alt

Pedro Bustamante

Thierry Meyssan (http://www.voltairenet.org/) es un intelectual imprescindible para comprender el mundo de hoy. Fue uno de los primeros autores que puso en cuestión la farsa del 11-S con su mítico La gran impostura: ningún avión se estrelló en el Pentágono, y por ello fue perseguido en Francia, víctima de varios intentos de secuestro y asesinato durante el gobierno de Nicolas Sarkozy. Ha trabajado junto a Hugo Chávez en Venezuela, Mahmud Ahmadineyad en Irán y Muamad el Gadafi en Libia, por lo que sabe de primera mano lo que significa enfrentarse al poder imperial. Su web Red Voltaire es uno de los medios alternativos de referencia para sortear los medios de desinformación. Hoy trabaja en Damasco, en el mismísimo centro del vórtice, desde donde ve el mundo girar vertiginosamente a su alrededor, mientras él permanece imperturbable. Como el "rey del mundo", del que nos habló René Guénon, que está quieto mientras todo gira alrededor. Desde allí nos explica cómo funciona el poder hoy, con su ejemplar manera de entender el sincretismo cultural y religioso, con su admirable racionalidad cartesiana. Y sin embargo también hay en Meyssan algo de profético, de oracular.

Pedro Bustamante: ¿Cómo opera el poder hoy? ¿Qué lo distingue del poder de otras épocas? ¿Qué papel relativo desempeñan hoy los Estados-nación, las instituciones internacionales y las corporaciones privadas?

Thierry Meyssan: Los Estados Unidos aplican la "Doctrina Brézhnev" que consiste en limitar la soberanía de sus aliados. Todos los ejércitos aliados están bajo el mando del Pentágono a través del Comandante Supremo de la OTAN, el general Curtis Scaparrotti. Washington ha puesto igualmente las administraciones civiles de los principales Estados europeos, con la excepción de Rusia, bajo el control de la Comisión Europea. Es gracioso observar que a esta burocracia se la llama "Unión Europea" cuando su objetivo estratégico es dividir Europa en dos, separando el oeste y el centro del este y de Rusia. El debilitamiento de los Estados-nación de Europa occidental y central permite a las  multinacionales estadounidenses apropiarse más fácilmente de sus mercados, multinacionales que controlan en gran medida el gobierno de los Estados Unidos.

PB: ¿Qué importancia tiene el pulso que hoy se está manteniendo entre el orden unipolar atlantista y el orden multipolar de los BRICS? ¿Qué papel juegan China y Rusia en el mundo?

TM: La idea de que pueda existir un mundo multipolar es un proyecto de los neoconservadores estadounidenses que se remonta a 1995. Acabando con la política de George H. Bush y de Bill Clinton impusieron el rearme de su país a pesar de que ya no había enemigos. Sin embargo esta fantasía no ha funcionado a causa del desarrollo económico de China y el militar de Rusia. Estas dos potencias han creado los BRICS con Brasil, la India y Sudáfrica. Su objetivo común es construir nuevas instituciones internacionales al margen del control de EEUU. Pero estos cinco Estados tienen preocupaciones muy diferentes unos de otros y no han conseguido a día de hoy más que crear un banco común.

PB: ¿Qué papel desempeña hoy el dinero fiduciario en el poder mundial? ¿Qué importancia podrían tener en un futuro otros modelos monetarios basados en los metales preciosos o en nuevas tecnologías como el Bitcoin?

TM: Pueden existir numerosos sistemas monetarios basados en diferentes formas de riqueza. El problema es que hoy la moneda estadounidense no se basa en nada más que en el temor que inspiran las Fuerzas Armadas de EEUU. Hemos visto, en las guerras contra Irak y contra Libia, que Washington está dispuesto a todo para impedir que otros sistemas monetarios se constituyan.

PB: ¿En que consiste el terrorismo internacional? ¿Quién lo controla, financia, arma, entrena, apoya, etc.? ¿Qué papel desempeña, tanto en las periferias como en los centros, tanto en los escenarios de guerra como en los de paz relativa?

