Alexandr Prokhanov

Entrevista del editor en jefe del periódico Zavtra con el líder del Movimiento Eurasiático Internacional, Alexander Dugin.

Alexander PROKHANOV.

Alexander Gelievich, no soy el único que piensa que eres muy grande, tal vez incluso el único ideólogo en Rusia. Nos conocimos cuando, después de 1991, pusiste en la palestra importantes ideas para la conciencia rusa, como el eurasianismo, la revolución conservadora. Eres dueño del renacimiento y el enraizamiento de una disciplina como la geopolítica.

Y todo esto pasó rápidamente, poco a poco, todo esto fue asimilado por la sociedad. Era, por supuesto, extraño, porque estas ideas eran tan nuevas y grandes. Parecía que no estábamos listos para su asimilación, sin embargo, todo esto fue absorbido al instante y ahora vive como una especie de rutina ideológica. ¿Qué es lo que ahora está maduró para ti? ¿Qué ideología estás listo para inyectar en nuestro cuerpo ruso, receptivo a tus ideas?

Alexander DUGIN.

Gracias, Alexander Andreyevich, por tal evaluación. Quiero recordar que nos conocimos a fines de los 80. Lleve a su revista de Literatura soviética un artículo titulado “El fin de la era proletaria”, que nadie en ninguna parte de la Unión Soviética, incluso durante la Perestroika más abierta, se aventuraría a publicar. Pero usted, como partidario del Imperio soviético, lo puso en la revista. Entonces me sorprendio.

Nuestra cooperación comenzó con esto, y todas esas ideas de las que habló, los términos que entraron en nuestro lenguaje, en nuestro discurso de ciencias políticas - Eurasianismo, geopolítica, revolución conservadora, tradicionalismo, conspirología - se mantuvieron en los periódicos de Den y Zavtra. Es decir, estamos conectados por una unidad fundamental. Por supuesto, sus puntos de vista fueron mucho más amplios, proporcionaron la plataforma a una variedad de pensadores. En un momento en que el sectarismo de otras publicaciones patrióticas las dividía muy estrictamente, tú trataste de unirlos. Fue una misión histórica. Es importante escribir un artículo, un libro, pero es igualmente importante publicarlo.

Si hablamos del futuro, todos los elementos anteriores fueron algunas etapas de trabajo. Lo que sonaba inesperado en los años 90 ahora se ha convertido en algo común. Ahora estoy preparando y completando el siguiente paso, que también parece no reclamarse hasta ahora, pero tal vez tenga el mismo destino que las ideas que se encarnan en la vida. La Unión Euroasiática es nuestra realidad, la geopolítica se enseña en todas partes, el tradicionalismo es algo común. Y el régimen en el que vivimos es en parte la implementación de nuestros sueños, proyectos...

Alexander PROKHANOV.

Eres un demiurgo, hablando entre nosotros.

Alexander DUGIN.

Somos juntos el demiurgo. Estamos cambiando el curso de la historia en la dirección en que lo consideramos necesario, y nada se compara con este gusto. Ni la riqueza, ni el éxito, ni el poder. Todas estas cosas son intoxicantes, por supuesto. Pero el sabor de la creación de la historia es mucho más fuerte.

Por cierto, otro modelo muy importante es el Nacional Bolchevismo. Esto no es única y exclusivamente una iniciativa juvenil, un partido. Es una ideología, es un método para entender nuestra historia. Hay una explicación marxista para el período soviético. Pero como fenómeno nacional, el sovietismo no fue comprendido. Fue el Nacional Bolchevismo el que se convirtió en el modelo de comprensión nacional del período soviético.

El Nacional Bolchevismo me llevó a la idea de que el modelo político ruso está determinado por la política de derecha y las economías de izquierda. Esta es una combinación de la política de la derecha (conservadurismo, tradición, valores religiosos y familiares) y la economía de la izquierda (justicia social, un Estado fuerte). Lo que es característico es que el liberalismo moderno se construye al contrario: una política de izquierda y una economía de derecha.

Habiendo completado en algún momento el modelo nacional-bolchevique, euroasiático, comencé a darle a esto un carácter científico más formal. Durante seis años dirigí el Departamento de Sociología de las Relaciones Internacionales de la Universidad Estatal de Moscú y trabajé allí para llegar a la siguiente etapa. Como resultado, tomaron forma los siguientes dos pasos, a los que nadie había prestado atención todavía, pero este es el mapa del mañana. Estoy hablando de la Cuarta Teoría Política y la Teoría de un Mundo Multipolar. Estos son dos lados de la misma teoría. Y este es un nivel aún más alto de generalización: la Cuarta Teoría Política, que argumenta que debemos ir más allá del liberalismo, el comunismo y el fascismo. Todas estas ideologías pertenecen a la época de los Nuevos Tiempos europeos. Pero la Modernidad está agotado; el liberalismo derrotó al comunismo y al fascismo. Y cuando ganó, llegó a su propio fin. El liberalismo ha revelado su naturaleza totalitaria, con la que estamos tratando claramente. El liberalismo moderno es totalitario, global.

Y para enfrentarlo, en ningún caso se debe volver al comunismo o al fascismo, o incluso a sus mezclas nacional-bolcheviques, porque todo esto es igualmente moderno. La Cuarta Teoría Política propone ir más allá de los límites de la modernidad política, más allá del liberalismo, el comunismo y el fascismo, y combinar el futuro - postmodernidad, posmodernismo - con la tradición, con un retorno a la tradición, interpretada como eterna, y no como el pasado. En el espíritu de los Nuevos Tiempos, generalmente creemos que el presente cancela el pasado. Es una hipótesis del tiempo que cancela la eternidad. Pero la sociedad tradicional se basa en la hipótesis de la eternidad, no en el pasado. Por lo tanto, es posible proteger lo eterno tanto hoy como mañana. Es desde la eternidad que el tiempo toma su potencial significativo. La defensa de la eternidad a través de una apelación simultánea a lo premoderno y lo posmoderno es el significado de la Cuarta Teoría Política.

Alexander PROKHANOV.

¿La eternidad como primordial? ¿La eternidad como inmovilidad?

Alexander DUGIN.

Más bien, es como el movimiento de lo inmóvil. Lo que Aristóteles llamó el motor inmóvil es un eje fijo que hace que todo gire. Y esto no es una quietud congelada, es una quietud viva que organiza el tiempo a su alrededor. Platón dijo que el tiempo es una imagen de la eternidad. Pero cuando la imagen pierde su contacto con el original, entonces el tiempo comienza a desvelarse, a salir de su órbita, cae en la posmodernidad liberal, colapsa, comienza a repetirse, a reciclarse. Surge el fenómeno de la poshistoria, el "fin de la historia", como lo llamó Fukuyama.

Lo que estamos tratando es el tiempo que se ha caído de su eje. El retorno al eje, a imagen y semejanza del tiempo creado, es tarea de la Cuarta Teoría Política. Sobre esta base, se está construyendo un proyecto de futuro, que se materializa en la teoría de un mundo multipolar, ya que cada pueblo es su valor principal. Los pueblos se convierten en los portadores de la eternidad en cuestión, por lo que es imposible atravesarla, evitando a los pueblos. El universalismo es muy sutil. La unión de todo sucede a través de la profundización de cada nación en lo particular.

Alexander PROKHANOV.

Pero como categoría religiosa, ¿qué es la eternidad?

Alexander DUGIN.

