Por Guillermo Rocafort*

Guillermo Rocafort defiende que Gibraltar no sólo es un trozo de terreno usurpado a España («una humillación histórica y una colonia militar») sino que la política económica que practica lo ha convertido en un paraíso fiscal que perjudica al territorio andaluz que tiene alrededor y a todo nuestro país. Rocafort advierte que los paraísos fiscales «depredan las zonas que tienen alrededor haciendo un dumping fiscal» y permitiendo que allí se refugien los capitales de las zonas limítrofes donde la economía languidece mientras tanto y sube el paro. Gibraltar ni siquiera aplica el IVA, atrayendo la visita diaria de numerosos españoles «que van allí a hacer la compra».

Así lo expresa nuestro colaborador, el escritor Guillermo Rocafort, en una entrevista concedida al diario extremeño Hoy, con motivo de dos conferencias que ha pronunciado en Extremadura tituladas El expolio de España. Gibraltar y otros paraísos fiscales, la primera el lunes 18 de febrero en el Salón de Actos de Caja Extremadura en la calle Clavellina de Cáceres y el martes 19 de febrero en el Salón de Actos del Colegio de Farmacéuticos de Badajoz.

Su interés por los efectos de los paraísos fiscales le ha llevado también a estudiar el fenómeno de las SICAV, sobre las que estima que se mueven en fraude de ley y han servido para la creación de grandes fortunas que escapan a la tributación. A su insistencia en este tema atribuye su salida de la Universidad que él asegura le fue impuesta por su defensa de la libertad de cátedra, mientras que su departamento insistía por su parte en que cumpliese con los programas educativos.

En la citada entrevista, señala Rocafort  que “Muchos españoles van a Gibraltar a trabajar y se les considera ciudadanos de segunda. Se les paga mucho peor y por el contrario, la élite gibraltareña tiene sus residencias oficiales en Sotogrande y son «los señores de España», ejerciendo como tales. Desde el foro 'Recuperemos Gibraltar' estamos intentando concienciar, en el tercer aniversario de la usurpación, de los efectos económicos de la apertura de la verja, que están suponiendo una descapitalización para nuestro país. Los capitales huyen y, en parte, se están refugiando en Gibraltar. ¿Qué actitud debería adoptar España? Por supuesto, la de cerrar la verja cuanto antes mejor, la verja física y financiera y que los bancos españoles tengan prohibido hacer transacciones con bancos gibraltareños. También hay que cerrar la verja en internet cortando el cable telefónico y cerrar la verja turística e igualmente hay que cerrar también el agua y que se suministren de Londres o su metrópoli. Hay que lograr un cambio de fuerza. Ellos son unos provocadores natos porque ¿desde cuándo el ratón se ha permitido el lujo de escupir al león? El problema es que la clase política española está pillada a todos los niveles; porque sabemos el tema de las cuentas en los paraísos fiscales y en Gibraltar. Las autoridades españolas están en una posición de debilidad. Ellos provocan ametrallando una boya que tiene la bandera española o acosando a nuestros pesqueros y ejerciendo una provocación muy dosificada con la que advierten que estamos aquí, os tenemos pillados por la información financiera que tenemos, porque somos un paraíso fiscal y nos gusta meter el dedo en el ojo al león, que está anestesiado por una clase política corrompida, como estamos viendo. Todo lo que queda del Imperio Británico son paraísos fiscales, como las Malvinas, las Islas Vírgenes, la Isla de Man... El Imperio Británico ha desaparecido, pero desde un punto de vista capitalista es más esplendoroso que antes”.

A la pregunta de si tiene algo que ver el paraíso gibraltareño con la postura que está adoptado en estos momentos el Reino Unido respecto a la UE, Rocafort no duda en expresar lo que muchos españoles y europeos sabemos:

“El Reino Unido siempre ha actuado de forma muy farisea respecto a la Unión Europea. No tienen el euro y el euro depende ellos porque las grandes operaciones financieras que se hacen en Europa entran por la city londinense. Es verdaderamente paradójico que el euro sea rehén de la city londinense pero es que los inventores de la Bolsa y los paraísos fiscales son los anglosajones, que siempre han practicado la piratería económica que hoy es de guante blanco y chaqué. Inglaterra nunca ha querido poner orden ni control en los paraísos fiscales que dependen de ella porque eso le da el poder económico sobre ingentes masas financieras que apuestan a hundir empresas, bancos y naciones y que son, en gran parte, responsables de la crisis económica que estamos padeciendo. Es necesario reconocer cuanto antes que España no es más que un puñado de acciones y títulos de la deuda pública en manos de las grandes masas financieras”.

Teniendo un paraíso fiscal como Gibraltar tan cerca, ¿por qué nuestros nuevos ricos corruptos se inclinan más bien por llevarse el dinero a las Seychelles, Suiza o algún país árabe?

