El término genocidio a menudo suena en relación con una variedad de acontecimientos y no sólo tiene una connotación política, sino también características bastante vagas. Algunos países han reconocido el genocidio armenio. Se habla del intento de genocidio a osetios y abjasios en 2008, así como del genocidio a los rusos en Ucrania, que comenzó en 2014 con la violación de los derechos de la población de ruso-hablante, que condujo al referéndum de Crimea y a la creación de la RPD y la RPL (República Popular de Donetsk y Lugansk). Desde el extranjero llegan noticias sobre los palestinos en Israel, los musulmanes (rohinghya) en Myanmar que están siendo perseguidos por budistas, o de cachemires en la India, que, según una resolución de la ONU, iban a celebrar un referéndum hace décadas.

En la India, hay otro problema concerniente a la persecución histórica de los sijs. Algunos estados de Canadá y EEUU han reconocido los pogromos anti-sij de la India como genocidio.

La historia de este caso es la siguiente. El 31 de octubre de 1984, la primera ministra india Indira Gandhi fue asesinada en la India. El asesinato fue cometido por sus guardaespaldas personales, que eran sijs, y le dispararon a Indira Gandhi a quemarropa. Uno de ellos fue liquidado inmediatamente y el otro fue herido. Los dirigentes indios consideraron que la culpa del asesinato no sólo debía recaer en los autores directos y posibles organizadores, sino también en toda la comunidad sij de la India.

 

Poco antes de esto, surgió un conflicto entre el Estado de la India y la comunidad sij. Los sijs declararon el autogobierno, al que el Estado respondió con las medidas más brutales. En junio de 1984, contra el centro sij de la India, el Templo de Oro de Amritsar, se llevó a cabo la operación militar "Estrella Azul", en la que fueron asesinadas 500 personas.

Después del asesinato de Indira Gandhi, Rajiv Gandhi declaró: "Cuando un gran árbol cae, la tierra a su alrededor tiembla". Altos funcionarios del partido gobernante Congreso Indio han comenzado a movilizar a sus partidarios. El diputado Sajjan Kumar y el jefe del sindicato Lalit Maiken fueron los responsables de proporcionar dinero en efectivo a los alborotadores. Junto con el dinero pasaron bebidas alcohólicas a sus manos. Delhi Transport Corporation proporcionó apoyo logístico. La policía también proporcionó vehículos. Además, los líderes del partido suministraron a su "infantería" palos de bambú, barras de metal, cuchillos y queroseno. La búsqueda de los sijs se llevó a cabo de forma selectiva, ya que los participantes en los disturbios recibieron información sobre la base de las listas electorales de votantes, el registro escolar y las cartillas de racionamiento. En la radio y la televisión nacional de toda la India sonaban las consignas "Sangre por Sangre", "Sijs - Traidores de la Nación" y otras.

A las 8 de la mañana del 1 de noviembre de 1984, comenzaron los pogromos en la capital de la India. Los primeros objetivos fueron los templos sijs (Gurudwaras) y sus sacerdotes (gurús), a los que se les arrancaron turbantes, barbas y cabellos (según las costumbres religiosas, los hombres sijs adultos no se cortan el pelo, por lo que los ponen bajo un turbante). Tratando de salvar sus vidas, los sijs intentaron abandonar las ciudades, pero las multitudes detuvieron los trenes y los masacraron, independientemente de su edad y sexo.

La reportera del New York Times Barbara Crosset comparó a las víctimas de los ataques a los sijs con los 17 años de gobierno del dictador chileno Augusto Pinochet. Solo que a diferencia de los 17 años del régimen de Pinochet en la India, todas las represiones ocurrieron en cuestión de días. Paul Bross, de la Universidad de Washington, comparó en general los acontecimientos de la India con la "Noche de los Cristales" de los nazis, cuando en la noche del 9 al 10 de noviembre de 1938, los pogromos judíos se extendieron por toda Alemania.

En 2014, un informe de 30 páginas preparado por la organización no gubernamental "Sikh for Justice" titulado "Sikh Genocide in November 1984" fue presentado al Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon. El documento contenía las estadísticas oficiales de la India, según las cuales más de 35.000 personas fueron reconocidas en 2007 como víctimas de pogromos anti-sijs.

