Valentin Katasonov

La actitud de la élite angloamericana blanca ante el problema racial

Al final del texto escribí sobre la eugenesia: la selección humana para mejorar las características hereditarias. Gran Bretaña es considerada la cuna de la eugenesia. La élite británica ve la eugenesia como un medio para justificar la superioridad de la raza anglosajona y liberar a la sociedad de los "inferiores".

La eugenesia británica ha pasado la batuta a los estadounidenses. En 1904, se creó la Institución de Evolución Experimental de los Estados Unidos, que realizó una investigación sobre el "material vivo" para determinar los signos de diferentes razas y las características del comportamiento de sus representantes. La institución fue financiada por uno de los hombres más ricos de Estados Unidos, Andrew Carnegie, que era fanático de las ideas de Thomas Malthus.

Ya en los albores del siglo XX, la élite blanca de Estados Unidos temía que el país se volviera "negro y de color" debido a la alta tasa de natalidad entre la población no blanca. En 1910, la Sra. E.G. Harriman (la madre de Averell Harriman; se la consideraba la mujer más rica de los Estados Unidos) donó un gran trozo de la tierra de Long Island a la Institución y proporcionó una enorme suma de $ 300,000 para la creación de un banco de datos genéticos, que se llamó el Archivo Eugenésico.

John Coleman escribe en The Committee of 300: “Mrs. E.G. Harriman deseaba una campaña mundial para esterilizar a "personas con discapacidades físicas o mentales con el fin de perfeccionar la raza" o, en otras palabras, para crear una "Raza de Amos". Coleman señala que la idea de crear una "raza maestra" se atribuye a Hitler, pero esta idea apareció en el Nuevo Mundo mucho antes, y el Führer solo la tomó prestada.

La Institución (más conocida como Cold Spring Harbor Laboratory, CSHL) se ha ganado la reputación de ser un centro mundial para la investigación eugenésica. El objetivo principal de la "Institución" era mantener la pureza de la raza anglosajona y frenar el crecimiento del número de negros y de hombres de color. La Liga para la Restricción de la Inmigración fue creada en Estados Unidos. Su vicepresidente, el director del Museo de Historia Natural de Nueva York, Maddison Grant, un amigo cercano del presidente de los Estados Unidos, Theodore Roosevelt, expresó la actitud de la élite blanca sobre el tema racial: “En la Europa moderna, la proporción de sangre escandinava en esta o aquella nación es un buen indicador de su poder militar y posición en el mundo civilizado. En Nueva York y otras ciudades de los Estados Unidos, la aristocracia, representada por los nativos americanos, depende de la población inmigrante, representantes de las razas más bajas... Nos tomó 50 años entender que el inglés, la buena ropa y la asistencia a la escuela y a la iglesia no pueden hacer que un hombre negro sea blanco... Los estadounidenses tendrán que experimentar algo similar en relación con los judíos polacos, el crecimiento de los enanos, una mentalidad específica y un interés propio despiadado que son inherentes a la sangre de todos los representantes de este pueblo. El deseo de mantener a todos los niños de las clases bajas sin excepción conduce a graves daños a la raza".

Hoy en Estados Unidos, la palabra "negro" se considera indecente, y los policías se arrodillan frente a personas negras y de color. Hace más de un siglo, todo era diferente. Por ejemplo, aquí hay un titular pegado en una pared de Nueva York el 4 de septiembre de 1915: “La sra. E.G. Harriman confirma un avance eugenésico gigantesco que reducirá la cantidad de personas con discapacidades físicas y mentales en cientos de miles en unos pocos años. Se espera que Rockefeller y Carnegie apoyen la campaña mundial para perfeccionar la raza". Estos financieros realmente apoyaron la implementación de las recomendaciones de la eugenesia estadounidense.

Y hoy, las Fundaciones Rockefeller y Carnegie (junto con la Fundación Bill y Melinda Gates) brindan apoyo financiero para el desarrollo de vacunas contra COVID-19 y otros virus. Vacunas que, más bien, no curan, sino que matan. Déjenme recordarles una historia olvidada hace más de un siglo. Tanto en los Estados Unidos como en otros países en la década de 1910, estalló la enfermedad de pelagra con una alta tasa de mortalidad. La enfermedad, como resultó, fue causada por la falta de niacina en el cuerpo. Podría superarse con una dieta simple recomendada por médicos expertos, pero la organización eugenésica CSHL comenzó a promover una dieta que, por el contrario, agravó la enfermedad. La admisión del "error" tuvo lugar solo 20 años después. Para el período 1915-1935. La enfermedad debida a recomendaciones incorrectas se ha cobrado millones de vidas. John Coleman, al describir esta historia, cree que fue una acción deliberada de expertos estadounidenses en la eugenesia. En su mayoría murieron los "no deseados": pobres blancos y negros.

