alt

The Saker

Introducción: Existe una gran controversia sobre el verdadero estado de la economía venezolana y acerca de si la reforma y las políticas de Hugo Chávez y Nicolás Maduro fueron cruciales para el pueblo de Venezuela o si fueron completamente erróneas y precipitaron las crisis actuales. Cualquiera, y todos, parecen tener opiniones muy contundentes sobre este tema. Pero yo no, simplemente porque carezco de la experticia necesaria para formarme tales opiniones. Así es que decidí preguntarle a uno de los economistas independientes más respetados del mundo, Michael Hudson, por quien tengo un inmenso respeto y cuyos análisis (incluidos los que han co-escrito con él, como Paul Craig Roberts) me parecen ser los más creíbles y honestos que se pueda encontrar. De hecho, Paul Craig Roberts considera a Hudson el “mejor economista del mundo“.

Estoy profundamente agradecido a Michael por sus respuestas que, espero, contribuirán a una comprensión honesta y objetiva de lo que realmente está ocurriendo en Venezuela.

El saker

The Saker: ¿Podría resumir el estado de la economía de Venezuela cuando Chávez llegó al poder?

Michael Hudson: Venezuela era un monocultivo petrolero. Sus ingresos por exportaciones se gastaban principalmente en la importación de alimentos y otras necesidades que podrían haber sido producidas en casa. La mayor parte de su comercio era con los Estados Unidos. De tal forma, a pesar de su riqueza petrolera, acumuló deuda externa.

Desde el principio, las compañías petroleras estadounidenses temieron que algún día Venezuela utilizara sus ingresos petroleros para beneficiar a su población en general en lugar de permitir que la industria petrolera estadounidense y su aristocracia compradora local continuaran desviando su riqueza. De tal forma que la industria petrolera, respaldada por la diplomacia de los Estados Unidos, mantuvo a Venezuela como rehén, de dos maneras.

alt 

En primer lugar, las refinerías de petróleo no se construyeron en Venezuela, sino en Trinidad y en los estados del sur en la costa del Golfo de los Estados Unidos. Esto permitió a las compañías petroleras de los Estados Unidos, o al gobierno de los Estados Unidos, dejar a Venezuela desprovista de un medio para seguir una política independiente “por su cuenta” con su petróleo, ya que era necesario refinar este petróleo. No es útil tener reservas de petróleo si no se puede refinarlo para hacerlo utilizable.

En segundo lugar, se convenció a los banqueros centrales de Venezuela para que comprometieran sus reservas de petróleo y todos los activos del sector petrolero estatal (incluida CITGO) como garantía de su deuda externa. Esto significaba que si Venezuela incumplía (o era forzada al default debido a que los bancos estadounidenses se negaran a cancelar puntualmente su deuda externa), los tenedores de bonos y las principales petroleras estadounidenses estarían en una posición legal para tomar posesión de los activos petroleros de Venezuela.

Estas políticas pro-EEUU convirtieron a Venezuela en una oligarquía latinoamericana típicamente polarizada. A pesar de ser nominalmente rica en ingresos petroleros, su riqueza se concentró en manos de una oligarquía pro-EEUU que permitió que su desarrollo interno fuera dirigido por el Banco Mundial y el FMI. La población indígena, especialmente su minoría racial rural, así como la subclase urbana, fue excluida de compartir la riqueza petrolera del país. La arrogante negativa de la oligarquía a compartir la riqueza, o incluso a permitir a Venezuela ser autosuficiente en lo esencial, hicieron que la elección de Hugo Chávez fuera un resultado natural.

El Saker: ¿Podría describir las diversas reformas y cambios introducidos por Hugo Chávez? ¿Qué hizo bien y qué hizo mal?

Michael Hudson: Chávez intentó restablecer una economía mixta en Venezuela, utilizando los ingresos de su gobierno -principalmente del petróleo, por supuesto- para desarrollar la infraestructura y el gasto interno en salud, educación, empleo para elevar los niveles de vida y la productividad de su base electoral.

