Leonid Savin es un representante importante de la nueva escuela rusa de geopolítica, miembro del movimiento neoeurasiático y socio cercano de Alexandr Dugin. Savin también es editor en jefe del centro analítico Geopolitika.ru y The Journal of Eurasian Affairs, así como el jefe de la administración del Movimiento Eurasiático Internacional. Es autor de una serie de libros de geopolítica y áreas relacionadas: La guerra geopolíticaLa guerra en la red y la guerra centrada en la red, La etnopsicologíaDel sheriff al terroristaLos nuevos métodos de guerra...

Según Leonid Savin, vivimos en una época de cambios repentinos (geo) paradigmas políticos y cambios radicales en las relaciones de poder. El poder estadounidense se ha debilitado en los últimos años, aparecen nuevas divisiones y disturbios en el propio Occidente. Además de Rusia y China, emergen nuevas potencias, imperios potenciales, causando una serie de conflictos nuevos y renovados, desde Oriente Medio hasta los Balcanes. La crisis de la Unión Europea, impulsada por una crisis migratoria y el terrorismo, marca el final del mito burgués de la prosperidad. Todo esto crea una situación completamente única en un mundo completamente globalizado, donde ya no hay reglas claras.

Boris Nad: Con la caída del Muro de Berlín y la desaparición del orden bipolar, apareció el "momento unipolar". Estados Unidos se ha convertido en el hegemón mundial indiscutible. Estos 25 años, marcados por constantes intervenciones militares y agresiones, rediseño de fronteras, derrocamiento del "regímenes malos" en un intento por parte de Estados Unidos de establecer un "Nuevo Orden Mundial". Parece que ese intento se enfrenta al fracaso y que Washington ya no tiene ninguna idea, concepto o programa, además de causar "caos controlado" en todo el mundo, caos que para Occidente es cada vez es más difícil de manejar.

Leonid Savin: Exactamente, EE. UU. no tiene ni la idea ni los medios para continuar sosteniendo su propio programa en el mundo. En principio, el imperio estadounidense está sobrecargado. En segundo lugar, hay nuevas potencias en ascenso como China o una Rusia restaurada. Los Estados emergentes las siguen. La fricción política entre los satélites estadounidenses va en aumento, ya no existen reglas claras. Las filtraciones también son una buena razón para el revisionismo político Pero la situación es única, porque por primera vez en un mundo totalmente globalizado vemos un cambio en el equilibrio de poder de una nueva manera. Hay diferentes puntos de vista sobre este proceso, pero en mi opinión se trata principalmente de las armas nucleares. Recordemos que Kennet Waltz habló sobre la multipolaridad nuclear hace varias décadas. Este tipo de disuasión mutua fue una especie de umbral que nunca se cruzó. Estados Unidos trató de intervenir únicamente en países no nucleares, pero un país como Rusia fue un objetivo por medios no militares, a través de la diplomacia, la economía, etc. Finalmente, en lo ideológico, Estados Unidos fracasó. Washington todavía usa el «liberalismo» como herramienta de influencia, pero después de la crisis financiera mundial, este mantra ya no funciona como antes.

BN: Cada imperio en el pasado tenía su propia idea de la misión universal. En Estados Unidos, esa idea adquiere una forma maligna. Es el concepto puritano del "pueblo elegido", como el antiguo Israel. Thomas Jefferson habló de Estados Unidos como un "imperio de la libertad" y los estadounidenses "requerían cambiar el mundo para mejor". Estas ideas tienen una profunda continuidad. El presidente Bush Jr. ha promovido la idea de una "revolución democrática global". Has escrito sobre la "cultura de la violencia", que está firmemente arraigada en la mentalidad estadounidense, incluso en los personajes del folclore. Además, sobre la "maquinaria de guerra" que combina el complejo militar-industrial, las fuerzas armadas, la élite política, financiera e intelectual de este país.