Los resultados de la investigación en eugenesia se tradujeron rápidamente a la vida estadounidense. A nivel estatal, comenzaron a aprobarse leyes que prohíben que las personas con demencia, epilepsia y discapacitados mentales se casen y tengan hijos. En 1924, comenzó una nueva ronda de iniciativas legislativas en esta área. En el estado de Virginia, se aprobó un paquete de leyes, incluida la Ley de pureza racial, que prohíbe el matrimonio entre blancos y representantes de otras razas, así como la Ley de esterilización de ciudadanos discapacitados.

Se celebraron regularmente foros internacionales sobre eugenesia en Londres y Nueva York. En 1932, se celebró la Tercera Conferencia Internacional sobre Eugenesia en el Museo de Historia Natural de Nueva York. El evento fue financiado por el reconocido industrial estadounidense H.R. Dupont. A la conferencia asistieron Mary Averell Harriman y otros representantes de la élite angloamericana. El evento fue decorado por el Mayor Leonard Darwin, hijo de Charles Darwin, quien predicó el principio "¡Los más fuertes sobreviven!"

En 1932, CSHL abrió las puertas de sus laboratorios a científicos alemanes. En 1935, la CSHL, junto con colegas alemanes, organizó una conferencia sobre cuestiones de población mundial en Berlín. De los alemanes, el orador principal fue el Ministro del Interior, Wilhelm Frick (Hitler le encargó supervisar la investigación en el campo de la eugenesia). Lo más memorable de los estadounidenses fue la actuación de una dama llamada Clarence J. Campbell. Ella dijo: "El líder de la nación alemana, Adolf Hitler, con la ayuda del talentoso Dr. Frick, y guiado por la guía de antropólogos, filósofos y sociológicos alemanes, ha podido desarrollar una estrategia integral de crecimiento y mejora de la población que promete ser un evento único en la historia de las razas. Esta estrategia representa un plan que otros pueblos y grupos raciales deben seguir si no quieren quedarse atrás de los demás en cuanto a la calidad de su raza, sus logros y sus perspectivas de supervivencia".

Gran Bretaña, como cuna de la eugenesia, también contribuyó al surgimiento de esto en Alemania. En 1911, el Primer Congreso Internacional de Eugenesia se celebró en Londres bajo la presidencia del hijo de Charles Darwin. Los británicos enseñaron activamente a los alemanes que eran una raza de los elegidos. La experiencia autobiográfica de HG Wells está imbuida de la admiración del autor por Hitler y contiene llamados constantes para que los nazis erradiquen las razas de color que amenazan a los blancos con su creciente número. Wells también escribirá una descripción del futuro, donde "multitudes de personas negras, marrones y amarillas que no cumplen con los requisitos de eficiencia" deben "dejar de existir": "Su destino es la extinción y la supresión". Después de todo, al final, "el mundo no es una institución caritativa", por lo que "la única decisión razonable y lógica en relación con una raza inferior es su destrucción" (citado en: D. Peretolchin. Las élites mundiales y el imperio británico en la Segunda Guerra Mundial. - M.: Book World, 2017).

"Gran parte de lo que Wells inventó y describió encontró una encarnación real en la Alemania nazi", escribió G. Orwell en 1941. De particular interés es una figura en el campo de la eugenesia como el psiquiatra y genetista alemán Ernst Rudin (1874-1952). En 1932, se convirtió en presidente de la Federación Internacional de Eugenesia, y durante la Segunda Guerra Mundial fue un destacado especialista en el Tercer Reich en higiene racial y eugenesia. Después de la guerra, terminó en los Estados Unidos, donde fue encarcelado por algún tiempo por crímenes durante los años de guerra, pero en 1947 fue liberado y utilizado por los estadounidenses.

