Libros Recomendados

Juan Gabriel Caro Rivera

De todas las ideologías que han existido en la Modernidad, ninguna ha llegado a tener una influencia y poder semejante al que tuvo el comunismo (Segunda Teoría Política) para disputar frente al liberalismo el legado de la Ilustración. La izquierda, en todas sus variantes, llegó incluso a convertirse en la “ideología de reserva” del Occidente moderno. Sin embargo, con el colapso del socialismo real, la desintegración de la URSS y la aceptación de un socialismo de mercado que introdujo en su interior prácticas y medidas capitalistas al estilo de China, el mismo comunismo perdió la batalla por la Modernidad, difuminándose en una serie de movimientos contradictorios que hoy componen el muy heteróclito paisaje de las izquierdas modernas. La derrota de la izquierda a finales del siglo XX se convirtió en una prueba de fuego que causó la destrucción de gran parte de su prestigió histórico, sin hablar de la misma revaluación de sus propios fundamentos filosóficos y económicos que, bajo el ataque de las ideas neoliberales desde la derecha y del postmodernismo desde la izquierda, provocó una crisis sistemática de su propio modelo interpretativo de la realidad.

El comunismo tampoco fue una ideología uniforme y en su interior existieron corrientes muy contradictorias que muchas veces estuvieron enfrentadas entre sí. Igualmente, muchas de las teorías de la Segunda Teoría Política tampoco lograron explicar de forma fundamental la realidad social o política de los propios países comunistas. Con el “Fin de la Historia”, la lucha de las ideologías políticas ceso y la izquierda misma se retiró a posiciones fundamentalmente relacionadas con la cultura, el conocimiento y la identidad que poco tenían que ver con la lucha política real del mundo moderno.

Ahora bien, Cuando Dugin aborda el problema del comunismo y su evolución a partir del siglo XIX y XX, diferencia tres grandes familias de la izquierda que, de una forma o de otra, están relacionadas entre sí, pero difieren fundamentalmente en muchos de sus aspectos y programas ideológicos. En este sentido, la Segunda Teoría Política revela una multiplicidad de concepciones y contenidos muchas veces encubiertos por un uso demasiado generalizado de los mismos conceptos, los cuales tienden aplanar los diferentes matices que una misma palabra puede tener. No obstante, la invitación a comprender las diferentes familias de la izquierda puede resultar relevante en la medida en que nos permite reevaluar nuestras posiciones críticas y comprender cuál ha sido la evolución de estas mismas familias a lo largo del tiempo. Según Dugin, para comprender mejor este fenómeno, es necesario dividir la izquierda en tres grandes categorías las cuales componen, en definitiva, las múltiples caras del fenómeno del comunismo tal y como se presenta en la realidad política concreta. Estas tres grandes divisiones de la izquierda serían: la Vieja Izquierda, el Nacional-comunismo y la Nueva Izquierda.

Ahora bien, según estas categorías la Vieja Izquierda sería un conjunto de corrientes principalmente marxistas que, partiendo de las tesis de Marx, habría desarrollado sus presupuestos críticos permaneciendo en una especie de ortodoxia congelada, donde el comunismo se convertiría en uno de explicación de la explotación social por medio del capitalismo.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

El Tiempo por Meteoblue