LS: No estoy de acuerdo con la misión universal de los imperios. Los viejos imperios en la antigüedad y la época moderna se basaban en la idea del origen divino, no en la misión universal. Al imperio chino no le importa la dominación mundial. Había una diferencia muy clara entre los bárbaros del exterior y los pueblos al interior del imperio. O recordemos las guerras greco-persas. Dos imperios se reconocieron como imperios, intentaron conquistarse, pero el resto eran bárbaros. Los imperios en Mesoamérica también estaban centrados en sí mismos, pero sin idea de compartir su propia visión con sus vecinos de donde obtenían recursos. En los tiempos modernos, la situación era un poco diferente debido a la religión cristiana, pero finalmente condujo al sistema del orden internacional de Westfalia. Si volvemos a Estados Unidos, hubo una mezcla de ideas de masones libres (la guerra por la independencia comenzó desde la «fiesta del té de Boston» organizada por la logia masónica de Massachusets), la ética protestante y la experiencia británica de dominación. Por supuesto, la idea de «libertad» estaba en el centro de la democracia estadounidense, pero se adoptó de manera muy específica. Condujo al excepcionalismo estadounidense, donde Washington es el único que puede imponer lo que es correcto y lo que es malo. Cualquier otro tipo de «libertades» fueron rechazadas. Cuando se produjo el golpe de Estado en el Imperio ruso y los bolcheviques proclamaron diferentes tipos de libertades, no fueron vistos con buenos ojos por los Estados Unidos. No por el estilo específico de gobierno bolchevique, sino porque apareció un nuevo polo político que pretendía proporcionar la libertad Después de la Segunda Guerra Mundial, la élite estadounidense reorganizó su propio aparato estatal que se conoce como complejo militar-industrial y Estado Profundo.

BN: Durante la Guerra Fría, Occidente, liderado por Estados Unidos, fue dirigido y actuado de forma monolítica, especialmente en relación con su principal rival: el bloque comunista oriental. Ahora estamos presenciando la profundización de las divisiones en Occidente, principalmente entre los Estados Unidos y Alemania. ¿Estamos hablando solo de los desacuerdos transitorios entre Angela Merkel y Donald Trump, o los intereses de los dos países ahora se oponen fuertemente?

LS: La pregunta es sobre los intereses de las élites políticas, no de los países. Angela Merkel representa una ideología liberal global, pero Trump mantiene un enfoque bilateral: los intereses estadounidenses como lo prometió durante la campaña electoral y los recortes de beneficios para algunos antiguos socios. En Alemania (las élites liberales) todavía están interesadas en ser clientes de EE. UU., pero Trump no quiere proporcionar más asistencia, fondos y ayuda a los aliados europeos.

El problema de los Estados Unidos y los europeos liberales también se agrava debido al aumento del populismo. Después de lo sucedido en Francia, muchos se decepcionaron con respecto a Europa, pero al menos necesitamos ver los resultados de las elecciones parlamentarias de septiembre en Alemania. De todos modos, vemos la muerte de la democracia en la UE, porque los Estados miembros son gobernados por burócratas de la Comisión Europea, no por personas elegidas Por lo tanto, este problema es mayor que el conflicto de intereses solamente entre Estados Unidos y Alemania.

BN: En su ensayo El retorno de los imperios, Dmitry Minin argumenta que vivimos en una época de renovación de viejos proyectos imperiales. Estados Unidos puede haber renunciado a la idea de la hegemonía mundial, pero ciertamente sigue siendo un fuerte poder imperial.

LS: El principio del imperio no se trata de la fuerza política y militar, se trata del sistema de gobierno. El imperio necesita dar algo, no solo tomar. Rusia manifestó esta esencia después de que Crimea fuera reconocida como parte propia bajo la soberanía rusa. Moscú pagó un alto precio por ello: sanciones, disminución de la economía, etc. Pero antes habíamos apoyado a Siria y enviamos nuestras tropas allí. También es una especie de comportamiento imperial. Pero el término del imperio puede discutirse en diferentes escuelas de análisis y científicas, por lo que depende del enfoque.

BN: Según el sector real de la economía, China ya se ha convertido en la primera economía del mundo. Desde 2013, realiza su proyecto "Nueva Ruta de la Seda", en cooperación con Rusia y la Asociación Euroasiática. ¿Cómo ve el fenómeno del auge de China y cómo se posiciona China en relación con Rusia y Estados Unidos?

LS: China necesita invertir en sus países vecinos, así como en los mares para apoyar el propio crecimiento económico. La mano de obra barata y los enormes fondos financieros empujan a China a hacer algo. En China, la mayoría de los proyectos a gran escala están terminados. Entonces necesitan ir al extranjero y la Ruta de la Seda es una buena oportunidad para esta estrategia. Estados Unidos teme a China y el Pentágono tiene algunas estrategias de disuasión como el concepto de batalla Aire-Mar o los ciberataques subversivos contra el Estado de China o el apoyo de Taiwán. Para Estados Unidos, Rusia es más débil y tiene algunas vulnerabilidades explotadas por Washington. Pero ahora la Casa Blanca se da cuenta de que la estrategia anti-rusa no funciona. Necesita actuar de manera más agresiva que prácticamente significa una guerra. Rusia juega sabiendo esto y organiza medidas sobre todo de seguridad.

