Libros Recomendados

 

Por Santiago Mataix*

 Este artículo nace, a criterio del autor, por la inquietud general del colectivo de Reservistas Voluntarios (RV de aquí en adelante) en España a consecuencia de las no renovaciones de muchos de éstos por parte del Ministerio de Defensa, por una Ley que no advirtió ésta penosa situación propiciada por la crisis económica, y por empezar a parecer que pueda haber cierto abandono o quizás poca voluntad de modificarla, teniendo éste mencionado colectivo en numerosas ocasiones, aunque de forma individual, que evitar su propio cese con contenciosos-administrativos y demás artimañas legales.

Ante la falta de recursos, podríamos especular con una Reserva ideal para estos tiempos…

Salvo en las activaciones por PSU para una minoría de “agraciados”, o no si lo vemos desde el prisma de la protección laboral que se brinda a los RV, el resto, que es la inmensa mayoría, están pasando los compromisos sin apenas activaciones.

Puestos ya en antecedentes, teniendo como base el título del artículo que se escribe y mirando constructivamente al futuro..:

¿Podríamos hablar de la superación de unas pruebas psicofísicas, parecidas a las PAEF de los profesionales, pero que en vez de tener que superarlas cada año, fueran cada tres años, disponiendo por ejemplo de 6 ó 9 oportunidades en el camino para fomentar el ejercicio y preparación física por parte de cada RV (los profesionales tienen 3 por año)? Cabe destacar que actualmente los psicotécnicos ya se realizan cada tres años, sólo faltaría una parte de aptitud física.

¿Podríamos hablar de nuevas activaciones para integrarse unos 8 días mínimo en unas maniobras Beta, anuales, con cada Unidad de destino en dicho periodo, o en una Unidad de similares características a la de destino cuando pudiera el RV, condicionado por sus obligaciones laborales, más acorde con la aparente filosofía actual del MINISDEF de fomentar lo que en principio llaman maniobras de liderazgo y tener a la gente lo mejor preparada posible para el combate, por si acaso?

¿Podríamos hablar de la realización de unos ejercicios de tiro con arma larga todos, y a poder ser, con TR-90 y granadas de entrenamiento tropa, y con arma corta mandos, una vez cada 3 años como muy mínimo, durante apenas una mañana, en el acuartelamiento más cercano al lugar de residencia del Reservista en cuestión, que no tenga por qué ser el de la Unidad de destino?

Y hasta aquí lo que por el momento se podría considerar ideal ahora, atendiendo a las circunstancias actuales.

A medio plazo podría elaborarse algún estudio del apoyo técnico y humano que se esperaría obtener de este colectivo en inundaciones, grandes incendios, terremotos y otras posibles catástrofes.

También se podría estudiar la sectorización en 2do plano de la Reserva según provincias, comunidades, regiones militares, dependencias de DD-SDD, u otros criterios, con vista a formar posibles unidades territoriales con un 80% de personal Reservista en un futuro, con ejercicios en estos territorios para el fomento del conocimiento de los mismos y sus puntos estratégicos por las diferentes mencionadas unidades. Básicamente agrupando según “espacios”, conforme decidieran sectorizarlos quienes tuvieran la competencia.

Y no se habla de protección laboral ni justificar ausencias a clase los estudiantes, ni de cobrar complementos durante las maniobras como los profesionales, ni del pasaporte para esta clase de activaciones diferentes a las PSU (que entendemos no benefician tanto a la Unidad particularmente al no ser requeridas por la misma). Tampoco de renovar uniformidad y material, ni se dé alojamiento logístico (el reservista seguiría acuartelado durante la activación, en la Unidad de destino u otra cercana a la misma). La palabra tabú "misión" no aparece; en otros países, con menos complejos y/o diferente criterio, bien se conoce que los Reservistas están integrados en Unidades de fuerza y de apoyo a ésta; en ambas.

Empiezan a recuperarse textos antiguos y escribirse nuevos sobre el tema. Podemos remitirnos a diversos estudios de la Reserva; convertidos alguno en tesis doctoral, otros en libros, pequeños documentos, artículos de opinión, realizados por Reservistas pero también por Comandantes de Infantería, Jefes de Unidad o por algunos Oficiales Generales, por ejemplo, a parte de los propios de la OTAN a nivel internacional.

Al final con todo se pretenden optimizar recursos manifestando la existencia de un grupo limitado (estaríamos todos de acuerdo en que la demanda actual se debe a la grave crisis) de gente que tiene su trabajo pero está dispuesta a “echar un cable” e integrarse en las FFAA en momentos complejos para la nación, y debería estar mínimamente preparada y en condiciones para ello, teniendo que velar dicha causa, en gran medida, el Estado al que defienden y obedecen cuando se les llama.

*Sargento del ET (RV)

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

El Tiempo por Meteoblue