alt

Pedro Bustamante

La mayoría de los analistas ha interpretado el BREXIT como una derrota de los globalistas, como un desafío al proceso de integración global que nos lleva al Nuevo Orden Mundial, como un resurgimiento del nacionalismo, del soberanismo. Pero creemos que esta es una lectura demasiado simplista. Detrás de esto se esconde algo más poderoso. Porque sabemos que el poder por definición opera enmascarado, siempre que puede. Es verdad que se trata de un resurgimiento del nacionalismo y del soberanismo, pero esto hay que entenderlo en sentido dialéctico.

El orden global ha utilizado el solsticio de verano precisamente para iniciar un nuevo ciclo de la crisis económica, para iniciar su fase destructiva. Y de la misma manera hay que interpretar lo que va a suceder a partir de ahora. Porque entramos en una fase destructiva el sistema necesita, aunque parezca paradójico, una regresión a todo lo que aparentemente apunta en otro sentido: el Estado-nación, la soberanía nacional, el populismo, etc. Pero se trata solo de una regresión temporal, transitoria, aparente, que de hecho a largo plazo lo terminaría llevando a un nivel de integración mayor.

Vivimos en un régimen imperial-dictatorial que se enmascara detrás de Estados de derecho, de la legalidad, de la democracia, allí donde se lo puede permitir o le interesa. Las elecciones llamadas "democráticas" están inmersas hasta tal punto en la maquinaria imperial-dictatorial que solo pueden ser calificadas como tales por aquellos que a su vez forman parte de la maquinaria, por aquellos que han perdido la perspectiva del conjunto, por aquellos que no comprenden o no quieren comprender la realidad en su totalidad. Todas las piezas de esta compleja maquinaria están ahí para que las elecciones creen la apariencia de que los ciudadanos deciden algo, cuando las decisiones fundamentales se toman en las altas esferas del imperio y las más importantes de ellas consisten en la creación artificial de crisis y rituales de destrucción.

De manera que cuando un referéndum tan crucial como el de la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea se celebra, y cuando además gana el BREXIT, solo cabe pensar que esto estaba decidido previamente por el poder real en la sombra. De la misma manera que asesinaron a Kennedy. De la misma manera que provocaron el 11-S y el resto de banderas falsas. De la misma manera que crearon a Al Qaeda y al Emirato Islámico. De la misma manera que nos asesinan a diario sin escrúpulos para impulsar su agenda.

El BREXIT es un acontecimiento de una trascendencia mayúscula, equiparable a la caída del muro de Berlín, como ha señalado Alfredo Jalife-Rahme. Este tipo de eventos no suceden porque el pueblo lo quiera. O si el pueblo lo quiere es porque también lo quiere el verdadero poder global. Sobre todo tratándose de Londres, uno de los centros neurálgicos del imperio atlantista-sionista, la capital del imperio británico, que algunos consideran que no se distingue en lo esencial del primero. En la sede de una de las comunidades de inteligencia más poderosas del mundo, de nuevo, íntimamente ligada a la de Estados Unidos e Israel. ¿Una victoria para el pueblo?

La victoria sorpresiva del BREXIT ha sido un golpe de mano de los globalistas. La "mano invisible" que los intelectuales a sueldo del sistema dicen que rige la economía. No es una casualidad que haya sido el mismísimo David Camerón el que haya promovido el referéndum. Que la Reina de Inglaterra haya apoyado el BREXIT. Que la Reserva Federal haya mantenido los tipos escudándose en él. Que el "filántropo" George Soros haya apostado decididamente por el oro como no lo había hecho desde el 2008. Que los Rothschild también hayan apostado por el oro y los valores en corto, según informa Benjamin Fulford. Todo esto apunta a que el BREXIT ha sido desde un principio el plan A.

Incluso el ritual-bandera falsa que acabó con la vida de la diputada Joe Cox tiene toda la pinta de haberse ejecutado para reforzar el efectismo de este golpe de mano. También para comenzar la estrategia de demonización de los separatistas, que va a extenderse por todo Occidente, tal como ha comentado Brandon Smith. Su sacrificio marca el inicio de un proceso catártico de largo alcance de culpabilización de los movimientos antiglobalistas y de salvación de la religión globalista. De hecho otro de estos rituales, el de Orlando, se inscribe en esta misma lógica.

