alt

Pedro Bustamante

Como ya hicieron Juan Pablo II y Benedicto XVI, el Papa Francisco ha acudido estos días a realizar el ritual de humillación de rigor del Vaticano ante el mito central del sionismo y por extensión del hollycapitalismo atlantista-sionista: el hollycausto; a su sancta sanctorum: Auschwitz. El lugar en el que el mito hollycapitalista, bajo leyes de excepción que criminalizan cualquier interpretación disidente, nos dice que millones de judíos fueron sacrificados en hornos crematorios.

Por cierto que todo esto coincide con una nueva persecución por parte de la llamada "democracia" española y catalana de Pedro Varela y la Librería Europa, precisamente por difundir versiones del nacionalsocialismo alemán y del hollycausto que no coinciden con los dogmas oficiales ante los que hay santiguarse.

No parece una casualidad que la visita del Papa del 27 al 31 de julio a Polonia haya estado precedida, precisamente el día anterior, el 26, por el ritual profanatorio y sacrificial de Saint-Étienne-du-Rouvray. Como hemos comentado en otro artículo (http://deliriousheterotopias.blogspot.de/2016/07/la-profanacion-de-san-esteban-y-la.html) en el trasfondo de este ritual, detrás de la cortina de humo del yihadismo radical, estaba la lapidación de San Esteban, el primer mártir cristiano, por parte de los judíos. Su castigo por criticarlos sin contemplaciones y defender las creencias cristianas ante el Sanedrín judío en el Templo de Salomón. Como vamos a ver todo esto está lleno de sentido si tenemos en cuenta que lo que estaba en el trasfondo de la visita del Papa Francisco a Auschwitz era también el Templo de Jerusalén. Y que el ritual de profanación y sacrificio simbólicos de San Esteban no era más que el inicio del ritual de humillación del Papa Francisco ante el sionismo, pero sobre todo ante la religión hollycapitalista y su neopaganismo, que ante nosotros se consolida.

El día anterior a la visita a Auschwitz, el Papa ha acudido al santuario de Jasna Góra en Częstochowa, uno de los principales lugares santos y de peregrinación en Polonia. También conocido por albergar el icono de la Virgen Negra de Częstochowa, una de las reliquias más importantes del país. Lo interesante es que esta es una de las conocidas como "vírgenes negras", que representan el "arquetipo afrodítico" de lo sagrado femenino, frente al "arquetipo demétrico" encarnado por la Virgen cristiana más común, utilizando los términos de Julius Evola (Metafísica del sexo). Como se sabe estas vírgenes negras se asocian a cultos heterodoxos o heréticos del cristianismo, como el de los cátaros, los templarios o el Priorato de Sion. Esto está más relacionado de lo que parece con la visita del Papa a Auschwitz, como vamos a ver.

alt

El Papa Franciso besa el vientre de la Virgen Negra de Częstochowa en presencia de un cáliz de oro.

Durante la ceremonia en Częstochowa el Papa entregó a la Virgen Negra un rosal de oro, besó su vientre y acto seguido tomó un cáliz de oro en su mano (https://www.youtube.com/watch?v=cnPFUenvOoU, 22'-24'). Este detalle es tremendamente simbólico en la medida en que supone reconocer implícitamente la vinculación del cáliz o del Santo Grial con el vientre de esta Virgen "afrodítica". Esto es, que el misterio del Santo Grial tendría mucho más que ver con un ser sagrado femenino que con uno masculino, más con el contenido del vientre femenino que con la sangre sacrificial masculina. Confirma la profunda vinculación de la hierogamia con el sacrificio. O en otras palabras, el gesto del Papa ante la Virgen Negra de Częstochowa estaría aludiendo a lo que Denis de Rougemont en El amor y Occidente denomina lo "eroticoeucarístico", esto es, una dimensión de lo sagrado más profunda implícita en la eucaristía únicamente sacrificial del culto cristiano ortodoxo.