“Gibraltar quizá sea de los más opacos. Suiza, por ejemplo, ya ha renunciado al secreto bancario por una sencilla razón, porque el pueblo suizo ya ha tenido que sufragar con 40.000 millones de euros la quiebra del UBS y ha sabido cual es el coste de ser un paraíso fiscal en esta crisis financiera. Por eso ha salido tanta información de Suiza. A Gibraltar hay muchas visitas de políticos de partidos españoles. ¿Cuando saldrá esa información?, pues cuando se desestabilice aquello. Si España tuviera una política efectiva tendría que poner una recompensa porque los españoles queremos saber quién tiene el dinero allí metido. Hay gente que lleva el dinero, supongo que en coche, y de Gibraltar va a las Islas Vírgenes con sólo darle a un botón. Ese es el descontrol que existe en el capitalismo internacional y que nos ha llevado a esta crisis. Yo soy doctor en Económicas y apuesto por la economía real que crea empleo. Los paraísos fiscales no generan empleo y, al final, hunden a las naciones y las empobrece. Apuesto por una economía real con las naciones hermanas de Iberoamérica y por un mercado de 500 millones de personas, pero hoy en día somos vasallos de los anglosajones”.

El entrevistador no duda en hacerle una pregunta obligada: ¿Usted considera que las SICAV son auténticos paraísos fiscales?

“Las SICAV son un paraíso fiscal dentro de España. Y legalizado. Comparte elementos con Gibraltar en el hecho de que la persona que tiene dinero ahí metido no paga impuestos y con la diferencia de que, en España, las han dejado para legalizar los patrimonios de los grandes capitalistas que abarcan toda la élite del sistema, no sólo políticos, sino que se ha hablado que están alrededor de la Casa Real e incluyen deportistas de alto nivel, actores y directores como Pedro Almodóvar y comunicadores como Ana Rosa Quintana. Una SICAV es una sociedad anónima que sólo tributa el 1% del beneficio. Las grandes fortunas se han creado en torno a las SICAV porque, como no pagan impuestos, se capitalizan exponencialmente y así les va de bien, mientras que el resto de los españoles no nos podemos capitalizar, cortándonos la posibilidad de prosperar socialmente. Las SICAV fueron creadas por el gobierno socialista de Felipe González aupado por diez millones de votos de obreros, pero todos los partidos están en la pomada y el PP las ha mantenido, CiU las ha defendido, el PNV e incluso IU nunca ha hecho una denuncia efectiva. Y son un auténtico fraude de ley: tienen que tener un mínimo de cien accionistas porque se buscan que sean una sociedad de inversión colectiva, pero en realidad hay un accionista con 99,9% de las acciones y luego tiene accionistas de paja, llamados también mariachis o testaferros. Son sociedades instrumentales que han servido a los grandes capitalistas para seguir enriqueciéndose. La CNMV las ha protegido respecto al resto de los españoles”.

Se ha hablado mucho y muy mal de Gerard Depardieu y del millonario François Henry Pinault que han trasladado su dinero de Francia a Bélgica huyendo de los impuestos. Una polémica que tampoco evade Rocafort:

“Las SICAV existen en toda Europa porque están regidas por una directiva europea. Pero es interesante que, en Francia, la legislación les obliga a invertir en la industria nacional y en deuda pública francesa. Son sociedades que han sido «patriotizadas». Eso explica que Francia tenga una industria automovilística tan potente. En España, el legislador no obliga a invertir en deuda pública e industria nacional no hay. ¿En qué invierten mayoritariamente las SICAV españolas?: En economías extranjeras. El legislador francés ha sido más diligente. En España, como estamos viendo en estos días, sólo han pensado en su propio medro personal y no han tenido esa inteligencia legislativa. Francia sabía que los capitales no tienen patria y huyen y ha conseguido arraigarlos a su territorio nacional, que es lo que España nunca ha sabido hacer. Volviendo a Depardieu, lo que no puede ser es que se obligue a una persona a pagar el 75% de su renta, eso es una confiscación. Tampoco se puede permitir que pague solo el 1%. Hay un término medio, un principio de solidaridad con respecto al conjunto de tu sociedad. Tiene que salir de los propios ricos el pagar más en una situación como la de España con seis millones de parados”.

Guillermo Rocafort defiende que Gibraltar no sólo es un trozo de terreno usurpado a España («una humillación histórica y una colonia militar») sino que la política económica que practica lo ha convertido en un paraíso fiscal que perjudica al territorio andaluz que tiene alrededor y a todo nuestro país. Rocafort advierte que los paraísos fiscales «depredan las zonas que tienen alrededor haciendo un dumping fiscal» y permitiendo que allí se refugien los capitales de las zonas limítrofes donde la economía languidece mientras tanto y sube el paro. Gibraltar ni siquiera aplica el IVA, atrayendo la visita diaria de numerosos españoles «que van allí a hacer la compra».

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

El Tiempo por Meteoblue