Maxim Medovarov

El 14 de junio se cumplen el 90 aniversario del nacimiento de Ernesto Che Guevara. Internet reaccionó de una manera sorprendentemente extraña: la mayoría colgó algo en su memoria, y sus enemigos se redujeron a dos categorías: liberales y neonazis, que, como es habitual, se ponen histéricos ante la mera mención del comandante.

Sin embargo, profundicemos sobre esto: ¿dónde está el Che Guevara en el marco de la derecha o la izquierda? ¿No es esta figura significativa en el aspecto de su síntesis dialéctica, en el aspecto de la Revolución Conservadora? En los últimos años se han publicado varios informes de que tanto el caudillo español Franco como el líder argentino Perón tenían conexiones con el Che y Fidel. Desde el punto de vista ideológico banal esto debería haber sido impensable, pero en la práctica lo era. ¿Cuál es la clave? ¿Cuál es el vector socioeconómico de la Revolución Conservadora, al que también contribuyó el Che Guevara?

La respuesta se puede encontrar en Immanuel Wallerstein: se trata de oponerse a la comercialización de la tierra y contra la proletarización del trabajo, estas dos realidades del sistema-mundo capitalista. Cualquier fuerza política que socave a estas dos realidades abre la puerta a la liberación. Así fue durante la época de Arbenz en Guatemala, durante cuyo reinado el Che Guevara inició su carrera política, cuando nacionalizó la multinacional frutícola estadounidense.

¿Son los verdaderos movimientos de izquierda capaces de luchar contra la comercialización de la tierra y la proletarización del trabajo? No. Ellos mismos están divorciados de la tierra, ellos mismos son globalistas, solo dan la bienvenida al movimiento de hordas de migrantes de un país a otro, mientras que, dentro del paradigma de la Revolución Conservadora, debería tratarse de unir a los campesinos y la mano de obra a la tierra. En este sentido, lo que hizo el Che Guevara, y lo que hizo el subcomandante Marcos después, es un acto profundamente conservador.

La verdadera revolución, la revolución liberal para promover la proletarización del trabajo y la comercialización de la tierra, la está llevando a cabo en la época moderna el FMI. En consecuencia, todos los levantamientos contra esto, ya sea desde abajo o, como en Malasia bajo Mahathir Mohammad, desde arriba, son esencialmente contrarrevolución, o, más precisamente, "lo opuesto a la revolución", según de Maistre. Y esta es otra lección del Che Guevara, aristócrata y noble español e irlandés de nacimiento (del que siempre estuvo orgulloso y que la izquierda es incapaz de entender), defensor del pueblo por vocación.

La lección es importante, pero no es la última. Lo último es probablemente sus palabras de que la vida de una persona, la vida de la gente es más valiosa que cualquier cantidad de dinero. Esto es lo que tanto odian los financieros del mundo. Este mandamiento no es cumplido por la mayoría de los gobernantes del mundo moderno, quienes en aras de un superávit presupuestario sacrifican voluntariamente la vida incluso de su propia gente, sin mencionar la de los extraños. Pero a veces irrumpe en este mundo gente que voltea las mesas de los cambistas y recuerda que hay otra dimensión, otra realidad y otra ética.

Hasta siempre, Comandante.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

El Tiempo por Meteoblue