Alexander Dugin

Queridos compañeros, queridos amigos, me complace darles la bienvenida a la primera videoconferencia internacional sobre la Cuarta Teoría Política.

El ocaso del liberalismo

El declive del orden mundial liberal está ante nuestros ojos. El globalismo se está derrumbando. Lo vemos, por ejemplo, en los Estados Unidos, donde se encuentra en un estado de agonía auténtica, con la administración Trump, que tiene una posición mucho más moderada en relación con la agenda liberal global, que los globalistas consideran algo fatal, una amenaza existencial. Nos damos cuenta de esto por el hecho de que los globalistas no tienen reparos en demoler los propios Estados Unidos para promover a su candidato; están dispuestos a apoyarlo y preservar el orden mundial liberal a cualquier precio, incluso si el precio fuese el representado por los propios Estados Unidos.

Para definirlos, Trump usó el término "cancel culture" (cultura de la cancelación), un concepto muy interesante. Cancel culture es un nuevo tipo de totalitarismo moderno, o más bien posmoderno. El New York Times declaró recientemente la necesidad de "eliminar" a Aristóteles. Aquí nos enfrentamos al rostro explícitamente totalitario de la ideología liberal, algo que gradualmente adquiere las características de una "dictadura liberal". Los llamamientos para borrar la historia, borrar a Platón, Aristóteles, la Edad Media, los autores y filósofos de la Modernidad en sí mismos que no se ajustan a los cánones cada vez más estrictos de un liberalismo radical e intolerante, son síntomas claros de un totalitarismo incipiente. El nacionalsocialismo pidió la eliminación de los judíos. El totalitarismo soviético exigió la eliminación de los disidentes. Hoy, el orden mundial liberal y su ideología subyacente anhelan la cancelación de todo, o casi todo excepto Black Live Matter, Soros, LGBT + y algunas minorías seleccionadas. De ahí el estado de agonía en que se encuentra el liberalismo hoy.

El liberalismo y sus alternativas.

Pero, exactamente, ¿qué se encuentra en este estado de "agonía"? Podemos responder simplemente diciendo que el liberalismo, lo que yo llamo la Primera Teoría Política, está en agonía. La Primera Teoría Política ganó frente a sus rivales, el comunismo (Segunda Teoría Política) y el nazismo / fascismo (Tercera Teoría Política), en el siglo XX. Pero las Tres Teorías Políticas han representado y siguen representando la Modernidad política occidental. Así, la "agonía" del liberalismo, de la Primera Teoría Política, es en realidad la agonía de toda la Modernidad política occidental.

Ni el comunismo ni el fascismo pueden considerarse hoy como alternativas reales al liberalismo; por ejemplo, si optamos por oponer el comunismo o el fascismo a este sistema liberal agonizante, al principio somos perdedores, ya que estos últimos son el producto de la Modernidad política occidental. Comparten con el liberalismo los mismos fundamentos materialistas, ateos y progresistas, un enfoque puramente materialista y fisiológico del ser humano. En otras palabras, si frente a la creciente crisis que enfrenta el liberalismo, una crisis ahora alimentada por la incapacidad de la estructura globalista para hacer frente al coronavirus, pensamos que teorías fascistas o comunistas son las alternativas a él, si nos aferramos a las alternativas del pasado relacionadas con el misma familia de ideologías occidentales modernas, desperdiciaríamos la oportunidad que representa esta crisis.

La Cuarta Teoría Política, sobre la cual estamos invitados a discutir aquí, representa la exhortación a no perder este espacio de oportunidad histórica que representa la agonía del liberalismo hoy, para superar no solo la Primera Teoría Política, sino también todo lo que es común a todas las formas políticas modernas, el principal campo ideológico metafísico filosófico de la Modernidad política occidental.

La Cuarta Teoría Política contra la Modernidad occidental.

La Cuarta Teoría Política representa una invitación a buscar una alternativa a este liberalismo decadente, que pretende ser la única ideología política desde el momento en que Fukuyama proclamó el "fin de la historia". Hemos vivido los últimos treinta años bajo el signo de una posibilidad cada vez menor de construir el orden mundial sobre la base del liberalismo como Primera Teoría Política.

