altPor Silvestre

Leo boquiabierto a Dontancredo, antes mudo ahora salvapatrias, afirmar sin rubor ante sus aduladores y corifeos: “Mientras yo sea presidente, no habrá referéndum ni se fragmentará España”, que parece sonar como “¡España soy yo!”. Me recuerda a aquel “¡L´état c´est moi!”, tópico político atribuido a Luis XIV, y que en nuestro caso tiene el sentido para Dontancredo de identificarse con España en el contexto de un falso estado democrático. Y ya con frases borbónicas similares tenemos la de su sucesor Luis XV y que en tono displicente afirmó: “¡Aprés moi le delúge!”, o sea que si se marcha Dontancredo se rompe España, ahí está él, dos años callado, dando dinero a los separatistas, y ahora dice que nos va a salvar, algo que debemos temer siempre y más cuando sale de boca de un mediocre sin vergüenza ni pudor que afirma esas cosas mientras no se cumplen las sentencias del Supremo y el Constitucional y se persigue la lengua española dentro de España por unos mamarrachos que en el colmo de su arrogancia dicen que son los que mejor la hablan, mentras afirman que España les roba.

Sin ir más lejos el Tribunal Supremo acaba de dictar la última sentencia contra la inmersión lingüística en Cataluña, el Supremo vuelve a exigir a Arturo Mas que el castellano sea lengua vehicular en los colegios, el TS ha rechazado un recurso de casación interpuesto por la Generalidad contra un auto dictado por el TSJC. Veremos que a Mas le entrará por un oído y le saldrá por el otro. ¿Cómo es posible que Mas actué continuadamente en la impunidad en un delito de de desobediencia si no es con la complicidad y consentimiento del presidente del gobernó español?.

En fin, todo palabras y palabras y ningún hecho, pues desde hace dos años deberían, con la mayoría absoluta que les dimos, haber revertido los errores cometidos desde hace más de treinta años, pero para eso le hace falta memoria y sobre todo decisión y valentía a este hombre dialogante y de guante de terciopelo para los enemigos y de puño de hierro para los que le rodean.

El presidente del Gobierno (Español) afirmaba queriendo dejarlo muy claro que piensa seguir financiando de manera extraordinaria a "Cataluña", aunque en realidad es a la secesionista administración catalana, diciendo con todo el rostro impasible que: “de no hacerlo las consecuencias las pagarían quienes menos culpa tienen, que son las gentes de esta tierra, tan españolas como las demás, y de las que me siento tan responsable como de todas las demás”. 

Hay que tener la cara muy dura para mantenerse en esta postura sin tomar medida ni advertencia alguna contra Arturo Mas. Hay que tener desfachatez y DonTancredo la tiene, ya lo creo que las tiene. Debemos entender que DonTancredo nos quiere decir que la parte que se queda la Generalidad, es decir  que “nos roba a los españoles”, de los impuestos que pagan los catalanes no es suficiente para atender las competencias que tiene legalmente transferidas en esa carrera sin freno para desvestir el estado y que acaba en la secesión, y que ese es el motivo por el que tiene que “ayudar” de manera extraordinaria a Cataluña a costa de no hacer lo mismo con el resto de comunidades autónomas, dejando claro que se deslegitima rompiendo el concepto de igualdad de los ciudadanos, cambiándolo por el de la asimetría territorial que preconizan los socialistas catalanes.

Si la Generalidad requiere ayuda extraordinaria, a pesar de tener una financiación ordinaria mucho más cuantiosa que cualquier otra Administración regional del mundo, es debido exclusivamente, al hecho de que está embarcada desde hace años en un carísimo e ilegal proceso de construcción nacional a costa de la ruptura de España creando y manteniendo a nuestra costa ilegales estructuras de Estado que no son denunciadas ni eliminadas por los responsables del gobierno de España.