Lo que no pudo hacer fue limpiar la malversación y el ingreso incorporado del sector petrolero. Y fue incapaz de contener la fuga de capitales de la oligarquía, que tomó su riqueza y la trasladó al extranjero, mientras se escapaba.

Esto no fue “malo”. Simplemente toma mucho tiempo cambiar la perturbación de una economía, mientras que los Estados Unidos están utilizando sanciones y “trucos sucios” para detener ese proceso.

The Saker: ¿Cuáles son, en su opinión, las causas de la actual crisis económica en Venezuela? ¿Se debe principalmente a los errores de Chávez y Maduro o es la causa principal el sabotaje, la subversión y las sanciones de los Estados Unidos?

Michael Hudson: No hay forma de que Chávez y Maduro hayan podido seguir una política pro-venezolana dirigida a lograr la independencia económica sin incitar a la furia, la subversión y las sanciones de los Estados Unidos. La política exterior estadounidense sigue tan centrada en el petróleo como cuando invadió Irak durante el régimen de Dick Cheney. La política de los Estados Unidos es tratar a Venezuela como una extensión de la economía de los Estados Unidos, tener un superávit comercial en petróleo para gastar en los Estados Unidos o transferir sus ahorros a los bancos de los Estados Unidos.

Al imponer sanciones que impiden que Venezuela obtenga acceso a sus depósitos bancarios en los EEUU y a los activos de Citgo, de su propiedad estatal, los Estados Unidos hacen imposible que Venezuela pague su deuda externa. Esto la está forzando a dejar de pagar, lo que los diplomáticos de Estados Unidos esperan utilizar como excusa para ejecutar las garantías en base a los recursos petroleros de Venezuela y apoderarse de sus activos en el extranjero de la misma manera que el fondo de cobertura Paul Singer intentó hacer con los activos en el extranjero de Argentina.

Así como la política de los Estados Unidos durante Kissinger fue hacer “gritar a la economía de Chile”, los Estados Unidos siguen el mismo camino en contra de Venezuela. Están utilizando a este país como un “efecto de demostración” para advertir a otros países que no actúen en su propio interés de ninguna manera que evite que su superávit económico sea desviado por los inversionistas estadounidenses.

The Saker: ¿En su opinión, qué debería hacer Maduro a continuación (asumiendo que se mantiene en el poder y que Estados Unidos no lo derroca) para rescatar a la economía venezolana?

Michael Hudson: No puedo pensar en nada que el presidente Maduro pueda hacer que no esté haciendo. En el mejor de los casos, puede buscar ayuda extranjera y demostrarle al mundo la necesidad de un sistema financiero y económico internacional alternativo.

Él ya comenzó a hacer esto al tratar de retirar el oro de Venezuela del Banco de Inglaterra y la Reserva Federal. Esto se está convirtiendo en una “guerra asimétrica”, que amenaza con deshacer el  patrón del dólar en las finanzas internacionales. La negativa de Inglaterra y los Estados Unidos a otorgar a un gobierno electo el control de sus activos extranjeros demuestra a todo el mundo que los diplomáticos y tribunales de los Estados Unidos por sí solos pueden controlar y controlarán a los países extranjeros como una extensión del nacionalismo de los Estados Unidos.

El precio del ataque económico estadounidense a Venezuela es, por lo tanto, la fractura el sistema monetario global. La disposición a defenderse de Maduro está demostrando a otros países la necesidad de protegerse a sí mismos de convertirse en “otra Venezuela” al encontrar un nuevo refugio seguro y agente pagador para su oro, reservas de divisas y financiamiento de deuda externa, lejos del dólar, la libra esterlina y las áreas del euro.

La única forma en que Maduro puede luchar con éxito es a nivel institucional, aumentando la apuesta inicial para salir “fuera de la caja”. Su plan, y por supuesto es un plan a más largo plazo, es ayudar a catalizar un nuevo orden económico internacional independiente del estándar del dólar estadounidense. Funcionará a corto plazo solo si Estados Unidos cree que puede salir de esta lucha convertido en un intermediario financiero honesto, un sistema bancario honesto y un partidario de regímenes elegidos democráticamente. ¡La administración Trump está destruyendo la ilusión más plenamente que cualquier crítico antiimperialista o rival económico pudiera hacerlo!

