Alexandr Bovdunov

En el diálogo "Fedro", Platón presenta su famosa imagen del "carro del alma", impulsado por dos caballos, uno blanco (la ira) y uno negro (los deseos carnales básicos) y conducido por un carro, por un comienzo inteligente.

Como Andrei Koval señala en su estudio el "Carro psicosomático indoeuropeo y el carro alado en el Fedro existe un pasaje que se refiere Fedra sobre un carro desciende que resulta un extracto en verso del antiguo indio", del Katha Upanishad, donde la estructura psicosomática de una persona también se compara con un carro conducido por un auriga.

“Debes saber que el Atman es el dueño del carro; el cuerpo es verdaderamente un carro;

Debes saber que la razón es el auriga; la razón, en verdad, son las riendas.

4. Los sentimientos se llaman caballos, los objetos [percepciones] - sus caminos.

[El Atman], conectado al cuerpo por los sentidos y la mente, es llamado el que disfruta por el sabio.

5. Quien no está dotado de discriminación, cuya mente nunca está enfocada,

Sus sentidos no conocen la brida, como un caballo malo en un carro.

6. Quién está dotado de discriminación, cuya mente siempre está enfocada,

Sus sentidos conocen la brida, como un buen caballo para un auriga.

7. Quién es aburrido, tonto, siempre inmundo

No llega a ese lugar y vuelve al ciclo del ser.

8. Quién es comprensivo, razonable, siempre puro,

Llega al lugar del que ya no nace.

9. Un hombre cuyo discernimiento es un auriga, y cuya mente es como las riendas,

Llega al final del camino de esta morada suprema de Vishnu".

Este paralelo (aunque más tarde el autor se pone a pensar sobre el PNL y "neuro-chasis") es muy interesante. ¿Por qué exactamente Platón compara el alma con un carro? ¿Qué es un carro? ¿Por qué la imagen del carro ocupa un lugar importante en la antigua tradición india?

Habitantes de la "Tierra de los carros"

Para comprender el simbolismo del carro, pasemos a un pasado aún más remoto que el del propio Platón, ya que la imagen que usa es extremadamente arcaica debido a sus antiguos paralelos con la India.

El carro no es solo un carro. Es un vehículo con ruedas con radios, cuya apariencia puede localizarse claramente en el tiempo y el espacio. Esto es 2000 A.C. en la región de los modernos Urales del Sur: la cultura Sintashinskaya, que forma parte de una amplia comunidad de culturas arqueológicas de los Urales, Siberia y Kazajstán, llamada Andronovó.

La cultura de Andronovó existió durante aproximadamente 8-9 siglos en un periodo de aproximadamente los siglos 20-18 antes de Cristo hasta el siglo noveno antes de Cristo. En varios entierros de Andronovó se encontraron huesos de caballos y carros de guerra. La riqueza y abundancia de armas indican que no fueron enterrados aquí los miembros ordinarios de la comunidad ni tampoco los guerreros ordinarios.

Es a partir de aquí que los conquistadores indoeuropeos en sus carros de guerra comienzan invasiones a gran escala en todas las direcciones, tanto contra los autóctonos de los bosques como en las estepas forestales, y avanzan hacia las civilizaciones de Oriente e invaden la vieja Europa habitada por campesinos matriarcales (según M. Gimbutas).

Los arqueólogos modernos están absolutamente seguros de que el carro fue creado por los antiguos indoeuropeos con un solo propósito: la guerra. Van a la guerra en un carro, y no solo se mueven con algún propósito ocioso. El auriga es un aristócrata militar en la antigua sociedad indoeuropea:

“El propósito práctico original de los carros era su función militar. Los guerreros en carro, armados con armas ofensivas avanzadas, son centrales en el sistema de prácticas rituales. Sus entierros son los más ricos. Están a la cabeza de la estructura jerárquica en la colocación de túmulos funerarios. La decoración del arnés de los caballos con carros es la más llamativa y variada de todas las otras categorías de inventario".

