Libros Recomendados

Anton Bryukov

En artículos anteriores, tocamos los problemas del monarquismo social, que es un desarrollo de la Cuarta Teoría Política, teorizada por el filósofo Alexander Dugin. Vladimir Karpets, autor del libro "Monarquismo social", propuso el desarrollo teórico e ideológico del 4TP, basado en los valores y la experiencia histórica de Rusia-Eurasia. Entre los predecesores de la teoría del monarquismo social se pueden citar a Konstantin Leontiev y Leo Tijomirov.

En este artículo tocaremos el tema del género. El género es el tipo de identidad más importante con el que nace una persona y que la forma como persona a lo largo de su vida. Debería decirse de inmediato que rechazamos dos extremos radicales: el feminismo frenético del Occidente en decadencia y las opiniones excesivamente exageradas de algunos representantes del ala conservadora. Siendo conservadores consecuentes, procederemos según la lógica de la historia rusa y la civilización rusa. ¿Cuál era la visión rusa del género? Esto es lo que dice Alexander Dugin al referirse al tema de la familia rusa.

La familia rusa no es pronunciadamente masculina o femenina, sino que es andrógina, autosuficiente y equilibrada. Esto significa que la familia rusa no tiene "desequilibrios", ya sea en el ultra-patriarcalismo, o, menos aún, en el matriarcado. La familia rusa debería ser un todo: marido y mujer. En cierto sentido, esta es la unidad básica de la sociedad. El ideal y la guía para la sociedad social-monárquica será la familia del Zar. En muchos sentidos, las personas se unirán a los valores familiares, mirando a la familia Real.

La extrema masculinidad de Occidente condujo a neurosis sociales, lo que, como resultado, condujo a una ola de feminismo radical. Como en otros lugares, cuando la complejidad floreciente se mueve hacia una simplificación secundaria, vemos la descomposición completa del organismo social y la sociedad. Una mujer que está en la posición del feminismo radical es solo una parodia de una persona, literalmente pierde su identidad de género, y con ella los roles sociales y, por lo tanto, su género humano. El ultra-feminismo es la lucha de una mujer para ser "como un hombre" en todo. Las feministas de la "nueva ola" propusieron la idea de que una mujer es más importante que el hombre y, además, el mundo no necesita este último. La lesbiana Julie Bindel, por ejemplo, sugirió "poner hombres en campos de concentración" y luego "alquilarlos desde allí". Todo esto es evidencia de las profundas enfermedades de la sociedad, así como de los trastornos mentales de masas de dichos ciudadanos.

El "chovinismo" ultra-patriarcal tampoco ve a nada en la mujer, excepto a la "esclava de la cocina". Tal ética surgió en Occidente como consecuencia de las características de su civilización y generó, entre otras cosas, el fenómeno del feminismo descrito anteriormente como respuesta. Ambos extremos son enfermedades sociales y deben ser ajenos a los valores del conservador ruso.

Y si a nivel celular la base el monarquismo social solo asume una estricta adhesión a la esencia de la familia rusa en su aspecto equilibrado, entonces el lado político del problema requiere una consideración por separado.

Para empezar, denotamos algo importante. Las identidades masculina y femenina son fundamentalmente diferentes. Son tan diferentes como lo diurno y lo nocturno. La civilización de Europa Occidental, en su impulso hacia la simplificación secundaria y la omnisciencia, busca derribar todas las formas de identidad, incluido el género. Ya escribimos sobre los resultados de esto arriba. Reconocemos no la desigualdad de género, sino su alteridad. Esto significa que algunos arquetipos de conciencia, rasgos de carácter y procesos de pensamiento son diferentes para los representantes de diferentes géneros, lo que no debería conducir a la idea de su desigualdad radical. Más bien, siguiendo las ideas del filósofo ruso Gregory Skovoroda, afirmamos la idea de afinidad, necesaria para el desarrollo armonioso del ser humano. La afinidad implica el desarrollo de lo que una persona dispone. En consecuencia, al tener en cuenta el papel social en la sociedad, es necesario tener en cuenta la identidad de género de una persona, sin la cual su desarrollo armonioso es imposible.