El liberalismo, después del fin del comunismo y el fascismo en el siglo XX, se ha convertido en la única ideología política existente, y ha tratado de convertirse en una especie de lenguaje universal impuesto a todas las latitudes y fundado en el libre mercado, la democracia liberal, el parlamentarismo, el individualismo, la técnica, el consumismo, la ética LGBT +. Lo que está ahora esta desapareciendo es precisamente esta universalidad. La Cuarta Teoría Política representa la invitación a luchar contra todo esto, y no hacerlo desde la posición de la Segunda Teoría Política (socialismo / comunismo) ni desde la perspectiva de la Tercera Teoría Política (nacionalismo / fascismo / nacionalsocialismo). Esta es una invitación a superar la Modernidad política occidental en su conjunto, en primer lugar, contrarrestando el liberalismo, ya que todavía está vivo.

¿Por qué el liberalismo es un mal absoluto?

¿Por qué designamos precisamente el liberalismo como una representación y símbolo del mal absoluto? No porque sea mucho peor que el comunismo o el fascismo, sino por una única razón: porque está aquí y ahora y no ha dejado de lado su intento de organizar el mundo bajo el dominio de una élite liberal transnacional. El liberalismo es peor que el fascismo y el comunismo, no tanto desde el punto de vista teórico sino porque todavía existe, mientras que el comunismo y el fascismo pertenecen al pasado, son quimeras, residuos de la historia política. Es por eso que el liberalismo debe ser combatido primero. Nuestro objetivo principal debe ser acabar con el liberalismo, con sus derechos humanos, su sociedad abierta, todos los productos de un sistema basado en el individualismo, el materialismo, el progresismo, la alienación total y la desintegración de los lazos sociales. Debemos poner fin al concepto de "individuo" en sí mismo.

El comunismo y el fascismo son trampas

Todo lo que hemos dicho hasta ahora no debe llevarnos a las alternativas del pasado. No debemos caer en las trampas representadas por el comunismo y el fascismo. Hoy es necesario imaginar algo radicalmente diferente, no solo en relación con el liberalismo sino con toda la Modernidad política occidental.

Sería inútil y contraproducente oponerse al liberalismo y luego adoptar las alternativas del pasado que pertenecen a su misma matriz política. Identificamos a nuestro principal enemigo en el liberalismo, en la sociedad abierta, en el mundo liberal unipolar, en los terroristas financiados por los liberales, y no me refiero solo a los "fascistas de extrema izquierda" (como Trump ha definido a los terroristas financiados por Soros) sino también a grupos étnicos y religiosos que los liberales, en su hipocresía, cinismo y doble moral, usan y contra los que luchan al mismo tiempo, con el objetivo final de destruir todas las formas de identidad nacional (los liberales, por ejemplo, luchan contra la Sagrada Tradición religiosa del Islam y de otros, al mismo tiempo que explotan algunos grupos de musulmanes con el objetivo de lograr la destrucción de la identidad europea), pero oponerse a todo esto significa oponerse no solo al liberalismo sino a la Modernidad política occidental en su conjunto. Este es el verdadero enemigo, y la Cuarta Teoría Política invita a todos a embarcarse en una lucha sin cuartel contra él.

El nombre del enemigo: la Modernidad occidental

Identificar al enemigo es crucial. Si definimos al enemigo en términos de "ideologías políticas modernas occidentales" o "Modernidad política occidental", estamos en el camino correcto. De hecho, la nuestra no es una invitación a luchar contra Occidente, sino la Modernidad occidental, es decir, un punto de inflexión anticristiano, anti-espiritual, anti-tradicional y anti-sacro en la historia occidental que no coincidió por casualidad con el colonialismo, la Ilustración, etc. La época moderna, el período de la historia occidental caracterizado por el materialismo, el colonialismo, el cientificismo: este es el problema. ¡Esto es malo!

Contra el capitalismo, la esclavitud y la Ilustración.

Identificamos la Modernidad política occidental y, en un sentido filosófico general, la Modernidad occidental como un enemigo político. Esto, desde un punto de vista económico, coincidió con el nacimiento del capitalismo, y esto tampoco es un accidente.

La Modernidad occidental significa materialismo, ateísmo, colonialismo, capitalismo e incluso esclavitud. Después de más de un milenio en el que ha estado ausente en la cultura cristiana occidental, la esclavitud es reintroducida precisamente por la Modernidad política occidental. A veces, la esclavitud colonial en América y África se interpreta como una continuación de las antiguas tradiciones del Occidente premoderno. Esto no es cierto en absoluto. Es una institución completamente nueva y moderna, parte de la llamada Modernidad democrática y liberal, y aquellos que han luchado y aún luchan contra el colonialismo deben entender muy bien que luchar contra el colonialismo significa luchar contra la Modernidad política occidental, y no contra una antigua forma de tradición occidental que continúa en la actualidad.

