Víctor Lenore

Una duda política planeó durante los días anteriores a la rueda de prensa fundacional del nuevo partido de Iñigo Errejón. Puede resumirse así: ¿se atrevería la cúpula a adoptar el nombre Más España, disputando la noción de patriotismo a la derecha, o tirarían por el tibio Más País? Ahora sabemos el resultado, pero no todos los militantes quedaron contentos con esta opción. Es el caso del joven politólogo Guillermo López, implicado en la revista ‘La Trivial’ y en el laboratorio de ideas El Observatorio. Este último grupo participó en la campaña de Más Madrid a la Comunidad, aportando -entre otras cosas- el reguetón donde los altos cargos del partido hacia guiños al superventas BadBunny. López compartió hace unos días un polémico ‘meme’ donde aparecía la imagen de Errejón respaldado por una enorme bandera rojigualda. Entonces se formó un intenso debate en redes, donde chocaron detractores y defensores. El joven militante terminó siendo entrevistado por José Javier Esparza en ‘El Gato al Agua’, el emblemático programa de Intereconomía, para disgusto de alguno de sus compañeros.

Errejón todavía no se atreve a aparecer envuelto en la rojigualda, pero ha ido lanzando avisos de que no lo descarta, como cuando expresó que sentía envidia de que Jean-LucMélenchon se relacione con total naturalidad con la tricolor. La reivindicación de López, compartida por otros, no se queda solo en abrazar la bandera sino en dotarla de nuevos contenidos. Por eso en el texto de su tuit aludía a símbolos nacionales de izquierda como Buenaventura Durruti (tótem del anarquismo español) o incluso a mitos militares como la Novena compañía del regimiento de marcha del Chad, donde se integraban 150 republicanos españoles que participaron en la liberación de París de los nazis. Los versos que acompañan al tuit son un intento de adaptación de la marcha peronista a la tradición española.

Este enfoque ‘peronista’ contrasta vivamente con el grueso de los cuadros de Más País, que tejen su discurso en torno a las políticas de la identidad, es decir la defensa de los derechos de feministas, LGTBI, minorías raciales y otros colectivos que consideran discriminados. Este bloque estaría encabezado por cuadros de Más Madrid como Rita Maestre, cuyas intervenciones públicas suenan como una adaptación del ideario del PSOE a la sensibilidad milenial (la célebre frase de que entre Coldplay y Springsteen prefiere a Beyoncé porque es feminista, sin importar que la cantante sea un icono del neoliberalismo cultural). No es ningún secreto que la relación de Más Madrid con el PSOE madrileño ha sido mucho más cálida y cordial que la que existe entre las distintas fracciones internas de Podemos. ¿Qué está en juego en esta batalla cultural? Decidir si ‘visibilizar las discriminaciones’ se sigue poniendo en primer plano o se empiezan a atender conceptos que la izquierda española considera peligrosos, como ‘patria’, ‘familia’ y ‘soberanía’. Va ganando de largo la primera opción, pero se comienza a hablar de la segunda.

¿Más España o Más PSOE?

Los estrategias no puede ser más opuestas. Para los progresistas, España es un país culturalmente subdesarrollado que necesita modernizarse, mirando hacia el exterior (el clásico discurso del PSOE en los ochenta). La soluciones suelen estar en copiar iniciativas francesas -por ejemplo, el sistema de mancomunidades culturales- o en una nueva y difusa ’cultura participativa’, basada en ‘prácticas transversales’ que fomente ‘las artes vivas’ y ‘genere mediaciones en las comunidades’. ¿Qué significa esta jerga? Nadie lo tiene muy claro, pero podemos intuirlo por la acción de gobierno de los cuatro años de Ahora Madrid. La programación musical de las fiestas municipales (San Isidro, Veranos de la Villa) fue descentralizada, acercando la música a los barrios, mientras en el resto también se abundaba en una puesta al día del ideario cultural ‘sociata’ de los años ochenta. “Todo para el público, pero sin el público y con dinero público”, como describió magistralmente nuestro último ministro de cultura, José Guirao.

Ahora Madrid no aportó un nuevo enfoque. La recientemente condenada emisora M21 era poco más que una réplica de Radio 3, pero con menos medios. En general el 'carmenismo' siguió una hoja de ruta parecida a la del carismático Tierno Galván: hasta el alabado grafismo del ayuntamiento era un tributo permanente a la estética de la movida. La consejería de cultura fue un vodevil con la fulminación de Guillermo Zapata, el conflictivo periodo de Celia Mayer y la surrealista decisión de Carmena de quedarse con el cargo para evitar problemas. Cualquiera que charle de manera habitual con agentes culturales madrileños de tamaño mediano (promotores, representantes, artistas autónomos) comprobará que Más Madrid no dejó un recuerdo especialmente grato.

