Ivan Zuev

A partir del 1 de septiembre (1), se introducirán lecciones de religión en las escuelas rusas. El problema de estas lecciones es que durante mucho tiempo y, tal vez, desde el comienzo de la discusión, se localizaron en el plano político. Por ejemplo, no hace mucho, los expertos del grupo Minchenko Consulting llamaron al Patriarca Kirill uno de los cabilderos más exitosos del país, sin duda insinuando la notoria fusión de la Iglesia con el Estado, que este año se justifica con bailes en los santuarios portando armas rusas. Pero con sinceridad, ¿por qué ha podido presionar la Iglesia Ortodoxa? ¿Quizás la prohibición del aborto, por la cual los jerarcas han estado abogando por varias décadas? Aún no. ¿O tal vez la Iglesia "cortó" por sí sola la ley de atención médica (con una cláusula sobre las vacunas obligatorias), contra la cual luchó activamente? Parece que no es, al menos en esta ocasión, lo sucedido: Toda la gloria en este caso fue tomada por el Dr. Roshal, quien específicamente planteó una pregunta a Putin sobre esta ley en una transmisión en vivo memorable. Y solo la introducción de las lecciones de religión al menos de alguna manera justifica la tesis de la fusión de la Iglesia y el Estado. En el transcurso de varios años, no se ha formado un consenso en torno a estas lecciones, no solo entre liberales y estatistas. Sino incluso entre los propios patriotas, la actitud ante esta medida es ambigua. ¿Fue un error introducir lecciones religiosas en las escuelas? Alexander Dugin, un conocido sociólogo y profesor de la Universidad Estatal de Moscú, respondió esta pregunta al corresponsal de Nakanune.RU.

Pregunta: A partir del 1 de septiembre, se introducirán lecciones de religión en todas las escuelas de nuestro país, sin excepción. Existe la opinión de que fue este paso el que dio a los opositores de la Iglesia una justificación moral y una argumentación real para afirmar que la Iglesia no está separada del Estado lo que viola la Constitución, y sobre esta declaración, toda la retórica anti-eclesiástica de los últimos meses se justifica realmente. ¿Crees que esta decisión fue un error?

Alexander Dugin: Las lecciones de religión son, por supuesto, una victoria sobre las personas que no tienen posición, sobre los ciudadanos que odian su patria. Esta es la victoria de las personas con orientación espiritual sobre las personas que no tienen otra orientación que la decadencia y la locura. En cuanto a las lecciones, solo hay un punto de vista que es correcto, todos los demás son incorrectos. Desde el punto de vista correcto, es absolutamente necesario introducir estas lecciones porque las personas necesitan conocer los conceptos básicos de su cultura y su religión. Sin estudiar los fundamentos de la ortodoxia, no puede haber un ciudadano normal, no será un ciudadano, sino un bastardo. No podrá comprender ni el pasado de su país, ni su presente, ni la lógica de la historia, ni los valores de este país. Será un cerdo, no un ciudadano. Muchos de esos cerdos han sobrevivido desde el período soviético, y la propaganda liberal de los años 90 marcó un nuevo tipo de cerdo. Ahora finalmente nos estamos acercando a la restauración de los procedimientos en el ámbito educativo. Cualquiera que crea que la introducción de estas lecciones es incorrecta, tiene un punto de vista diferente, está tratando de defender los valores ateos, es solo un bastardo: un ignorante o un agente de la influencia occidental, le pido que lo publique. Esta es una gran victoria.

Pregunta: Sin embargo, para asegurarse de que esta materia se enseñe de manera uniforme y en proporciones iguales para todas las confesiones en todas las regiones, en todos los asentamientos, lo más probable es que sea prácticamente imposible, lo que inevitablemente provocará conflictos religiosos que serán recogidos por los medios de comunicación. Será un problema para las relaciones interreligiosas en la agenda federal.

Alexander Dugin: En cuanto a otras denominaciones. Solo los representantes de otros cultos monoteístas: musulmanes, judíos, budistas y otros merecen escucharlos en este asunto para, de una forma u otra, corregir su posición con ellos. Pueden sentirse excluidos cuando solo se enseña ortodoxia en las lecciones de religión. A este respecto, tengo dos argumentos. Primero, el conocimiento de la tradición cristiana es útil para cualquier ciudadano de nuestro país, ya que nuestro país siempre ha sido un Estado ortodoxo, no es necesario compartir puntos de vista ortodoxos sobre el mundo, pero es útil conocerlos. Segundo: la ética que se plantea sobre la base de la religión tiene mucho más en común entre todas las confesiones: veneración de los ancianos, rechazo de la embriaguez, del libertinaje, de las drogas, el culto al amor, la bondad, el bien, la justicia. De hecho, la educación ortodoxa ayudaría a un niño de una familia islámica o judía. Tercero: para compensar el predominio de los cristianos ortodoxos en nuestro país, por supuesto, se debe prever la especialización en otras áreas, lo que, por cierto, está previsto en las normas educativas. Para los musulmanes, judíos y otros, por supuesto, deben darse lecciones del Corán, el Islam, etc. Sería bueno que, después de haberse familiarizado con la religión principal de su país, estudiasen la suya propia, especialmente porque estos libros de texto han sido publicados y se han asignado horas para esto. Solo queda una pregunta: la competencia de los docentes. Nuestra pedagogía está secularizada e imbuida del espíritu ateo del marxismo-leninismo. Este es el problema de la formación del profesorado. De hecho, es muy difícil explicar los conceptos básicos de la fe a las personas que no creen, hay una disonancia entre lo que hablan y los principios que los guían en sus vidas personales. Estos maestros deberían ser, en mi opinión, maestros seculares que hayan tomado los cursos apropiados o los representantes de círculos religiosos que hayan aprobado cursos pedagógicos, pero si hablamos de maestros seculares, deben tener un certificado al haber tomado cursos de religión, y los representantes de los círculos religiosos deben confirmar que están familiarizados con la psicología y la pedagogía infantil. Tanto la Iglesia como el personal docente deben hacer un gran esfuerzo para enseñar la religión en las escuelas.