Según John Coleman, la genética alemana del Tercer Reich es principalmente el fruto del esfuerzo del laboratorio estadounidense CSHL: “En los años inmediatamente anteriores a la Segunda Guerra Mundial, las puertas de los laboratorios Cold Spring Harbor permanecieron abiertas para los principales especialistas nazis en Alemania en el campo de la genética, que luego volvieron a su país y dirigieron sus conocimientos para promover el programa de experimentos médicos de Hitler diseñado para crear la "Raza Maestra".

Antes de la guerra, Alemania aprobó la Ley de higiene racial, que se parecía mucho a las leyes de pureza racial de muchos Estados de Estados Unidos de América. Por cierto, de acuerdo con la Ley Alemana de Higiene Racial, al menos 450 mil personas fueron esterilizadas en el Tercer Reich. Todos los logros de los expertos alemanes en el campo de la eugenesia se utilizaron durante la Segunda Guerra Mundial en una escala más allá de la imaginación. Por ejemplo, el programa T4 se llevó a cabo bajo la supervisión directa de Goering. Uno de sus resultados: la destrucción de 400 mil "defectuosos" diagnosticados como "enfermos mentales". Este tema está cubierto en detalle en muchos libros. Uno de los últimos trabajos: D. Peretolchin, Las élites mundiales y el imperio británico en la Segunda Guerra Mundial. - M .: Book World, 2017.

La eugenesia fue condenada en los juicios de Nuremberg, pero sus raíces permanecieron sin ser reveladas

Quién creó la "doctrina" sobre las razas "favorables" y "desfavorables"

Hace 75 años, en la pequeña ciudad alemana de Nuremberg (1), se abrió un juicio internacional por un caso en contra de los principales criminales de guerra nazis. En los discursos de fiscales y expertos, a menudo se oía la palabra "eugenesia", la doctrina del Tercer Reich, que justificaba la destrucción de los pueblos. La piedra angular de esta doctrina fue la tesis de la división de la humanidad en razas superiores e inferiores.

Hitler y sus asociados también clasificaron a los eslavos como "inferiores", la mayoría de los cuales vivían en el territorio de la URSS. La mayoría de ellos debían ser destruidos; el resto se convertiría en esclavos de los representantes de la raza germánica.

En Alemania, surgió la idea de que los alemanes tienen un espíritu especial que otros pueblos no han tenido antes. El teólogo Johann Herder (1744-1803) y Johann Fichte (1762-1814) discutieron este tema. Sin embargo, reconocieron la presencia de un espíritu nacional entre otros pueblos, sin intentar probar que el espíritu germánico es el más alto. Más tarde, el tema del espíritu nacional fue continuado por el escritor y sociólogo francés Joseph Gobineau (1816-1882), quien formuló la tesis sobre la superioridad de la raza aria sobre otras razas y pueblos. Un ideólogo de la superioridad de la raza aria también fue Richard Wagner (1813-1883), quien creía que el espíritu heroico germánico fue engendrado por la sangre nórdica. Adolf Hitler en su juventud estaba fascinado por las ideas de la superioridad aria.

Sin embargo, Hitler y otros ideólogos de la superioridad racial de los arios carecían de una base "científica natural". Y en esto fueron ayudados por los británicos y los estadounidenses, que implantaron la eugenesia en Alemania durante el período entre las dos guerras mundiales, que se convirtió en la base "científica" del genocidio llevado a cabo por el Tercer Reich.

En la mayoría de los diccionarios, la eugenesia se define como la doctrina de la selección en relación con una persona y sobre formas de mejorar sus propiedades hereditarias, diseñada para combatir los fenómenos de degeneración en el acervo genético humano.

Es seguro decir que el lugar de nacimiento de la eugenesia es Inglaterra. Su padre fundador es el antropólogo Sir Francis Galton, primo de Charles Darwin. En 1865, publicó un artículo "Talento y carácter hereditarios", donde describió sus principales postulados. Galton definió la eugenesia como una actividad científica y práctica para desarrollar variedades mejoradas de plantas cultivadas y razas de animales domésticos, así como para mejorar la herencia humana. La eugenesia se convirtió en parte de la genética, cuyo fundador es considerado Gregor Johann Mendel (1882-1884), un biólogo y botánico austríaco, un monje agustino. Experimentando con semillas de guisantes de diferentes variedades, Mendel demostró que, basándose en ciertas reglas y proporciones verificadas matemáticamente, es posible crear nuevas variedades con propiedades predeterminadas. Otros biólogos europeos tomaron las ideas de Mendel introduciendo los conceptos de "cromosoma" y "gen".

