Libros Recomendados

CJ Hopkins

(Estados Unidos) - Al parecer la Guerra contra el Populismo está arribando a su clímax. Todas las piezas están preparadas para que una revolución de color GloboCap de primera categoría se lleve a cabo, y quizás también una guerra civil. Tenemos al ilegítimo presidente nazi-putinista, a la pandemia apocalíptica imaginaria, los violentos disturbios identitarios, a una población fuertemente armada y políticamente polarizada, a ominosos estrépitos provenientes de cuarteles militares... no se podría pedir más.

OK, la trama es ya bastante obvia (como pasa con los espectáculos de alto presupuesto, lo que son en esencia las revoluciones de colores), pero no arruinaré la experiencia al público. Lo divertido no es suponer lo que sucederá después. Todos sabemos lo que va a suceder. Lo divertido es ver a Bruce o Sigourney, o a los "rebeldes moderados" o a la "Resistencia" de GloboCap derrotar al monstruo, a los terroristas o a Hitler y salvar al mundo o a quien sea.

Los que llevan el show en GloboCap entienden esto, y se han apegado a la clásica fórmula del Acto III (o sea, la que enseñan en todos esos seminarios de guionistas, y que, para ser perfectamente honestos, yo he enseñado unas cuantas veces). Han llevado la Guerra contra el Populismo al pie de la letra desde el comienzo. Y voy a explicar esta trama a continuación, acto por acto, punto por punto, pero primero cubramos lo básico.

Lo primero que cualquier película de acción hollywoodense (o una revolución de colores de GloboCap) necesita es una sólida premisa sobre la cual construir la trama. La premisa nos muestra (1) a nuestro protagonista, (2) lo que el protagonista trata de hacer y (3) a nuestro antagonista o fuerza antagonista.

Por ejemplo, una que todos pueden reconocer:

"Gracias a unos misteriosos rebeldes, un hacker de computadoras conoce la verdadera naturaleza de su realidad y su rol en la guerra contra los controladores".

En nuestro caso, la premisa se escribe sola:

"Luego que un dictador hitleriano respaldado por Rusia tomara el control de Estados Unidos, las fuerzas democráticas se unen para deponer al dictador y salvar el mundo".

Desde luego, Donald Trump es nuestro antagonista. ¡Y qué antagonista ha resultado! Como lo han repetido sin parar espías del Estado Profundo y los medios corporativos por los últimos cuatros años, ¡el hombre es tanto un traidor apoyado por Rusia como literalmente la resurrección de Hitler! Si hablamos de malos no se puede pedir uno mejor.

Se sobreentiende que nuestro protagonista es GloboCap (o sea, el imperio global capitalista) o la "democracia" como se le conoce en el mundo del entretenimiento.

Ahora estamos ya en medio del Acto III, y como cualquier película de acción de alto presupuesto, nuestro protagonista ha sufrido una serie de derrotas a lo largo del Acto II y los malos están conduciendo la acción. Ahora es el momento del Empuje Final, pero antes que la acción ocurra, habremos de recapitular los actos anteriores. ¿Listos? Muy bien, aquí vamos...

Acto I

(status quo/incidente incitador)

Y ahí estaba la democracia (o sea, GloboCap) operando pacíficamente su imperio global capitalista de facto como cualquier superpotencia global (o sea, desestabilizando, reestructurando y privatizando todo lo que no había desestabilizado y privatizado ya y, bueno, también asesinando, torturando y oprimiendo pueblos sin piedad ocasionalmente), cuando de la nada fue atacada maliciosamente por Donald Trump y sus "populistas" nazi-putinistas que le robaron la elección del 2016 a Clinton con esos perniciosos anuncios de Facebook. (Para ustedes escritores, este fue el incidente incitador).

(nueva situación/predicamento/nudo)

GloboCap no tomó esto bien. El Estado Profundo y los medios corporativos aullaron sobre el advenimiento de una "Era de oscuridad", "La muerte de la globalización en manos de la supremacía blanca", "Orwellismo racial", "Antisemitismo sionista", el "Barril sin fondo del fascismo" entre otras cosas. Los liberales se engalanaron con imperdibles y salieron a buscar minorías con quienes esconderse en sus áticos durante la ocupación. Según GloboCap, cada "populista" que votó por Trump (o simplemente se rehusó a votar por Clinton) era un genocida supremacista blanco indigno de empatía o piedad. Y en algún momento durante esta etapa surgió la "Resistencia". (Este es el punto en la trama conocido como el primer punto de giro, donde el protagonista se compromete con la lucha por venir).