Las religiones son diferentes. Para nosotros es la Santísima Trinidad. La eternidad es una propiedad de Dios en nuestra tradición cristiana ortodoxa. Y, en general, la transición a la política, a la cultura, basada en el tiempo y el devenir, es imposible sin el ateísmo, sin el desmantelamiento de Dios, sin el derrocamiento de la religión...

Alexander PROKHANOV.

¿Debemos entender lo que Dios quiere y ponerlo en práctica en una forma política, familiar y espiritual?

Alexander DUGIN.

No exactamente. Creo que lo más importante en el proyecto de la Cuarta Teoría Política es abordar seriamente la instancia de la Eternidad. La Eternidad nos habla de muchas maneras. Ella nos habla a través de la religión. Cristo es el Dios Eterno que se hizo hombre. En él, el tiempo y la Eternidad se cruzan. Para nosotros los cristianos, la Eternidad es bastante concreta: es Cristo, es Dios. Y el estuvo dentro del tiempo. Él vino a la humanidad. En consecuencia, la Iglesia es una especie de expansión del mensaje de la Eternidad. Esta es la Iglesia Eterna que vive a través de la Iglesia terrenal. Por lo tanto, para nosotros, la entrada a la Eternidad son los sacramentos. Nuestra Iglesia es una Eternidad explicada. Pero para otras religiones, la Eternidad se afirma de manera diferente.

Alexander PROKHANOV.

Pero para alcanzar el conocimiento de Dios, se necesita una experiencia mística. La experiencia mística la poseen individuos y, posiblemente, naciones enteras. ¿Cómo operar con la eternidad para que se proyecte en el mundo de la ciudad, en el mundo del asfalto y el concreto? ¿Necesitas sacerdotes? ¿Necesitas un guía? ¿Necesitas traductores de esto en la política, en la cultura?

Alexander DUGIN.

Si observamos cuidadosamente cómo está estructurado nuestro mundo, nos damos cuenta de que está construido sobre una fórmula matemática de la que se excluye la eternidad, y donde la eternidad es reemplazada por el concepto de tiempo. Además, esta fórmula matemática está rodeada de otras fórmulas secundarias: concreto, asfalto, democracia, parlamentarismo, mercado, choque de civilizaciones, cumbres mundiales. Todo esto no es más que el desarrollo de la misma fórmula viciosa original. Excluye la eternidad como fenómeno y dice: por qué necesitamos la eternidad, ella solo nos detiene, rompamos y construyamos un mundo nuevo. Hoy este mundo ya está en las cosas. Y al principio estaba en las ideas. Y derrotarlo al nivel de las cosas, al nivel de las tecnologías alternativas, por ejemplo, del desarrollo económico, es imposible, porque mientras estamos en este sistema de coordenadas, estamos dentro del marco de una fórmula absolutamente viciosa basada en la exclusión de la eternidad.

Y si simplemente presentamos esta fórmula, incluso sin una experiencia mística, todas las ecuaciones se reorganizarán. Comenzando con la ecuación más importante: tiempo y eternidad. Otros modelos políticos, sociales, económicos y culturales comenzarán a alinearse. Y, por supuesto, alguien quiere experimentar la eternidad. Van al monte Athos, a Valaam, a los bosques y monasterios. Una cultura que reconoce la eternidad, crea, entre otras cosas, instituciones especiales para contemplar esta eternidad. Este es un camino personal, pero no lo es del todo. Además, diría que esto no es lo más importante. En la Cuarta Teoría Política y en la Teoría del Mundo Multipolar, solo muestro que es necesario cambiar los principios teóricos, los parámetros básicos, y obtenemos una filosofía completamente diferente, una ciencia diferente, una tecnología diferente. El concepto mismo de tecnología deja de ser lo que es en nuestro mundo en función del tiempo. Y este enfoque no está completamente relacionado con el misticismo, porque se puede construir un modelo científico completamente racional sobre la hipótesis de la eternidad.

Alexander PROKHANOV.

Imagina cómo se vería una ciudad que esté construida de acuerdo con tus puntos de vista.

Alexander DUGIN.

Primero, debe ser concéntrico. Si quisiéramos esta ciudad ahora, volveríamos al Moscú antes del período previo al cisma. En el centro está el eje, la encarnación de la eternidad misma en el mundo humano. El Zar y el Patriarca, lo espiritual y lo terrenal, conectados entre sí. Esta ciudad se construye alrededor de su centro. El centro es sagrado. Hay un palacio y un templo en él. Los dos niveles de la eternidad: la eternidad del cielo, que se encarna en el patriarca, en la Iglesia, y la eternidad de la tierra, cuyo motor inmóvil es el Zar. En consecuencia, a su alrededor esta eternidad diverge en rayos, a medida que el sol desciende verticalmente. Se está creando un Estado o sociedad vertical. Pero no se crea únicamente sobre el principio de quién es más rico, quién es más tramposo o incluso más activo. Sino según el principio de quién es más inteligente, quién es más valiente. Por lo tanto, la clase monástica cumple la función de la élite intelectual, y la pureza de su experiencia y la eternidad es una garantía de que sus trabajos científicos serán verdaderos. Además, uno que está dispuesto a sacrificar su vida por todos se convierte en el maestro de otros que son más cobardes. Así es como toma forma la jerarquía militar. A partir de esta jerarquía militar y espiritual se forma la élite de la sociedad. Otro estamento tradicional son los trabajadores, que representan el tercer nivel. Viven, por ejemplo, fuera del centro de la ciudad, creando palacios en la tierra, solo a partir de troncos, y creando los mismos sistemas jerárquicos, solo que a nivel familiar o de clanes. Entonces llegamos al ideal de la Santa Rusia. Existe la Santa Rusia – hemos llegado al siglo XXI. Con otros materiales, pero con formas eternas.

Alexander PROKHANOV.

Tales civilizaciones existieron, por ejemplo, en el antiguo Egipto.

Alexander DUGIN.

Casi siempre existieron, en comparación con los Nuevos Tiempos. En general, los Nuevos Tiempos son una especie de espejismo, un entenebrecimiento de la conciencia. Durante milenios, estas civilizaciones han existido. Y en este contexto apareció una cierta anomalía: la Época de la Iluminación. La civilización basada en el modelo de la Ilustración ha existido durante trescientos años, durante los cuales simplemente arruinó el planeta, arruinó las vidas humanas, destruyó las identidades y, con el desarrollo tecnológico, prácticamente convirtió a las personas en masas de semi-robot. En general, ha convertido a la humanidad en un enorme basurero. ¡Por trescientos años!Y antes de eso, existían los mismos faraones en Egipto con sus ritos sacerdotales y con sus animales sagrados de todos los tiempos: las dinastías, los Estados cambian, pero el principio siempre era preservado. Tenía su propia dinámica, pero en todas partes era una sociedad tradicional.

Y el cristianismo trajo un aspecto impresionante a la sociedad tradicional, casi se convirtió en la coronación de la civilización sagrada. La filosofía griega, el espíritu iraní del misticismo de la luz, la doctrina del reino: todo esto llegó al cristianismo. Por lo tanto, el cristianismo podría reclamar la universalidad en la sociedad tradicional. Hasta cierto momento fue así.