TM: El terrorismo es una estrategia militar. En consecuencia el terrorismo internacional no puede ser más que la prerrogativa de ejércitos presentes en numerosos territorios. Durante la Guerra Fría la URSS ha hecho uso del terrorismo para ejercer presión sobre Estados. Hoy los Estados Unidos lo utilizan contra las poblaciones. Hemos pasado de soldados regulares como "Carlos" que atacaban intereses estatales para impulsar una causa, a mercenarios como "Daesh" que privan a las poblaciones de la protección de sus Estados. El recurso de Washington al terrorismo se ha desarrollado al mismo tiempo que sus objetivos han cambiado. En la actualidad el imperialismo ya no persigue colonizar Estados sino destruir sociedades para poder apropiarse de aquello que necesita y cuando lo necesita. Así, las guerras contra los talibanes, contra Irak y contra Libia no se han terminado con la victoria. Continúan hasta el día de hoy. Si las revoluciones de color orquestadas por la CIA tenían como objetivo cambiar regímenes, el  Pentágono, por su parte, no tiene más que transformar en regímenes los Estados que ataca. Poco importa que Sadam Husein o Muamar el Gadafi estén en el poder o estén muertos; la guerra continuará hasta la destrucción del último resto de civilización.

PB: ¿Quién está detrás del 11-S y de otros grandes atentados terroristas de los últimos años? ¿Se trata de ataques de bandera falsa? ¿Qué objetivos persiguen?

TM: Cada atentado responde a una lógica táctica. El 11 de Septiembre fue oficialmente un golpe de Estado ya que el programa de continuidad del gobierno fue activado al margen de la legalidad. El Presidente Bush fue destituido de sus funciones hacia las 10 de la mañana y no las retomó hasta el final de la tarde. A lo largo de todo el día el poder fue asumido por un gobierno militar, mientras que los parlamentarios y sus colaboradores fueron detenidos por su seguridad en un búnker cerca de Washington, tal como testificaron posteriormente. Israel participó en este golpe de Estado ya que su Primer Ministro Ariel Sharón anunció el fin de los atentados antes incluso de que el Presidente Bush retomara sus funciones. Parece que la OTAN estaría implicada en los atentados de Madrid (marzo de 2004), de Londres (julio de 2005) y de Islamabad (septiembre de 2008), por no citar más que estos.

PB: ¿Cómo se han transformado las técnicas bélicas desde la Primera y la Segunda Guerra Mundial hasta el día de hoy? ¿Qué papel desempeñan las llamadas guerras asimétricas, no convencionales, de baja intensidad o de cuarta y quinta generación? ¿Algo que decir de la Tercera Guerra Mundial?

TM: Durante la Guerra Fría grupos de resistentes libraron guerras asimétricas contra las potencias coloniales. Estas respondieron con guerras de baja intensidad. En 2011, por primera vez, la OTAN ha lanzado guerras asimétricas contra Libia y Siria. En lugar de luchar ella misma la Alianza ha enviado mercenarios a combatir contra gobiernos, utilizando los métodos de los grupos anticolonialistas. Gracias a un vasto aparato de propaganda, la OTAN ha  utilizado el recuerdo de las luchas anticolonialistas para dar apariencia de legitimidad a sus  mercenarios. Tras lo cual ha acudido en su socorro en Libia sin tener que responsabilizarse de la destrucción de la Yamahiriya Árabe Libia. Pero este esquema no ha funcionado en Siria, pues el tejido social es aquí completamente diferente. En definitiva los Estados Unidos no han alcanzado militarmente sus fines más que en Afganistán, en el oeste de Irak y en Libia. Podrían conseguirlo también en los próximos años en  Yemen. Todas estas sociedades tienen la particularidad común de estar organizadas de manera  tribal.

PB: ¿Las grandes catástrofes "naturales" tales como sequías, inundaciones, incendios, huracanes, terremotos, tsunamis, etc., son creadas o catalizadas artificialmente mediante técnicas de geoingeniería? ¿Qué se esconde detrás del cambio climático?

TM: La naturaleza es más poderosa que los humanos y provoca lo que nosotros vivimos como   catástrofes. Los grandes Estados han intentado desde hace mucho tiempo provocar fenómenos naturales. Así, los Estados Unidos libraron una guerra climática en Laos, a lo largo de 5 años, durante la guerra contra Vietnam. Ante los peligros de estas técnicas Washington y Moscú acordaron en 1976 una Convención que prohíbe las guerras climáticas. Pero esta Convención no se aplica más que entre los signatarios. Además existe todo un arsenal que no cubre, como por ejemplo las técnicas que permiten provocar terremotos. Es altamente probable que Washington haya provocado deliberadamente el terremoto de Haití en  2010 y numerosas anomalías climáticas en China. El clima varía con el tiempo. En otros tiempos Groenlandia fue verde, y volverá a serlo. Esto no tiene nada que ver con la actividad humana. El papel de los políticos es prever estas evoluciones para evitar que se produzcan víctimas humanas. Sin embargo hoy la evolución del clima se vincula con la actividad humana para instaurar derechos de emisión de CO2 que son negociados en la Bolsa de Chicago. Este fraude desvía la atención de los políticos de sus responsabilidades.