A largo plazo, Maduro también debe desarrollar la agricultura venezolana, en la misma línea que los Estados Unidos protegieron y desarrollaron su agricultura durante la legislación del New Deal de la década de 1930: servicios de extensión rural, crédito rural, asesoramiento sobre semillas, organizaciones estatales de comercialización de cultivos, compra y suministro de mecanización, y el mismo tipo de precios que Estados Unidos ha usado durante mucho tiempo para subsidiar la inversión agrícola nacional para aumentar la productividad.

The Saker: ¿Qué pasa con el plan para introducir una moneda criptográfica basada en petróleo? ¿Sería esa una alternativa efectiva al bolívar venezolano moribundo?

Michael Hudson: Sólo un gobierno nacional puede emitir una moneda. Una moneda “crypto” vinculada al precio del petróleo se convertiría en un vehículo de cobertura, propenso a la manipulación y al alza de precios por parte de vendedores y compradores a plazo. Una moneda nacional debe basarse en la capacidad de gravar impuestos, y la principal fuente tributaria de Venezuela es el ingreso del petróleo, que está siendo bloqueado en los Estados Unidos. Así que la posición de Venezuela es como la del marco alemán que surgió de su hiperinflación de principios de los años veinte. La única solución es el soporte de la balanza de pagos. Parece que el único apoyo de este tipo provendrá de fuera de la esfera del dólar.

La solución a cualquier hiperinflación debe ser negociada diplomáticamente y apoyada por otros gobiernos. Mi historia del comercio internacional y la teoría financiera, Comercio, Desarrollo y Deuda Externa, describe el problema de las reparaciones en Alemania y cómo la hiperinflación fue resuelta por Rentenmark.

El impuesto a la renta económica de Venezuela caería sobre el petróleo y los sitios de bienes raíces de lujo, así como los precios de monopolio y los ingresos altos (principalmente ingresos financieros y de monopolio). Esto requiere una lógica para enmarcar dicha política fiscal y monetaria. He tratado de explicar cómo lograr la independencia monetaria y, por ende, política, durante el último medio siglo. China está aplicando dicha política de manera más efectiva. Puede hacerlo porque es una economía grande y autosuficiente en lo esencial, con un excedente de exportación lo suficientemente grande como para pagar sus importaciones de alimentos. Venezuela no está en tal posición. Es por eso que está buscando apoyo en China en este momento.

The Saker: ¿Cuánta asistencia brindan China, Rusia e Irán y cuánto pueden hacer para ayudar? ¿Cree que estos tres países juntos pueden ayudar a contrarrestar el sabotaje, la subversión y las sanciones de los Estados Unidos?

Michael Hudson: Ninguno de estos países tiene una capacidad actual para refinar el petróleo venezolano. Esto les dificulta recibir pagos en petróleo venezolano. Solo un contrato de suministro a largo plazo (pagado por adelantado) sería viable. E incluso en ese caso, ¿qué harían China y Rusia si los Estados Unidos simplemente se apoderaran de sus propiedades en Venezuela, o se negaran a permitir que la compañía petrolera de Rusia tome posesión de CITGO? En ese caso, la única respuesta sería aprovechar las inversiones de los Estados Unidos en su propio país como compensación.

Al menos China y Rusia pueden proporcionar un mecanismo de compensación bancaria alternativo a SWIFT, de modo que Venezuela pueda evitar el sistema financiero de los EEUU y evitar que sus activos sean capturados a voluntad por las autoridades de los EEUU o los tenedores de bonos. Y, por supuesto, pueden proporcionar custodia para la mayor parte del oro de Venezuela que pueda obtener de Nueva York y Londres.