Así, en la Virgen Negra de Częstochowa, en el rosal, en el beso en el vientre, en el Grial, están presentes todos los elementos de la trinidad mixta pagana y de los rituales hierogámico-sacrificiales, que como vamos nos permiten interpretar la visita a Auschwitz en todo su alcance. De ahí que no parece que sea una casualidad que Francisco haya esperado al tercer día de su visita para acudir al campo de concentración, y que lo haya hecho un viernes, el Veneris dies o 'día de Venus', una de las encarnaciones de este "arquetipo afrodítico" y de la Gran Diosa erótica pagana.

alt

Visista del Papa Franciso al Muro de las Lamentaciones en Jerusalén en mayo de 2014 y al "muro de la muerte" en Auschwitz en julio de 2016.

 

En Auschwitz-Birkenau el Papa ha visitado el bloque 11, en el que se encuentra el "muro de la muerte", en el que fueron fusilados muchos prisioneros. Allí ha saludado a 11 supervivientes, entre ellos a una mujer de 101 años que acoje a un jóven peregrino llegado para las Jornadas Mundiales de la Juventud. Francisco ha encendido una vela en homenaje a las víctimas y se ha acercado al "muro de la muerte", lo ha tocado con su mano derecha y ha inclinado la cabeza en señal de respeto durante unos segundos. Lo significativo es que este gesto era el mismo que el que realizó frente al Muro de las Lamentaciónes en Jerusalén, cuando lo visitó en mayo de 2014.

No debe de ser entonces tampoco una casualidad que este muro se encuentre en el bloque 11, ni que el Papa haya saludado a 11 personas, ni que lo haya hecho un día 29 (2 + 9 = 11). El 11 es un número lleno de simbolismo en el judaísmo y en la masonería, en la medida en que representa las dos columnas del Templo de Salomón, pero también el vacío implícito que las separa (1 - 0 - 1). A partir de todos estos datos, parece lógico pensar que este "muro de la muerte" hacía alusión en el ritual realizado por el Papa al Muro de las Lamentaciones, que como se sabe es uno de los lugares más sagrados del judaísmo por ser los restos del Templo de Salomón destruído por babilonios y romanos.

alt

Oswald Wirth, Arcano 2 "La Papesse" del Tarot de Marsella, 1889; y San Lucas?, Nuestra Señora de Częstochowa, 66-67 d.C.

Pero es importante comprender que el 11 representa también numerológicamente el 2 (1 + 1) y este supone implícitamente el 3, si consideramos el vacío intermedio entre los dos llenos. Esto es lo que expresa el Arcano 2 del Tarot de Marsella, en el que la sacerdotisa está flanqueada por las dos columnas salomónicas. Esta sacerdotisa es naturalmente la misma Gran Diosa afrodítica de la que venimos hablado, Semíramis, Isis, Ishtar, Venus, las vírgenes negras... Por cierto que en los capiteles de este arcano se observa la flor de lis, como en el icono de la Virgen Negra de Częstochowa, que representa la trinidad babilónica (David Icke, El mayor secreto). Podríamos seguir tirando del hilo y veríamos que no es una casusalidad que hayan llamado ISIS a ese grupo terrorista creado por las agencias de inteligencia occidentales. Como las columnas masónicas, es la rivalidad masculina creada artificialmente para transformar el statu quo y avanzar en la agenda globalista. Como el capitalismo y el comunismo, la derecha y la izquierda, cuyos colores azul y rojo son los mismos que los de estas columnas.