PB: ¿Las grandes pandemias como el sida, el ébola, el zika, etc., son naturales o ingenierizadas? ¿Qué papel juegan hoy la ingeniería genética, las vacunas y/o los organismos genéticamente modificados o transgénicos como mecanismos de poder?

TM: Aquí, de nuevo, cada enfermedad tiene su historia. Si cogemos el sida, creímos que este síndrome era provocado por un retrovirus y que iba a acabar con todos nosotros. Después nos dimos cuenta de que mucha gente, a pesar de estar expuestos a esta enfermedad, no la contraía. Más adelante el profesor Montagnier, que recibió el Premio Nobel de Medicina por haber descubierto el retrovirus, afirmó que este no afecta más que a los pacientes cuyo sistema inmunitario está previamente debilitado. Es el caso de personas que padecen hambre, o, en nuestras sociedades, el de aquellas que siguen tratamientos médicos o consumen drogas. Por otra parte el hecho de que muchas de estas nuevas enfermedades hayan aparecido en África, en la misma zona geográfica, cerca del laboratorio ilegal de investigación del doctor Wouter Basson, da pie a temer que algunas de ellas se hayan escapado de él. Los Estados Unidos utilizan la amenaza provocada por estas enfermedades para promover sus intereses. Por ejemplo, la Casa Blanca ha financiado numerosas asociaciones de enfermos de sida para que convenzan a sus gobiernos de que rembolsen, hasta no importa qué precio, los tratamientos prescritos por sus laboratorios. O incluso han utilizado el ébola para desplegar sus Fuerzas Armadas en África, cuando hasta entonces los Estados africanos se oponían a la creación del AFRICOM.

PB: ¿Qué importancia tiene hoy la ingeniería social como forma de poder? ¿Hasta qué punto fenómenos como el movimiento LGBT, el feminismo y la violencia de género son estrategias  orquestadas por el poder para la transformación y el control social?

TM: Hoy se ha vuelto común manipular los movimientos sociales. En los años 60 los Estados Unidos crearon los movimientos ecologistas y hippies con el fin de desviar la cólera de los jóvenes que se oponían a la guerra de Vietnam. Hoy manipulan igualmente las reivindicaciones feministas y gays. Antes que nada crean la ilusión de que los problemas de las mujeres y los de los homosexuales son los mismos en todas las sociedades, lo cual es absurdo. Después se presentan como defensores de las víctimas y proponen soluciones que normalizan estas categorías sociales. Por ejemplo, creando el matrimonio gay, cuando el matrimonio fue concebido para proteger a los niños y por lo tanto no se ajusta a esta situación. Pero de esta manera se puede restablecer el fichaje de los homosexuales, aprovechando su autodenuncia. En Siria han pretendido hacer creer que los gays eran perseguidos por el "régimen" (escándalo  "Gay Girl in Damascus"), a pesar de que aquí los homosexuales están integrados desde la Antigüedad. Al contrario, apoyan a grupos armados, que califican de "moderados", pero que ejecutan a homosexuales. Por ejemplo, el negociador jefe de esta oposición en las negociaciones de Ginebra, Mohamed Alush, obtuvo su cargo arrojando homosexuales desde los tejados de Douma (Damasco). Han organizado una sesión del Consejo de Seguridad de la ONU sobre las ejecuciones de homosexuales realizadas por Daesh —y no por Alush—, pero su único objetivo era conseguir testigos contra la República Árabe Siria. Como no lo han conseguido la sesión del  Consejo no ha sido difundida por los medios.

PB: ¿Qué papel desempeñan hoy Hollywood, los medios de comunicación y las redes sociales en los mecanismos de poder?

TM: La propaganda moderna fue inventada por los británicos junto con la "revolución industrial". Pero en la era digital las cosas han cambiado. Existe en primer lugar la propaganda de masas de los filmes hollywoodenses y de las series de televisión. La práctica totalidad de estos programas, cuando hablan de guerra, está controlada por el Pentágono, que proporciona el material y los extras a cambio del derecho a ver los guiones. Otros programas, sobre todo las series de televisión que hablan de terrorismo, son controladas por la CIA. Todas estas imágenes nos presentan un marco que fija los roles de los buenos (los ejércitos imperialistas) y de los malos (los que los resisten). El segundo nivel del dispositivo tiene como objetivo implicar a todo el mundo en la mentira. Es el caso, por ejemplo, del uso de vídeos grabados por móviles, cuya procedencia no se puede verificar,  y que son difundidos en la red. Este procedimiento se ha visto a gran escala durante la revolución de color en Myanmar. Se puede así convencer de la veracidad de un evento más fácilmente que emitiéndolo en la CNN. Finalmente, hay ejércitos de trolls que se encargan de infiltrarse en los foros de discusión para orientarlos.

