Libros Recomendados

Por Guillermo Fernández González

Tras la invocación nuevamente del principio de autodeterminación por parte de Rusia con el fin de reintegrar Crimea a la federación, ha emergido de nuevo el debate sobre el ya de por sí polémico derecho de Autodeterminación reconocido por las Naciones Unidad en su Carta Magna , no obstante se ha querido hacer por parte de ciertos sectores en España , esto no constituye más que una lectura erronea y un falseamiento deliberado de este principio sin tener en cuenta un concepto indispensable e indiscutible del que nace este principio que son los antecedentes históricos.

Para aclarar ciertos malos entendidos tenemos que remontarnos a la propia historia de Crimea y la de la propia antigua Unión Soviética dentro de la cual la antigua República Socialista de Ucrania estuvo integrada sin alargarme más expondré a continuación una breve reseña histórica acerca de este complicado puzzle cuyo origen se remonta a la misma creación de Rusia.

Rusia tiene como origen el Principado de Kiev

Para entender la estrecha vinculación de Ucrania a Rusia nos hemos de remontar a sus mismos inicios de que Rusia en sus inicios nació en el “Principado Kiev”, posteriormente fue expandiéndose hacia el norte hasta San Petersburgo donde Pedro I el grande constituiría la antigua capital de Rusia San Petersburgo o también rebautizada posteriormente Petrogrado.


¿Por qué las ciudades de Jharkov Lugansk o Donetsz aspiran a integrarse en Rusia?

Aquí debemos remontarnos tras la segunda guerra mundial a la época de Nikita Kruschev de origen Ucraniano que para recompensar la resistencia contra los alemanes por parte de Ucrania regaló a la entonces República popular de Ucrania, territorios que no le correspondían, Crimea y la actual parte oriental de Ucrania en las que se incluye Luganks etc, esas poblaciones que siempre fueron rusófilas se integraron a la entonces República Popular de Ucrania gesto que dicho sea de paso no fue acogido con gran simpatía por la población de habla rusa y totalmente ajena y desvinculada de Ucrania, tras la desintegración de la URSS continuó en manos de Kiev cuya aspiración por parte del nacionalismo Ucraniano siempre fue devolverle el golpe a Rusia, prohibiendo el Ruso donde era mayor su influencia y teniendo a regañadientes que conceder el estatus de “República Autónoma” como es el caso de Crimea.


Las partes que no forman parte de la República Popular de Ucrania fueron regaladas por Kruschev tras la muerte de Stalin

Esta vecindad ya de por si tensa, se ha visto agravada por la toma ilegal del poder por parte de elementos ultranacionalistas Ucranianos que lejos de solucionar una “mala vecindad” ha empeorado la situación al temer estas poblaciones que Kiev se vengara de ellos e intensificara la ya de por si fuerte campaña de “Ucranización” de esos territorios.

¿Que nos encontramos en España?

Cataluña nunca constituyó parte alguna de federación como lo fue Ucrania de la URSS,en que no olvidemos ni ignoremos que lejos de ser solo Rusia era una Unidad de Repúblicas Socialistas es decir un pacto entre diferentes nacionalidades con un fin o un vínculo ideológico concreto.

Lo mismo podemos decir del País Vasco donde a pesar de tener un caracter foral excepcional nunca fue producto de “regalo” o anexión, de hecho siempre como Cataluña tuvo un papel participativo dentro de España, prueba de ello fueron las dos guerras Carlistas que tenían por objeto el apoyo a un pretendiente a la Corona Española acorde a los valores tradicionales y a los fueros.

En el caso catalán el nexo se remonta al compromiso de Caspe y su unión con España ya queda de manifiesto al ser un principado dentro de la Corona de Aragón, en definitiva comparar el caso de Cataluña o Euskadi con el de Crimea sería como pretender afirmar que estas dos regiones formaron son Francófonas y quieren su reanexión a Francia cosa que no es verdad.

Recordemos también que la política Europea se ha dirimido siempre entre dos grandes concepciones, la aspiración a la Unidad llevadas a cabo en primer término por Francia en las guerras Napoleónicas y en segundo término por Alemania y la concepción británica que temerosa de su soberanía siempre procuró una Europa de Estados artificiales con el fin de mantener su independencia intacta, recordemos la famosa Confederación Germánica o las distintas creaciones tras el Congreso de Viena.

Este precedente no es aplicable a España, siempre desentendida históricamente tras la pérdida del Franco Condado y renuente a la participación en temas europeos prueba de ello fue la política de neutralidad llevada a cabo en las dos contiendas mundiales.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

El Tiempo por Meteoblue