Creo que imaginar esto en el futuro es muy fácil. Precisamente porque siempre existió, se puede decir, siempre de una manera nueva, pero con su base girando alrededor del eje de la eternidad. Solo en los últimos trescientos años en Occidente han decidido derribar esta vertical. Y la derribaron con éxito. ¡En solo trescientos años de Modernidad, hemos roto el eje! Mientras que los egipcios, iraníes, hindúes han existido durante milenios. Y aquí aparecen los arrogantes europeos y dicen: ellos están subdesarrollados, ellos son estúpidos, estas personas tienen un PIB per cápita insuficiente, así que "les llevamos ustedes el progreso". Sobre la base de estos principios mundanos, las culturas antiguas comenzaron a ser juzgadas y todo fue revertido. Pero, me parece, que esto se esta acabando.

Alexander PROKHANOV.

Entonces, ¿es la Cuarta Teoría Política un retorno a la pre-teoría? ¿Una especie limpieza del mugre, el óxido y la suciedad?

Alexander DUGIN.

Por un lado. Por otro lado, lo nuevo nace de lo eterno, porque lo eterno contiene en sí lo nuevo. ¿Pero qué pasó con la época moderna? Consideró que el tiempo es autosuficiente, que se puede alimentar de sí mismo, que lleva consigo el desarrollo y el progreso. Y eso no es así. Vivió de la absorción empírica de los viejos rayos de la eternidad. Es decir, lo moderno absorbió a lo más antiguo, las más antiguas formas de la civilización. Pero la eternidad siempre es fresca, siempre es nueva, siempre conlleva lo inesperado de lo que nunca antes había sucedido. Cada primavera, cada domingo de Cristo, cada Pascua es un acontecimiento. Acabamos de perder nuestra comprensión de esto. Hemos perdido nuestra comprensión de la vida al igual que nuestro descubrimiento de la eternidad. Por lo tanto, para nosotros, la inmortalidad del alma y la contemplación eterna de la Trinidad Eterna, sus rayos, son una abstracción o pertenecen al pasado. Pero esto no es así. Por lo tanto, la Cuarta Teoría Política no es una referencia al pasado. La eternidad es completamente diferente. La eternidad siempre es nueva. Cualquier contacto con la eternidad da lugar a un sentimiento de impulso creativo absoluto. Es decir, el futuro no solo está contenido en la eternidad. La eternidad nos está presionando para crear este futuro. La eternidad vive de nosotros, no está separada de nosotros.

Alexander PROKHANOV.

Entonces, ¿es una ilusión que las personas están construyendo la sociedad, creando ciudades, sistemas políticos, creando la historia? Resulta que la historia crea a las personas. La eternidad crea una situación. El tiempo se proyecta en una persona y le da esta o aquella una forma temporal. Y si es así, entonces el cambio de lo eterno a lo temporal es también un capricho de la historia misma. Esto no fue hecho por inventores, alquimistas, buscadores de la piedra filosofal. Se hizo en el tiempo mismo. Por alguna razón se encontraba encerrado en su antigua copa. Se ha desbordado más allá de sus límites. Ahora podemos esperar que regrese a su lugar, y nuevamente esto no es un problema de nuestra construcción, no es un problema de nuestra revolución humana, sino un problema del tiempo mismo, de la historia misma. Se derramará en el lugar que ha creado, y luego lo dejará. Y esta colmena se vaciará, y la historia pasará a otros procesos.

Alexander DUGIN.

Cuando razonamos así, resulta que existe una persona que crea algo por sí misma, y existe una eternidad que es diferente. Pero nuestra relación con la eternidad es más sutil. Nuestra relación con la eternidad y con la lógica de la historia no es solo que alguien cree su proyecto, sino que somos solo figuras. De hecho, el hombre es el representante de la eternidad, y toma decisiones.

Tengo una orientación filosófica separada sobre el Sujeto Radical. Por supuesto, aquí somos peones, pero ni siquiera somos peones de la eternidad o la historia, sino peones de los paradigmas, los códigos. ¿Pero quién instala este código? Esto somos, solo en nuestra dimensión eterna. En realidad, somos precisamente las criaturas de la eternidad, somos almas de luz. Y las almas de luz que tienen la autoridad para crear el mundo pueden hacer el mundo de todos modos. Pueden crearlo en el espíritu de la eternidad y convertirse en compañeros del Creador; luego construyen una sociedad tradicional, cuando toda la cultura se convierte en una especie de himno de la eternidad. De ahí su carácter sublime: todo se eleva.

Pero el infierno se puede construir en la tierra, somos libres en esto. Es decir, mucho depende de nosotros precisamente porque somos los portadores del principio creador de que la eternidad se envuelve en las personas. Una vez tomamos la decisión de sacrificar la eternidad por el tiempo, construir el paraíso en la tierra sin Dios. Y este se convirtió en el infierno. Pero esa es nuestra responsabilidad. Pero este poder que nos fue dado es nuestra libertad. Y no solo todo volverá por sí solo. Fue una prueba, y los que siguieron la Modernidad no pasaron la prueba. Traicionaron lo más importante y más valioso que define a una persona humana. En última instancia, traicionaron al hombre, y ahora estamos viendo una transición a una época poshumana con la posmodernidad. La robotización, la ciborgtización: el último paso para matar a lo humano en los seres humanos. Pero comenzó en los albores de los Nuevos Tiempos. Y ahora lo que está al final de este período, lo que ya está viviendo después del desastre, es decir, ya en el límite, no son solo los pequeños hombres miserables que levantan la mano, claman a Dios: sálvanos, construye un mundo nuevo. No, esta es la eternidad que está en nosotros y que nos empuja a cambiar el curso de la historia en la dirección opuesta y participar en el juicio de la historia. Esta es la Cuarta Teoría Política. Y para construir ese mundo, que no se basará en patrones humanos, sino como dicen el Salmo de la Biblia: "Señor, no a nosotros, no a nosotros, sino en tu nombre a tu nombre". No debería ser la creación humana, sino la co-creación con Dios. Es decir, el futuro no está siendo construido por nosotros, sino no sin nosotros. Debemos construir este futuro no para nosotros, no para vivir aún más cómodamente, con privilegios, absolutamente no para esto. Debemos entender que la orientación de una persona hacia sí misma no es más que el asesinato por parte de un hombre de sí mismo, su dignidad interior. Encontrar la eternidad dentro es el problema. Pasamos la prueba de la Modernidad, lo perdimos todo, pero algo permaneció cierto, algo no perdió contacto con lo que es el arquetipo humano. Aunque Occidente decidió perder lo humano por completo. El nuevo presidente de Francia, al parecer, realmente afirma ser el Anticristo del mundo. Él es un circuito del sistema, imaginándose a sí mismo como moshiach (mesías) global. Ya se está acercando el mesías electrónico, que será la última palabra de la civilización, rodando hacia el abismo. Macron se parece a un ciborg. El próximo Macron, o Micron, ya será un robot real.

Alexander PROKHANOV.

Confías en las civilizaciones antiguas, en las sociedades tradicionales. Pero después de todo, ¿cuál es el nacimiento del cristianismo? Una negación de las sociedades tradicionales. Las sociedades tradicionales llevaron a la humanidad a un punto muerto, la llevaron a Sodoma. Cristo pareció cambiar este trágico determinismo, cuando las personas llegaron a esta oscuridad absoluta. Cristo es una gran revolución espiritual. Entonces, ¿por qué idealizar estas sociedades precristianas? Hicieron lo que la sociedad poscristiana está haciendo ahora.

Alexander DUGIN.

Y la sociedad cristiana ha llegado a lo mismo. Esta es una ley, la ley de la entropía...

Alexander PROKHANOV.