Esto plantea una pregunta curiosa, ¿hay dos guerreros o solo uno que conduce el carro y participa en la batalla? Según las reconstrucciones modernas, dos guerreros también podrían caber en los carros.

Sin embargo, en los petroglifos del Sayan-Altai de la segunda parte del segundo milenio antes de Cristo, abandonada porque se cree que la cultura Karasuk de la Edad del Bronce Tardía, que reemplazó a los andronovitas, muestra carros tirados por dos caballos y conducidos por un auriga con un arma, donde la lanza es más larga.

Esta imagen es casi idéntica a la que Platón reproduce en el mito del carro del alma. Un carro con un auriga y dos caballos.

Al igual que el carro del alma en Fedro, el control del carro de guerra exigía una concentración especial del auriga, no solo cabalgaba, sino que se movía en la batalla, luchaba, un caballo que corría en la dirección equivocada no solo significaba la muerte, sino también la derrota.

El auriga se mueve en la guerra, y sus dioses se mueven con él en sus carros. Es poco probable que, para los antiguos indoeuropeos, la guerra solo fuera una guerra de los dioses. Indra (o su prototipo), golpeando con sus masas, aparentemente ocupó un lugar especial en esta idea de la guerra. No es casualidad que las mazas de piedra sean armas características que se encuentran en las tumbas de los líderes de Andronovó (junto con los carros o sus imitaciones). Por cierto, en los mismos entierros, se encuentran piedras de presión especiales, aparentemente utilizadas para la preparación de intoxicantes.

Entonces, el guerrero del carro se movía como parte del ejército de los dioses, avanza hacia la muerte propia y de otra persona, y esta muerte se combina con las imágenes de una fiesta, de la intoxicación.

El carro del alma de Platón también se mueve como parte de la cabalgata de los dioses, quienes, junto con los héroes, están a la cabeza de las tropas. ¿Por qué van a contemplar al Uno al frente de las unidades militares? Y cuando, en los mitos griegos, los dioses se unen a la cabeza de tales tropas, ¿no es así igual durante la Gigantomaquia?

En este contexto, un viaje en carro a un festín adquiere una dimensión adicional, este es el movimiento de una guerra indoeuropea, la muerte de un rey y la participación en la guerra junto con sus dioses.

El carro indoeuropeo, el héroe del aristócrata de los antiguos andronovitas, encarnaba físicamente lo que se convirtió en el concepto de Platón del carro del alma.

Platón se refiere a una imagen muy antigua de raíz indoeuropea y guerrera. Y el carro alado es una imagen clave de las tradiciones iraníes e indias.

El análogo iraní de los Kshatriyas indios se llamaba "el que se para en un carro": uno de los siete karshvars, el hogar ancestral de los iraníes, Hvanirata, "un país con carros hábilmente fabricados". Según Aitariya Brahmana, los símbolos de los kshatriyas son el "carro, la armadura, el arco y las flechas".

En consecuencia, las cualidades que necesita un auriga son cualidades militares y de rey. Este es el guerrero rey. Pero lo contrario es cierto para este arquetipo del guerrero, lo principal es controlar a ambos caballos.

Al mismo tiempo, tal guerrero parado verticalmente en un carro difiere de un jinete que se fusiona con un caballo en un todo en que su educación militar le enseña a mantener la distancia de sus dos caballos.

Los jinetes

Una imagen completamente diferente, no la guerra del auriga, sino la guerra del jinete, es característica de las épocas posteriores de las estepas euroasiáticas. Es significativo que solo empieza alrededor del siglo XII antes de Cristo. El jinete se convierte en un fenómeno de masas en las estepas de Eurasia.

Al mismo tiempo, el auriga Ratayshar en las partes antiguas del Avesta fue reemplazado por el término de la época de Zoroastro - Basar - jinete.

El jinete es casi un centauro, como una persona que prácticamente se fusiona con un caballo en un solo todo. En él se comienza manifestar más claramente lo violento. De hecho, Platón en el "La República" destaca el temperamento violento precisamente entre los escitas y los tracios.