Cualquier ciudadano normal vería claro que tales hechos son tan anormales y extraordinarios que exigirían algo también extraordinario para retornar a la normalidad como es la suspensión de la autonomía, algo que se contempla en la Constitución pero que DonTancredo y el jefedehomersimpson, señorBurns, no son capaces de aplicar, pues “no les temblará la mano” para seguir metiéndonos la mano en el bolsillo para seguir alimentando al monstruo.

Es precisamente la intervención directa de la autonomía catalana a cargo de la administración central lo que evitaría que los servicios básicos, a los que los catalanes tienen tanto derecho como el resto de los españoles, no se vieran perjudicados por una administración regional que gasta sus multimillonarios recursos en redes clientelares, empresas, fundaciones, televisiones publicas, embajadillas, o en entes tan insultantemente ilegales como el arrogante e ilegal "consejo asesor para la transición nacional", una agencia tributaria propia o un referéndum secesionista, departamentos y farfolla que debería haber sido eliminada hace ya dos años cuando llegaron al gobierno.

En vez de actuar con firmeza, sólo con los “suyos”, DonTancredo responde al órdago de la desafiante Generalidad al resto de la Nación Española y a nuestro Estado de Derecho inyectándole ayuda extraordinaria y manteniendo la impunidad de Arturo Mas, y quiero referirme a los vigentes delitos de desobediencia, usurpación de atribuciones, prevaricación y malversación de fondos públicos. Mas actúa con la aquiescencia o el desestimiento del presidente del Gobierno (Español) y por ello se convierte en cómplice de lo que está ocurriendo y de lo que se nos viene encima.

La unidad de España y la Soberanía Nacional no están protegidas por la ley con penas ni cárcel para el que desde el grado de tentativa quiera burlar la Constitución y al pueblo español. Si hubiera ley y castigo no tendríamos a los separatistas subidos a la parra con uno de ellos presidiendo la Comisión de Exteriores, algo que no cabe en cabeza de nadie, bueno… sí en la de DonTancredo. Y si hubiera una ley electoral justa tampoco estarían encaramados en el poder y cogiendo por los mismísimos a los partidos nacionales, cada vez más fraccionados y nacionalistas.

La casta parasitaria es capaz de afirmar por la mañana algo con rotundidad, algo que ni ella se cree, y por la tarde irse de fiesta sin remilgos compartiendo mesa y mantel con el delincuente separatista que no está en la cárcel porque no hay ni ley ni castigo que proteja con penas y cárcel a los que se ríen, bordean, torean y desacatan la ley gracias a la cual ellos están ahí, es decir representando a España y al pueblo español al que maldicen, único titular de la Soberanía Nacional.

España es y será, con monarquía o república. Siempre pensé que el sistema monárquico era históricamente más representativo que la república, pero prefiero un republicano patriota que un monárquico trufado de corrupción y en manos de los separatistas, con un anciano rey conocido más por sus cacerías de elefantes, corinas, cornamentas, matrimonios corruptos a costa del erario público y que sólo lanza las conocidas cantinelas de “hablando se entiende la gente” o “revisar las normas de convivencia” en vez de ser conocido por defender España, sus símbolos, y su bandera, su única razón de ser y de existir. Si ante las tropelías contra España y sus símbolos el rey calla, es que no es rey pues se deslegitima con ello.

Recordemos aquel verso de Lope de Vega:

Todo lo que manda el Rey,

que va contra lo que Dios manda,

no tiene valor de Ley,

ni es Rey quien así lo demanda.

Estamos al borde del abismo y ha llegado el momento de que el monarca se gane su sueldo, pues no está aquí para ganar o hacer ganar comisiones con el AVE de La Meca a Medina, sino para defender España y su unidad, incluido Gibraltar, para ganarse y mantener el título de ser “el primer español”.

Si no lo hace, hay muchas líneas que descienden desde Don Pelayo y que bien podrían representar ese cometido, aquí nadie es imprescindible, se llame como se llame, lo único imprescindible es tener las ideas claras, principios y voluntad firme de defenderlos hasta el último aliento pues la nueva España, la nueva nación es y debe ser tarea de todos y ni pedestal ni pesebre de nadie.