No existe tal ley. Esta es una ley física. La ley de la entropía es una ley física.

Alexander DUGIN.

No exactamente. Una persona toma una decisión sobre el esfuerzo o la laxitud. Y, por ejemplo, si los sodomitas tomaron una decisión sobre la laxitud, entonces Abraham tomó una decisión sobre la autodisciplina, una decisión sobre la piedad. Y después de Sodoma hubo un período de prosperidad de la civilización sagrada espiritual. Por lo tanto, no se puede decir que todo es degradante. Solo en una situación determinada, el cristianismo, como sucedió en Occidente e incluso en nuestro país, y como en otras religiones, decide no apoyar el fuego de la Sagrada Tradición...

Alexander PROKHANOV.

¿Pero es este el trabajo de manos humanas?

Alexander DUGIN.

Es una cuestión de decisión. Después de todo, el hombre también es una criatura poderosa.

Alexander PROKHANOV.

Entonces, ¿la eternidad cada cierto tiempo se hace pedazos?

Alexander DUGIN.

Si. La eternidad crea libertad. La eternidad se manifiesta en la libertad. Y la libertad se puede usar tanto en una forma como en otra. Esta es la apertura de la historia sagrada. La historia se vuelve sagrada cuando esta elección está ahí, cuando podemos seguir el camino de Sodoma o el camino de Abraham. ¿Cuándo podemos seguir el camino de Cristo o el camino del Gran Inquisidor? La tradición cristiana misma, como cualquier sociedad sagrada, conlleva la posibilidad de la sustitución. Esto es lo que pasó. Los Viejos Creyentes señalan directamente dónde y cuándo sucedió esto. Desde el punto de vista de los ortodoxos, la Iglesia Occidental presento una situación de apostasía aún más antigua. Ninguna religión está a salvo de esto. Esta es precisamente su mayor responsabilidad: después de haber elegido la enseñanza sagrada, aún no somos inmunes al hecho de que, incluso habiendo emprendido el camino correcto, no necesariamente alcanzaremos el objetivo correcto.

Alexander PROKHANOV.

Además, dado que tenemos libertad de elección, esta libertad finalmente nos lleva a Sodoma, y es necesaria una intervención externa. Entonces, en esencia, la eternidad conduce a la humanidad y, por lo tanto, a sí misma en un callejón sin salida, de modo que la eternidad interviene en la eternidad. ¿Entonces la segunda venida?

Alexander DUGIN.

Por supuesto.

Alexander PROKHANOV.

Luego, la Segunda Venida: ¿es esta la encarnación de la Cuarta Teoría Política?

Alexander DUGIN.

Sería demasiado. Creo que uno debería ser más modesto aquí. No estoy tratando de crear una nueva escatología, soy un creyente ortodoxo y me adhiero a las normas que existen en nuestra Tradición. Estoy interesado en otra cosa. La Cuarta Teoría Política está orientada no tanto a la expectativa de la Segunda Venida como a su atractivo desde el lado del hombre. No podemos acelerar ni frenar esta venida. Pero podemos hacerlo libremente nosotros mismos. La Segunda Venida no depende de nosotros. Podemos estar listos para ello o no, sucederá cuando Dios lo considere necesario. Pero nosotros mismos podemos actuar aquí y ahora sin esperar nada. Podemos tomar la decisión que tomaron nuestros antepasados, pero solo en una dirección diferente, avanzando en la dirección de la Modernidad. O recurrir a una fórmula completamente diferente, a la fórmula de la eternidad, recurrir a la tradición.

Alexander PROKHANOV.

Pero no importa lo que hagamos, la Segunda Venida es inevitable de todos modos. No estamos hablando del momento ni de los tiempos. Entonces, es inevitable. No importa cómo la esquivemos aquí e intentemos mejorarnos a nosotros mismos o a nuestro mundo, no podemos prescindir de la Segunda Venida.

Alexander DUGIN.

No es para nosotros, nosotros somos para ella. No es que sea completamente independiente de nosotros. También vendrá por una conexión muy sutil con lo que somos, lo que hacemos, cómo vivimos, en qué nos enfocamos. Y la Cuarta Teoría Política se refiere al hombre para que cambie su actitud hacia la eternidad. Podemos hacer esto, podemos revisar, hacer un gran análisis de los escombros de la Modernidad. Podemos regresar a la sociedad tradicional por nuestra cuenta, y todos podemos regresar por nuestra cuenta. Y si uno regresa, entonces llamaremos a otros. Entonces, un hombre es un guerrero, y dos personas ya son el todo...

Alexander PROKHANOV.

La Armada.

Alexander DUGIN.

Si. Cristo dijo: "Donde dos o tres se reúnen en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos". Y si Él está con nosotros, entonces nadie está en contra de nosotros. Es muy importante que la Cuarta Teoría Política en este caso no afecte a la teología. Ella habla a las personas en un idioma que es comprensible para un musulmán, un latinoamericano, un indio y un europeo. Deliberadamente evito los detalles de nuestra religión ortodoxa. Estoy tratando de describir esto en una forma que todos entiendan. Es curioso que la Cuarta Teoría Política en Rusia siga siendo un libro cerrado. Ella no despertó ningún interés. Nada mal. Pero este libro mío está traducido a quince idiomas. Hablo con políticos, figuras públicas, filósofos, figuras religiosas de diferentes países, y todos ven lo suyo en él. Cada uno interpreta la Cuarta Teoría Política en el contexto tal como la entiende. Es decir, logré hacer lo más importante: crear un modelo que levante a las culturas, los pueblos y sistemas enteros contra la dominación liberal. Esta es la verdadera teoría profunda de la antiglobalización. Además, para evitar que todos los que se oponen al liberalismo sean empujados nuevamente al comunismo o al fascismo, las personas, al darse cuenta de estas tres o cuatro fórmulas y encontrar su propio lugar en ellas, usan esto de manera cada vez más efectiva.

Si la primera parte de mi actividad se centró en gran medida en Rusia, entonces la Teoría del Mundo Multipolar y la Cuarta Teoría Política son mucho más influyentes fuera de Rusia. Me sorprendió: me reuní con el presidente del parlamento iraní, y durante dos horas discutimos la relación de los pensadores iraníes y la Cuarta Teoría Política. ¡En detalle! Porque en Irán existe la tradición de interpretar a Heidegger en el marco del chiismo. Es decir, nos entendemos perfectamente. Y tales interlocutores están en Filipinas, en Argentina, sin hablar de Francia, Italia, los Estados Unidos. Por cierto, en Estados Unidos, el círculo de Trump está leyendo la Cuarta Teoría Política, y son solo las personas del círculo de Trump quienes lo han publicado y también varios de mis otros libros. Cada uno ve en él lo suyo, interpreta a su manera. Resulta que podemos, al menos a nivel de las fórmulas, crear una brecha importante en la base de la visión del liberalismo, demostrar el totalitarismo de esta ideología y conquistar el espacio para luchar de manera completa y equitativa. Los liberales niegan la posibilidad de la Cuarta Teoría Política. Recientemente, un artículo salió en mi contra en Newsweek: "aquí Dugin es un representante del fascismo-nacionalista, un partidario de Putin" (y esto es para ellos lo mismo que el fascismo). Luego citan el libro "La Cuarta Teoría Política" y estipulan que el mismo Dugin escribe que está en contra del liberalismo, el comunismo y el fascismo. Es decir, ahora se ven obligados a mentir abiertamente y citar de la "Cuarta Teoría Política" aquellos fragmentos que niegan lo que ellos mismos escriben. Y la gente en la red busca fácilmente el sitio de la Cuarta Teoría Política y no ve ningún fascismo allí, por el contrario, leen las críticas al fascismo.