Cabe señalar que en aquel momento el Sij Manmohan Singh (de 2004 a 2014) ocupaba el cargo de primer ministro en la India. Fue el primer y último primer ministro de la historia del país, que no era hindú por religión y, lo que es más importante, durante su gobierno se normalizaron las relaciones con una serie de países con los que hubo conflictos históricos, principalmente Pakistán y China. Tal vez esta sea la única razón por la que fue posible llevar a cabo investigaciones y pagos parciales de indemnización a las víctimas de los acontecimientos de principios de noviembre de 1984. Durante dichas investigaciones, en febrero de 2011, se descubrió una fosa común de sijs en la aldea de Hondh-Chillar, Haryana, así como rastros similares de crímenes en los estados de Bengala Occidental, Uttar Pradesh, Jammu y Cachemira. Por lo tanto, si antes se creía que los linchamientos a los sijs se limitaban a Nueva Delhi y a los suburbios de la capital, los nuevos datos mostraban que los ataques se habían llevado a cabo en 18 estados y en más de 100 ciudades y pueblos. Como todos eran idénticos, esto atestigua las acciones coordinadas de los alborotadores.

Añadimos que los intentos de establecer la justicia se han llevado a cabo con anterioridad. Así, la Comisión de Marwah en noviembre de 1984 estuvo estudiando el papel de la policía en el asesinato de los sijs, pero sus actividades fueron detenidas por el gobierno. En mayo de 1985, la nueva comisión se enfocó en la cuestión de si los pogromos no fueron espontáneos, sino organizados. Como resultado del informe, se recomendó que se establecieran tres comisiones separadas. En ese mismo año se creó un comité para la rehabilitación de las víctimas de los pogromos y el pago de indemnizaciones, pero el Gobierno de la India rechazó esas reclamaciones. En 1987, el comité Kapur-Mittal reexaminó el papel de la policía. Se estableció que 72 policías tuvieron un papel activo, pero nadie fue castigado. Otro comité comenzó a investigar el papel de los funcionarios y recomendó abrir un caso contra Sajjan Kumar.

Otro comité comenzó a contar las víctimas de la masacre de Nueva Delhi, lo que dio como resultado la cifra de 2.733 personas. En marzo de 1990 se creó el Comité Potti-Rosha, que también insistió en abrir causas penales contra los funcionarios que organizaron los pogromos. Sus actividades fueron continuadas por el siguiente comité, que amplió el círculo de sospechosos, pero el trabajo no dio resultados reales. En diciembre de 1993 comenzó a funcionar el comité de Narula, que también confirmó las demandas de sus predecesores para que se abrieran causas penales contra los organizadores de la masacre antisij. Finalmente, en 2000-2005. La Comisión Nanavati dirigió el trabajo, que proporcionó pruebas claras sobre los papeles de Jagdish Titler y Sajjan Kumar, pero no se mencionó al resto de los líderes del Congreso indio.

En total, diez casos se ocuparon de la cuestión de los pogromos antisij. Pero el problema era que no tenían poder legal: Los resultados de las investigaciones cayeron en los estantes de los archivos para ser cubiertos de polvo. Además, los sijs continuaron siendo presionados de diversas maneras, lo que obligó a muchos de ellos a abandonar su patria. Sin embargo, la diáspora internacional sij sigue luchando por sus derechos. El 1 de noviembre, el Palacio de las Naciones Unidas en Ginebra acogerá otro evento sij destinado a reconocer los acontecimientos de 1984 como genocidio.

Pero bajo el actual régimen gobernante de Narendra Modi, que sigue un rumbo nacionalista centrado en el hinduismo, es poco probable que permita que los dirigentes de la India reconsideren estos acontecimientos. El problema es también que cuando Modi era gobernador de Gujarat, en 2002 se produjeron allí pogromos antimusulmanes, y en 2008 se llevaron a cabo pogromos contra cristianos en el estado de Orissa. Y algunos expertos vieron en ellos una cierta continuidad desde noviembre de 1984.

Fuente de las imágenes:  https://www.merepix.com/

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS

El Tiempo por Meteoblue