De ahí que los 101 años de la superviviente a la que ha saludado el Papa tampoco sean casuales. Como decimos el 11 supone una elipsis del 101, y este número alude también a la trinidad mixta pagana a la que nos referíamos, en concreto a la trinidad masculina-femenina-masculina (1 - 0 - 1). Estamos de nuevo hablando de la Gran Diosa que articula trinidades en las que esta ocupa un lugar central entre dos figuras masculinas. Es el caso de la trinidad babilónica Nimrod-Semíramis-Tammuz o de la egipcia Osiris-Isis-Horus. Este detalle de los 101 años ha sido recogido por la mayoría de los medios. También el hecho de que esta mujer acogiese a un joven peregrino que acudía a la Jornadas Mundiales de la Juventud. Todo esto alude una vez más a estas trinidades paganas, a rituales hierogámico-sacrificiales, a rituales de regicidio y coronación en los que forasteros se enfrentaban con los reyes salientes para acceder al trono junto a la reina, en régimenes arcaicos de ascendencia matriarcal.

alt


Crucifijo y Papa Francisco portando este crucifijo en su visita a Auschwitz.

Todo lo que decimos está también implícito en el crucifijo que portaba el Santo Padre. Se trata de una cruz en la que, en lugar de Cristo, aparece el "buen pastor" portando en sus hombros la oveja descarriada, y sobre ellos la paloma del Espíritu Santo. Pero si profundizamos un poco sabremos  que la figura del buen pastor remite a las del Moscóforo o 'portador del ternero' o bien al Crióforo o 'portador del carnero', que aluden a rituales sacrificiales de animales y a religiones de misterios en las que la identificación entre los adeptos y los animales sacrificiales jugaba un papel importante. Además el supuesto "buen pastor" del crucifijo del Papa Francico tiene los brazos cruzados, de la misma manera que es propia del dios egipcio Osiris. De la misma manera la paloma puede aludir al alma de las víctimas sacrificiales, pero también a la hierogamia en la que el alma de uno de los participantes desciende y se une con el cuerpo de otro de ellos. Así, la paloma que aparece en esta cruz puede ser interpretada como Semíramis, que desciende para unirse en una boda sagrada con Nimrod, o en su versión egipcia, en forma de milano, como Isis que desciende para unirse con Osiris. Huelga decir que Tammuz y Osiris son algunos de los arquetipos que el cristianismo retomó para dar forma al mito de Jesucristo.

Como se ve todo encaja: las trinidades mixtas paganas, la Gran Diosa "afrodítica", el Templo de Jerusalén, las columnas masónicas, el 11, el 101. Y así podríamos seguir hablando del 11 en las  columnas de Hércules, en el escudo de Carlos V, en el real de a ocho español, en el dólar, en las bombas de Hiroshima y Nagasaki, en las Torres Gemelas... El Primer Templo de Salomón fue destruído por los babilonios en el siglo VI a.C. y el Segundo por los romanos en el 70 d.C. Francisco es el tercer papa que visita Auschwitz, lo hace en el tercer día de su visita, un día 29 (2 + 9 = 11), rodeado de innumerables detalles rituales que aluden al 11 (1 + 0 + 1) y a la trinidad mixta pagana. Todo esto está lleno de significado y alude a la eventual construcción futura del Tercer Templo de Jerusalén, que juega un papel central en la religión universal que los globalistas están instaurando y que denominamos hollycapitalismo. Lo importante es entender que esta religión no coincide exactamente con el judaísmo, ni con el protestantismo, que en principio parecen más cercanos a la religión capitalista. Sino que de hecho es una forma de neopaganismo. Y todo esto parece confirmarlo la visita del Papa a Polonia.

alt

Anotación del Papa Francisco en el libro de visitas de Auschwitz: "¡Señor ten piedad de tu pueblo! ¡Señor, perdón por tanta crueldad! Franciscus 29.7.2016"

Sintetizando, el ritual que ha realizado el Papa Francisco en el campo de concentración de Auschwitz se puede leer a varios niveles.

Al nivel más superficial se trata de un acto de  fraternidad, de humildad, de autoinculpación, por parte del líder de la Iglesia Católica para con sus hermanos judíos, una religión con la que tanto comparte. Así hay que interpretar la actitud del Papa en todo el trayecto. Sus palabras en el libro de visitas, las únicas que ha pronunciado, son especialmente significativas en este sentido:

"¡Señor ten piedad de tu pueblo! ¡Señor, perdón por tanta crueldad!"