La Cuarta Teoría Política es extremadamente importante, ya que cualquier rebelión de extrema derecha o extrema izquierda será barrida. Aquí está la rebelión europea actual contra el liberalismo: es populismo de izquierda (SYRIZA, "Podemos", "Cinco Estrellas") o de derecha (Marine Le Pen, "Alternativa para Alemania"). Y el liberalismo realmente quiere conducir la creciente protesta profunda hacia los viejos esquemas habituales, hacia el comunismo o el fascismo. Es lo que la Cuarta Teoría Política propone evitar. Ni siquiera para unir el comunismo y el fascismo, sino para dejar de lado las teorías de la Modernidad y avanzar en una dirección diferente. Y este es un mensaje extremadamente demandado.

Alexander PROKHANOV.

Tus ideas tienen un destino interesante. Los arrojas al mundo, no son asimilados por los que se adhieren a ellas, sino que de alguna manera extraña se filtran a la vida como tales. Y los procesos mismos que tienen lugar en nuestra sociedad se convierten en los portadores de estas ideas. Sin embargo, no pudiste crear una escuela; tienes relaciones bastante trágicas o dramáticas con los estudiantes. ¿Por qué? ¿Por qué las personas específicas no alcanzan un alto grado de comprensión tuyo? Al mismo tiempo, sus ideas no desaparecen en absoluto, por el contrario, se absorben en los procesos de la vida real.

Alexander DUGIN.

También lo pienso. Estoy de acuerdo en que esto es desagradable desde un punto de vista individual, aunque hay seguidores exitosos. Pero, por supuesto, estas escuelas no se adquieren a la escala que se poseen las ideas. Quizás el hecho es que hay una brecha entre el pueblo y la población, entre el pueblo y el individuo. Quizás a menudo me dirijo directamente a una persona, a un pueblo, a una historia. Y la historia me escucha, y el pueblo me escucha, y las instancias a las que apelo me escuchan. Y por separado, nadie. Es decir, estoy en una especie de desierto, pero este vive y responde. Constantemente interactúo con él, veo cómo se realizan mis proyectos, cómo se realizan. Pero no a una escala global.

Solía estar indignado y preocupado. En los últimos tiempos, ya he dejado de indignarme y sorprenderme. Me di cuenta de que mi conversación no era con ellos, es decir, no me importa en absoluto cómo me tratan las personas. Anteriormente, quería ser el capitán de un barco que tradujera los planes a la realidad. Y ahora veo que están encarnados sin un equipo, sin un barco, solo en base a mi sueño. Ni siquiera puedo decir que lo he soportado. Vi un cierto patrón en esto, porque para ser portadora de una idea, una persona necesita trabajar mucho. Y en nuestro tiempo, el mundo no brinda esa oportunidad. Cuántos seguidores y enemigos había. Incluso los enemigos se cansan de ser mis enemigos. Ellos atacan, atacan... Hay algunos que están poseídos y se aferran a ello, y me inspiran un profundo respeto. El odio profundo, como el amor profundo, es algo para reverenciar.

Alexander PROKHANOV.

El odio es la fuerza que convierte la leche en crema agria.

Alexander DUGIN.

Esta es una buena idea. Sí, lo más importante es que sea profundo. Los destellos de hostilidad, el escupir, las groserías son características de las almas bajas. Y odiar durante mucho tiempo, de forma venenosa, como un veneno a lo largo de mi vida, al menos esas cualidades me hacen reconocerlos. Esta es la atención que se debe prestar a mis ideas. Más o menos...

Alexander PROKHANOV.

Superaste este drama, le diste la espalda. Pero hay un drama del conocimiento. Para un investigador, para un visionario, una prueba muy grande es acercarse a la frontera del conocimiento. Donde se acaban las oportunidades y estás agotado, y frente a ti hay un gran misterio.

Alexander DUGIN.

No conozco este drama, porque para mí el mundo de la metafísica es un mundo abierto. El secreto del límite interno es que no está allí. Es solo que estamos completamente abiertos. Por lo tanto, cuando nos acercamos a la frontera, nos acercamos a un nuevo camino. Nos acercamos a un nuevo desafío.

Alexander PROKHANOV.

Pero esta frontera no solo está afuera, está dentro de ti. Este es el límite de tus posibilidades.

Alexander DUGIN.

Son interminables.

Alexander PROKHANOV.

Hay mundos desconocidos.

Alexander DUGIN.

Y gracias a Dios. Esto hace que el proceso sea verdaderamente eterno. Siempre existe algo que Gumiliov dijo: "Pero en el mundo hay otras áreas, la luna que atormenta por la sed. Para un poder superior, un valor superior, ambos son inalcanzables siempre". Y esto no es drama, es un desafío. Es genial que haya mundos así, es genial que haya fronteras, qué genial que lo trascendental nunca esté disponible. Esto hace que nuestro ser, en general, sea interminable. Y vamos, porque la figura principal de mi filosofía es el Sujeto Radical. No soy yo y tampoco tú, y nadie más. Esto es humano, que es lo absolutamente abierto y siempre consiste en superarse a uno mismo. El Sujeto Radical es más elevado que nuestra vida, por lo tanto, no comienza con nuestro nacimiento, con nuestros textos, con nuestra actividad. Cuando recurro a textos antiguos, cuando leo obras filosóficas y religiosas, veo su presencia. A veces me parece que el futuro se puede leer de la misma manera que el pasado. También es, fluye desde la eternidad. Y leer este futuro como un texto, por ejemplo, un libro no escrito o una imagen aún no creada por un artista, o una ciudad construida por un arquitecto no nacido, puede santificarme, porque todo esto es una creación del Sujeto Radical. Y este Sujeto Radical no tiene límites. Si estamos enfocados en él, si vivimos y nos movemos hacia él, entonces nosotros mismos gradualmente dejaremos de ser de interés. Ya no sufrimos por lo que entendemos o aceptamos, no estamos contentos cuando logramos el éxito, y especialmente ni siquiera nos importa nuestra vida y la de los demás, porque esto no es tan fundamental. ¡Ese fundamento que constituye el espíritu, el significado, las metas, los objetivos y, al mismo tiempo, la riqueza colosal de la mente y su brillo, que podemos ver indirectamente, es en sí mismo tan hermoso, completo, tan dramático y tan problemático en sí mismo! Porque percibo el mundo divino como una pregunta, y no como una respuesta. No creo que esta sea una cierta compensación para nuestras búsquedas. Este es el comienzo del viaje. Creo que lo divino es dinámico. La eternidad no está congelada, está absolutamente viva. Además, ella es lo que da vida a nuestra vida.

Alexander PROKHANOV.

Pero no puedes mantener esta condición a cada segundo. Es el momento. Un milagro te visita y te encuentras con el Sujeto Radical. Y ¿cuándo te alejas de él, no te desanimas, cuando la oscuridad viene hacia ti, no lloras por la noche?

Alexander DUGIN.