Pero Washington entiende que actuar contra Rusia y China cuando ambos países estan juntos no es posible y cualquier tipo de guerra no tendrá un buen resultado. Entonces, Estados Unidos trata de separar nuestra alianza, y no ha tenido éxito hasta ahora. Rusia y China actualizan sus propias fuerzas militares y amplían su influencia a través de la plataforma de la Organización de Cooperación de Shanghái. India y Pakistán se unieron a esta organización lo que significa menos oportunidades para Estados Unidos en Eurasia.

BN: Rusia bajo Putin y Rusia bajo Yeltsin son dos países diferentes. El presidente Putin ha logrado levantar y hacer renacer a Rusia. ¿Está Rusia en camino de convertirse en una verdadera potencia imperial, no como un imperio del siglo XIX, sino un imperio del siglo XXI?

LS: Aún quedan muchas cosas por hacer. Los liberales nacionales todavía están en el poder y Rusia y nuestros «amigos» occidentales siguen activos. La naturaleza del desafío es muy dinámica y compleja. Ahora es muy importante determinar la institucionalización del modelo de poder en Rusia. Tenemos que pensar que hacer después del 2025 y estar listos para actuar en un entorno difícil. Sé que muchos extranjeros ven a Rusia como la protectora y la última fortaleza de los valores tradicionales. También es necesario estar preparados cuando desarrollemos estrategias propias y busquemos las respuestas a los proglemas globales. Como muchos escritores rusos clásicos dijeron, nosotros (como país) tenemos un destino propio y necesitamos entender nuestro papel. Alexander Dugin adoptó la filosofía de Martin Heidegger para esto: el Dasein del pueblo ruso debe ser encontrado a través de la necesidad, no por el orden.

BN: Naciste en Ucrania, en Sumy. ¿Cómo evalúa la situación en Ucrania hoy y las posibles formas de poner fin a la guerra en ese país?

LS: La situación en Ucrania es muy mala. Inflación, falta de trabajo, el Estado de Ucrania no proporciona ningún deber social a las personas. Pero alguien obtiene grandes fondos por el aumento de los precios y la crisis actual. Aun así, los actores exteriores están muy activos: Ucrania es un gran mercado y ahora es posible obtener muchos recursos diferentes, principalmente de forma gratuita. Finalmente, la estrategia de separación de Ucrania de Rusia continúa: desarrollada por Occidente y lanzada por grupos neonazi y liberales locales.

BN: La desintegración de la Unión Europea ha comenzado realmente con el Brexit. Otra posible solución es una redefinición fundamental del concepto de "unificación europea", pero para algo así, las élites europeas aparentemente no tienen poder. El euroentusiasmo en tales condiciones aparentemente se apaga.

LS: Teóricamente son intentos, pero en la práctica hay tantas cadenas impuestas a los organismos europeos... Existen algunos aspectos negativos: las instituciones políticas europeas no tienen una visión única para la región y ven el expansionismo como una opción de trabajo. Los Balcanes serán adaptados a la UE de acuerdo con esta visión. También escuchamos sobre el «Plan Marshall para África» propuesto por Alemania, otro tipo de viejas ambiciones.

BN: La crisis migratoria y el terrorismo obviamente están estrechamente relacionados. La crisis migratoria no ha terminado, pero eso no lo dicen mucho los medios de comunicación occidentales. Los líderes europeos dicen que los ciudadanos de los países europeos se acostumbran a vivir con el terrorismo. El terrorismo se ha convertido en parte de la vida cotidiana europea. ¿Cuál es el significado de estos mensajes?

LS: Podemos describirlo como signos de una Nueva Edad Oscura para Europa. Necesitan despertar su propia voluntad política o morirán en el sentido de la historia y las tradiciones europeas. En los años 70 también hubo muchos ataques terroristas en diferentes países europeos. Los radicales políticos de izquierda y derecha usaron el terror en las calles. Históricamente podemos encontrar las referencias a la revolución francesa donde se institucionalizó el terror. No es nada nuevo. El punto es que el mito burgués de la prosperidad se ha disipado. Paradójicamente, el himno de la UE es la «Oda a la alegría» de Bethoven, pero no estoy seguro de que la mayoría de los ciudadanos de la UE no están contentos.