El concepto moderno de esclavitud se basa en ideas biológicas racistas; es un producto del "progreso", ya que fuera de él no hay una explicación racional de la esclavitud que legitime el uso de la población negra o de color como esclavos. La idea de que existen sociedades "subdesarrolladas" y que esto justifica su transformación en una fuerza laboral es un concepto completamente nuevo de esclavitud, basado en el "grado de progreso". La principal fuerza impulsora detrás de la esclavitud en la época moderna es el progresismo.

Por lo tanto, para liberarnos de la esclavitud y el colonialismo, debemos destruir la Modernidad política occidental. Esta es la única manera. Si proyectamos por error la esclavitud en la historia occidental fuera de la Modernidad política capitalista-burguesa, llegaríamos a conclusiones totalmente falaces. El fenómeno de la esclavitud y el colonialismo fue creado, desarrollado y arraigado en la Modernidad política occidental. Por lo tanto, no podemos luchar contra las consecuencias del colonialismo y la esclavitud sin atacar y cuestionar su causa: la Modernidad política occidental.

Inspiración en Oriente

¿Cómo podemos liberarnos del campo epistemológico de la Modernidad política occidental? La solución nos la da la misma expresión: la Modernidad política "occidental". ¿Cómo podemos salir de esta? Yendo más allá de Occidente: dar la bienvenida a Oriente, a las civilizaciones no occidentales, al Islam, a la India, a la antigua y magnífica civilización china, a África, a las sociedades arcaicas. Todas estas formas de civilizaciones no occidentales pueden ser una fuente inspiradora para nosotros.

La historia occidental no debe considerarse ni más ni menos que una rama de la historia humana. Si rechazamos las afirmaciones de Occidente sobre el universalismo, podemos redescubrir el valor de las ideas políticas chinas, islámicas, cristianas ortodoxas (una forma de pensamiento político totalmente diferente de la del cristianismo occidental), hindú, etc. En resumen, podemos redescubrir formas radicalmente diferentes de pensamiento político. También podemos recuperar los modelos de los pueblos más arcaicos que viven fuera de la llamada "civilización", estudiándolos y comprendiéndolos a fondo y sin juzgarlos de acuerdo con los criterios de "progreso" y "desarrollo tecnológico" típicos de la Modernidad política occidental: todos los pueblos, en cualquier tipo de sociedad en la que vivan, siguen siendo humanos, quizás "más humanos" que nuestra civilización fundada en la tecnología. Debemos redescubrir todas las formas de civilización fuera del Occidente moderno. Se trata de redescubrir la multiplicidad de tipos de cultura y sociedad, y aceptarlo como una forma de riqueza.

Ante nosotros, fuera del Occidente moderno, existe una inmensa pluralidad de pensamientos políticos, culturales, filosóficos y religiosos. La pluralidad que podemos (y debemos) asumir como fuente de inspiración para crear algo nuevo, como una estrella polar para la creación de la Cuarta Teoría Política. Al hacer esto, sin embargo, no debemos llegar a una nueva forma de universalismo. No lo necesitamos. Debemos comprometernos para que, en perspectiva, cada cultura y civilización pueda construir su propio futuro político, sin tener que conformarse con algo impuesto externamente como inevitable, como un destino inevitable.

Nuestra invitación es, por lo tanto, principalmente geográfica. Debemos reconocer el valor de los pensamientos políticos no occidentales. Los eurasiáticos rusos, por ejemplo, han observado que la historia universal del derecho interpretada por el filósofo austríaco Kelsen coincide completamente con la historia del derecho romano, mientras que los sistemas jurídicos no occidentales se pasan por alto casi por completo. Aclaremos: no es la ley romana la que es malvada en sí misma, sino su universalización. Trubetskói y los otros eurasistas insisten mucho en este punto. Existen numerosos sistemas legales magníficos fuera de la tradición occidental: existen las leyes islámicas, las leyes chinas (tradiciones confucianas), las leyes indias, los sistemas arcaicos de legalidad y legitimidad. Todo esto debe tenerse en cuenta. Cada civilización debe tomarse como fuente de inspiración, sobre todo, su escuela de pensamiento fuera de las imposiciones de Occidente.

Este es el significado de la Cuarta Teoría Política: con el fin del liberalismo (que está cerca), debemos rehabilitar los sistemas políticos no occidentales. Tales sistemas pueden parecerles a los occidentales algo aterrador, bárbaro, pero este no es un argumento válido. Los occidentales deberían tratar a su civilización como una de las muchas civilizaciones, ya que nadie tiene que reclamar el derecho de juzgar, ya que no hay criterios universales, y este es uno de los principios fundamentales de la Cuarta Teoría Política.