Podemos suponer que en las culturas ecuestres podremos discernir una expresión exagerada de la ética y la metafísica de la segunda casta en forma casi pura.

Como ejemplo típico, podemos citar la cultura arqueológica de Sargat que dominó la estepa forestal de Siberia Occidental en la Edad del Hierro - (siglo VI aC - III / IV dC).

Los escitas, los sarmatas, los saks, los masagetas y otros pueblos del Este de Irán eran bien conocidos por los autores antiguos. Sabemos mucho menos sobre las comunidades con características culturales y antropológicas estables que dominaron en las regiones más al norte en el espacio desde los Urales en el Este hasta la moderna región de Omsk inclusive, y desde la zona de taiga en el Norte hasta las fronteras de la moderna Kazajstán en el sur. No hay fuentes escritas.

Lo siguiente es seguro, se trataba de tribus del tipo caucásico en su mayor parte, pero con características uraloides distintas (a diferencia del tipo agudo, casi caucásico, de los andronovitas caucásicos). Se cree que se formaron sobre la base de una síntesis de la aristocracia de las estepas del Sur con autóctonos locales.

Hay varias hipótesis sobre su atribución étnica: los ugrios con poderosa influencia iraní, iraníes orientales, iraníes orientales: aristocracia + restos de indoiranios preservados de la Edad de Bronce, + urgricos, más samoyedos en el Este.

De una forma u otra, estamos hablando de una población específicamente turaniana, con la llegada o el surgimiento de los cuales el pulso de la militancia aumenta nuevamente en la región. Así que sus vecinos del Este... se encontraron muchas menos armas durante las excavaciones.

Se cree que los Sargatas han alcanzado un alto nivel de organización social. Se caracterizan por un sistema de fortalezas dividido en centros de primer y segundo orden, una combinación de granjas sedentarias y nómadas con predominio de la cría de ganado, montículos, incluyendo hasta 60 metros de diámetro, signos de comercio de caravanas con Asia Central.

Los entierros contienen hallazgos de Asia Central, India, el Egipto helenístico y China. Los hallazgos podrían haber sido más ricos si la mayoría de los montículos de Sargat no hubieran sido saqueados a principios del siglo XVIII. Los Sargatskim son supuestamente cosas de la colección siberiana de Pedro I, que le fue obsequiada por entonces por el gobernador siberiano Matvey Gagarin.

¿Qué puede decir la arqueología sobre las peculiaridades de la ética y la vida de esta cultura nómada?

  1. Los sargatas vivieron de modo brillante, pero no por mucho tiempo. Un número extremadamente bajo de hombres mayores (2,3%) y mujeres mayores (1,6) se encontraron en los entierros. El mayor número de muertes entre los sargatas se encontraba entre los 26 y los 35 años, tanto entre mujeres como entre hombres. Como uno de los principales arqueólogos que investigan esta cultura, Natalya Matveeva señala: "Probablemente, la razón principal de la relativa igualdad de mortalidad entre hombres y mujeres jóvenes es la muerte más frecuente de hombres en las guerras entre los sargatas, que excedió el número de muertes de mujeres".
  2. Hubo más hombres que mujeres: utilizando materiales de 705 entierros, se estableció un predominio significativo de la población masculina sobre la mujer: 1,4 por ciento.
  3. Los resultados del trabajo sobre la reconstrucción de la estructura social de los sargratas indican la separación de un grupo de hombres armados que tenían un estatus especial en el siglo III a. C. – los guardianes. Entierros complejos, túmulos separados, rastros de funerales repetidos corresponden a ellos.
  4. La división social: se distinguen la mayoría de los entierros: los juegos de carcaj de hasta 30 flechas y dagas son típicos de los hombres, es decir, son arqueros de a caballos y a pie. Y la élite: “Algunas de las tumbas robadas contenían más de cien adornos preciosos, tocados y ropa bordada con oro, brazos ceremoniales forrados con oro y plata, telas de brocado, arnés de caballo ricamente decorados, rarezas importadas: calderos, matraces, bastones para ojos de antimonio, colgantes hechos de piedras Solo en las tumbas ricas se encuentran lanzas, celtas, conjuntos de carcaj de más de 100 flechas, espadas y armaduras protectoras”. También hay "personas dependientes y desiguales. Sus entierros son individuales, se realizaron sin observar el rito tradicional, sin cosas, y a veces simplemente se arrojaron a un pozo o zanja junto a la tumba de una persona noble". El problema es que es prácticamente imposible señalar los entierros sacerdotales.
  5. Roles de género. Según el análisis de N. Matveyeva en los entierros de Sargat, "cada hombre actúa como un guerrero, un tercio de las mujeres son enterradas con armas y las puntas de flecha de combate están en entierros de niños". Un ejemplo de una necrópolis de un escuadrón militar es Abatsky I, donde no había tumbas para niños, se encontraron armas no solo en los entierros de hombres sino también en todos.

