sido rechazado oficialmente por el gobierno de Kiev. Dijeron que la última movilización militar era ilegal y los oficiales de reclutamiento fueron forzados a abandonar la villa.

El portal O1.ua news outlet de Odesa informa: “En la villa de Limansky (distrito de Reni), un representante de la oficina de reclutamiento militar llegó con los documentos del reclutamiento acompañado por dos personas armadas. Casi les costó la vida. Los lugareños estuvieron a punto de lincharlos”.

Antes de viajar a la villa, el comisario militar del distrito, Igor Skrypnik, estaba preocupado por la actitud hostil de la población civil hacia el proceso de mobilización. Se le asignaron dos policias armados. Esto produjo el resultado opuesto.

“Cuando los dos policías de camuflaje aparecieron en el pueblo, esto atrajo inmediatamente la atención de la gente y provocó un tumulto espontáneo”, dijo el representante de la administración estatal local, Sergey Barinov. “Cerca de 200 habitantes del pueblo de Limansky rodearon a los oficiales de policía y el representante del ejército y les amenazaron”.

“El vicedirector Ivan Stadnikov, de la administración del distrito de Reni y el comisario militar Igor Sgrypnik acudieron inmediatamente al pueblo. Tras difíciles negociaciones se alcanzó un compromiso. Pero cuando la población locar obtuvo los documentos de movilización los reociaron desafiantemente con gasolina y los quemaron directamente ante la mirada de los oficiales que los habían llevado al pueblo.

En algunos pueblos de la región de Ternopol, los alcaldes ni siquieran han participado en la distribución de los documentos. Incluso, cuando el personal de la oficina de reclutamiento comunicaban que iban a ir, las autoridades locales avisaban a los residentes para que pudieran huir de la conscripción.

La agencia de noticias rusa ITAR-TASS informa el 27 de enero, “La población masculina de Ucrania ha comenzado a huir masivamente al extranjero para trabajar y evitar la actual campaña de movilización.

Pueblos enteros están alquilando autobuses para enviar a sus hombres lo más lejos posible. Los comités militares están enviando lista de fugitivos a los agentes de la ley para intentar restringir los movimientos de los hombres sujetos a conscripción fuera de sus distritos de residencia, dice TASS.

Citando a la agencia de noticias ucraniana Vesti, TASS informaba, “Natalia, de Zaporozhia (soreste de Ucrania) envió a su hijo a Rusia hace unos meses. La mujer dijo a Vesti, bajo condición de anonimato, que también había enviado a su marido (también a Rusia) una semana antes. Los hombres de las regiones occidentales están escapando a Polonia y Hungría. El comité militar de la ciudad en Kiev también se queja de los evadidos”. Las protestas contra la guerra continúan en las áreas de la región de Donbas controladas por las tropas ucranianas. En la ciudad de Kramatorsk, de la región de Donetsk, las mujeres organizaron una manifestación espontánea coreando “no a la guerra”. En un video de la protesta, en el minuto 1' 45'' vemos lo desesperadas que han llegado a ser las tácticas de las autoridades. Una mujer pregunta al oficial militar, “¿por qué golpeáis nuestras puertas por la noche y os lleváis a nuestros hombres al ejército?

En las últimas semanas, la pequeña ciudad de Debaltsevo se ha convertido en el epicentro de los choque entre las fuerzas de Donbas y el ejército ucraniano y las milicias. Miles de soldados ucranianos están en riesgo de ser rodeados y capturados. La mayoría de los habitantes de la ciudad han huído. Quedan solo entre 6 y 8 mil residentes que se han quedado y no tienen electricidad, calefacción ni agua caliente. Tienen que cocinar en hogueras.

La web informativa ucraniana Express.ua informa de que el alcalde de Debaltsevo ha sido arrestado recientemente por el servicio secreto ucraniano, acusado de tener simpatías por las fuerzas pro-autonomía de Donbas. Sobre este fondo la población se ha manifestado a finales de enero requiriendo la salida de las tropas ucranianas.

Recientemente se ha producido una protesta de madres y esposas de conscriptos en la población de Belovodsk, en la parte controlada por el gobierno de la región de Lugansk. Las autoridades llegaron protegidas por vehículos blindados para explicar la política de conscripción. Los habitantes contestaron que ellos no habían votado por Poroshenko y que no querían sacrificarse por los intereses del oligarca Igor Kolomoisky (un conocido millonario ucraniano y partidario de la guerra).

Las redes sociales están respondiendo a la movilización creando memes con títulos tales como el “Batallón Elusivo”. El mensaje es que no se puede creer que los hijos de los oficiales de alto rango, parlamentarios, políticos y hombres de negocios realizan el servicio militar.

En la revista en internet Liva, el periodista Roman Lyubar explica: “Debido a la conscripción, las autoridades ucranianas han conseguido unir a los ciudadanos del país que por todas partes se unen para boicotear el reclutamiento e incrementan las protestas contra el mismo. Esto a pesar de la persecución penal y la propaganda militarista...

“Ahora los ucranianos ven más claro que nunca que los ciudadanos más pobres son carne de cañón y mueren en la guerra mientras que los altos funcionarios del gobierno y los capitalistas ricos escapan a ese destino”.

Yevgeny Kopatko, un analista ucraniano y fundador de Research and Branding Group, dijo a TASS, “Cada vez se oyen en la sociedad ucraniana más y más sobre la disposición (de la gente corriente) a ser encerrados en prisión en vez de ir a luchar. En esta situación, la decisión de más reclutamientos militares es otro test para las autoridades ucranianas.

Sergei Kirichuk, un líder de la organización de izquierdas ucraniana Borotba, escribe en un comentario del 29 de enero: “Incluso los políticos y analistas progubernamentales dicen que la actual movilización ha fallado. Algunas personas no acuden y otras desertan después de ser llamados. Esto añade más combustible al descontento popular”.

Bajo tales circunstancias, el gobierno de Kiev dearrolla una política de terror masivo (con la ayuda de las organizaciones paramilitares de ultraderecha), forzando a la gente a ir a la guerra a punta de pistola y asesinando a los activistas antiguerra. Pero basado en la experiencia de las revueltas y revoluciones en la Europa de 1917-18 durante la primera guerra mundial sabemos a dónde lleva esa política. Cuando la gente está armada y es forzada a luchar contra su voluntad, cuando están indignados, se enfrentas a difíciles situaciones económicas y reclaman paz, y su voluntad es ignorada, entonces las perspectivas para los gobiernos e intereses capitalistas privados responsables del desastre no son muy brillantes.

*Dmitry Kolesnik es un periodista ucraniano, activista de izquierdas y editor del periódico web Liva.com (“La izquierda”).

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

El Tiempo por Meteoblue