Sergio Pintado

Los partidos comunistas de 10 países sudamericanos piden que los gobiernos otorguen rentas básicas a los trabajadores afectados por la pandemia de COVID-19. Ana María Prestes, del Partido Comunista brasileño, dijo a Sputnik que "el capitalismo está desnudo ante esta crisis".

Para Prestes, socióloga y dirigente del Partido Comunista de Brasil (PCdoB), el coronavirus demuestra la importancia de que los países cuenten con sólidos sistemas de salud pública. "Todo el mundo lo que está pasando en EEUU, donde no hay un sistema público para sus ciudadanos y donde poca gente puede pagar un plan privado, por lo que no tiene acceso a cosas básicas de la atención de salud", señaló.

La dirigente del PcdoB valoró que los países de América Latina cuenten con sistemas públicos de salud que interconecten —como es el caso del Sistema Único de Salud (SUS) brasileño— a los gobiernos municipales, regionales y nacionales para garantizar que existan "desde puestos de salud en los barrios hasta hospitales de alta complejidad".

Prestes nació en Moscú en 1977, donde su familia se había exiliado como consecuencia de la dictadura militar que controló el país entre 1964 y 1985. Prestes es nieta del histórico dirigente comunista brasileño Luis Carlos Prestes y de María Prestes, segunda pareja de Prestes luego de Olga Benario, la joven comunista alemana de origen judío que se radicó en Brasil y fue entregada al nazismo por el Gobierno que en ese entonces encabezaba Getulio Vargas.

De acuerdo con Prestes, la complementación de los diferentes niveles de salud le da a los sistemas "una capilaridad" clave a la hora de garantizar la atención básica. La solidez es tal que, según la dirigente, el SUS sigue siendo importante a pesar de los recortes establecidos por el Gobierno de Jair Bolsonaro.

La respuesta que exige la pandemia de coronavirus demuestra las falencias del sector privado a la hora de la atención, algo que según la dirigente comunista está demostrando que "el capitalismo está desnudo ante esta crisis". En esa línea, algunos países recurren a 'estatizar' algunos de sus servicios de salud para garantizar la atención.

Prestes hizo hincapié en cómo, en ese contexto de dificultades en todo el planeta, países como Cuba, China o Rusia "se están demostrando como países muy solidarios". "Son países que tienen a la solidaridad internacional como valor central y al ser humano en primer lugar, eso indudablemente es una lección para todo el mundo", sostuvo.

Del otro lado, remarcó, están "los países que insisten en bloquear y mantener sanciones comerciales y económicas, como Estados Unidos contra Irán, Venezuela o Cuba".

En esa línea, la declaración de los partidos comunistas reclama "terminar con el bloqueo y otras medidas coercitivas unilaterales contra Cuba y Venezuela, y con las acciones en contra de Nicaragua, cuyo carácter insolidario, discriminatorio e injusto resalta aún más en medio de esta crítica situación". Los partidos tambioén consideran que "es preciso y urgente condonar de manera definitiva las deudas externas de nuestros países con el FMI y la banca internacional usurera".

La clase trabajadora, la más perjudicada

Para los comunistas de la región, la situación de los trabajadores latinoamericanos en medio de esta pandemia es una de las grandes preocupaciones. Es que al riesgo sanitario, deben sumarle las serias dificultades económicas surgidas de la paralización de la actividad.

"Claramente la gente trabajadora es la más perjudicada con la restricción de la circulación, sobre todo donde hay un alto trabajo informal como en Bolivia, donde llega al 70%, o en Brasil, donde se acerca al 50%", advirtió Prestes.

La dirigente comunista remarcó que "esta gente no tiene cómo tener comida en la casa si no tiene trabajo" por lo que "es central que los gobiernos en este momento destinen fondos y ayudas financieras rápidas" que aseguren alimentos e insumos básicos de higiene y limpieza.

"Cada gobierno en casda país tiene que centrarse en salvar vidas y mantener a la gente en la casa pero con un mínimo de renta básica para que pueda mantenerse a lo largo de estos meses que van a ser de privación de circulación y posibilidad de trabajo", profundizó.

Para los partidos que firman la declaración, en este momento "las políticas de austeridad fiscal deben revertirse y el Estado debe asumir responsabilidades extraordinarias para mantener la actividad económica, incluida la garantía de la contribución de los sistemas bancarios financieros a este fin".

La declaración conjunta está firmada por los partidos comunistas de Argentina, Brasil (Partido Comunista de Brasil y Partido Comunista Brasileño), Colombia, Venezuela, Paraguay, Chile, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Perú (Partido Comunista del Perú y Partido Comunista Peruano - Patria Roja).

¿Cómo será el mundo postcoronavirus?

El mundo después de la pandemia de coronavirus "seguramente va a tener más conciencia social", dijo Prestes.

"Tengo la esperanza de que al salir de esta crisis en el mundo habrá más conciencia social porque hay cosas a las que la gente normalmente no le prestaría atención y ahora, en que está todo el día mirando noticias y puede ver la composición de las noticias", sostuvo, confiando en que la población puede tener una visión más crítica sobre la situación política de sus países.

En ese sentido, remarcó que la crisis actual demuestra "lo más importante en el mundo es la colaboración y la cooperación" y servirá como una lección para aquellos países "más alejados de la cooperación internacional".

De todas maneras, la pandemia aún no terminó y la complejidad de los desafíos que afrontan los países de Sudamérica motivó a los partidos comunistas de la región a unirse en una declaración conjunta que alertan sobre las "profundas falencias" que el coronavirus evidencia en los sistemas de salud.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

HONOR Y RESPETO

PARA LOS QUE NOS DEJARON POR EL COVID-19

El Tiempo por Meteoblue