Las tumbas de las mujeres con armas entre los sargatas son aún más comunes que entre los sarmatas, quienes, gracias a historiadores antiguos, se han convertido en un ejemplo de un pueblo donde las mujeres luchan en igualdad de condiciones con los hombres.

"No hace mucho tiempo, se revisaron los datos sobre el número de mujeres" sauromatianas "(sexto - principios del siglo IV a. C.) enterradas con armas. Como resultado, apareció que la opinión predominante sobre la "beligerancia" de las mujeres de los primeros nómadas era muy exagerada. Entre los entierros femeninos con definiciones antropológicas, solo unos pocos contenían puntas de flecha individuales y una daga. En la muestra para los primeros sarmatas, aproximadamente los antropólogos identificaron el 11% de los entierros con armas como mujeres”, señalan los investigadores.

Sin embargo, como regla, los entierros de héroes con conchas de hueso o metal son masculinos. Aunque hay una excepción: N.P. Matveeva sugiere al menos una excepción: en el montículo 35 del cementerio Staro-Lybaevsky-4 (Pre-Tobolie), el entierro central contenía fragmentos de una cáscara de hueso y una espada, y los restos esqueléticos de él fueron identificados preliminarmente como pertenecientes a una mujer mayor de 25 años.

La participación directa de algunas mujeres de la cultura Sargat en las hostilidades puede considerarse probada sobre la base de datos paleo-antropológicos y la presencia de armas en las tumbas de las mujeres.

Sea como fuere, los investigadores señalan que al menos elementos de arneses y armas en entierros femeninos pueden ser evidencia de un alto estatus social, ya que en la Edad Media las reinas podían ser enterradas con armaduras.

Al mismo tiempo, existe una clara diferencia entre las culturas ecuestres y las culturas del carro.

Por lo tanto, en los entierros de las culturas de la comunidad de Andronovó, “los artículos que se fijan de manera confiable solo en entierros masculinos son categorías de inventario bastante raras: componentes de un complejo de carros, hachas, puntas de lanza, palos, así como artefactos asociados con el trabajo en metal de 37.5% de los hombres acompañaron puntas de flecha".

"En los entierros de mujeres, no hay armas en absoluto, con la excepción de puntas de flecha simples y mejillas de cuerno".

Así, la cultura hipermasculina de los sargatas se distinguió por una cierta masculinidad de una parte significativa de las mujeres. Esta es una característica de la sociedad turaniana, que se confirma no solo por los informes de los historiadores, sino también por los datos arqueológicos.

Se pueden ver dos tipos de guerreros indoeuropeos en las figuras del auriga y el jinete. El auriga está involucrado en la batalla, pero más separado de los caballos. Se pone de pie verticalmente y golpea a los enemigos desde un carro en movimiento. El carro como objeto sagrado también es importante para él. Este es un tipo regio. No es casualidad que el carro se convierta más tarde en un atributo del poder real, los faraones y los reyes asirios fueron representados en carros.

