Por Cristina Sánchez*

“Todos a una, como en Fuenteovejuna”. El trasfondo de esta frase nos indica lo que ha pasado con la emisión de preferentes que ha arruinado a una generación que luchó, trabajó y ahorró, privándose de casi todo, para levantar este país, tras las sombras oscuras de una guerra que dejó la miseria como principal estampa pictórica de una realidad.

Se dice esta frase cuando algo se hace en equipo, es decir, cuando varias personas se juntan para hacer una misma cosa y lo hacen colaborando entre ellos. También se dice cuando varias personas se juntan para cometer algún delito o cometido, para que éste quede en anonimato, puesto que si muchas personas concurren en el acto, nunca se sabrá realmente quien ha sido, o si se sabe, no será posible condenar a tantas almas.

Y esto es exactamente lo que ha ocurrido, con la connivencia de los “entes” nombrados en el titular de esta noticia, y un puñado más de poderes y estamentos públicos, en el asunto de las emisiones de preferentes, como el Banco de España, cuyo representante tiene el honor de haber permanecido en el puesto a pesar de la alternancia de nuestros dos partidos en el poder, ya que la única condición para que se dé este hecho, es aceptar la corrupción partitocrática, la obediencia y profesar la religión del clientelismo; o los partidos políticos, en conchabanza, cuyos miembros, en comunión con los de los sindicatos supuestamente de clase, CCOO y UGT y los de la COE, sentaban sus influyentes posaderas en las poltronas de los Consejos de Dirección de estas generosas entidades con sus señorías, otrora, entidades sin ánimo de lucro, por y para el pueblo soberano.

A algunos nos hubiese gustado más la historia, de haber acontecido lo realmente sucedido en el origen de la frase, a saber: el Comendador Mayor de Fuenteovejuna, llamado Fernán Gómez de Guzmán era muy cruel con los ciudadanos de Fuenteovejuna, de modo que un día todos los ciudadanos de este pueblo se juntaron para matarlo. Cuando llegó un juez, enviado por los Reyes Católicos, investigó quien había sido el culpable y preguntó: "¿Quien mató al Comendador? Y la respuesta unánime fue: "Fuenteovejuna, señor". De modo que todos los ciudadanos fueron considerados inocentes puesto que no era posible condenar a prisión a tantos ciudadanos al mismo tiempo y dado que la Reina no era ajena a la Justicia Popular.

La prensa nos sorprende con más noticias sobre la ignominia, a la que por otro lado nos tiene acostumbrados. Sin embargo, tilda el titular de, “exclusiva de enorme repercusión…”. El diario.es anuncia la publicación de los correos del entonces presidente de Caja Madrid, Miguel Blesa, con la intención, suponemos, de que la actitud del delincuente de guante blanco nos sorprenda. Blesa, publica, “se sintió eufórico ante las cifras de récord, sin ninguna alarma”, y congraciándose con otros altos cargos de Caja Madrid, Blesa escribió, “hemos engañado a los clientes”.

¿Pero alguien tenía alguna duda al respecto?

De acuerdo. A estas alturas del baile, ¿podemos aceptar como noticia exclusiva, sólo porque el medio de comunicación en cuestión ha tirado de “la fuente amiga”, esa que, siguiendo la expresión popular, “calló como una puta” mientras se repartían el botín? ¿Es una exclusiva que Blesa, íntimo amigo del ex presidente Aznar, tal y como puntualiza repetidamente el diario, coqueteara obscenamente con la Comisión Nacional del Mercado de Valores?

Pues ¿cómo, si no, se produce una estafa de estas dimensiones de forma legal?

¿Es posible que quede algún español que no sepa, con total certeza, que Miguel Blesa es un desalmado? ¿Qué actuó como un delincuente y con total impunidad? No entiendo la exclusividad, pero ¿acaso quedaban dudas sobre la personalidad de Blesa? Sobre su connivencia con el poder político. Todo ello, bien está,  independientemente de la pasividad que está mostrando, como pueblo soberano, ante tal hecho. Porque, si es así, tenemos un gravísimo problema añadido. Aceptar dócilmente el insulto a la inteligencia, no es lo mismo que carecer de inteligencia.