 

El hecho es que estas cosas coexisten. Una presencia real, de la que se puede hablar, tal vez incluso la presencia primaria, que todavía no definimos en términos religiosos o de otro tipo, que nunca se va. Coexiste con el drama. Una persona está molesta, perdida, triste, cae en la desesperación, se regocija, se divierte y no importa. Es decir, estos son algunos eventos, por así decirlo, en la superficie de nosotros mismos, nuestra dimensión interna no fluctúa, como un observador frío de nosotros mismos. Y nuestro drama, nuestros sufrimientos, lágrimas o éxtasis, no es nada. No es eso el hombre. El hombre está en esa dimensión que está cerrada y profundamente inaccesible para nosotros, en la que solo podemos actuar del otro lado. Somos la sombra de nosotros mismos. Y en la medida en que somos una sombra, todo sombra es peculiar para nosotros. Pero en la medida en que nosotros, los que arroja esta sombra, somos lo contrario. Plotino tiene una fórmula maravillosa: solo los juguetes toman en serio un juego. Es decir, en la medida en que somos juguetes, lloramos y nos regocijamos. Pero cómo jugar con nosotros mismos, esto no es tan importante para nosotros. Bueno, sí, existe una emoción mínima, pero no es lo que podría ser en otros casos.

Alexander PROKHANOV.

Tal vez, al pasar de un nivel a otro, simplemente complicamos el tipo de juego.

Alexander DUGIN.

No excluyo la presencia de este otro nivel, que nos percibe como piezas de ajedrez. Completamente con todas sus cualidades, con todas sus propiedades, con todas sus limitaciones. Esto cambia tanto la propiedad del juego que en nuestro país todas las proporciones se vuelven diferentes. Los desafíos, las huelgas, las victorias, las derrotas tienen su propio significado. Admito que todo es muy animado allí. Los románticos ingleses tienen un trabajo sobre cómo los dioses resultan ser piezas de ajedrez impulsadas por una mano invisible. Y esta es la contemplación de los dioses, que son simplemente personajes en manos de una autoridad aún mayor, mientras que para las personas son la última instancia del destino, hay un sistema abierto, es muy posible.

Alexander PROKHANOV.

Donde termina el juego, comienza el juego.

Alexander DUGIN.

Tal vez sí. O lo que la gente llama juegos es una rutina banal, el movimiento mecánico de las bolas.

Alexander PROKHANOV.

A veces pienso que nuestro ruso arcaico hoy es nuestra salvación.

Alexander DUGIN.

Y una maldición al mismo tiempo.

Alexander PROKHANOV.

Maldición, no. Porque el progreso por el que nos esforzamos nos aleja de la tradición.

Alexander DUGIN.

Es verdad. Tengo un trabajo importante, Martin Heidegger: La posibilidad de la filosofía rusa. Analizo la estructura de nuestra sociedad, donde el denominador es arcaico y el numerador es moderno. Resulta en lo arqueo-moderno. Lo arcaico no da la oportunidad de llevar a cabo la modernización, porque es necesario reinterpretarlo todo el tiempo. Y la modernización no permite que lo arcaico se exprese, no da la oportunidad de dar lugar al Logos. Y uno no salva al otro, uno atormenta al otro. Por cierto, esto fue sentido por los eslavófilos y los occidentalistas. Y trataron de resolver esto, algunos en dirección a lo arcaico, otros en dirección a la modernización.

Y todavía no lo hemos hecho. Creo que lo arcaico es hermoso, pero debemos liberarlo, está aprisionado. Experimentos abusivos, inhumanos, en la cultura, en la política, se llevan a cabo todos los días en la televisión sobre nuestra entidad arcaica encadenada y atornillada. Lo arcaico, lo nuestro, está sufriendo. Y representarlo como chicas con balalaikas u osos con pan y sal es una burla. No se permite que lo arcaico florezca, esto es un rebrote. Este es nuestro todo, pero lo moderno nos impide revelar nuestro Logos.

Alexander PROKHANOV.

Creo que lo arcaico nuestro no es lo que se nos ofrece en una sartén, sino que seguimos siendo, como antes, sinceros, ingenuos, confiados, locos, compasivos, extremadamente crueles. Estamos vivos y nuestra naturaleza arcaica nos hace capaces de la transformación de la que hablaste. La ausencia de una estructura de hierro y acero en el alma de una persona rusa, tal vez, lo hace muy atractivo para otros pueblos del mundo. Y, probablemente, Rusia todavía se considera el alma del mundo, a la que se le debe dar la palabra.

Alexander DUGIN.

Estoy completamente de acuerdo. Rusia es el alma del mundo. Y ella debe tener la oportunidad de formular su propio Logos. Pero estamos privados de este derecho. Esta es la fuente, es decir, el drama de mi lucha personal. Creo que nuestro principio arcaico debe convertirse en palabras. No solo debemos obtener el derecho al voto, debemos darle espacio a la palabra rusa, al Logos ruso, a nuestro mito ruso, al sueño ruso. Históricamente, nos hemos acercado a esto varias veces. Veo cómo se repite este mismo movimiento: una vez que la puerta de hierro se cerró, la segunda vez, nuevamente la puerta de hierro se cerró. Y aquí ya, como soy una persona rusa y me es imposible avanzar en el tema, sin pasar por el comienzo ruso, sin el tema de lo ruso no habrá el paso más importante. En consecuencia, el tema de lo ruso es para mí el objetivo principal, la apuesta principal ya en la encarnación existencial de la vida aquí en Rusia. Y esto constituye el pathos de mi lucha: la lucha por el tema de lo ruso, por el Logos ruso, por lo arcaico ruso que comienza a declararse a sí mismo no solo por esta anticipación de la que se habló, por algún tipo de sinceridad, apertura, una característica de realmente todos y que asusta y atrae. Pero todavía hay algo por lo que todo esto es. Por lo que es nuestra historia de mil años. No hemos dicho la palabra más importante en nuestra historia. Tal vez esta sea solo la palabra de la eternidad rusa. Nos acercamos a esto varias veces. Casi dijimos nuestra palabra, nuestros labios ya estaban formados de tal manera que la fórmula del Logos ruso estaba lista para salir de nuestros labios, y en ese momento una especie de corriente de hierro o catástrofe nos barrió, nos dispararon en la cara. Y todo continúa, tan pronto como nosotros nos acercamos, nos empezamos a alejar.

Alexander PROKHANOV.

¿Cuáles son estos momentos?

Alexander DUGIN.

Creo que el más llamativo es Moscú: la Tercera Roma. Cuando nos liberamos tanto de Bizancio como de la Horda, pero al mismo tiempo asumimos sus misiones. Nos hemos convertido en un bastión del imperio ortodoxo, nos hemos convertido en el Katehon, la Tercera Roma. E Iván el Terrible casi logró esto. Bajo él, lo ruso adquirió el carácter de un edificio ya reconstruido. Este es el período más despreciado en nuestra historiografía modernista, pero este es el momento más bello y blasfemo cuando los rusos nos acercamos a la eternidad. Casi hemos dicho la palabra. Tal vez, con la unción de Iván el Terrible, casi la dijeron a Stoglav, literalmente quedaba poco, pero luego... El Tiempo de los Problemas nos echó atrás.

El segundo período fue muy bueno después del Tiempo de Problemas. Nuevamente comenzamos a levantarnos. Pero hay una división, una lesión terrible.

A finales del siglo XIX, la conciencia rusa despierta. El momento del Sínodo de Pedro se está alejando. Estamos comenzando a avanzar hacia la Edad de Plata, hacia una nueva filosofía religiosa. Rusia está lista para expresar su Ser, su pensamiento secreto. Nuestros poetas, artistas, músicos (y todos los músicos clásicos rusos eran eslavófilos) ya reflejaban esta idea. Nos acercamos al Logos ruso y la revolución nos echa para atrpás.