BN: El proceso de redibujar el mundo y crear una nueva realidad geopolítica de más de veinticinco años comenzó en los Balcanes, cuando los países occidentales hicieron todo lo posible para romper Yugoslavia y alentar la sangrienta guerra civil. En Occidente, ahora hay propuestas para un nuevo puente en las fronteras de los Balcanes. ¿Los Balcanes volverán a convertirse en un campo de batalla, ya que las relaciones de poder en el mundo están cambiando rápidamente, como sucedió a principios de los años 90 del siglo pasado? ¿Y qué, en su opinión, Serbia necesita hacer?

LS: Como dije antes, la UE tratará de involucrar a los Estados balcánicos en su propia entidad. No se sienten cómodos con sus vecinos soberanos, por lo que el nuevo vector de la diplomacia de Bruselas (tanto de la OTAN como de la UE) se dirigirá a los Balcanes. Serbia es el más difícil de romper, pero después de que Montenegro se unió a la Organización del Tratado del Atlántico Norte, Serbia parece ser el siguiente paso. Macedonia ya está bajo control de un títere como Zaev en el gobierno. Veremos qué pasa en Serbia. Durante los últimos años, se implementaron principalmente todas las directivas de la UE. Después de las últimas elecciones parlamentarias en Serbia, hay más ministros proeuropeos en el gobierno (¡incluso un activista LGBT!). La migración de serbios fuera del país aún continua.

La hoja de ruta es muy predecible. El contrapeso real es la alianza con Rusia y la OCS, pero Moscú no recibe ninguna disposición de Belgrado.

¿Debería intervenir Rusia? Porque el enfoque ruso para la relación internacional basado en la respuesta de no intervención seria un «no». Es la realidad. Y nadie sabe qué pasará. El pronóstico tiene pocos escenarios, pero si las autoridades serbias se sienten bien, ¿por qué otros países se preocuparían?

BN: Mientras tanto, este activista homosexual en el gobierno serbio ha sido nominado para ser primer ministro El acto en sí es obviamente una especie de mensaje político.

LS: Estoy seguro de que esta elección se realizó en coordinación con Occidente; esta es una especie de prueba para ver la reacción de la sociedad serbia. Como propuesta de acción declarada de Bernard Henry-Levy, el mensaje fue enviado a las élites globales por el pueblo serbio, y no solo por los grupos no marxistas, y por eso Levy declaró a Serbia una sociedad nacionalista que aún no está lista para la integración globalista. Ahora veremos la respuesta del pueblo serbio al nombramiento de un nuevo primer ministro.

BN: Occidente alentó a los albaneses a crear su propia "Gran Albania", que confirman los acontecimientos en Macedonia.

LS: La UE intentará imponer una política de pacificación en los Balcanes, pero el ISIS y la militancia albanesa aumentarán de todos modos. Los albaneses en Kosovo buscan limpiar todo el territorio bajo su control, lo que significa conflicto. Si los fines políticos en Macedonia no son útiles para los albaneses, comenzarán de nuevo los ataques como en 2015. No se olviden de los flujos migratorios a través de Turquía y Grecia: los flujos migrantes hacia la UE pasan principalmente por los Balcanes y algunos elementos permanecerán allí. Y no hay unidad para la estrategia de migración incluso entre los miembros de la UE. Entonces deben estar preparado para el conflicto. Es mejor estar armado (en todos los sentidos) y seguro de ser atacado que no estar preparado para ello.

BN: El mundo islámico durante años (y décadas) está en profunda agitación. La primera línea de división entre los musulmanes es la que divide a sunitas y chiítas. Arabia Saudita, liderada por el wahabismo, sigue siendo fiel a su aliado de Estados Unidos y un importante patrocinador del terrorismo. Parece que Turquía, hasta hace poco miembro importante de la OTAN y la coalición occidental, decidió seguir su propio camino. También está Irán, que coopera estrechamente con Rusia. ¿Cómo prevé el desarrollo de eventos en el mundo islámico?

