Por Tony Cartalucci

Este informe refiere a la actuación que está teniendo Médicos Sin Fronteras; que ahora aparece de forma prolífica en los medios de comunicación corporativos dando "información" sobre los supuestos ataques químicos, sin estar presente en el lugar y "olvidando" que quienes hasta ahora han usado armas químicas son los escuadrones de terroristas que asolan el país de Oriente Medio apoyados desde el exterior. Respecto a la actuación de esta organización "humanitaria" en Siria cabe comentar que participó en un tipo de campaña de  propaganda acusatoria contra la supuesta represión hacia los servicios de asistencia médica y los heridos en las manifestaciones, muy similar a la que emprendió Amnistía Internacional contra los mismos cuadros médicos a los que acusó de colaborar en la supuesta persecución. Ni Médicos Sin Fronteras ni Amnistía aportaron pruebas de ello, bien al contrario, los hechos muestran una versión muy diferente a las expresadas por estas poderosas organizaciones respaldadas por el poder económico occidental.

Amnistía Internacional ya había mostrado su parcialidad, falta de rigor y de ética informativa y humanitaria el 25 de octubre de 2011 en su informe: "Crisis Sanitaria, sobre los  hospitales en  Siria", en el que indicaba cosas como que ciudadanos heridos en las protestas “habían sido agredidos físicamente en los hospitales del gobierno por la plantilla médica, y en algunos casos se les negó el cuidado médico, mientras otros que habían sido llevados al hospital fueron detenidos o habían simplemente desaparecido”. Estas “informaciones” fueron claramente criticadas por el profesor Franklin Lamb, que además era miembro de Amnistía, porque no estaban basadas en fuentes fiables y verificadas, entre estas fuentes estaba Al Jazeera, en manos de la dictadura catarí, cuyo papel y sesgo descarado en la cuestión Siria es obvio dada su enemistad con el gobierno de este país. Pero lo que es más grave e importante, se volvía a acusar sin evidencias, según indica Lamb. Este profesor además había estado visitando varios hospitales sirios recientemente y les comentó lo que había dicho AI, que por cierto no había contactado con ninguna plantilla médica e indicaba que se basaba en un testigo anónimo. El personal sanitario calificó lo dicho por AI como una “difamación gratuita a la comunidad médica siria”. Franklin Lamb ofrece los nombres de los doctores y los lugares donde estuvo, así como el contacto por teléfono o por mail para hablar incluso con los pacientes.

Médicos Sin Fronteras (MSF) no es la primera vez que es denunciada por realizar actuaciones que nada tienen que ver con una labor humanitaria, el historiador Michael Parenti mostraba su actuación de apoyo al ataque de la OTAN a Serbia durante la guerra a Yugoslavia.

Lean el informe de Tony Cartalucci en estos momentos críticos que se viven ahora en Siria, ante la posibilidad de un ataque de la potencia mundial y sus socios, que desean acabar con la soberanía de esta nación independiente.

"MÉDICOS" DETRÁS DE LAS REIVINDICACIONES  DE ARMAS QUÍMICAS EN SIRIA ESTÁN AYUDANDO A LOS TERRORISTAS

25 de agosto de 2013. (Tony Cartalucci). La "evidencia" sobre la cual occidente está apuntalando su narrativa sobre el Gobierno Sirio usando armas químicas contra un gran número de civiles depende hasta ahora completamente de afirmaciones hechas por "Médicos Sin Fronteras". En el artículo del New York Times: "Señales de ataques químicos detallados por Grupo de Ayuda", se indica:

"Un grupo de ayuda internacional, dijo el sábado que los centros médicos de apoyo próximos al sitio de un presunto ataque con armas químicas cerca de Damasco, recibieron más de 3.000 pacientes que presentan síntomas compatibles con la exposición a agentes nerviosos tóxicos en la mañana del ataque reportado.

De ellos, 355 murieron, dijo  Médicos Sin Fronteras.

La declaración es la primera que procede de una organización internacional que trabaja en Siria sobre el ataque del miércoles en las afueras del noreste de Damasco, la capital".

Si bien, a menudo, es descrita [MSF] por los medios occidentales como "independiente", nada podría estar más lejos de la verdad.