También es necesario mencionar el tema del monacato. Rusia es un país ortodoxo, a pesar del hecho de que la civilización euroasiática es una complejidad floreciente en la que, además de la ortodoxia, operan otras religiones tradicionales, no se puede negar el papel clave de la ortodoxia en la formación del Estado. Konstantin Leontiev escribió sobre el monasticismo: “El ideal de la renuncia superior, una vez asimilado tanto por la razón como por el corazón, ciertamente afectará uno más y al otro menos - en los gustos mundanos personales, en los sentimientos de tal estado, en las reglas familiares. El monasticismo ya es tan útil para los laicos que desean establecerse en el cristianismo, que enseña, en primer lugar, a cuidarse a sí mismo, a cuidar su vida futura, y "todo lo demás se seguirá de allí". Y no importa cuán malos seamos, ya sea por nuestra naturaleza o por las condiciones desfavorables de nuestro desarrollo anterior, con una atención similar a nosotros mismos, con miedo a pecar, en la memoria del Juicio Final de Cristo, sin embargo, seremos algo más respetuosos con otras personas, más justos y amables".

El monasticismo es el camino de la parte elegida de la sociedad, su verdadera élite espiritual, pero este ideal extremo de renuncia puede y debe ser un faro para los laicos y dirigir la familia. Debe recordarse que en la ortodoxia la vida familiar es bendecida y no se entiende como un pecado, como en algunas herejías y, en parte, en el catolicismo. No se reduce a "deberes" solamente, no solo al nacimiento. También es importante tener en cuenta que el aborto es en cualquier caso un asesinato. La vida familiar es una manifestación del amor y un baluarte de integridad familiar. La comprensión ortodoxa de la familia ideal se combina con el valor más alto del ascetismo monástico como guía para la familia, pero no requiere el mismo ascetismo de la vida familiar. En este caso, por supuesto, la vida familiar es el servicio de la familia como la Pequeña Iglesia, a Dios, y el monacato es el camino del ascetismo personal profundo. Para otros pueblos del Imperio, su tradición espiritual debe dar forma a su vida, incluida la vida familiar.

No tocaremos el fenómeno de la feminidad y la masculinidad, ya que este es un tema para un estudio separado. Además, no hablaremos sobre algunas excepciones que suceden en la vida (por ejemplo, Juana de Arco). Lo que hablamos es cierto para la mayoría sociológica.

Pasemos a la esfera política. El monarquismo social presupone un sistema de representaciones patrimoniales (corporativas). Entre las representaciones profesionales y patrimoniales, como los ve Vitaly Tretyakov, por supuesto, hay un lugar para la representación de las mujeres. En cuanto a la participación de las mujeres en todas las demás áreas de actividades, todo depende de la compatibilidad de la identidad femenina y la posición propuesta. Debemos descartar las grandes ilusiones igualitarias de que los hombres y las mujeres son creados para cualquier tipo de trabajo. Por supuesto, los departamentos del poder con su aspecto Kshatriya (militar) fueron y son prerrogativa de los hombres en mayor medida. En consecuencia, los jefes de estos departamentos deben ser hombres. Lo contrario, incluso con las buenas cualidades personales del supuesto líder, podría romper la escala jerárquica y conducir a consecuencias irreversibles. El jefe de tales departamentos debe poseer ante todo cualidades puramente de valor.

Sin embargo, de la misma manera vemos que, por ejemplo, el Ministro de Cultura bien puede ser mujer. La presencia de atletas femeninas es absolutamente permisible, sin embargo, debe recordarse que los deportes profesionales son extremadamente perjudiciales para la salud, en contra de las creencias populares. Debe darse paso gradualmente a la educación física y al programa TRP (programa estatal de ejercicios en Rusia, ndt.), necesarios para el Estado en lugar de la moderna "carrera con dopaje". Es posible realizar desfiles de atletas en los que la imagen femenina también ocupa uno de los lugares clave.

Además, las mujeres pueden y deben desempeñar un papel importante en cuestiones de autogobierno local, industria ligera, hasta la gestión de ciertas industrias y la supervisión, por ejemplo, de la artesanía popular. En cierto modo, eso sería preferible. Naturalmente, esta persona debería tener los puntos de vista conservadores correctos. En el futuro, el soberano puede hacerse cargo de la cultura. Para mirar las cosas con sobriedad, debemos quitarle el velo general que Occidente está promoviendo de manera tan agresiva y contra el cual Konstantin Leontiev luchó. Este problema puede resolverse en parte mediante el retorno a la formación y educación separadas de niños y niñas. La imagen se complementará con un uniforme escolar hecho en las tradiciones inherentes a nuestra historia.

Ahora, con respecto al proceso de génesis del Estado. Lev Tikhomirov en su estudio "Estado monárquico", dedicado a la formación y al futuro destino de la monarquía en diferentes imperios, escribió: "En relación con lo social propiamente dicho, la humanidad generalmente experimenta dos etapas de desarrollo: la vida patriarcal... y la vida civil, pasando de una a otra a través de pasos discretos. La vida patriarcal es la vida de una familia ampliada, cuyos miembros están conectados no solo por su origen común, sino también por todo su poder moral y disciplinario. [...] El poder patriarcal es esencialmente monárquico".