Como decíamos en un artículo anterior (http://deliriousheterotopias.blogspot.de/2016/06/before-you-brexit.html), lo importante es comprender que el BREXIT no es tan importante como el BEFORE-YOU-BREXIT, que nos anunciaron ritualmente antes del asesinato de CHRIST-ina Grimmie. De ahí que no nos extrañe que, después de la decapitación simbólica del rey David Cameron, y de la coronación del bufón Boris John-son —precisamente en la noche de San Juan—, Johnson se haya a su vez autoinmolado. Porque lo prioritario no es la salida del Reino Unido de Europa, al menos en el corto plazo, sino servirse de este evento como desencadenante, como disparador, para otros eventos que vendrán. Cuanto menos liderazgo en el proceso aparente del BREXIT mejor, porque más caos controlado generará.

En este sentido decimos que el referéndum británico es una bandera falsa. Porque se inscribe en la mecánica problema-reación-solución. Porque culpabiliza y culpabilizará a los electores que apoyen el soberanismo de sus consecuencias. Las elecciones en general son hoy sobre todo un ritual de transferencia libidinoso-agresiva, en particular de culpabilidad, son un gran teatro en el que se escenifica la aparente participación del pueblo. Pero este teatro y esta apariencia es muy importente en la medida en que una mayoría de la población se cree la película y se emociona con  ella, de la misma manera que se ríe y se llora en las salas de cine. Y a un nivel más profundo, operan como mecanismos de transferencia, de catarsis y de anarsis.

El sistema financiero occidental está tan inflado que un estallido de la burbuja no se puede retrasar mucho más. Ante esta situación, todo apunta a que el imperio atlantista-sionista está pactando con Rusia y con China para que una confrontación mayor no se produzca. Pero entonces en su lugar tendrán que ser algunos Estados europeos los que sean sacrificados, los que absorban las fuerzas destructivas que la burbuja de dinero ficticio necesita desesperadamente para no implosionar. Fulford afirma que el Deutsche Bank está ya bajo control chino.

De lo que se trata es de desencadenar progresivamente una serie de demoliciones controladas del sistema, de deshinchar relativamente la burbuja financiera, pero al mismo tiempo catalizar destrucciones parciales de tejido productivo, de soberanía, de vida. La misma soberanía que hoy da un paso al frente se está ofreciendo voluntariamente en holocausto. Como ha mostrado Brandon Smith, la clave de todo es la interdependencia económica, financiera y monetaria de los distintos Estados, y cómo esta interdependencia permite controlar las distintas economías desde los centros neurálgicos del sistema, desde Washington, Nueva York, Londres, Frankfurt. Aunque parezca pesimista o derrotista decirlo, lo cierto es que ya es demasiado tarde para que algunos Estados demasiado integrados en la red de poder globalista opten por la soberanía nacional. Esta es una trampa que los llevará de una manera u otra a la desestabilización, al caos, a la guerra civil. La soberanía se convierte así en sinónimo de aislamiento, de guerra económica y financiera, de sanciones, de revolución, de guerra civil, en suma, de una dinámica aparentemente autodestructiva pero que en realidad canaliza las fuerzas destructivas globales. Este es el arte del divide and rule.

El BREXIT va sin duda a intensificar el proceso de balcanización en Europa que viene siendo instigado por los globalistas desde la guerra en la ex-Yugoslavia. Europa va a sufrir  en los próximos meses y años un proceso doble. Por un lado una serie de Estados periféricos o no tan periféricos van a desgajarse de la Unión. Por otro los que no lo hagan estarán obligados a un grado de integración mucho mayor. El documento filtrado "A strong Europe in a world of uncertainties", firmado por los ministros de Exteriores de Francia y Alemania, Jean-Marc Ayrault y Frank-Walter Steinmeier, pone de manifiesto en lo que se va a transformar lo que quede de la Unión Europea en los próximos años. Así, lo que vamos a ver es, por un lado, más integración, y por el otro, desintegración. En esto va a consistir la demolición controlada del sistema euro actual. De esta manera se van a concentrar las fuerzas destructivas en las piezas más débiles del mecanismo, en aquellos Estados que opten por la soberanía nacional. Algo parecido a lo que pasó en Alemania en la Segunda Guerra Mundial.