Para empezar, Médicos Sin Fronteras está totalmente financiada por los mismos intereses corporativos financieros detrás de Wall Street y de la política exterior global de Londres, incluyendo el cambio de régimen en Siria y del vecino Irán. En el propio informe anual Médicos Sin Fronteras (informe de 2010 se puede acceder aquí), incluye como donantes financieros: Goldman Sachs, Wells Fargo, Citigroup, Google, Microsoft, Bloomberg, de Mitt Romney Bain Capital, y una miríada de otros intereses corporativos-financieros. Médicos Sin Fronteras también cuenta con banqueros en su Consejo de Asesores incluyendo Beshel Elizabeth Robinson de Goldman Sachs.

Complicando aún más las apodadas reivindicaciones de "independencia" y "ayuda" de Médicos Sin Fronteras, está el hecho de que sus instalaciones médicas están situadas en regiones de Siria controladas por los terroristas, especialmente a lo largo de la frontera  norte de Siria con Turquía, miembro de la OTAN. En una entrevista con NPR, Stephen Cornish, de Médicos Sin Fronteras, reveló la naturaleza de la participación de su organización en el conflicto sirio, donde él explica que la ayuda está siendo enviada a regiones fuera del control del Gobierno sirio, y que su organización está de hecho poniendo en marcha instalaciones en estas zonas. Cornish admite [énfasis añadido]:

"Durante los pasados meses, hemos tenido un consultorio médico que fue abierto en el interior de una cueva. Hemos tenido otro que fue abierto en una granja de pollos y un tercero en una casa. Y estas instalaciones hemos intentado equiparlas todo lo mejor que hemos podido con suficiente tecnología moderna y con equipos médicos completos. Ellos en principio estaban tratando principalmente con combatientes heridos y gente que eran civiles que estaban siendo directamente afectados por el conflicto."

En otras palabras, las organización financiada por Wall Street estaba aportando apoyo a militantes armados y financiados por occidente y sus aliados en la zona, la mayoría de los cuales se ha visto que son luchadores extranjeros, afiliados con o perteneciendo directamente a Al Qaeda y a su de facto arma política, los Hermanos Musulmanes. Esta llamada organización de "ayuda internacional" es en realidad una pieza de la maquinaria militar encubierta volcada contra Siria y hace el rol de un batallón médico.

Los "hospitales" en Damasco que están siendo apoyados por Médicos Sin Fronteras están en zonas ahora bajo amenaza de ser retomadas por las fuerzas del gobierno, y es en estas instalaciones donde los medios de comunicación occidentales están recurriendo para la "evidencia" de que primero tuvo lugar un ataque químico y segundo, que fue el gobierno el que lo llevó a cabo. Lo que los medios occidentales no están diciendo a sus audiencias es que incluso Médicos Sin Fronteras admite que los miembros de su equipo no están presentes en esas instalaciones médicas y que solo les están enviando suministros -en otras palabras, esta evidencia es un rumor que ha emanado de las zonas controladas por los terroristas, solamente encubierto y manipulado como una evidencia real de una apodada organización internacional "de buena reputación".

En la propia declaración oficial de Médicos Sin Fronteras, se indicaba que:

"Desde 2012, MSF ha construido una colaboración sólida y fiable con redes médicas, hospitales y puntos médicos  en la Gobernación de Damasco, y ha estado suministrándoles medicamentos, equipo médico y apoyo técnico. Debido a importantes riesgos de seguridad los miembros de la plantilla de MSF no han sido capaces de acceder a las instalaciones.

Se explicó además que:

"MSF no puede confirmar científicamente la causa de los síntomas ni establecer quién es el responsable del ataque", dijo el Dr. Janssens".

Lo más probable de esperar es que la gran mayoría de  aquellos que lean las noticias simplemente acepten lo que dicen los medios occidentales y nunca se molesten en leer lo que realmente está haciendo Médicos Sin Fronteras en Siria o que han dicho realmente respecto al más reciente incidente. Una rutina similar fue utilizada en Libia, donde Human Rights Watch y Amnistía Internacional utilizaron su legitimidad intentando crear un pretexto para la intervención militar occidental allí.

Este es el informe expuesto por Tony Cartalucci, http://landdestroyer.blogspot.com.es/2013/08/doctors-behind-syrian-chemical-weapons.html

Si quieren ver con más detalle la actuación de Amnistía Internacional en la guerra de agresión colonial contra Libia, tienen este otro: Amnistía Internacional, su actuación en la guerra de agresión sobre Libia.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

HONOR Y RESPETO

PARA LOS QUE NOS DEJARON POR EL COVID-19

El Tiempo por Meteoblue