Galton se inspiró en el trabajo de su primo Charles Darwin, quien publicó El origen de las especies en 1859. El título completo de este libro suena elocuente: "Sobre el origen de las especies por medio de la selección natural, o la preservación de las razas favorecidas en la lucha por la vida". Este nombre implica que existen razas "favorables" en el mundo y existen razas "desfavorables", ya huele a eugenesia. Darwin no tenía dudas de que la raza más "favorable" eran los anglosajones y, aparentemente, temía que la raza anglosajona "favorable" pudiera desaparecer o degradarse. En su trabajo "El origen del hombre y la selección sexual" (1871), señaló que una persona "podía hacer algo por selección racional no solo por la constitución física y la apariencia de sus descendientes, sino también por el desarrollo de sus cualidades mentales y morales" (Darwin C. El origen del hombre y la selección sexual // Darwin Ch. Works. M.: Editorial de la Academia de Ciencias de la URSS, 1951. T. 5, p. 655)

Las actitudes de Darwin estaban presentes en un nivel subconsciente. Los antepasados de Charles eran personas ideológicas, y su espíritu ideológico se formó en las logias masónicas. El padre de Charles, Robert Darwin, un rico médico y financiero, era un masón de clase alta. Aún más famoso fue el abuelo de Charles Erasmus Darwin (1731-1802), también francmasón, una de las figuras más importantes de la Ilustración británica, naturalista, escritor, amigo cercano del padre fundador de los Estados Unidos, Benjamin Franklin. Erasmus Darwin vivió en un momento en que la ideología de la exclusividad de la raza anglosajona se estaba estableciendo en Gran Bretaña. Esto se debió en gran parte a la política colonial de Londres, que, actuando a través de la Compañía Británica de las Indias Orientales, conquistó el mundo y formó el imperio colonial británico.

Las ideas principales de lo que más tarde se denominó darwinismo fueron esbozadas por el abuelo de Charles Darwin en sus tratados, el más famoso de los cuales fue la Zoonomía o las leyes de la vida orgánica (1794). La Iglesia Católica incluyó este trabajo en la lista de libros prohibidos.

En el siglo XVIII en Inglaterra no había rastro del concepto de "darwinismo", pero existía la ideología del darwinismo social. Thomas Malthus (1766-1834), sacerdote, demógrafo y economista inglés, miembro de la Royal Society of London, sentó sus bases. Malthus fue mejor conocido por su libro Ensayo sobre el principio de la población (1798), donde anunció que la humanidad estaba en peligro frente a la catástrofe, ya que la población crecía exponencialmente y la producción de alimentos y otros productos vitales, de forma aritmética. Los desastres naturales y las epidemias son mecanismos "naturales" que mitigan los desequilibrios, pero no son suficientes. Es necesaria una regulación consciente de la población. Incluso las guerras son adecuadas para esto, pero sería aún mejor si las personas estuvieran involucradas en la autorregulación (limitando el número de niños en la familia), y las autoridades controlarán los procesos demográficos. Durante la época de Charles Darwin, el neomalthusianismo ya había aparecido, y la eugenesia se convirtió en uno de los instrumentos de su política práctica en el siglo XX.

El propio Charles Darwin dudaba del éxito de las ideas que expuso en El origen de las especies. Aquí está una de sus confesiones de este tipo: “Durante muchos años he estado recopilando notas sobre el origen de los humanos sin ninguna intención de publicar nada sobre este tema, sino más bien con la intención de no publicar mis notas, ya que creía que podrían solo fortalecer los prejuicios que existían en contra de mis puntos de vista” (Darwin Ch. op. cit., p. 133).

Darwin llamó a la versión del origen del hombre procediendo del mono una "hipótesis". Sin embargo, para aquellos que estaban interesados en la destrucción del cristianismo, era importante hacerla la única e indiscutible versión del darwinismo que rechazaba el dogma cristiano sobre la creación del hombre por Dios a su propia imagen y semejanza. Y a fines del siglo XIX, la hipótesis del mono de Darwin se había convertido en una "teoría". Un papel importante en esto pertenecía a Thomas Huxley (1825-1895), quien se llamaba el Bulldog de Darwin. Thomas Huxley, un masón, miembro y luego presidente de la Royal Society of Londres, era un fanático de la hipótesis del mono e hizo que muchos creyeran en ella.