El verdadero universalismo se basa en la pluralidad de sujetos.

El significado positivo, la ley principal de un orden mundial posliberal se resume, siguiendo la Cuarta Teoría Política, de la siguiente manera: todas las civilizaciones pueden y deben construir sus propios sistemas políticos fuera de un paradigma universalista dado, sobre todo más allá fuera del paradigma representado por la Modernidad política occidental e impuesto como algo universal. La Democracia, el liberalismo, los derechos humanos, la ética LGBT +, el progreso, la tecnología, la robotización, la digitalización, el ciberespacio: nada de esto representa un valor universal.

No hay valores universales, aparte de los valores que todas las civilizaciones aceptan para comunicarse entre sí. Somos deficientes en un orden internacional auténtico porque no hay sujetos reales que puedan establecer tales reglas. Hoy todavía estamos en una situación de colonización. Solo hay un sujeto: un sujeto liberal que busca imponer sus valores como una forma de orden universal para todos. Esto es inaceptable.

La Cuarta Teoría Política combate precisamente estas afirmaciones. Los valores occidentales pueden ser aceptados o rechazados, pero esta es una decisión que se refiere solo al libre albedrío de otras civilizaciones. Occidente no es el todo, sino una parte del todo. Este es el punto principal de la Cuarta Teoría Política, y la razón por la cual la rehabilitación de formas no occidentales de pensamiento político y legal es tan importante. El reconocimiento de la plena dignidad de los pensamientos políticos no occidentales, la gran multitud de tratados, ideas, escuelas que toda civilización puede presumir y que hasta ahora han sido ignorados o tratados como enemigos por la "sociedad abierta" en memoria a Popper, representa el primer paso para deshacerse de la Modernidad política occidental. Además, el liberalismo, así como el marxismo y el nacionalismo occidental, son tan mediocres como arrogantes en comparación con el confucianismo, con el pensamiento político indio o islámico.

Occidente es solo una parte del todo

Debemos restaurar la dignidad de todas las filosofías políticas no occidentales, desde las grandes civilizaciones desarrolladas durante milenios hasta las pequeñas sociedades arcaicas; en otras palabras, debemos aceptar la diversidad de la humanidad como tal. Debemos revertir la expresión "The West and the Rest" ("Occidente y el resto del mundo", un concepto acuñado por Toynbee y adoptado por Samuel Huntington en su Choque de civilizaciones): "the Rest " es el nombre de la humanidad, y " The West" es el nombre de la enfermedad que afectó el cuerpo de la humanidad. Así que el centro del mundo no es " The West" sino "the Rest". En otras palabras, " the West is (a small) part of the Rest " (Occidente es una pequeña parte del resto del mundo).

Hoy vivimos en un mundo unipolar, en el que el Occidente moderno ("The West") se eleva al rango de un solo polo, y afirma establecer las reglas para el resto del mundo ("the Rest"). Frente a este estado de cosas, es urgente organizar una revolución geopolítica global para distribuir uniformemente el estatuto de sujeto al resto del mundo.

Occidente no debe ser "castigado". Simplemente debe relegarse a sus límites históricos y orgánicos naturales. Occidente tiene derecho a existir, pero no a imponerse como una norma universal: "¿Eres occidental? Está bien, ¡pero no eres universal! ¿Crees ciegamente en los derechos humanos y la ética LGBT +? ¡Es asunto tuyo, es tu decisión, no mía! El resto de nosotros tenemos el derecho sagrado, si queremos, de prohibir los matrimonios homosexuales o el orgullo gay". Nada debe ser universalmente condenado o legitimado. Todo depende del equilibrio construido a través de las elecciones internas de cada civilización.

Para establecer un orden mundial basado en estos principios, es necesario rechazar el reclamo de la Modernidad política occidental para establecer leyes universales. Debemos destruir el consenso occidental. Ya no debería haber nada comparable al consenso occidental. Debemos luchar contra la hegemonía, la colonización, la ocupación y el imperialismo occidental en todas las latitudes del planeta.

