Alexander Dugin

Hoy me gustaría hablar sobre el estado existencial de las personas durante el aislamiento y la cuarentena. Muchas personas me escriben, comparten sus impresiones de su tiempo encerrado en estos momentos. No quisiera tocar el aspecto político por ahora (tal vez lo haremos en otro momento), pero ellos (que incluso los llamaría "la masa") me escriben porque enfrentan algunos problemas mentales. Bueno, al estar en autoaislamiento en un principio las personas simplemente se aburren, intentan salir, luego finalmente se dan cuenta de que esto es imposible, y, a continuación, se concentran en sí mismos, limpian la casa diez veces y leen libros. Y en algún momento (probablemente ahora mismo) surge una sensación de algún tipo de vacío colosal interno, es decir, las personas se dan cuenta de que de alguna manera se dieron todo esto es equivocado e incorrecto, y luego comienzan a pensar que generalmente no se comportaron en absoluto de la manera que pretendían o como "deberían". Para muchos viene la sensación de algún tipo de falta de sentido interno, un vacío, incluso un fracaso: lo cual parecía normal: de repente, en condiciones de autoaislamiento resulta ser simplemente insignificante, miserable y un fraude, entonces la participación en alguna práctica cotidiana demuestra su falta de sentido ("¿para qué es todo esto?", "¿quién es este?", "¿por qué? "," ¿qué queremos? "," ¿a dónde vamos? "- estos pensamientos vienen de adentro y simplemente se difuminan a través de todo nuestro estado mental).

La gente me escribe que quiere suicidarse en tal situación, porque, bueno, simplemente no somos "nada", recuerdan mis programas sobre la terapia con el Moira (1), sobre la terapia con el Dasein y, en general, recurren a mí para recibir asesoramiento psicológico. No soy un psicólogo profesional, soy un filósofo. Por supuesto, ahora estoy impartiendo un curso sobre "Psicología Fundamental", estoy haciendo mucho de esto, le dedico mucho tiempo, pero aun así quiero advertir que mis recomendaciones no son completamente de naturaleza psiquiátrica. Expresaré mis pensamientos sobre este problema que enfrentamos en el estado de aislamiento en esta cuarentena, y luego ustedes mismos sacarán sus conclusiones y aceptarán / no aceptarán, escucharán o rechazarán: este es su derecho completo.

Para empezar, debo decir que una persona es una combinación de dos dimensiones, o más bien, la intersección de dos campos. Uno de los campos es la sociología. Aquí, como doctor en sociología, puedo decir que todo (casi absolutamente todo) que una persona considera "suyo" (sus sentimientos, sus pensamientos, su cuerpo, sus sueños) no es realmente suyo. No le pertenece a ella. Sin embargo, está determinado por la sociedad: la sociedad dicta a una persona desde su nacimiento aquellos protocolos, estados, roles, códigos morales, algoritmos de comportamiento. La conciencia humana, la personalidad humana se forman en la sociedad y, por lo tanto, cuando una persona es privada de la sociedad (limitada solo a la vida privada e individual), comienza la erosión de lo que se llama la "personalidad social" (¡también esto es un fenómeno social!). De hecho, se trata de una convención, en cuanto al tejido social que se nos da. Y esta persona consta de muchos roles (estados): puede ser una hija, una madre amorosa, una novia, una mujer soltera o, por el contrario, un hijo, un padre, un esposo, un hipster, un periodista, un blogger, un programador, un oficial y un funcionario corrupto. Entonces esto es todo, de hecho, no somos nosotros. Y esto es muy importante. Y, por lo tanto, en consecuencia, los sociólogos en un principio enseñan cómo se forman las personalidades sociales, cómo se desarrollan, cómo cambian, cómo estos levantamientos sociales (los cuatro ejes del éxito social: dinero, fama, potencial administrativo y educación) tienen un movimiento que es consistente con el cambio de personalidad social ¿Por qué? Porque una persona pobre, ignorante y desconocida que está en la parte inferior de la escala social es una cosa, pero al haberse enriquecido, al convertirse en un gran empresario, al dar entrevistas en todas partes y recibir un doctorado (sin mencionar algo "más grande") ya es bastante otra cosa.