En mi opinión, no hay nada terrible si un musulmán enseña los fundamentos de la ortodoxia y viceversa. Tal maestro explicará muchas cosas correctamente. Además, solo ampliará sus puntos de vista. Y a los niños de estas lecciones no se les enseñará la Ley de Dios como la verdad absoluta. Al niño simplemente se le introduce en el entorno cultural y la matriz en la que vive su país.

Pregunta: ¿Pero no resultará que gracias a estas lecciones el tema de las relaciones interreligiosas se convertirá en un conflicto en constante ebullición? Considerando que el país tiene problemas con el Islam radical, y la República de China ha sufrido graves golpes a su imagen como resultado de numerosos escándalos.

Alexander Dugin: Tales argumentos se llevan al extremo. Estos son los argumentos que hacen eco de Moscú. Todo lo que dicen los liberales se dice no a través de un razonamiento sólido, sino por un odio asfixiante y monstruoso hacia nuestro país. Existe tal profesión, la rusofobia, existe tal argumentación rusofóbica. Toda evidencia racional está subordinada solo a la idea del odio por el pasado de nuestro país, su presente y futuro. No se debe entrar en estas disputas, ya que van guiadas por un doble rasero, y te explicarán que Estados Unidos puede librar guerras agresivas y ser una democracia próspera, y Rusia no, que igual está librando guerras, porque es un régimen totalitario que requiere un desmantelamiento inmediato. Desde el punto de vista de Svanidze o Venediktov, todo el gobierno ruso está deliberadamente equivocado, todo lo que hace la Iglesia Ortodoxa Rusa está deliberadamente equivocado, y todo lo que hacen los combatientes contra la ortodoxia es defender deliberadamente los derechos humanos, la expansión de la democracia, mientras que se utilizan como ejemplos para la argumentación a las sociedades occidentales, lo que les queda como anillo al dedo. Dado que tengo el placer de comunicarme con estos personajes diariamente, reuniéndome con ellos en varios debates, ya he aprendido que es inútil comunicarse dentro de los límites de los argumentos racionales. El veneno fluye de sus rostros, sus rasgos faciales están distorsionados, odian a mi país, mi cultura, mi Iglesia. Es imposible hablar con ellos, son como perros locos. La Bacanal, que ahora se ha desatado en contra de las lecciones de la cultura ortodoxa en las escuelas, contra la autoorganización de los ortodoxos para defenderse de los ataques en contra sus iglesias: todo se ve inmediatamente sometido a un derrocamiento demoníaco, sin argumentos. Es imposible de soportar. Se nos ha declarado una guerra real. A todos los portadores de la identidad de los rusos. No podemos pasarnos a la posición de nuestros enemigos; debemos crear y observar nuestro propio protocolo patriótico. Si usted es un periodista patriótico, debe hacerme preguntas desde el protocolo de lo patriótico, y así programarme a mí y a cualquier entrevistado desde una manera patriótica, que Rusia es un gran país, que nuestra Iglesia es la más correcta y que los estadounidenses quieren destruir nuestra soberanía.

Pregunta: La prensa patriótica es leída por patriotas soviéticos y patriotas religiosos, cristianos ortodoxos, musulmanes y otros. La introducción de lecciones religiosas abre una brecha en el campo patriótico, y esta división se vuelve muy significativa, ¿no lo cree?

Alexander Dugin: Este es un conflicto artificial que ha sido promovido por Venediktov, Svanidze y otros. He estado luchando contra esto durante 25 años, junto con Prokhanov y otras personas, queriendo unir a los patriotas soviéticos y rusos, y cada vez, en cada etapa, durante una campaña particular, las fuerzas hostiles logran separarnos en diferentes lados para que afirmemos sus repugnantes modelos rusofóbicos. Esto debe terminar, nos ponemos del lado de Stalin y la Unión Soviética, pero es un hecho evidente que la ortodoxia es el baluarte de nuestra identidad espiritual y la de cualquier portador de la identidad soviética u ortodoxa. Y a los liberales es necesario acabarlos, es necesario dejar de jugar con ellos.

Autor: Ivan Zuev

Notas del Traductor:

  1. El artículo es de septiembre del 2012

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

El Tiempo por Meteoblue