Occidente debe ser liberado de las garras de la Modernidad

Un segundo punto importante es el siguiente: no debemos culpar a Occidente per se sino al Occidente moderno. Estos son dos conceptos totalmente diferentes. No son solo los pueblos del resto del mundo los colonizados y explotados por la Modernidad occidental; la misma identidad, cultura, sociedad, la civilización occidental es rehén de la Modernidad. Y hoy, con la manifestación de la "cancel culture", podemos ver claramente cómo funciona todo esto. El liberalismo contemporáneo busca suprimir los mismos principios auténticos que caracterizan la identidad occidental, de ahí el llamado a eliminar a Platón, a Aristóteles, a Hegel, a Nietzsche, a Heidegger, etc., hasta la demonización general de la cultura occidental y el gran pensamiento occidental. Cualquier cosa que no se ajuste a los dictados cada vez más estrictos de la ideología liberal radicalmente intolerante de hoy se etiqueta como fascismo o como algo generalmente inaceptable. En esencia, el Occidente moderno está involucrado en una acción cada vez más destructiva dirigida a borrar los principios y las fuentes del Occidente premoderno, una acción que aparece hoy en su forma más vívida y evidente.

Todos están colonizados por la Modernidad política occidental, incluido el propio Occidente. Es por eso que no solo debemos liberar al resto del mundo de Occidente ("the Rest from the West") sino también a Occidente mismo de la Modernidad ("the West from Modernity"). Debemos liberar a Platón, a Aristóteles, a la antigüedad grecorromana, y también restaurar la dignidad de la filosofía, la metafísica, el pensamiento político y los valores culturales que pertenecen a la sociedad cristiana premoderna. Debemos salvar el patrimonio cultural del Occidente premoderno de su eliminación, de esta nueva purga liberal. Es por eso que todos debemos estar unidos en la revolución global contra la Modernidad política occidental.

Un punto debe ser absolutamente claro: esta no es una guerra contra Occidente, sino contra la hegemonía de la Modernidad, que no representa a Occidente, sino que es anti-occidental, representa una desviación en la historia occidental, una herida, una laceración en la historia orgánica de la Edad Media. La Modernidad occidental no es Occidente, sino una enfermedad que mató primero a Occidente.

Debemos liberar a Europa del control de la Modernidad, y también a los Estados Unidos del liberalismo. Con este fin, debe apoyarse todo tipo de movimiento populista y tendencia que tenga como objetivo restablecer alguna forma de justicia social y liquidar a esa élite política liberal que promueve la modernización con creciente entusiasmo. Esto representa un verdadero suicidio; la educación occidental posmoderna no es más que la destrucción de todas las formas de los valores occidentales premodernos. Más que llamarla "modernización", quizás sería apropiado hablar de una "nueva barbarización". Los liberales no transmiten cultura sino barbarie, destrucción, "cancel culture" (hoy en forma de LGBT +, Black Live Matter, varias tendencias feministas, etc.). Es un verdadero genocidio de la cultura occidental premoderna.

En resumen: el capitalismo, la modernidad occidental, el materialismo, la ciencia moderna, todos los frutos políticos, culturales y filosóficos de la Modernidad deben terminarse. Esto no es nihilismo en absoluto. De hecho, solo después de la destrucción de la Modernidad, de esta perversión y desviación, podremos redescubrir las raíces auténticas de la identidad occidental, cosechando y apreciando nuevamente la inmensa herencia de la cultura grecorromana que hoy se elimina.

No solo el resto del mundo necesita ser descolonizado. Occidente mismo debe ser descolonizado del flagelo de la Modernidad, restaurando su dignidad como una gran civilización entre otras grandes civilizaciones.

En resumen, nuestra lucha no es contra Occidente sino contra el liberalismo, el globalismo y la Modernidad política occidental.

Por una posmodernidad "de derecha"

Otro punto central de la Cuarta Teoría Política es la invitación a "ir más allá". Podemos tomar el pasado como una fuente de inspiración, pero vivimos en el presente y no podemos volver el pasado exactamente como se presentó. Debemos dar pasos hacia adelante, no hacia atrás. El pasado debe inspirarnos como un ejemplo eterno, una idea platónica. El ser eterno del pasado puede y debe inspirarnos, pero estamos inmersos en el tiempo. El tiempo moderno es el tiempo de la decadencia, del colapso, de la catástrofe final, por lo que debemos ir un paso más allá, avanzar y, en este sentido, podemos utilizar las herramientas metodológicas de la posmodernidad para deconstruir la Modernidad política occidental.