Por lo tanto, mirando hacia el futuro, China, Rusia, Irán y otros países deben establecer un nuevo tribunal internacional para juzgar la próxima crisis diplomática y sus consecuencias financieras y militares. Dicho tribunal, y su banco internacional asociado, como alternativa al FMI y al Banco Mundial controlados por los Estados Unidos, necesita una ideología clara para enmarcar un conjunto de principios de nacionalidad y derechos internacionales con poder para implementar y hacer cumplir sus fallos.

Esto enfrentaría a los estrategas financieros de los Estados Unidos con una opción: si continúan tratando al FMI, al Banco Mundial, a la OMC y a la OTAN como extensiones de la política exterior cada vez más agresiva de los Estados Unidos, correrán el riesgo de aislar a los Estados Unidos. Europa tendrá que elegir si seguir siendo un satélite económico y militar de los EEUU o probar su suerte con Eurasia.

Sin embargo, Daniel Yergin informa en el Wall Street Journal (7 de febrero) que China está tratando de cubrir sus apuestas abriendo una negociación a puerta cerrada con el grupo de Guaidó, aparentemente para obtener el mismo acuerdo que ha negociado con el gobierno de Maduro. Pero es poco probable que un acuerdo de este tipo sea honrado en la práctica, dada la animosidad de los EEUU hacia China y la total confianza de Guaidó en el apoyo encubierto de los EEUU.

The Saker: Venezuela conservó gran  parte de su oro en el Reino Unido y dinero en los Estados Unidos. ¿Cómo pudieron Chávez y Maduro confiar en estos países, o no tenían otra opción? ¿Existen alternativas viables a Nueva York y Londres o siguen siendo el “único juego en la ciudad” para los bancos centrales del mundo?

 alt

Michael Hudson: Nunca hubo una confianza real en el Banco de Inglaterra o la Reserva Federal, pero parecía impensable que se negaran a permitir que un depositante oficial retire su propio oro. El lema habitual es “confía pero verifica”. Pero la falta de voluntad (o la incapacidad) del Banco de Inglaterra para verificar significa que ya llegó lo que antes era impensable: ¿Han vendido estos bancos centrales este oro por adelantado en el Gold Pool post-Londres y sus sucesivos mercados de commodities en su intento de mantener bajo el precio para sostener la apariencia de solvencia del estándar en dólares estadounidenses?

Paul Craig Roberts ha descrito cómo funciona este sistema. Existen mercados a plazo para divisas, acciones y bonos. La Reserva Federal puede ofrecer comprar una acción en tres meses, por decir, un 10% por sobre el precio actual. Los especuladores irán por las acciones, subiendo el precio, a fin de aprovechar la promesa “de los mercados” de comprar las acciones. Entonces, cuando hayan transcurrido tres meses, el precio habrá aumentado. En gran parte, así es como el “Equipo de Protección de Quiebras” de EEUU ha apoyado al mercado de valores de EEUU.

El sistema funciona a la inversa para mantener bajos los precios del oro. Los bancos centrales que poseen oro pueden reunirse y ofrecer vender oro a bajo precio en tres meses. “El mercado” se dará cuenta de que con la venta de oro a bajo precio, no tiene sentido comprar más oro y aumentar su precio. Así que el mercado de liquidación hacia adelante da forma al mercado de hoy.

La pregunta es, ¿los compradores de oro (como el gobierno ruso y el chino) compraron tanto oro que la Fed de los Estados Unidos y el Banco de Inglaterra realmente tuvieron que “compensar” sus ventas a futuro y agotaron su oro constantemente? En este caso, habrían estado “viviendo al momento”, manteniendo bajos los precios del oro durante el mayor tiempo posible, sabiendo que una vez que el mundo vuelva al estándar de intercambio de oro anterior a 1971 para los déficits intergubernamentales de la balanza de pagos, EEUU se quedará sin oro y no podrá mantener su gasto militar en el extranjero (sin mencionar su déficit comercial y la desinversión extranjera en los mercados de valores y bonos de EEUU). Mi libro sobre el Superimperialismo explica por qué quedarse sin oro forzó la Guerra de Vietnam hasta el final. La misma lógica se aplicaría hoy a la vasta red de bases militares de Estados Unidos en todo el mundo.