Y ahora, parece, ahora no hay un solo obstáculo, ninguno, ni comunista ni petrino-occidentalista. Parece que somos libres. Pero nunca hemos estado tan esclavizados como hoy. Si nos fijamos en la cultura, la política, la estatidad, la economía, todo lo ruso, que, al parecer, Dios mismo ordenó aparecer ahora, queda excluido de la participación en la historia como nunca antes. A pesar del hecho de que tenemos antecedentes históricos y el pueblo ha conservado su ser. A pesar de todo. De hecho, somos tan rusos como siempre lo hemos sido, y tenemos un presidente, nuestra oportunidad. Refleja todas las estructuras rusas. Entiendo perfectamente que él es parte del pueblo ruso. ¿Pero qué hay entre él y nosotros? ¿Qué tipo de búnker de concreto existe, en el que una persona rusa, como en la San Petersburgo del siglo XVIII, tenía prohibido entrar si llevaba barba? Y las barbas de nuestros reyes aparecen a fines del siglo XIX bajo la influencia de las ideas eslavófilas. Los eslavófilos, por cierto, también perdieron todo al principio, y luego casi lo ganaron todo. El último Zar Nicolás II fue el Zar eslavófilo, pero, desafortunadamente, todo resultó trágicamente también.

Alexander PROKHANOV.

¿Debería Putin dejar de afeitarse?

Alexander DUGIN.

Así es como él quiere verse. Ya vemos que se trata de una persona rusa. Pero entre él y nosotros hay un búnker. ¿Quiénes son estas personas que están entre él y nosotros? Son ese gancho de hierro que mantiene al pueblo en el sótano. Formalmente, también son rusos, pero son lo inverso del hombre ruso. Veo alrededor de Putin tres tipos, tres partidos: funcionarios corruptos que convierten cualquier acción en su propio beneficio; espías que coordinan todo con Occidente; y los imbéciles son todo lo demás. Todavía existen otras formas intermedias. Y estas personas, por un lado, son parte de nuestra cultura, son personas ruso-soviéticas, son anti-personas. Bloquean la unión del presidente y su pueblo. Y este es el producto de esa alienación moderna. Este es un estrato interminable de fórmulas falsas, construido sobre el error original. Esto no quiere decir que los imbéciles, los espías y los funcionarios corruptos sean un fenómeno técnico, espontáneo, de que llegaron allí por accidente. Nuestra élite es un cierto resultado negativo de la historia. Y en Occidente, domina exactamente la misma élite, creo que solo menos corrupto.

Alexander PROKHANOV.

A pesar de esto, la hierba rusa brota a través del asfalto y aún no se ha cortado. Simplemente hay un crecimiento lento y sombrío de esta hierba. La situación actual en comparación con los noventa, por supuesto, ha cambiado mucho. El factor ruso se ha liberado de la locura post-soviética. Pequeños grupos, movimientos, organizaciones públicas desaparecieron. Entonces fue solo una limpieza. Y luego el núcleo, el contenido del movimiento ruso, se libera lenta y constantemente del liberalismo. Y estoy de acuerdo con usted en que una de las manifestaciones de esta unión es el presidente. La apariencia misma de Putin y su evolución en la historia rusa es, por supuesto, la evolución del factor ruso en el período post-soviético, veo cuatro o cinco períodos de su autoconciencia, reflexión. Y estoy seguro de que Putin no está construyendo un Estado, sino que lo está construyendo algo. No es que Putin este creando una nueva forma para el comportamiento del Estado ruso, pero está creando en él, en Putin, un canal para su implementación.

Alexander DUGIN.

Estoy de acuerdo contigo. Creo que Putin es el pueblo. Sus ventajas y desventajas son nuestras ventajas y desventajas. Y me parece que el pueblo se comunica con Putin de manera sombría, al nivel del inconsciente, al nivel de los sueños. Cuando la situación se vuelve difícil, Putin da respuestas rusas a cualquier desafío. Otro problema es que políticamente en los años noventa el movimiento patriótico perdió y Putin no salió de nosotros. No es nuestro candidato. Pero fue él quien se convirtió en el portavoz de la estrategia rusa o la respuesta rusa a pesar de todo.

Alexander PROKHANOV.

Esta es una propiedad de la historia rusa que no se puede entender sin la categoría de milagro. No se puede entender a través de una secuencia racional de fenómenos, a través de factores económicos, a través del comportamiento de las élites. La historia rusa es explicable solo a través de un milagro.

Alexander DUGIN.

Si. Y ahora me parece que la élite que separa a Putin del pueblo es el lado racional que no nos pertenece. Es decir, el discurso, el nivel de la conversación, el nivel de la reflexión: todo esto se explota fundamentalmente. Ya sea uno u otro, o por un tercero. Y quebrar el sistema que separa a Putin del pueblo, en mi opinión, también es tarea de él mismo. Y él debe perforar, y nosotros debemos perforar el túnel a través de la masa de esta pesadilla.

Alexander PROKHANOV.

Cómo no perderse.

Alexander DUGIN.

Tienes razón, también puedes fallar, porque hay una roca de granito muy dura: funcionarios corruptos, espías e imbéciles. Cada uno tiene su propia configuración, sus propios clanes. Y ya existen decenas de miles de candidatos. Jóvenes funcionarios corruptos ya están creciendo. Jóvenes imbéciles están en camino. Y, por supuesto, se están formando generaciones liberales. Esta es el bloque de granito de las élites políticas de Rusia. Tienen una cierta vitalidad, una especie de poder vampírico. Atraen gente nueva. Independientemente del cambio de líderes de las direcciones principales, nuevos y nuevos miembros se sienten atraídos por ellos. Cambian, pero el sistema no lo hace. El sistema solo cambiará fundamentalmente cuando Putin se une con el pueblo, y esto debe ser racional. Este es el pensamiento ruso. Ya no solo los sentimientos y no solo la gobernanza supranacional, sino que el pensamiento debería combinarlos. Cuando surge este pensamiento, se forma una institución alrededor de este delgado hilo. Quizás esta institución es la única importante. Es decir, es necesario crear una cierta cuarta columna entre los espías, los imbéciles y los funcionarios corruptos en la comunicación de nuestro presidente con su propio pueblo.

Alexander PROKHANOV.

Entonces aparecerá el ungido.

Alexander DUGIN.

Yo no sé. Tal vez. En cuanto a la monarquía en Rusia será, según los staretz (ancianos), restaurada antes del fin del mundo. Otra cosa es qué tipo de monarquía será esta. Si, por ejemplo, surgiera una monarquía ahora, surgiría fácilmente como una parodia monstruosa, ya que todos los ladrones actuales, que representan a la élite política, se apropiarán del estatus de los príncipes más brillantes, de los boyardos y solo se agregarían mayor impunidad a sí mismos. La monarquía en la época posmoderna es algo extremadamente peligroso, porque se convierte fácilmente en una parodia. Y lo que el presidente no puede hacer, como sabemos, es ser el monarca que acabe con el país.

Alexander PROKHANOV.