Respecto a los ‘peronistas’, poco se puede decir, ya que no tienen un discurso cultural definido ni han tenido oportunidad de gobernar en ningún sitio. La impresión al hablar con ellos es que no sienten vergüenza de las manifestaciones culturales españolas (Semana Santa, música popular, incluso los toros en algunos casos). Se sienten cómodos con lo que el pensador italiano  AntonioGramsci llamaba cultura nacional-popular, hasta el punto de que se le puede escuchar frases como esta: “es alucinante la habilidad de los ingleses para envolver en romanticismo fenómenos como los piratas. En España tenemos verdaderos héroes, con historias tan potentes como la de Blas de Lezo, pero no sabemos manejarlas. Nos movemos entre despreciarlos y regalárselos a Vox”, explicaba en privado un cuadro medio de Más Madrid. ¿Puede salir de ahí un nuevo paradigma cultural?

Condescendencia 'progre'

Un conflicto revelador entre las dos fracciones fue la crisis del llamado ‘obrero de Vox’, provocada por una entrevista callejera de la web Ctxt a un trabajador que declaró que pensaba votar a Santiago Abascal. Los ‘progres’ tiraron de argumentos clásicos tipo ‘el fascismo se cura leyendo’ y lamentaron la falta de conciencia de clase en los barrios españoles. Los ‘peronistas’ o ‘populistas’ replicaron que nuestra izquierda tiene un serio problema de clasismo que se traduce en condescendencia por todo aquel que no comparta tus códigos culturales o no esté dispuesto a ‘dejarse enseñar’. Los ‘progres’ hacían bromas en redes sociales sobre huir España en caso de que ganase la derecha, mientras los populistas subrayaban la necesidad de la izquierda de rehacer su discurso para afrontar nuevos retos políticos. Lo más serio que se ha escrito sobre esto es una serie de artículos de la filósofa Clara Ramas San Miguel, titulada ‘Ocho claves para el patriotismo democrático que viene’.

Un último apunte. Que haya dos corrientes culturales en el partido no quiere decir que tengan la misma fuerza. La de los ‘progres’ es infinitamente superior, en gran parte porque sintoniza plenamente con el discurso del PSOE, su socio obligatorio en las instituciones hasta que Más País consiga aumentar su apoyo popular (un horizonte dudoso). La disfunción actual quedó clara en el acto de campaña Más Madrid donde Iñigo Errejón citó la frase de Gramsci que dice que todo cambio político viene precedido por un cambio cultural. Estaba rodeado de nombres que perfectamente podrían haber estado en un acto de los años de Zapatero, entre ellos Almudena Grandes, Santiago Auserón (emblema de la movida) y el comentarista cultural Bob Pop (colaborador de ‘Público’ y Buenafuente). Ni el 'carmenismo' ni el 'errejonismo' han propuesto todavía cambios significativos. Si Errejón pretende protagonizar una nueva etapa, deberá tejer primero un nuevo enfoque cultural. Hablamos de un conflicto subterráneo pero sustancial.

La batalla del discurso

Parte del sector que llamamos ‘peronista’ siguió con decepción la presentación del nuevo partido en Madrid. Para empezar, Errejón no se atrevió con Más España y circuló el detalle de que el nombre Más País estaba registrado desde mayo. También consideraron ‘infantil’ que se repitiera tarjetas verdes y rojas para aprobar a mano alzada decisiones sobre las que no se podía debatir. “No se trataba de un encuentro, sino de un decorado para la televisión”, lamentaban muchos. El diputado Eduardo Rubiño, diputado de la Asamblea de Madrid, arrancó su intervención saludando a ‘los compañeros, compañeras y compañeres”, como guiño a las personas no binarias. No hace falta explicar en qué sensibilidad cultural se le puede situar.

El lenguaje inclusivo ha sido un campo de batalla, que unos defienden como irrenunciable y otros piensan que solo sirve para retratar al partido como desconectado de las necesidades cotidianas de las mayorías sociales. Las cinco secretarías de Más País serán “ LGTBIQ+”, “Verde”, “Animales”, “Refugiados” y “Mujer@s”, así con una arroba. Un aplicación a rajatabla de las ’identitypolitics’ anglosajonas. Por si fuera poco, el nombre del partido se cierra con una exclamación, sin poner la de apertura, adoptando así las normas de ortografía inglesa. Al final del acto, los más críticos recibieron con alegría que Errejón anunciara que el partido defendería un programa de Renta Básica y políticas de ayuda a las familias. Algo es algo. Otros recordaron que el acto se celebraba en una sede de UGT, rompiendo la desconexión de partidos de izquierda y sindicatos. Otro día, otra batalla.

Fuente: Vozpopuli

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

El Tiempo por Meteoblue