La negativa de Inglaterra y los EEUU de pagarle a Venezuela significa para otros países que las reservas de oro oficiales extranjeras pueden ser tomadas como rehenes de la política exterior de los EEUU, e incluso de los veredictos de juicios de tribunales de los EEUU para asignar este oro a acreedores extranjeros o a cualquiera que quiera establecer demanda del mismo en alguna corte de EEUU con leyes estadounidenses y dictaminar contra estos países.

Esta toma de rehenes ahora hace que sea urgente para otros países el desarrollo de una alternativa viable, especialmente a medida que el mundo se desdolariza y el estándar de intercambio de oro sigue siendo la única forma de limitar el déficit de la balanza de pagos inducido por el ejército de los Estados Unidos o cualquier otro país que monta un ataque militar. Un imperio militar es muy caro, y el oro es una restricción “pacífica” para los déficits de pagos inducidos por el ejército. [Explico los detalles en mi libro Super Imperialism: The Economic Strategy of American Empire (1972), actualizado en alemán como Finanzimperium (2017)]

Los EEUU han exagerado su poder en perjuicio de la base del orden financiero global centrado en el dólar. Ese orden ha permitido a los Estados Unidos ser “la nación excepcional” capaz de tener déficits en la balanza de pagos y deuda externa que no tiene intención (o capacidad) de pagar, alegando que los dólares arrojados por su gasto militar extranjero “abastecen” a otros países con sus reservas del banco central (en forma de préstamos al Tesoro de los Estados Unidos – bonos y letras del Tesoro – para financiar el déficit presupuestario de los EEUU y su gasto militar, así como el déficit de la balanza de pagos de EEUU).

Dado que la UE está actuando como una rama de la OTAN y del sistema bancario de los Estados Unidos, esa alternativa tendría que estar asociada con la Organización de Cooperación de Shanghai, y el oro debería mantenerse en Rusia y/o China.

The Saker: ¿Qué pueden hacer otros países latinoamericanos como Bolivia, Nicaragua, Cuba y, quizás, Uruguay y México para ayudar a Venezuela?

Michael Hudson: Lo mejor que pueden hacer los países vecinos de América Latina es unirse para crear un vehículo para promover la desdolarización y, con ello, una institución internacional para supervisar la reducción de las deudas que están más allá de la capacidad de los países para pagar sin imponer austeridad, y así destruir sus economías.

También se necesita una alternativa al Banco Mundial que haría préstamos en moneda nacional, sobre todo para subvencionar la inversión en la producción nacional de alimentos para proteger la economía contra las sanciones alimentarias extranjeras, el equivalente a un asedio militar para forzar la rendición mediante la imposición de la hambruna. Este Banco Mundial para la Aceleración Económica pondría en primer lugar el desarrollo de la autosuficiencia para sus miembros, en lugar de promover la competencia de las exportaciones y cargar a los prestatarios con deuda externa que los haría propensos al tipo de chantaje financiero que Venezuela está experimentando.

Como país católico romano, Venezuela podría solicitar apoyo papal para una reducción de la deuda y una institución internacional para supervisar la capacidad de pago de los países deudores sin imponer austeridad, emigración, despoblación y privatización forzosa del dominio público.

Se necesitan dos principios internacionales. Primero, ningún país debería estar obligado a pagar deuda externa en una moneda (como el dólar o sus satélites) cuyo sistema bancario actúa para evitar el pago.

En segundo lugar, ningún país debería estar obligado a pagar deuda externa al precio de perder su autonomía doméstica como estado: el derecho a determinar su propia política exterior, a cobrar impuestos y a crear su propio dinero, y a estar libre de tener que privatizar su capital y bienes públicos para pagar a acreedores extranjeros. Cualquier deuda de este tipo es un “préstamo incobrable” que refleja la irresponsabilidad del acreedor o, lo que es peor, la apropiación perniciosa de activos en una ejecución hipotecaria, que fue la intención del préstamo.

The Saker: ¡Muchas gracias por tomarse el tiempo para responder a mis preguntas!