También es muy significativo que, a parte de esta nota del Papa, las únicas palabras pronunciadas en Auschwitz hayan sido las del Salmo 130, recitadas por un rabino:

"Si tienes en cuenta las culpas, Señor, ¿quién podrá subsistir? [...] Mi alma espera al Señor, más que el centinela la aurora. Como el centinela espera la aurora, espere Israel al Señor, porque en él se encuentra la misericordia y la redención en abundancia: él redimirá a Israel de todos sus pecados."

Bastante claro para el que lo sepa interpretar. Israel como el pueblo elegido. El fin justifica los medios. Los vencedores estarán libres de pecado porque su victoria les será otorgada por Jehová. Ninguna mención a los gitanos, a los comunistas, a los disidentes políticos, a los homosexuales, que también fueron víctimas del nacionalsocialismo, como de tantas dictaduras hasta el día de hoy.

Un detalle muy significativo es que, mientras recorría las placas en las que se conmemora en 23 idiomas a las víctimas de Auschwitz-Birkenau, frente a los supuestos hornos crematorios, el Papa ha cubierto con sus manos el crucifijo. ¿Significa esto que las víctimas del nacionalsocialismo son consideradas de distinta categoría con respecto a la víctima central del cristianismo, a la que  el judaísmo niega su divinidad?

Creemos que lo que está en juego aquí trasciende la lógica de las diferencias entre las religiones reconocidas y tiene más que ver con la instauración de una nueva religión, llamada hollycapitalismo, para la que el hollycausto es uno de los mitos centrales, tal como propone Alain Soral. Así podemos interpretar el gesto del Papa Francisco cubriendo el crucifijo ante las víctimas de Auschwitz. Lo que se ha escenificado es una suerte de reconocimiento por parte del Vaticano del hollycausto como mito sacrificial central, como acto fundador de la religión hollycapitalista. Un acto sacrificial en el que las víctimas, en su mayoría judías como dicen estas placas en 23 idiomas, son de alguna manera divinizadas. De manera que el hollycapitalismo vendría a dejar de alguna manera obsoleto el cristianismo, hasta el punto de que el padre de la Iglesia Católica deba ocultar el símbolo de Cristo en presencia de estas nuevas víctimas hollycapitalistas.

En todo caso todos estos detalles nos permiten interpretar el ritual de Auschwitz no tanto como una muestra de humildad de los católicos frente a los judíos, sino más bien como de clara humillación del Vaticano ante el sionismo internacional. Algo que de hecho se corresponde con la profunda infiltración del segundo en las cúpulas del primero, particularmente marcada desde el Concilio Vaticano II, tal como ha mostrado Manuel Galiana.

Pero este ritual de humillación se puede leer todavía a un nivel más profundo, si consideramos todo lo que hemos dicho sobre el protagonismo del "arquetipo afrodítico" de lo sagrado feminino, las trinidades mixtas paganas, y las referencias a los rituales hierogámico-sacrificiales. Esta interpretación es que no solo el sionismo se infiltra, controla e instrumentaliza desde las cúpulas el catolicismo, sino que de hecho tanto el cristianismo como el judaísmo y el sionismo están a su vez al servicio de una élite de adscripción pagana, iniciática, mistérica, masónica, podemos decir incluso satánica. Esta élite, que conforma el poder real en la sombra, sigue utilizando en esencia los mismos métodos de dominación de las masas desde hace milenios. Este método es una forma de poder-religión en cuyo centro están los rituales hierogámico-sacrificiales, y en el límite, satánicos, que hacen posible la dominación de las masas a través del control del deseo y la amenaza, del goce y de la violencia, del erotismo y la agresividad. Es lo que llamamos la máquina hierogámico-sacrificial.

Pedro Bustamante es investigador independiente, arquitecto y artista. Su obra El imperio de la ficción: Capitalismo y sacrificios hollywoodenses ha sido publicada recientemente en Ediciones Libertarias. http://deliriousheterotopias.blogspot.com/

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

galeria de videos