Por lo tanto, no estamos hablando de una persona, sino de "dos estados" distintos. Si las pones juntas, no las reconoceremos, porque esta es una entidad independiente separada, pero que ha surgido de abajo hacia arriba (usando los mismos ascensores sociales, por ejemplo). Y no será una persona, sino "dos personas sociales" distintas. Se pueden mirar mutuamente como completamente ajenos el uno al otro... Entonces, ¿ahora comprenden cómo es que nuestro contenido está predeterminado por la sociedad? Y ahora, estamos en cuarentena. Descubrimos que no podemos trabajar en algún tipo de trabajo condicionalmente remoto, o que nadie nos necesita cuando tenemos el control remoto en nuestras manos, y nuestras conexiones sociales habituales, nuestras reuniones, viajes, caminatas, movimientos, llamadas, todo esto está distorsionado, y muchos de nuestros (los principales y más significativos) momentos han sido cortados. Ahora estamos viendo cómo los funcionarios hablan en sus reuniones sobre comunicaciones remotas y vemos a alguien con una camisa de entrenamiento, alguien con pantalones deportivos con una tira. Y nos damos cuenta de que ya no son funcionarios. Ya son lo mismo que nosotros, solo que han entrado en la forma de "oficiales de vacaciones" o "empleados domésticos". Y esta es su atmósfera, la identidad social del funcionario, que parpadea en las pantallas de Skype o de Zoom y hablando algunas tonterías, nos sorprende. Existe el deseo de preguntar: “¿dónde está su triunfo, su aura social? Su personalidad está rota, borrosa. Sus caras no tienen sentido. Y de repente, estos funcionarios, diputados, figuras públicas o incluso músicos que, sin maquillaje o sin un poco de oropel, música fuerte y aplausos sonrientes que eran hechos de forma automática, que nunca aparecían con los rostros estúpidos y distorsionados de personas conocidas, nos hacen preguntarnos: "pero ¿quiénes son?

¿Quizás su internet no es de buena calidad? Bueno, ¿cómo puede ser eso? Deberían tener el mejor Internet". Pero tenemos personalidades sociales completamente diferentes. Y con las personas comunes, una traición aún más radical ya está ocurriendo. Resulta que son "nadie". En el sentido pleno de ser "nadie". E incluso todos aquellos que hasta ahora eran peluqueros, hipsters y demás, el Internet no los salvará, porque su preocupación es internamente visible, la pérdida de su propia identidad social. Este es un aspecto. Es decir, la cuarentena, el aislamiento, el encierro, el cierre de nuestros hogares; de hecho, erosiona e incluso destruye nuestra identidad social. ¿Y qué queda? Desde el punto de vista de los sociólogos: "nada" o los "restos, las ruinas de una personalidad social". Un sociólogo es bastante cruel a este respecto: "saca a la sociedad de una persona y tendrás un espacio vacío", dicen. Pero luego entran los psicólogos, objetando: "Bueno, no se tiene que ser tan duro al reducir todo a la sociedad, porque el individuo permanece". Bueno, existe el individuo. Es la base de la sociedad, es la base sobre la cual se construye una personalidad social ("no habrá nada sin el individuo"). Y luego resulta todo lo contrario: el cierre de nuestra sociedad, dentro de la cual tiene lugar la destrucción de los lazos sociales. Y, de hecho, aquí vienen los partidarios del liberalismo. Es decir, los liberales tendrían que alegrarse ahora. "Oh, genial. No tenemos que ir a ningún lado, podemos hacer todo lo que queramos, aunque sea dentro de nuestro propio apartamento". Pero no llegamos a eso. Si asumimos que bajo la personalidad social hay un individuo psicológico independiente, con sus pasiones, deseos, sentimientos, aspiraciones e intereses, entonces todo esto debería surgir: entonces podemos decir: "Oh, finalmente tenemos tiempo libre, ¡Finalmente la sociedad dejó de presionarnos y finalmente quedamos solos!". Aquí, teóricamente, deberíamos haber esperado (en términos de individualidad) un cierto florecimiento y triunfo. Y de repente, el individuo comienza a darse cuenta rápidamente de que carece de la vitalidad de la sociedad, que debe atacar a esta autoridad, que lo puso en cuarentena, que necesita salir, que no solo tiene necesidad de sacar la basura, sino también moverse a algún lado a toda prisa (ya puede imaginar la barbacoa como "la forma más alta de libertad social" o caminar y huir de la policía, violando el régimen de cuarentena, que ya es un tipo de plan interiorizado que se ha vuelto necesario).

Y resulta que el individuo no tiene nada más que un modelo negativo (puro odio a las autoridades, determinación de no estar en su lugar, etc.). Aquí es importante señalar algo: la persona que debería tener una evaluación positiva de este encierro no existe. Este es un importante punto psicológico. Resulta que el contenido individual de nuestro "yo" libre de la sociedad es simplemente la totalidad (universum) de los complejos, enfermedades, reacciones histéricas, neurosis, psicosis. Por lo tanto, en realidad, un individuo abandonado a sí mismo no recibe ninguna libertad deseada ni felicidad. Se encuentra cara a cara con su propia insignificancia, con su propio dolor. Y si hay un "individuo" como tal, entonces solo es como un conjunto de diagnósticos. Eso es lo que es un individuo. Y cuanto más se le dé a este individuo la oportunidad de permanecer en sí mismo, en su estado completamente libre y completamente ilimitado de la sociedad externa, más doloroso, nervioso, agresivo y sufrimiento se vuelve. El individuo es, de hecho, la esencia de la enfermedad. Es un paciente sin número (solo con un código QR, y si el programa no se detiene) y un nombre el cual un loro ni siquiera puede pronunciar, mientras que el loro en sí mismo se convierte en una figura fatal rígida que lo mira con cuidado. Anteriormente, se era una especie de "animal" chirriante, y ahora definimos el twitter (ni siquiera las palabras) como un insulto y una burla. Es decir, las proporciones ontológicas cambian fundamentalmente: y esto solo causa la expulsión de la sociedad. ¿Qué pasa con el individuo?... En consecuencia, si se realiza este análisis del residuo psicológico que queda, entonces el individuo frente el coronavirus, habiéndose liberado totalmente de la sociedad, se encuentra como un principio absolutamente enfermo, confundido y privado de todo ser. Es decir, el individuo es una enfermedad. Y luego el abismo de la enfermedad y el abismo de la de-socialización son nuestro único contenido.