El jinete refleja un tipo de Turaniano ligeramente diferente, posterior con un comienzo feroz más claramente manifestado, que, sin embargo, tuvo una influencia decisiva en la formación de la cultura europea medieval. Sin embargo, algunas de las mujeres también son masculinoides, lo que casi no se manifiesta en la arqueología previa de los europeos extranjeros.

Bibliografía:

  • Коваль Андрей. Индоевропейская психосоматическая колесница и крылатая Федра (Koval, Andrey. Carropsicosomático indoeuropeo y Fedra alada)
  • Кони, колесницы и колесничие степей Евразии. Коллективная монография. Екатеринбург-Самара-Донецк. 2010 (Caballos, carros y carros de las estepas de Eurasia. Monografía colectiva. Ekaterimburgo-Samara-Donetsk. 2010)
  • Соловьёв А. Сибирское вооружение: от каменного века до средневековья. Новосибирск, 2003 г. (Solovyov A. Armas siberianas: desde la Edad de Piedra hasta la Edad Media. Novosibirsk, 2003)
  • Берсенева Н.А. Возрастная и гендерная дифференциация в обществах Южного Урала II тыс. до.н.э. (по материалам погребальных памятников). Автореферат диссертации на соискание ученой степени доктора исторических наук- https://archaeology.nsc.ru/wp-content/uploads/2019/07/Berseneva_NA_aref.pdf (Berseneva N.A. Diferenciación de edad y género en las sociedades de los Urales del Sur en el segundo milenio antes de Cristo. [basado en materiales de sitios de entierro]. Resumen de una disertación para el grado de Doctor en Ciencias Históricas -)
  • Берсенева Н.А. Погребальные памятники саргатской культуры Среднего Прииртышья: гендерный анализ/Археология, этнография и антропология Евразии 3 (43) 2010 (Berseneva N.A. Entierros de la cultura Sargat de la región Irtysh media: análisis de género / arqueología, etnografía y antropología de Eurasia 3 (43) 2010)
  • Кукушкин И.А. Мировоззрение и традиции населения андроновской историко-культурно общности (по данным погребальной обрядности)/ Вестник НГУ. Серия: История, филология. 2018. Том 17, №5: Археология и этнография(Kukushkin I.A. Cosmovisión y tradiciones de la población de la comunidad histórica y cultural de Andronovo [según los rituales funerarios] / Vestnik NSU. Serie: Historia, Filología. 2018 Vol. 17, No.5: Arqueología y Etnografía)
  • Матвеева, Н. П. Взаимодействие населения раннего железного века в Притоболье: микрохронология комплексов Рафайловского кургана / Н. П. Матвеева // AB ORIGINE : археолого-этнографический сборник / Министерство науки и высшего образования РФ, Тюменский государственный университет, Институт социально-гуманитарных наук; отв. ред. Н. П. Матвеева. - Тюмень : Изд-во Тюм. гос. ун-та, 2018. - Вып. 10 (Matveeva, N.P. La interacción de la población de la Edad del Hierro temprana en la región de Tobol: microcronología de los complejos del montículo Rafailovsky / N.P. Matveeva // AB ORIGINE: una colección arqueológica y etnográfica / Ministerio de Ciencia y Educación Superior de la Federación de Rusia, Universidad Estatal de Tyumen, Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades ; otv. ed. N.P. Matveeva. - Tyumen: editorial Tyum. estado Universidad, 2018. - Edición. Diez)
  • Н.П. Матвеева. Социально-экономические структуры населения Западной Сибири в раннем железном веке. Наука. Сибирская издательская фирма РАН, 2000. (NOTARIO PÚBLICO. Matveeva Estructuras socioeconómicas de la población de Siberia occidental a principios de la Edad del Hierro. La ciencia. Empresa editorial siberiana RAS, 2000).

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

HONOR Y RESPETO

PARA LOS QUE NOS DEJARON POR EL COVID-19

El Tiempo por Meteoblue