Alexander Dugin

Hola, continuamos nuestras conversaciones en la era de las pandemias, y hoy me gustaría hablar sobre esas consecuencias indiscutibles de la propagación del coronavirus en el mundo, que, según me parece, ya se han hecho evidentes.

Estoy profundamente convencido, y esto es confirmado por la mayoría de los expertos cuerdos, tanto en nuestro país como a escala mundial, que esta epidemia del coronavirus en realidad representa el fin de la globalización. Todas las instituciones, todos los mecanismos que deberían haber evitado la propagación de la pandemia y convertirse en una reacción inmediata para localizar, neutralizar o curarlo de alguna manera; todas estas instituciones en las que la humanidad podría contar y confiar por defecto en las condiciones del mundo unido global con fronteras abiertas, con la ideología de los derechos humanos y con una visión común de la transparencia total de todas las sociedades; todo esto falló de una manera completamente vergonzosa.

La globalización no pudo hacer nada contra el coronavirus. Al principio, se intento dejar todo como está, no cambiar nada y no responder al virus, dio resultados catastróficos, y todas las sociedades, incluidas las más abiertas, las más liberales, las más globalistas: europeas y estadounidenses, finalmente se vieron obligados a cerrar sus fronteras, implementar el control del gobierno, el estado de emergencia y, de hecho, apresurarse a ir lejos, muy lejos de estas instituciones globales que han demostrado su total ineficacia, su incapacidad para responder a cualquier problema y delegar la autoridad a los Estados nacionales. En realidad, esto fue lo que sucedió en Francia con Macron, en Estados Unidos con Trump, en Alemania con Merkel, e incluso con Boris Johnson en el Reino Unido, es un regreso a los Estados nacionales, la imposición del estado de emergencia y, como dijo Karl Schmitt, el estado de emergencia es necesariamente seguido por el establecimiento de una dictadura. Un soberano es el que, para Carl Schmitt, toma decisiones en circunstancias de emergencia: el Ernstfall. El coronavirus nos trajo la necesidad del Ernstfall, es decir, el estado de emergencia y, en este estado de emergencia, la máxima autoridad las toma decisiones, la instancia soberana son los Estados nacionales y sus líderes. ¡Aquí estamos!

En otras palabras, tan pronto como la globalización chocó con algo que representa una amenaza real para la vida humana, todos los hechizos sobre fronteras abiertas, sobre la tecnocracia, sobre Elon Musk, los vuelos a Marte, los autos Tesla sin conductor, Greta Tunberg, todos los proyectos y hechizos globalistas desaparecieron en un momento. De hecho, vemos cómo, por el contrario, China está actuando efectivamente. Porque fue China, que fue la primera víctima de la propagación de la pandemia, aunque, tal vez, la pandemia comenzó en otros países: en Estados Unidos, Europa e Italia existía antes, simplemente no se detectó. China resultó ser el primer país donde fue identificada esta pandemia como una epidemia de coronavirus. Y luego, otros países han descubierto el coronavirus, pero es bastante obvio que la escala y el alcance que la propagación del coronavirus ha adquirido en Europa o EE. UU. Significa que este virus existió allí durante mucho tiempo, simplemente no fue diagnosticado como tal. Entonces, fue en China, que colisionó en toda su extensión, primero, en una escala bastante aterradora, con esta epidemia, China lo superó solo gracias a su cierre total. Debido al hecho de que China mantuvo una estructura política gobernada por el Partido Comunista, porque era y sigue siendo una sociedad disciplinada y disciplinaria que se cerró instantáneamente, implementó instantáneamente el modo de aislamiento, cerró Wuhan, cerró otras provincias, bloqueó a las personas, prohibió el movimiento, impuso estado de emergencia en una parte de sus territorios, y de tal manera localizó el virus y lo suprimió. Esta estricta acción coordinada del modelo chino dio un ejemplo de cómo luchar contra el coronavirus. Y al principio, Inglaterra, Italia, España, Francia, Alemania y Estados Unidos dijeron: bueno, no solo existe la variante china, con lo que intentaron ironizar sobre los chinos, pero tan pronto como los problemas llegaron a Europa, resultó que las medidas aplicadas por los chinos son la única forma efectiva de combatir el coronavirus.