Esto concuerda con lo que piensa Manlio Dinucci, para quien esta desintegración aparente de Europa se está produciendo al mismo tiempo que se fortalece la OTAN y que esta adquiere funciones no solo militares sino también políticas y económicas. Lo que está en el trasfondo, en todo caso, es el gobierno desde la sombra, desde las sociedades secretas, desde sus think tanks, mediante el control de los mecanismos financieros capitalistas, por un lado, y mediante fuerzas de seguridad cada vez más integradas, por otro. Ahora llega el momento de la escisión. O estás con nosotros o estás contra nosotros. Tu decides. Y si te equivocas habrá sido culpa tuya. O mejor de los votantes "democráticos".

Esta escisión entre más dictadura europea y global o soberanía suicida hará posible implementar transformaciones radicales en la Unión Europea. Aunque esta sea solo de algunos Estados centrales alrededor de Alemania. Al mismo tiempo que proporcione el combustible necesario en la forma de Estados separatistas inmolados. Ya lo ha advertido el Presidente de Bulgaria Rosen Plevneliev: "El colapso de la UE conducirá a una guerra".

Con el referéndum británico se inicia la fase destructiva de la crisis, la fase de desmembramiento y de destrucción, de autosacrificio de algunas partes del sistema. Desde el 2007-2008 hasta hoy hemos vivido la fase sobre todo creativa de la crisis, la de creación desmesurada de dinero fiduciario en los bancos centrales. Ahora se inicia la fase destructiva, la de la quema, coincidiendo con el solsticio de verano, con la celebración de las hogueras de San Juan.

El sistema necesita autosacrificarse, pero para salir de ello reforzado. Más Europa, es decir, más Nuevo Orden Mundial, o bien aislamiento, sanciones, guerra económica, revoluciones de color, banderas falsas y terrorismo estilo Gladio versión 2.0, migraciones weaponizadas, etc... Usted es libre de elegir: dictadura global o soberanía y caos.

El referéndum en Reino Unido y los que van a seguir en otros países europeos están ahí sobre todo para funcionar como rituales de masas en los que los votantes manipulados de uno y otro lado jugarán el papel de víctimas y de verdugos, cargarán con la culpas del caos y la guerra civil. Mientras los globalistas lo orquestarán todo detrás de bambalinas. Como han comentado Adrián Salbuchi y Enrique Romero, no parece una casualidad que los millones de votantes británicos hayan coincidido con la masónica cifra 33.

Como ha mostrado con gran lucidez Brandon Smith de lo que se trata es de aprovechar los procesos soberanistas, nacionalistas, populistas, separatistas o fascistas, en las distintas formas en que puedan surgir, como instrumentos para el colapso financiero que tarde o temprano tenía que producirse. Y de esta manera culpabilizar a los propios electores, o a las marionetas que los instiguen, de las consecuencias de sus "decisiones". Todo apunta a que Donald Trump va a jugar también este papel. Todo apunta a que él es también el plan A de los globalistas. Pero plan A encubierto, de manera que, al final de la farsa, las consecuencias que de ello se deriven —colapso del dólar, ley marcial, control de armas, campos de concentración FEMA— sean achacables al electorado y a él mismo. Adolf Hitler versión 2.0, disfrutando plácidamente en su refugio argentino tras la Segunda Guerra Mundial. De la misma manera, al final del proceso todos aquellos que hayan optado por la soberanía serán castigados por el propio sistema, el nacionalismo volverá a ser demonizado por el aparato de propaganda oficial, como todavía sucede con el nacionalsocialismo alemán.