La posmodernidad se puede dividir en dos partes. Por un lado, existe una crítica totalmente legítima del lado violento y perverso inherente a la Modernidad política occidental, descrita como una forma de totalitarismo; en esto podemos estar de acuerdo con la crítica posmoderna. Sin embargo, hay una segunda parte del posmodernismo que consiste en la continuación moral de la Modernidad y que comparte con ella el llamado a una mayor liberación, a un igualitarismo más agresivo; es una especie de moral de la izquierda liberal, y en este aspecto moral el posmodernismo es incluso peor que la Modernidad misma. Sin embargo, podemos separar estas dos partes de la posmodernidad, abrazando y haciendo uso de la crítica y los procesos de deconstrucción de la Modernidad, pero al mismo tiempo rechazando la solidaridad moral con la Modernidad que caracteriza a la posmodernidad. En otras palabras, debemos adoptar una especie de "posmodernismo de derecha".

Debemos hacer nuestra una forma de posmodernidad vista "desde la derecha", donde por "derecha" no me refiero a la derecha política y económica; utilizo este término solo para diferenciar nuestra concepción de la posmodernidad del uso que hace el liberalismo de izquierda para destruir cualquier forma de identidad. Esencialmente, debemos dirigir el proceso de deconstrucción posmodernista hacia la Modernidad política occidental, sin compartir sus supuestos morales destinados a declamar la magnificencia, en el espíritu de Deleuze y Guattari, de las masas esquizofrénicas y de la sociedad anti-edípica fundada en la abolición de cada forma de prohibición. Esta parte desviada de la posmodernidad debe ser rechazada sin apelación, pero al mismo tiempo debemos aceptar y dominar su parte deconstruccionista.

Liberalismo: extremismo, crimen, suicidio.

En resumen, todas las acciones tomadas o patrocinadas por los liberales de hoy son formas de suicidio. Tenemos que terminar esto. El término "liberal" en sí mismo debe entenderse hoy como un verdadero insulto. Ser liberal significa ser un subhumano, una criatura enferma y perversa, y un criminal porque los liberales de hoy en día están alimentando más y más guerras civiles, injusticias sociales, ocupaciones, colonización, deshumanización. Los liberales son enemigos de todas las civilizaciones porque son ajenos a sus propias sociedades; son usurpadores, explotadores y no tienen legitimidad para gobernar.

El liberalismo es un crimen de lesa humanidad. Advertencia: esto no implica de ninguna manera una rehabilitación del fascismo y el comunismo. Estos regímenes también han sido totalitarios, por lo que también deberían dejarse de lado. Pero ya pertenecen al pasado, si bien el liberalismo es un peligro real, representa un orden mundial criminal en curso. Ser antifascista o anticomunista significa, por lo tanto, luchar contra las sombras del pasado; el verdadero desafío hoy es ser antiliberal. "O nosotros o ellos", donde "ellos" son los liberales.

Así es como la Cuarta Teoría Política interpreta la situación actual. Este es básicamente el marco en el que me gustaría desarrollar un debate con ustedes en la primera videoconferencia internacional sobre la Cuarta Teoría Política.

La Cuarta Teoría Política y la necesidad de un nuevo proyecto de capacitación.

El último tema en el que me gustaría centrarme es en la necesidad de actuar, para traducir estas consideraciones en alguna forma de práctica. Y creo que la práctica más importante hoy es la formación. Es a través de la educación que los liberales ingresan a nuestras sociedades, corrompen a nuestros hijos, destruyen los principios fundacionales de culturas y países enteros y disuelven las identidades.

La batalla principal es a nivel educativo, universitario. Por lo tanto, sugiero aprovechar este lockdown (bloqueo) global para desarrollar una estructura alternativa de capacitación en línea en todos los sentidos. Se debe promover cualquier forma de enfoque no moderno, ya sea cristiano, islámico, hindú, etc.

Programa para la primera casta: brahmanes, filósofos

A nivel educativo, debemos distinguir entre tres tipos de audiencias a los que nos dirigimos. Una pequeña minoría de la población mundial se inclina por la filosofía, la teología, y debemos satisfacer su demanda de conocimiento proporcionándole la imagen general de la cultura espiritual que estamos destinados a perder con los liberales en el poder. Debemos salvar este tesoro de sabiduría religiosa tradicional. Es un enfoque que podemos definir tradicionalista. René Guénon, Mircea Eliade y otros, han tratado de preservar esta herencia espiritual. Esta es nuestra primera misión: satisfacer la demanda de los intelectuales y filósofos del mundo dándoles acceso a los contenidos auténticos de las tradiciones espirituales respectivas a las diferentes tradiciones y culturas.