LS: Desde tiempos de la doctrina Carter, parte del mundo islámico está bajo el control directo de Estados Unidos (y su aliado regional Israel). Por ahora, EE. UU. Intenta construir nuevas alianzas con los estados árabes para disuadir a Irán, pero hay sorpresas, por ejemplo, la crisis entre Arabia Saudita y Qatar. Este juego provoca efectos muy interesantes en Washington. El poder real y las ambiciones de los actores regionales serán efectivos si se utilizan las políticas de poder de un modo inteligente. Pero el mundo islámico no está limitado al Cercano Oriente: el Norte de África, el Sur de Asia y el Pacífico también forman parte de los mundos islámicos y esta interdependencia hace que la región sea más sensible y abierta a diferentes influencias. Rusia ahora es más activa en Medio Oriente y hemos compartido nuestro entendimiento con respecto al liderazgo de algunos países islámicos sobre el futuro allí.

BN: El Medio Oriente es un área de constante conflicto e inestabilidad. Así, al menos, fue durante los últimos dos siglos. ¿Cómo evalúa el equilibrio actual de poder en esa región? ¿Es la apariencia de terminar la guerra en Siria y preparar nuevos focos de guerra? ¿Qué significa el "proyecto de reorganización (Estados Unidos) del Gran Medio Oriente"?

LS: Violencia sectaria, promoción de los derechos humanos / democracia por parte de Occidente, disfunciones económicas, secularización, redes de organizaciones terroristas, reservas de petróleo y gas: todos ellos son precursores suficientes para conflictos nuevos y viejos en esta área. Por ahora, las guerras sirias, iraquíes y yemeníes son cruciales allí. Pero también Bahrein, Líbano y Turquía son los próximos candidatos a ser atacados por guerras y disturbios. Necesitamos un nuevo paradigma para Oriente Medio y el mundo en general. Como acaba de decir el presidente Putin: «se necesita una nueva filosofía». Se trata de la multipolaridad basada en culturas específicas, tradiciones y responsabilidades compartidas. Pero tenemos que expulsar la influencia de Estados Unidos primero porque Washington no entiende cómo encontrar buenas soluciones. Debido a la falta de ideas, Estados Unidos acaba de regresar al proyecto del Gran Medio Oriente con algunas actualizaciones.

Además de su propia política de poder duro, la Casa Blanca tratará de involucrar a organizaciones intergubernamentales e internacionales, agencias de la ONU, el Banco Mundial, etc., para invertir en seguridad allí, pero esta estrategia volverá a fracasar. Necesitamos volver a las raíces de los pueblos en la región, limpiar las influencias (post) modernistas de una manera muy delicada, luego veremos que organizaciones como la Hermandad Musulmán que inicialmente se enraizaba en el Islam sufí. La estructura de los Wahhabi traerá más problemas debido a su naturaleza agresiva, pero a partir de la estrategia a largo plazo, este problema también puede ser solucionado. Necesitamos entender los intereses y valores de las personas en la región. Washington nunca lo hará.

BN: En el contexto de la guerra en Siria y el empeoramiento de las relaciones entre las monarquías del Golfo (Arabia Saudita y Qatar), esto ha conducido a la guerra "olvidada" en Yemen. Los medios occidentales guardan silencio sobre los crímenes de guerra de los sauditas y la destrucción de Yemen.

LS: También se sabe de la guerra en Yemen, pero el problema es el silencio de la «comunidad global». No hay transmisión de imágenes de la guerra en la televisión estadounidense, pero las iniciativas de base hacen su trabajo en todo el mundo. La ONU informa sobre epidemias y crisis humanitarias de manera regular, pero parece impotente en esta situación. Por cierto, la situación en Bahrein tampoco es monitoreada por Occidente. No es solo un doble rasero, sino un tipo de racismo, porque Occidente no reconoce a las víctimas en ambos países como humanos con los mismos derechos que en Europa o América.

BN: Estuviste en Serbia, en el 2013, cuando publicaste un libro de ensayos geopolíticos titulado "Del sheriff al terrorista". El libro ha tenido un éxito notable. ¿Estás preparando nuevas ediciones para lectores serbios?

LS: Ya proporcioné el texto de uno de mis libros a un editor serbio. Ahora está en proceso de traducción. También se trata de diferentes tipos de conflictos, la globalización y muchas herramientas de la política de Washington. Este año en Rusia saldrán dos mis nuevos libros (sobre multipolaridad y cibergeopolítica) y espero que algún día también sean traducidos y lanzados en Serbia.

Publicado en serbio semanal Печат (Sello), Belgrado, 7/07/2017.

Traducción de Juan Gabriel Caro Rivera