Bueno, aquí viene la terapia del Moira y el Dasein, que dice: “¡Muy bien! Y el loro estaba en lo correcto, e igualmente lo es la sensación de que estás abatido, sin sentido y vacío, el idiota tenía razón, y con la misma razón, que no hay nada en ti, que eres una insignificancia completa, total, absolutamente inútil, que ocultó esta insignificancia bajo diferentes capas de algoritmos completamente alienados impuestos a tu ser, que no se limita a la sociedad, sino que se complementa con una matriz cultural y una matriz psicológica, porque su psique y su enfermedad también tienen una cierta naturaleza mecánica, como todos tus estados. Una vez más, repitamos: es correcto: aquí es donde debería comenzar tu recuperación". Y una persona comienza a comprender que es "alguien", comienza a darse cuenta de que él es "y", y no solo "es", sino que precisamente "él es", cuando ambos lados el social y el psicológico, comienzan a caerse; cuando permanece solo frente a uno mismo, con un horror interno completamente inesperado, el vacío que está debajo de la personalidad social y del individuo, y este vacío, este horror es lo que llamamos "existencia", el "existencial", llamado "Dazine" (Dasein), "El ser está aquí". Mientras tanto, somos individuos: estamos ocultos en el sótano profundo de nuestros famosos complementos y, por lo tanto, no tenemos idea de nosotros mismos. Y solo esta conclusión forzada, aislada nos trae a nosotros mismos. Desde este vacío, desde este horror, desde este aburrimiento (asesino), con el colapso de todos los complementos por encima de nosotros, desde esta sensación de encontrar "en algún lugar que no está claro dónde", ya que olvidamos los detalles del lugar, comienzamos el camino hacia las personas mismas, hacia nosotros mismos, comienza nuestro despertar, la formación de un verdadero "yo" y de nuestra identidad...

Entiendo que suena duro, tal vez incluso arduo, pero es la verdad. Y los individuos dentro del "status quo" son esencialmente "cyborgs-ellos-mismos" programados en su matriz por medio de la digitalización y la subsiguiente instalación de chips a nivel global. Pero en algún lugar en las profundidades de lo “Nuestro” se está despertando algo al darse cuenta de que el mundo, las relaciones, las comunicaciones, los contactos, las expectativas, las esperanzas y las ambiciones se están derrumbando por completo; todo esto es una maravillosa introducción a nuestro despertar, nuestra recuperación y nuestro ser personas. El hombre es lo que está preso en lo ordinario. Nuestro verdadero "yo" languidece en esta prisión, y hasta ahora tan bien nosotros, que no nos dábamos cuenta de esto, revelándosenos solo en caso de una emergencia, como cuando estamos aislados, en una pandemia o en una plaga. Y precisamente en este momento, existe la sensación de que "algo está mal en nuestro mundo"... Que es lo "Nuestro" como tal, la presencia de un Espíritu pensante, un Alma pensante bajo los estratos de la sociedad, de la personalidad social y bajo la corteza completamente dolorosa del individuo, que es una ficción. Estas son dos ficciones con las que nos fusionamos de forma inseparable: lo "individual" y la "persona pública".

No somos ninguno de los dos. Y de forma aislada, la psicología y la sociología se nos revelan como algo acelerado: lo que perdemos como lazos sociales es la sociedad, nuestra base social, ese grupo de enfermedades, desviaciones mentales, psicosis y neurosis, que se esconden en nosotros con las raíces de las sensaciones de horror, aburrimiento, sospecha: todas estas son reacciones histéricas al dolor de la esencia de nuestro principio distorsionado, completamente ficticio, falso, "individual". Por lo tanto, esas personas que me escriben que "algo no está bien" con ellos, sí, eso es verdad, y yo los apoyo.

Algo está completamente mal con cada uno de ustedes. Es necesario moverse más en esta dirección, no se detenga a la mitad, no busquen algún tipo de "ayuda fácil" para regresar a su estado anterior. Quien los empuje de este estado anterior a estados aún más complejos, profundos y ansiosos es su amigo, y aquellos que aprueban, o se compadezcan y no apoyen su confrontación con el Horror y la Realidad son en realidad verdugos y carceleros. Debemos movernos solo hacia esta situación desesperada, solo hacia el Vacío. Hay esta la salvación, allí está el pensamiento, allí está el despertar y está el futuro presente. Y si quieres "Ser", entonces es necesario extraer la lección existencial adecuada de este aislamiento.

Notas del Traductor:

1. Las moiras son las diosas de la muerte y el destino de la mitología griega.

Traducción de Juan Gabriel Caro Rivera

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

El Tiempo por Meteoblue