Para este fin, creo que es necesario promover una formación tradicionalista, que incluya formas de pensamiento tradicionales occidentales y no occidentales, así como aquellos autores y mundos artísticos que pertenecen formalmente al Occidente moderno pero que no se ven afectados por los principios capitalistas liberales occidentales modernos (pienso en filósofos alemanes clásicos como Fichte, Schelling, Hegel, Nietzsche, Heidegger, los autores de la revolución conservadora, los tradicionalistas italianos, etc.). Todo esto no solo debe salvarse con la nueva purga liberal, sino transformarse en algo accesible para personas de todo el mundo. Esto es muy importante porque en el modelo formativo occidental todo esto está desapareciendo. Hoy, la formación de las mejores escuelas y universidades de Occidente está perdiendo esta herencia de clásicos y se está hundiendo cada vez más en la "cultura de la cancelación".

Para usar un término hindú, creo que el primer nivel al que debe dirigirse la Cuarta Teoría Política es el representado por los brahmanes (filósofos, sacerdotes). Son individuos de alto prestigio intelectual, aislados de las masas y a quienes debemos prestar especial atención para satisfacer su sed de conocimiento; de lo contrario, si no los alcanzamos y se les negará el acceso a la formación tradicionalista, el sistema liberal formativo progresará y se propagará no solo entre las universidades occidentales sino también en las no occidentales, que se limitarán a imitar el camino destructivo tomado por Occidente.

Programa para la segunda casta: kshatriya, militantes, activistas.

Nuestro llamado a la formación también se dirige a la élite política, a los luchadores, a los kshatriyas. También necesitan participar en este programa de formación, pero esto no solo puede ser teórico. En este caso, es necesario traducir la teoría a la práctica desarrollando una especie de "cultura militante" que proporcione los conocimientos necesarios para luchar contra nuestro enemigo.

Debemos restaurar el valor de este tipo de personas, de estos héroes potenciales, que hoy están totalmente excluidos del horizonte del liberalismo posmoderno. No es casualidad que el advenimiento de la Modernidad política occidental coincidiera con el destronamiento de del primero y segundo de los estamentos, es decir, de los sacerdotes y la aristocracia guerrera, aquellos que con la terminología india podemos llamar brahmanes y kshatriyas. Con el advenimiento del capitalismo, comenzó la erradicación sistemática de estos dos tipos de personalidad, un proceso que ha alcanzado su etapa final hoy. Estamos llamados a ayudar tanto a los brahmanes como a los kshatriyas a regresar a sí mismos, a cumplir su misión existencial y metafísica.

En la batalla contra el liberalismo, la Modernidad política occidental y el mundo unipolar, considero necesario crear una especie de "red" para los kshatriyas modernos. La Cuarta Teoría Política insta a todos los kshatriyas a luchar no unos contra otros sino contra nuestro enemigo común. Por lo tanto, no los chinos contra los indios, los indios contra los pakistaníes, los chiítas contra los sunitas, los cristianos contra los musulmanes, los africanos contra los blancos, una nación contra otra, y así sucesivamente: esta es precisamente la estrategia del "divide et impera" adoptada por los liberales, que cuando notan un espíritu de lucha emergente en la sociedad, intentan manipularlo y reorientarlo contra otros enemigos potenciales de la "sociedad abierta". No debemos caer en esta trampa; por el contrario, debe promoverse la solidaridad entre los kshatriyas de todo el mundo. Una red común dirigida a su formación y la promoción de la solidaridad entre ellos es de crucial importancia hoy.

Por cierto, cuando hablo de los kshatriya no me refiero solo a los hombres. Este tipo de personalidad se distribuye uniformemente entre hombres y mujeres. No debemos despreciar a las mujeres, no debemos ser arrogantes hacia ellas. De hecho, debemos esforzarnos por restaurar la dignidad tradicional de las mujeres. Con la Modernidad política occidental, con el predominio de la lógica materialista y capitalista, la mujer fue degradada al rango de una mercancía. Hoy estamos llamados a restaurar la dignidad de las mujeres, en primer lugar, proporcionándoles acceso a este tipo de formación vinculada a la Cuarta Teoría Política en igualdad de condiciones con respecto a los hombres. Las diferencias en la estructura metafísica del alma son mucho más importantes que las diferencias entre los sexos. Este es el principio que debe guiarnos.

Programa para la tercera casta: vaishya, campesinos.