En cuanto al Reino Unido, su situación no es comparable a la del resto de los Estados europeos, con la excepción de Alemania. Se trata de que se convierta en otra Suiza, también relativamente desgajada del sistema global, pero controlándolo por arriba. No es una casualidad que el mismo Boris Johnson que acaba de promover el BREXIT hiciera lo propio unos años antes con el  BRITZERLAND. Pero para ser exactos, como comentan Salbuchi y Romero, no es tanto el Reino Unido como la City de Londres la que está llamada a desempeñar uno de los papeles protagonistas en el Nuevo Orden Mundial, junto a Washington, Wall Street, Roma y Jerusalén. La City está ya haciendo una serie de movimientos que apuntan a que se va a convertir en una suerte de bisagra financiera entre Occidente y el yuan. Por cierto, es significativo que Israel, tras el referéndum británico, haya solicitado pertenecer a la Organización de Cooperación de Shanghái. Para desempeñar este papel Londres necesita tener aún más margen de movimiento que el que ya tenía con respecto a Europa. Liberarse de la carga que supone el Estado británico, como sugieren estos analistas argentinos. El Nuevo Orden Mundial supone en cierto modo un retorno al feudalismo, al establecimiento de ciudades-estado fuertes y federadas, protegidas por ejércitos aliados, rodeados de terrenos de nadie en los que reina el caos.

Por último, al nivel global, lo que vamos a ver en el medio plazo es, como ha apuntado Alfredo Jalife-Rahme, una tendencia que va del unilateralismo al multilateralismo. Pero esto será solo una cesión temporal de los globalistas que no amenaza en lo esencial los planes del NOM. La razón es muy clara. Un conflicto con Irán, con Rusia o con China desencadenaría una guerra mundial termonuclear. Mientras que una serie de guerras civiles en Europa simplemente serían quemas controladas, hogueras de San Juan, que propiciasen un nuevo ciclo de prosperidad. O simplemente una manera de posponer o de entrar paulatinamente en la Tercera Guerra Mundial, instigándola desde atrás, leading from behind.

Referencias:

https://actualidad.rt.com/actualidad/211253-presidente-bulgaria-colapso-ue-guerra

https://actualidad.rt.com/ultima_hora/211527-ue-cooperacion-rusia-prevencion-conflictos

http://www.alt-market.com/articles/2932-brexit-vote-passes-heres-how-alt-market-called-it-when-no-one-else-did

https://benjaminfulfordcastellano.wordpress.com/2016/06/30/27-06-2016-la-ue-esta-en-quiebra-y-es-por-eso-que-su-estructura-de-gobierno-cambiara-profundamente/

https://eladiofernandez.wordpress.com/2016/06/28/el-brexit-es-la-antesala-a-la-financiacion-regular-de-deuda-con-intereses-negativos-y-la-absorcion-de-la-banca-en-su-totalidad-por-los-fondos-buitre-de-riesgo-y-aseguradoras/

http://www.fort-russ.com/2016/06/syria-egypt-israel-apply-to-join-sco.html

http://personalliberty.com/brexit-aftermath-heres-what-will-happen-next/

http://personalliberty.com/brexit-global-trigger-event-fake-something-else/

http://www.telegraph.co.uk/news/2016/06/23/high-turnout-for-eu-referendum-vote-could-break-uk-records/

https://vidrebel.wordpress.com/2016/06/26/after-brexit-a-northern-union-and-a-revolt-against-banker-occupation/

http://www.voltairenet.org/article192523.html

http://www.voltairenet.org/article192658.html

http://www.voltairenet.org/article192566.html

http://www.voltairenet.org/article192568.html

https://www.youtube.com/watch?v=HvTck8iLxv0

https://www.youtube.com/watch?v=LfYzuQV-TX4

https://www.youtube.com/watch?v=nSSDVIW7Onc

Pedro Bustamante es investigador independiente, arquitecto y artista. Su obra El imperio de la ficción: Capitalismo y sacrificios hollywoodenses ha sido publicada recientemente en Ediciones Libertarias. http://deliriousheterotopias.blogspot.com/

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

galeria de videos