Algunas figuras son muy fanáticos convencidos y globalistas como Giorgio Agamben o Bill Gates todavía intentan decirnos de que la mejor manera de combatir el coronavirus es que todos se infecten rápidamente, dejando las fronteras abiertas, manteniendo completamente todo el sistema del globalismo, bueno, en algunos sentidos se deduce de esto que se trata simplemente de morir más rápido. Boris Johnson intentó durante la semana de propagación del virus en el Reino Unido también moverse en esta dirección liberal-globalista, pero en estas circunstancias de la aterradora escala de la tragedia, rechazó rápidamente esto y se vio obligado a implementar el mismo régimen de aislamiento nacional, cierre de fronteras, aislamiento de personas, cuarentena, e implementar también medidas extraordinarias. Y ahora el mundo de hoy es para aquellos que quisieron cerrar sus sociedades, sus fronteras y su gente, quisieron imponer un estado de emergencia y transferir la autoridad al Estado nacional como la instancia más alta de soberanía o también para los que no lo querían, pero aun así terminaron haciéndolo debido a la situación de necesidad frente a la pandemia, ya que todos los que estaban alrededor actuaron de la misma manera: las fronteras cerradas encerraron a las personas y transfirieron el poder de las autoridades supranacionales a las nacionales. ¿Qué tenemos como resultado? Queremos decir que cuando comenzó la epidemia, antes de la propagación del coronavirus, tratábamos con una sociedad abierta, e incluso si esta sociedad no estaba completamente abierta a escala mundial, todas las élites, todos los líderes de todos los países: Rusia y China, incluso de Irán, en gran medida, aparte de los países occidentales, reconocíamos por defecto que vivimos en una sociedad abierta, que la sociedad abierta es, si no algo logrado, como en Europa o América, era de todos modos un objetivo para esforzarse después, como para otros territorios, y por lo tanto en realidad nadie cuestionó básicamente que, de todos modos, la democracia liberal y la sociedad abierta es el objetivo al que se dirige toda la humanidad. Nadie cuestionó esto. Y luego vino el coronavirus, y resultó que este objetivo, esta orientación es completamente fallido. Esta es una quimera que no puede responder de manera efectiva a ninguno de los desafíos con los que chocó. Y después de eso vemos el colapso total de la sociedad abierta, porque el coronavirus es incompatible con la sociedad abierta, por lo que debemos elegir entre el coronavirus o la sociedad abierta. Y al principio, aquellos que todavía trataban de decir: "Mejor la sociedad abierta y la muerte", han perdido todo apoyo porque todos, absolutamente todos, incluso en las sociedades liberales occidentales en las que esta apertura ya ha penetrado en la profundidad del inconsciente, incluso ellos, tuvieron que romper instantáneamente con estas ideas, gritando: "No, si cerrar es la elección que tenemos que hacer para permanecer con vida, entonces elegimos la sociedad cerrada”.

Esto es lo que sucedió: vemos el cierre de las sociedades abiertas y pasamos de las autoridades transnacionales a los enfoques de los procesos económicos, sociales y políticos a los estándares nacionales. De hecho, ¡bienvenido al mundo multipolar! El coronavirus cerró la sociedad abierta, eliminó por completo el proceso de globalización, se debilitó (bueno, de esto hablaremos en una próxima entrega) la economía globalista y se volvió a los pueblos a las fronteras nacionales. Y muchos me dirán: "Bueno, estas son medidas temporales, ahora todos lo enfrentarán, inventarán una vacuna, y todos se recuperarán" ... Esto es un error. Primero, la epidemia durará bastante tiempo. Incluso los pronósticos más optimistas anuncian un plazo de seis meses o incluso de un año. Muchos dicen que contaminará a toda la humanidad, y hay recaídas de esta enfermedad. Alguien dice que sincrónicamente a este virus (en primer lugar, finalmente no sabemos sobre sus consecuencias, cuán grave y terrible puede ser), puede haber recaídas, puede haber diferentes cepas, pero en principio, tal precedente ya da evidencia del completo fracaso del proyecto globalista.

Es un problema serio que solo puede ser superado efectivamente por la humanidad únicamente en el contexto del cierre, en el contexto de las fronteras nacionales, significa que la globalización ha llegado a su fin y que entramos en el mundo post-global. En consecuencia, desde el punto de vista ideológico, es hoy en día que estamos experimentando una transición de una sociedad abierta a una cerrada, y cuanto más dure esta lucha en condiciones de una sociedad cerrada, y solo en tales condiciones puede llevarse a cabo, cuanto más profundas sean las instituciones de este orden post-global. Entramos en la epidemia del coronavirus como sociedad abierta, como mundo global y saldremos de ella como un mundo multipolar con Estados nacionales como autoridades superiores de soberanía. Eso es lo que ya ha hecho esta pandemia. Y día tras día, la irreversibilidad de este proceso será cada vez más evidente. Quienes creen que todo volverá a ser como antes, están profundamente equivocados: no hay vuelta atrás, hay horizontes totalmente nuevos por delante, el Nuevo Orden Mundial que es diferente al anterior está por delante, naturalmente diferente del orden bipolar que colapsó en los años 90 del siglo pasado, y del orden unipolar. Este mundo multipolar, en el que China, Rusia, Estados cerrados fuertes, incluso los Estados Unidos de América, pueden sobrevivir con un estado de emergencia, con Trump, con la imposición del tiempo de toque de queda con patrullas del ejército en ciudades estadounidenses cerradas, y en realidad con la suspensión (con la "democracia suspendida"), de la democracia y la abrogación temporal de los derechos y libertades civiles o, al menos, con restricciones: este régimen domina en adelante ese orden mundial que se formará más y más rápido día tras día. Entonces, durante el coronavirus estamos cambiando un orden mundial: la sociedad abierta, el sistema global para pasar a otro: una sociedad cerrada, un mundo multipolar con prioridades completamente diferentes, otros sistemas de valores y otras estructuras de gobierno político.

El estado de emergencia, Ernstfall, es muy grave y quien está en el poder en tal situación, no es probable que lo entregue voluntariamente a nadie. Este es, digamos, el lado positivo de la epidemia en la que vivimos. Por supuesto, es importante lidiar con eso, es importante sobrevivir, pero no se puede reducir todo a la solución de problemas puramente técnicos, es esencial pensar en el futuro. Y a la salida de esta pandemia nos encontraremos con una realidad post-global completamente nueva.

Traducción de Juan Gabriel Caro Rivera

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

HONOR Y RESPETO

PARA LOS QUE NOS DEJARON POR EL COVID-19

El Tiempo por Meteoblue