Lo que hemos dicho anteriormente está dirigido a una pequeña minoría (los brahmanes y los héroes kshatriya). Ahora tenemos que lidiar con la gran masa de la población, también víctima del liberalismo. En este sentido, creo que es necesario organizar un tercer nivel de formación; debe estar dirigido a la mayoría absoluta de la población y prever la restauración de la familia tradicional y la forma de vida tradicional vinculada a la agricultura.

Creo que la ruralidad es la respuesta. El mundo rural, principalmente el europeo, ha sido destruido por el capitalismo. La burguesía, que se cree es el llamado Tercer Estado, en realidad no representa la tercera función de la tradición indoeuropea. El Tercer Estado está compuesto principalmente por campesinos europeos; los burgueses, por el contrario, son parásitos que históricamente cumplen una función de intermediarios entre las clases sociales. Por lo tanto, considero necesario reconstruir un sistema social rural basado en pequeñas aldeas autosuficientes. El coronavirus y el bloqueo nos han demostrado lo importante que es tener acceso a los bienes para satisfacer las necesidades básicas de la población. Y en el futuro esto será cada vez más importante.

El éxodo de las ciudades: para un gran regreso a la tierra

Debemos apoyar las tendencias emergentes de "retorno a la tierra" para que la mayoría de la población regrese a las prácticas agrícolas. Promover y ayudar al éxodo de las grandes ciudades es extremadamente importante. Las grandes ciudades industriales son construcciones artificiales del Occidente moderno que deberían abandonarse en favor de la tierra porque solo la tierra puede darnos una vida auténtica y un acceso al Ser.

Por lo tanto, considero necesario crear un tercer tipo de formación dirigido a la nueva clase campesina; no estoy diciendo que abandonemos las tecnologías de la información, como la conexión a Internet, que en realidad pueden garantizar el acceso a nuestra red de formación, pero necesitamos reconstruir la estructura social fuera de las grandes áreas urbanas y siguiendo el modelo de la familia tradicional, sin las perversiones que vienen de las grandes ciudades. En resumen, el "retorno a la tierra" no debe entenderse como un retorno al pasado, sino como la única forma en que la humanidad puede salvarse de la gran amenaza que plantea hoy el liberalismo posmoderno y el posthumanismo, que gracias a las nuevas tecnologías y las sustancias artificiales tienen como objetivo la manipulación genética, el control de los seres humanos, la cancel culture ("cultura de la cancelación") no solo de nuestras almas sino también de nuestras propias venas.

Para la gran mayoría de la población, la Cuarta Teoría Política y la lucha contra el globalismo implican un retorno a la tierra, lo que significa un retorno a las raíces, a los orígenes. Debemos promover un gran movimiento de creación masiva de comunidades rurales y proporcionar formación a los nuevos agricultores para permitirles redescubrir sus raíces ancestrales.

La vida rural estaba impregnada de simbolismo, de santidad. Si René Guénon fue el representante del tipo de hombre brahmánico, si Julius Evola fue la figura simbólica del tipo del Kshatriya, creo que el exponente tradicionalista más representativo de la tercera función indoeuropea es Mircea Eliade. Desarrollaremos este tema durante nuestro debate.

El pueblo como sujeto principal de la Cuarta Teoría Política.

Creo que el tema principal de la Cuarta Teoría Política debe identificarse en el pueblo. Esto se debe principalmente a que el concepto mismo de pueblo presupone una relación orgánica con la tierra en un sentido tanto físico como simbólico y sagrado. Estas palabras de Nietzsche deben guiarnos: "hermanos míos, permanezcan fieles a la tierra". Para un pueblo, la tierra no representa una sustancia enajenada para ser explotada por necesidades materiales; es el Ser. La tierra es sagrada. El abandono de las grandes ciudades y el regreso a la tierra también deben ser un retorno al Ser, un movimiento metafísico y existencial que estamos llamados a apoyar. Esta creo que es la misión de la Cuarta Teoría Política.

La Cuarta Teoría Política como proyecto abierto y atractivo.

Así que me complace darles la bienvenida a esta conferencia y de aquí en adelante me gustaría escuchar sus opiniones, sus puntos de vista, sus sugerencias, sus críticas.

La Cuarta Teoría Política no tiene nada de dogmático. Es un proyecto abierto. Como dice mi amigo Jafe Arnold, la Cuarta Teoría Política es más que una teoría, es una teorización, es decir, no es algo logrado sino un proceso abierto a toda formalización teórica fuera del liberalismo y la Modernidad política occidental.

Traducción de Juan Gabriel Caro Rivera

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

El Tiempo por Meteoblue