La unción no puede ocurrir en el templo ni a través de la corona. La unción puede ocurrir a través de la victoria, una gran victoria espiritual. Me parece que Putin está sintiendo su misión. Tuve una reunión personal con él hace unas semanas, y le conté sobre él, ya que lo veo y lo entiendo a través de los misteriosos códigos rusos que se despiertan en él. Escuchó todo esto con interés, atención y comprensión. Por lo tanto, superar este trombo, este búnker, no solo es posible, es inevitable. Es necesario proclamar una categoría como el sueño ruso, y el trombo se disolverá. Porque este es el encuentro entre los dos túneles: el que va de él a nosotros y el túnel que estamos cavando.

Alexander DUGIN.

Estoy completamente de acuerdo contigo. Lo único: lo inevitable no es una categoría de la historia.

Alexander PROKHANOV.

¿Por qué? La Segunda Venida es inevitable.

Alexander DUGIN.

Sí, pero es diferente. Creo que lo más interesante es que en la historia nos arriesgamos abiertamente a lo que pueda suceder y lo que no pueda suceder. Si es así, entonces la vida se vuelve verdaderamente astringente. Por ejemplo, ¿tienes tiempo o no? ¿Hasta qué punto nuestro presidente entiende esta necesidad? ¿Cómo lo ve él? Después de todo, sus pensamientos en este sistema de la élite política se refractan de inmediato. Él dijo muchas veces: que debía darse una idea nacional. Pero proporcionó esta tarea a un funcionario corrupto, a un espía o a un imbécil. O a los tres. Como resultado, uno nos da una versión amputada de todo, otro quiere convertir todo en liberalismo y el tercero, bueno, simplemente no entendió lo que querían de él.

Alexander PROKHANOV.

El determinismo tiene el carácter de un huevo de pascua. La historia rusa es un púlsar en el que surgimos, florecemos y luego perecemos, nos convertimos en oscuridad, en nada. Y de esta oscuridad, de la nada, surge nuevamente el florecimiento. Esto recuerda la entrada de Cristo en Jerusalén, los azotes, la crucifixión, la muerte y la resurrección del sepulcro. En este sentido, la historia rusa está predeterminada. Rusia no desaparecerá. No sé esto, solo creo en ello. No llegué a esto entendiendo los textos y estudiando los anales. Creo que la historia rusa, como parte de la Rusia supramundana, atemporal, es indestructible, no está sujeta a la muerte. Y en el contexto de esta mi propia conciencia, la inevitabilidad de la llegada de Putin es obvia. Quizás esto ya haya sucedido, a pesar de la existencia de un coágulo de sangre. Tal vez a través de Crimea, tal vez a través de su último mandato. Putin irrumpió en la historia rusa como un milagro y transformó esta historia. Una vez más, nos arrebató de la boca de una bestia negra y terrible.

Alexander DUGIN.

Lo que hizo es una verdadera hazaña. Esta es la salvación del país. Por lo tanto, Putin bien puede tener el estatus de un salvador nacional en un momento crítico; todavía lo tiene todo para sí mismo. Y esta es la fragilidad de la situación. Por supuesto, él no es él mismo, él es el pueblo. Él es como la nación. La batalla por Crimea, la batalla por Donbass, la batalla por Siria. La batalla por Ucrania. La batalla por el triunfo. La batalla por mantener la soberanía. Todos los días parece que Putin se ve obligado a tomar un examen. Todos los días durante estos diecisiete años recibe una marca negra: una carta del gobierno mundial que dice: para ya, es suficiente, de lo contrario, una guerra mundial o algo más. Es realmente una hazaña mantenerse en tal situación.

Pero no puedo entender por qué no crear una cuarta línea, una cuarta columna de la que estamos hablando. Después de todo, la gente lo apoya a través de todo ese granito. No es casualidad que las calificaciones de Putin estén fuera de los gráficos, y las calificaciones gubernamentales son al revés. O cuando Putin acude al Congreso de Familias para protestar junto con sus familias contra la ley que aprueba. Incluso tengo una hipótesis, que ahora usan los politólogos en Occidente: el Putin solar y lunar. Hay una división: Putin como élite estatal y Putin como persona rusa. Y entre ellos todavía hay una lucha abierta. Y nosotros también tenemos argumentos, podemos perder algo, ganar algo.

Alexander PROKHANOV.

Nosotros no somos solo argumentos. Tenemos un lugar en esta lucha, hay tareas y misiones. Me parece que la tarea de los movimientos rusos no es crear otro partido, luchar por el poder, y no imponer ninguna nueva forma a la  que darle vida. Es abrirse paso hasta Putin. Golpear este coágulo de sangre.

Alexander DUGIN.

Esto es exactamente lo que quiero decir. Y existe un riesgo: estamos enfocados en la victoria, pero no hay victoria sin posibilidad de derrota. Es decir, sin el riesgo de perderlo todo, no hay nada. Si asumimos que todo ha sido decidido por nosotros, debilitaremos nuestro despertar interior.

Alexander PROKHANOV.

Estoy diciendo que la realidad es que perdimos, estamos derrotados. Es necesario transformar esta oscuridad, el sentimiento de gran fracaso en un sentimiento de victoria. No necesitamos tener miedo a la derrota, estamos en ella.

Alexander DUGIN.

Además, Putin se está manteniendo al límite. Es como si una casa de doce pisos se cargara sobre un hombre, y él la sostiene. Esta hazaña es real, pero no es para siempre. Esto es arriesgado. Debemos entender que todo esto puede colapsar. Por lo tanto, arremangándose la camisa, cada uno de nosotros debe actuar, todo depende de cada uno de nosotros. Usted dijo correctamente: escribes, y nadie le presta atención. Pero si dejaste de actuar, entonces perdiste. No prestes atención, está bien: trabajas, pierdes, te levantas de nuevo. Toleramos muy mal los fracasos, comenzamos a sentirnos tristes, nos deprimimos y bebemos. Debemos aprender a estar firmes hasta el final. Creer es bueno, sí, en Putin. Pero necesitas participar de él. Y sostenerte.

Alexander PROKHANOV.

Pero estamos haciendo eso contigo.

Alexander DUGIN.

Y todos deberían hacer eso. Los rusos, cuando se brillan, pueden hacer milagros. Los rusos generalmente no conocen límites. Son en verdad un pueblo genial, pero están dormidos. Duermen y en sus sueños internos bendicen a Putin.

Alexander PROKHANOV.

Un pueblo dormido. Pero Dios no quiera si viene el insomnio a visitarnos. Entonces no nos ayudarán las pastillas para dormir.

Alexander DUGIN.

Solo creo que no debemos tener miedo de su despertar. Hablé con muchos alrededor de Putin, realmente le tienen miedo al pueblo. Temen que cuando se despierte, será completamente diferente de lo que parece. Siendo el pueblo rusa, entendemos qué tipo de universo está contenido en nosotros. Pero debemos decidir. Porque, aquí se puede recordar a Nietzsche, solo una persona que tiene caos en su alma puede dar a luz a una estrella danzante. Daremos luz al Logos solo si nos liberamos.

Alexander PROKHANOV.

Hemos llevado a cabo una excursión bastante poderosa de nuestro yo, y de nuestro yo común, y nuestro yo separado el uno del otro, solo hubo algún tipo de ritual. Entonces a trabajar y no dudar.

Alexander DUGIN.

Si.

Alexander PROKHANOV.

"¡Golpeen, o mis enojadas piedras yámbicas!" Gracias por la conversación.

Traduccion de Juan Gabriel Caro Rivera

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

HONOR Y RESPETO

PARA LOS QUE NOS DEJARON POR EL COVID-19

El Tiempo por Meteoblue