Acto II (a)

(progreso/obstáculos)

Como es tradicional al comienzo del Acto II, las cosas lucen prometedoras para GloboCap. La "Resistencia" escenificó esas protestas con los gorros rosa de vaginas y los medios corporativos inyectaban propaganda sobre Rusia y Hitler como si fuera un piano Goebbelsiano. En efecto hubo obstáculos, pero la "Resistencia" estaba creciendo.Y luego, en mayo de 2017 el abogado especial Robert Mueller fue nombrado y "Rusiagate" comenzó oficialmente. ¡Parecería que los días de Donald Trump estaban contados!

(acción ascendente/primera culminación)

Pero no, nunca iba a ser tan fácil. (Si lo fuera, los largometrajes durarían menos de una hora, sin mencionar que serían increíblemente aburridos). Hubo bastante acción (y una serie de "noticias explosivas") durante los siguientes dos años, pero para finales de marzo de 2019 "Rusiagate" había explotado en la cara de GloboCap. El "populismo" seguía a la alza y era el momento de que GloboCap se pusiera serio. (Esta es la clásica primera culminación, algunas veces conocida como "El punto sin retorno").

Acto II (b)

(complicaciones/subtramas/riesgos más altos)

En las postrimerías del desastre del "Rusiagate", la "Resistencia" de GloboCap se vio sacudida por un rato. Se desarrollaron una mezcla de subtramas ridículas... Obstruccióngate, Ucraniagate, Estrella pornogate (y probablemente esté olvidando algunos "gates"), terrorismo supremacista blanco no-terrorista, grillos rusocubanos devoradores de cerebros, ballenas espías rusas y otros tantos sinsentidos. Mientras tanto, las fuerzas del "populismo" corrían desbocadas por todo el planeta. Los chalecos amarillos estaban a punto de derrocar a Macron en Francia, y bandas de neonacionalistas rapados habían lanzado una serie de ataques frontales sobre Portlandia, el cuartel general Antifascista de GloboCap, que Antifa apenas podía sostener.

(segunda culminación/gran revés)

Sin embargo, no todo estaba perdido. GloboCap regresó de vuelta a la acción, y con éxito hitlerizó a Jeremy Corbyn, el líder del "populismo" de izquierdas, y con esto previniendo un éxodo masivo de judíos fuera de Gran Bretaña. Y las elecciones norteamericanas estaban en el horizonte. Después de todo, Trump era todavía un Hitler agente ruso, y no sería tan difícil de vencer. Todo lo que GloboCap tenía que hacer era poner al frente a un candidato demócrata viable, y luego dejar que los medios corporativos hicieran lo suyo. OK, primero, tenían que lidiar con Bernie Sanders (porque era otro "populista", y el punto de toda la Guerra contra el Populismo es aplastar la resistencia "populista" contra el capitalismo global tanto de derechas como de izquierdas), pero el DNC (Comité Nacional Demócrata) hizo el trabajo con facilidad.

Así que todo iba de maravilla hasta que — y ustedes guionistas vieron esto venir, ¿no es así? — llega el punto pivotal de la trama al final del Acto II, El Gran Revés, o la Noche Oscura del Alma, cuando todo parece perdido para nuestro protagonista.

Sí, por inverosímil que todavía parezca, el Partido Demócrata nominó a Joe Biden, una persona con claras deficiencias cognitivas que literalmente chupó los dedos de su esposa frente a las cámaras y quien no es capaz de sostener un discurso de dos minutos sin perder totalmente su tren de pensamiento y balbucear galimatías incongruentes. Las razones exactas del por qué hicieron esto será sujeto de eterno debate, pero, obviamente Biden no era la primera opción para GloboCap. El hombre inspira lo que una cabeza de lechuga. (¡Hay un grupo proselitista llamado "Confórmate con Biden"!) GloboCap se enfrentaba ahora al peligro de una muerte segura gracias a los votantes indecisos. Y por si las cosas no fueran suficientemente graves, los "populistas" lanzaron un nuevo eslogan... "TRUMP 2020, PORQUE JÓDANSE DE NUEVO".

Acto III

Así que, esta es la parte donde Neo ordena "armas... muchas armas". Que es exactamente lo que nuestros amigos de GloboCap hicieron. Se acabó el tiempo de jugar a las cosquillas. De cara con el prospecto de tener a Trump cuatro años más, con su rebelión "populista" contra el capitalismo global y su insufrible ideología "woke" (progresista/despertada, N. del T.), de pronto toda la maquinaria capitalista global se volcó completamente hacia el totalitarismo. De repente, un virus por demás inofensivo (en términos de pestilencias mortales) se volvió la excusa para que GloboCap encerrara a la mayoría de la humanidad por meses, destruyera la economía, desatara escuadrones de matones, aterrorizara a todos con propaganda histérica y rehiciera la sociedad convertida en un Estado policial global y totalitario.