La descendencia de Thomas Huxley también contribuyó al avance del darwinismo. En primer lugar, sus tres nietos: Aldous Huxley (1894-1963), autor de la novela distópica Brave New World (Un mundo feliz, 1932), uno de los participantes activos en el proyecto de la CIA el MK-Ultra (promoción de drogas y la ideología del "amor libre" en Estados Unidos); Julian Huxley (1887-1975) - biólogo evolutivo, autor de la teoría sintética de la evolución, miembro de la Royal Society of Londres, primer director general de la UNESCO, iniciador de la creación del Fondo Mundial para la Naturaleza; Andrew Huxley (1917-2012) - neurofisiólogo y biofísico, miembro de la Royal Society of Londres, Premio Nobel de Fisiología y Medicina (1963).

Un estudio de los puntos de vista de los representantes de la élite intelectual británica sobre la evolución, la selección natural y el descenso del hombre del mono muestra que operan en dos versiones. Uno es para los "extraños", la otro es para los "elegidos". Para los "extraños", esta es aproximadamente la versión del darwinismo que se enseñó en las escuelas soviéticas. Dicen que el hombre es producto de la evolución y descendiente de un mono. En el proceso de una mayor selección "natural", una persona mejorará; nadie necesita interferir en este proceso. Y la versión para "uso interno" es completamente diferente: existe, como enseña la eugenesia, el peligro de la degradación humana. Una amenaza particular es la pérdida de los atributos de la "raza superior" por parte de la élite anglosajona. Es necesario intervenir activamente en la formación de razas y pueblos humanos. La eugenesia es una herramienta esencial para la selección consciente.

A principios del siglo XX, la eugenesia capturó las mentes de muchos intelectuales británicos: HG Wells, Bernard Shaw, Bertrand Russell, Houston Chamberlain y otros. La Enciclopedia Británica de 1911 llamó a la eugenesia "un medio natural para mejorar la raza humana mediante la aplicación inteligente de las leyes de la herencia". La eugenesia fue apoyada con entusiasmo por Winston Churchill.

Incluso antes del estallido de la Primera Guerra Mundial, los políticos del Nuevo Mundo se dejaron llevar por la eugenesia. Por ejemplo, el futuro 28º presidente de los Estados Unidos, Woodrow Wilson. En Estados Unidos, la eugenesia no era solo una ideología, sino que prácticamente se implementó allí. En forma de esterilización forzada de personas (varias decenas de miles de personas fueron sometidas a ella), prohibiciones de matrimonios mixtos, la imposición de prohibiciones a la inmigración de personas con ciertas características étnicas y genéticas, etc. Si Gran Bretaña fue el laboratorio en el que se formó la eugenesia, América se convirtió en un campo de pruebas donde se pusieron en práctica recomendaciones "científicas". En las décadas de 1920 y 1930, se aprobaron leyes eugenésicas a nivel federal y en la mayoría de los estados de EE. UU. Las últimas leyes fueron canceladas solo a mediados de la década de 1960.

Y en su totalidad, la eugenesia se mostró en Alemania durante la Segunda Guerra Mundial. El mundo anglosajón armó a Alemania por adelantado con ideas y herramientas prácticas de eugenesia. Contaré por separado sobre cómo los británicos y los estadounidenses transmitieron su experiencia en el campo de la eugenesia al Tercer Reich.

Ahora solo señalaré que los criminales nazis que llevaron a cabo el genocidio bajo la bandera de la eugenesia fueron condenados en los juicios de Nuremberg, pero los "expertos" estadounidenses y británicos que prepararon este genocidio estuvieron detrás de escena. La eugenesia sobrevivió con éxito a los ensayos de Nuremberg, pero este nombre desapareció y en su lugar aparecieron otros nombres: "ingeniería genética", "corrección genética", "construcción genética". Y el líder en estas investigaciones sigue siendo el mundo anglosajón.

Notas:

1. https://www.fondsk.ru/news/2010/11/18/njurnberg-tolko-li-istorija-1017.html

Traducción de Juan Gabriel Caro Rivera

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

HONOR Y RESPETO

PARA LOS QUE NOS DEJARON POR EL COVID-19

El Tiempo por Meteoblue