Los medios de comunicación, hinchas de la doctrina de lo “políticamente correcto”, se convierten en dormideras

Los recortes de prensa, al grito de “exclusiva”, se tornan girones de una realidad que ya nos ahoga y nos supera. Ya no hay nada nuevo bajo el Sol, a no ser la decadencia de un régimen democrático que ha vendido su bandera a todos los mejores postores que han ido surgiendo por el camino, mientras la prensa, convertida en correa de transmisión de políticos, les servía de altavoz.

Realmente, ¿Es nuevo que, tal y como publica el diario,es, el ex presidente de Caja Madrid viviese la millonaria emisión de preferentes, en 2009, -un producto financiero que atrapó a miles de clientes-, “como una fiesta financiera, como un pelotazo empresarial, como un nuevo récord”?

Lo nuevo sería publicar que se ha hecho Justicia o, en el peor de los casos, que está previsto hacerla.

Pero Blesa salió, más pronto que tarde, de la cárcel. Y la prensa hizo una ofensiva común, no en investigar el punible currículum del financiero, sino en repasar las multas de tráfico del juez que osó, en este país donde la sombra de los políticos es alargada, meter a un banquero en la cárcel. Mientras tanto, lo único que podemos afirmar es que los españoles hemos embargado a dos generaciones venideras, que deberán hacer frente al rescate de estas entidades financieras. Ese es legado patrio que les dejamos de momento. Bueno, y un nuevo Consejo General del Poder Judicial, constituido por magistrados que, como corresponde al laconismo militar de nuestro clientelismo, está constituido por nombres de la confianza de nuestra clase política.

¿Es nuevo publicar que la propia CNMV califica la indecente y millonaria emisión de valores como un “incumplimiento de la ley deliberado y masivo, en perjuicio de pequeños ahorradores”, eso sí, en un informe realizado este mismo año, en 2013, cuando existen datos de que en su momento, año 2009, se dio más que un perfecto maridaje entre entidad financiera y entidad pública? Más girones de miseria que se hacen pasar por respetuosos y loables informes de ¿transparencia?...

Los correos secretos de Caja Madrid: así celebró Blesa el 'éxito' de las preferentes. “Hemos engañado a los clientes

Publica el diario.es, “El papel del supervisor –del CNMV- ha sido muy cuestionado por haber otorgado el visto bueno a la emisión –de Caja Madrid-. Y precisamente, en su correspondencia, Blesa y Amat – director financiero de Caja Madrid-, comentan el papel de la CNMV a la hora de sellar la exitosa emisión y analizan el diferente trato que el supervisor -cargo entonces presidido por Julio Segura-, da a la emisión de Caja Madrid y a la de La Caixa, que tienen lugar por la misma época.


¿Por qué la CNMV nos ha favorecido un poco respecto al teórico’?, se pregunta retóricamente el director financiero en un mensaje a Blesa. Y él mismo se responde: ‘En primer lugar, por la mejor valoración que la agencia de rating Fitch había hecho de la emisión’. Pero, en segundo lugar, Amat se lanza a remarcar que, ‘algo de valor le han dado (opinión muy personal) a que la relación a todos los niveles entre Caja Madrid y CNMV es mejor y mucho más fluida. Pero esto no se puede decir ni casi opinar (me consta que la relación entre CNMV y Caixa es tensa’)".

La exclusiva sería investigar por qué, mientras Miguel Blesa continúa con su vida de lujo, supuestamente arropado por aquellas mismas personalidades públicas que le permitieron incumplir las normativas, al abrigo de la Ley, cientos de españoles se ven hoy sin justicia, con sus pensiones mermadas, ayudando a su prole, y otra vez, haciendo de tripas corazón, sin saber cómo responder a una casta política y//o financiera que campa a sus anchas con total impunidad.

«¡Dios, que buen vassalo! ¡Si oviesse buen señor!»

*Redactora Jefe de Elespiadigital.com

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

HONOR Y RESPETO

PARA LOS QUE NOS DEJARON POR EL COVID-19

El Tiempo por Meteoblue