Y eso no fue todo... ni cerca. GloboCap apenas comenzaba. Habiéndoles hecho fruncir el culo con la paranoia aterrorizante de una plaga apocalíptica imaginaria y forzado a todos a realizar una variedad de rituales humillantes y de conformidad ideológica, desataron los disturbios civiles identitarios. Porque ¿qué revolución de color sería sin mostrar en la televisión motines, saqueos, destrucción sin sentido, nubes de gas lacrimógeno, robopolicías, "rebeldes moderados" patrocinados por GloboCacp y "fuerzas prorrégimen" disparándose entre sí en las calles? (En homenaje al Ministerio de la Verdad de Orwell, los medios corporativos han descrito con semblante sereno que estos disturbios han sido "en su mayoría pacíficos").

Y pienso que eso nos hace tomar velocidad. El resto del Acto III deberá ser bastante emocionante, a pesar del hecho de que el resultado es seguro. De una forma u otra, Trump está acabado. ¿O piensan seriamente que GloboCap va a permitirle servir otros cuatro años? No es que Trump sea una verdadera amenaza para ellos. Como lo he dicho repetidas veces en los últimos cuatro años, Donald Trump no es un populista. Donald Trump es un payaso narcisista que está jugando a ser presidente por su propio ego. No es una amenaza para el capitalismo global, pero las personas que lo eligieron sí lo son. Para enseñarles una lección, GloboCap dará ejemplo con Trump. Lo más probable es que no vaya a acabar bien.

Vean, lo tienen entre la espada y la pared. Y como Fareed Zakaria de CNN lo explica, en la noche de las elecciones, Trump parecerá haber ganado (porque los demócratas estarán todos enviando por correo sus votos debido a la plaga apocalíptica), pero después, cuando los votos por correo hayan sido contabilizados, lo que puede llevar semanas o incluso meses, resultará que Biden fue el ganador. Pero entonces no importará quién haya ganado, porque uno de dos escenarios ya habría sucedido.

En el Escenario Número Uno, Trump se declara vencedor antes que los votos de correo se hayan tomado en cuenta y será "removido del cargo" por "intento de golpe de Estado". En el Escenario Número Dos no se declara victorioso, y el país entra a un estado de limbo el cual será extendido por los demócratas lo más posible. De cualquier manera, comenzarán los disturbios. Disturbios serios... no de los "pacíficos". Los disturbios harán que las "protestas de BLM (Black Lives Matter)" parezcan un juego de niños.

Y aquí es cuando la milicia estadounidense (o el complejo militarindustrial) entre en escena. Les dejaré unos cuantos titulares ominosos que GloboCap ha estado generado:

"Estas Elecciones se han vuelto Peligrosas para la Milicia Estadounidense — Foreign Policy

"Al Gore sugiere que los militares remuevan a Trump del cargo si no admite derrota la noche de las elecciones" — Fox News

"Un exembajador advierte de violencia en las elecciones" — The Guardian

"Todos los Enemigos, Extranjeros o Domésticos": Carta abierta al General Milley ("si el comandante en jefe intenta ignorar los resultados de las elecciones, se enfrentarán con una decisión") — Defense One

"¿Está planeando Trump un golpe de Estado?" — The Nation

"Trump se podría negar a conceder la victoria" — Washington Post

"¿Qué sucederá si Trump es derrotado y se rehúsa a renunciar?" — Financial Times

"Los supremacistas blancos y terroristas domésticos son la mayor amenaza de 'violencia mortal' en estas elecciones, encuentra una evaluación del DHS" — Forbes

"Los ataques de Trump ponen a la milicia en medio de una campaña presidencial minada" — NPR

"La amenaza de Trump de retrasar las elecciones es un golpe de Estado en desarrollo" — Common Dreams

"¿Qué pasará si Trump no se va?" — The Intercept

"Cómo planear un golpe de Estado" — Bill Moyers on Democracy

"Puede suceder aquí: ¿Un golpe de Estado de Trump en las elecciones?" — Wall Street International Magazine

"¿Es el Estados Unidos de quién?" — The New York Times

¿Da la impresión de que GloboCap está fanfarroneando? Porque no me lo parece. Por supuesto, podría estar completamente equivocado dejando que mi imaginación corra libre, pero si estuviera de vuelta en mi hogar en Estados unidos, en lugar de aquí en Berlín, no estaría tan seguro.

De cualquier manera, lo que sea que se aproxime, ya sea el final de la Guerra contra el Populismo o solo el inicio de una nueva fase más dramática, los siguientes dos meses serán emocionantes. Así que tomen sus palomitas de maíz, o sus AR-15, y sus mascarillas, o su traje cuerpo completo de burbujas de plástico antiviral (el cual pudieron haber reforzado con Kevlar), ¡y reclínense a disfrutar del espectáculo!

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

El Tiempo por Meteoblue