También notamos que el Estado como tal (al menos cuando se trata de nuestro Estado) fue liderado y creado inicialmente por el príncipe y su escuadrón. Rurik fue llamado a crear un Estado que no se basara en un principio tribal. Aquí nuevamente volvemos a las obras de Leo Tikhomirov: “La idea principesca patrimonial siempre fue restrictiva para el poder del Gran Duque y luchó contra la idea de la autocracia, considerándola la usurpación de la ley patrimonial de los Rurikovichi. Una monarquía pura sobre esta base no podría haber surgido si no hubiera otras condiciones favorables para esto”.

Vale la pena señalar que entre las naciones que preservan el matriarcado, la estatalidad no se ha desarrollado como tal: permanecieron al nivel de la comunidad del clan. No tomamos en cuenta el matriarcado inicial como un fenómeno metafísico, también es un tema para estudios individuales, estamos hablando más sobre los ejemplos históricos de construcción del Estado imperial que conocemos. Este hecho indiscutible también muestra la esencia masculina apolínea del Estado. No se deriva en absoluto de este hecho de que las mujeres en general deberían ser privadas de la oportunidad de trabajar en el aparato estatal, además, siempre vemos que hay un cierto porcentaje de mujeres que son más adecuadas para ese trabajo.Aquí necesitamos el principio de la selección ideocrática dominante, de la que hablaron los euroasiáticos. En este caso, por supuesto, el objetivo de la ecuación por el bien de la ecuación no debería ser tomado en cuenta. En asuntos de cuadros de liderazgo, además de las agencias de aplicación de la ley acordadas, en primer lugar, debe considerar la calidad y la ideología de una persona, su sentido del deber y la percepción de la jerarquía. Como resultado, naturalmente, una parte del aparato estará ocupada por personal femenino calificado. En ningún caso debe evitarse, pero debe entenderse claramente que habrá una minoría de tales mujeres.

Hacer negocios con una mujer también es posible en algunos casos. Sin embargo, no es lo que ofrece el mundo occidental moderno. En cierto sentido, la mujer de negocios moderna es tanto una parodia de un hombre como una feminista, aunque esto no siempre se manifiesta tan claramente. En nuestro caso, el "negocio" implica más bien la gestión tradicional rusa, incluso en su aspecto comercial. La participación de las mujeres en la formación de la élite creativa del país, tanto en la escritura como en el arte y el cine, también es bienvenida. Esto también incluye el canto, el baile, el teatro. El arquetipo femenino en estética, tan característico de la cultura rusa, debería seguir inspirando la creatividad de muchas personas.

Una vez dicho todo esto, observamos que, en una sociedad tradicional saludable, como ya hemos dicho, la familia es la unidad básica. Y para una mujer, un Estado que tiene una función social debe, en primer lugar, dar todas las condiciones para una maternidad feliz, aunque al mismo tiempo no debe limitarse a ella, y permitir que quienes la necesitan se desarrollen en todos los aspectos anteriores. En general, el enfoque soviético de la esfera social, menos el marxismo y el prolet-cult, combinado con los valores tradicionales de los pueblos de Rusia y Eurasia, y, en primer lugar, por supuesto, la ortodoxia, deberían crear una experiencia completamente única del Estado social del patrimonio corporativo, pero no sin ascensores sociales. Asegurándose de crear un programa para ayudar a una familia joven, y debería funcionar bien y estar libre de los problemas que sufre, por ejemplo, el programa hipotecario moderno. El capital materno también debe permanecer. Debería aumentarse ligeramente.

La cuestión clave del monarquismo social es el regreso de los pueblos de Eurasia y, sobre todo, del pueblo ruso, a la tierra. Esto se puede llamar un programa voluntario de desurbanización. Las familias jóvenes deben recibir tierras para uso gratuito, pero sin derecho a venderlas.

El monarquismo social implica una combinación de la desurbanización reflexiva, el desarrollo rural, combinado con la transición de la tecnosfera al sexto orden tecnológico.

Como resultado, el monarquismo social presupone la preservación de la estructura social de la sociedad tradicional, mientras que la actitud hacia el género debe basarse en los valores de Rusia-Eurasia, evitando los extremos, desafortunadamente, tan característicos de ahora. Ivan Solonevich llamó a la monarquía una "dictadura de conciencia" y dijo que el sistema monárquico, en particular, la Rusia Moscovita, en primer lugar, correspondía al sentido común. Sobre el tema de género, esta regla debe ser observada.

Traducción de Juan Gabriel Caro Rivera

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

El Tiempo por Meteoblue