Si España se rompe, si a España la rompen, ya no será España, y por lo tanto ya no habrá rey de España, quedaremos huérfanos y como tales tendremos que comenzar de nuevo. Todo es consecuencia  de aquella, injustamente mal invocada ahora, Transición que sólo significó darles todo a los nacionalistas creyendo que su hambre se vería saciada, en cambio han ido poco a poco vaciando a España, con el consentimiento de PP y PSOE, hasta quererla únicamente como mercado cautivo.

De aquellos barros estos lodos, se puso en manos de los separatistas, la mano que mece la cuna, la enseñanza, y se fragmentó España en todos sus ámbitos en taifas y ahora tenemos lo que tenemos, por lo que sólo hay una posible salida y es acabar con el sistema actual de organización territorial, además de cambiar la ley electoral para que las mayorías gobiernen y acaben con este desatino, de estar en manos de los enemigos de España en cada proceso electoral, algo que nos mata lentamente ante el descrédito internacional.

La democracia de basa en la igualdad de las personas no en inventados derechos territoriales, y si cada territorio legisla a su aire, actuando como un estadito, se acaba con la igualdad en todo el territorio nacional. Si la justicia, la sanidad, los servicios sociales, no son iguales, si se persigue la lengua española, si no se puede escolarizar y estudiar en español en España, entonces en cuando debemos afirmar rotundamente que no hay democracia, esa es la única realidad y no la que invocan los separatistas de querer votar unos pocos por el futuro de lo que es de todos, arrogándose la propiedad del hecho democrático mientras los comedores sociales en Cataluña se llenan exponencialmente cada mes, con la basura acumulada en el corazón y extrarradio de la capital condal, gentes viviendo por la calles en cajones de electrodomésticos  que luego luchan por un plato de comida en las “colas del hambre” mientras el clan Pujol, sin fortuna conocida antes de la transición, acumula propiedades por todo el mundo, y tiene al tal Oriol imputado en una trama de podredumbre, que un juez tiene en un cajón, podredumbre familiar que contamina a Arturo Mas cuyo padre recibió cantidades como testaferro de los Pujol y que todavía no lo ha aclarado.

Se ha pervertido el lenguaje, se habla de España y Cataluña como si fueran elementos enfrentados y se presentan como si la una no fuera parte de la otra, o como si alguna vez Cataluña hubiera sido ente independiente y ahora estuviera sojuzgado.

Tenemos una justicia politizada con un CGPJ repartido según cuotas políticas.

Todavía hay quienes presentan las autonomías como un éxito en vez de como un monstruo despilfarrador inagotable y parte del problema.

Se ofrece diálogo sin fecha de caducidad al separatismo, sin cortar el grifo que les alimenta y que pagamos todos, mientras se ha dilapidado el capital humano del PP.  El PP se ha deshecho de Álvarez Cascos, Regina Otaola, María San Gil, Ortega Lara, Santiago Abascal, Vidal-Quadras y ahora Mayor Oreja, tildado de “lastre”, “pasado” y “carcundia” por el separatismo vasco…

El PSOE no se ha quedado atrás, hizo lo mismo con gente de la calidad de Rosa Díez o Nicolás Redondo Terreros.

La cuneta está llena de cadáveres políticos gracias a las mediocridades de entes ignorantes como ZP o el actual arrogante DonTancredo que para no nombrar a Vidal-Quadras, capital humano del PP durante más de treinta años, se refiere a él como “la otra persona”. Pues bien estos dos iletrados parece que ahora se han convertido en patriotas.

Del dicho al hecho va mucho trecho, acaben de una vez con las autonomías y la situación económica habrá cambiado, hagan lo que sea pero no a costa de nuestros bolsillo, no nos suban ni un euro más, ni un impuesto más para mantener este pesebre de corrupción.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

El Tiempo por Meteoblue