PB: ¿Qué importancia tienen hoy las sociedades secretas o semisecretas, los estados profundos, los aparatos de inteligencia u otras estructuras de poder en la sombra?

TM: Por definición el verdadero poder se ejerce a largo plazo. Debe continuar al margen de las  alternancias políticas. Cuanto más se reduce la duración de los mandatos de los jefes de Estado, más se desplaza el poder hacia la sombra. Esta duración es hoy de 4 años renovables una sola vez. Aquellos que se encargan de la seguridad de la nación están obligados a organizarse fuera de la vista de los ciudadanos, que han abandonado sus responsabilidades y se preocupan únicamente de que alternen dos equipos, de los que ninguno hace verdadera política. Este sistema grotesco se ha instaurado porque confundimos "igualdad" con "igualdad de derechos". Cada uno de nosotros debe poder elegir su destino, pero pocos son los que tienen la capacidad de dirigir la nación. Las elecciones no sirven para elegir una figura en función de su personalidad y de su visión del mundo, sino para elegir entre ambiciones y promesas. Los actores políticos se unen, bien públicamente a través de partidos, o bien lejos de las miradas, en círculos y sociedades más o menos secretos. Cuando estos círculos son confidenciales hay siempre miembros que los utilizan para defender sus intereses personales, a través de conspiraciones. Es inherente a la naturaleza humana. Por esta razón, si el Estado está bien dirigido, debe vigilar particularmente estas sociedades secretas. Por ejemplo el FSB (Servicio Federal de Seguridad) ruso cuenta con una dirección general dedicada a este tema.

PB: ¿Qué papel juega hoy el sionismo en el poder mundial, y en concreto los grupos de presión sionistas, las leyes que regulan el llamado antisemitismo y la narrativa oficial sobre el genocidio de los judíos por el nazismo?

TM: El sionismo contemporáneo es el fruto de muchas corrientes de pensamiento. La más  importante no es judía sino cristiana protestante. Lord Cromwell fue el primer jefe de Estado del mundo que reclamó la constitución de un Estado para los judíos en Palestina. El sionismo se desarrolló junto con el imperialismo anglosajón y no fue apoyado por los judíos más que a partir del siglo XIX. De manera que, en mi opinión, no es posible distinguir hoy entre el sionismo y el imperialismo anglosajón. Es un error muy grave pensar que el sionismo es un fenómeno judío y que tiene como objetivo  dominar Oriente Medio: el Estado de Israel desaparecería inmediatamente si el Pentágono dejara de apoyarlo. Y su función no se limita a Oriente Medio. Es el primer paraíso fiscal del mundo y juega un papel importante en el control de numerosos Estados, desde Ucrania hasta Honduras. La propaganda acusa de antisemitismo a todos aquellos que denuncian el sionismo, nociones que no tienen ninguna relación. La Segunda Guerra Mundial en su conjunto es hoy objeto de un relato delirante que enmascara sus causas y sus desafíos. Así, en la conmemoración del desembarco de Normandía, escuchamos decir al Primer Ministro británico que el Reino Unido había entrado en guerra para poner fin al Holocausto, cuando en realidad entró en guerra en 1939 y "Noche y Niebla" no comenzó hasta 1942.

PB: ¿Hasta qué punto las grandes crisis o eventos que hoy presenciamos, tales como atentados terroristas, pandemias, catástrofes "naturales", "accidentes" de transporte, etc., pueden ser interpretados como rituales religiosos, sacrificiales o satánicos?

TM: Los mecanismos de pensamiento humanos no han variado desde la prehistoria hasta el día de hoy. Algunos temores colectivos y las formas de conjurarlos son irracionales. Por ejemplo, durante el "paso al año 2000" nos autoconvencimos de que los ordenadores, símbolos de la modernidad, iban todos a fallar. El Vicepresidente Al Gore vendió esta quimera y  consiguió que todos volviésemos a comprar los programas que ya poseíamos. Todo por millones de dólares. Pero el 1 de enero no se estrelló ningún avión, no dejó de funcionar ningún ascensor. Como somos todavía primitivos celebramos además un gran sacrificio para conjurar el "paso al año 2000". De la misma manera en el Reino Unido se sacrificaron cerca de 2,5 millones de bovinos ante el temor de que estuviesen contaminados por la enfermedad de las Vacas Locas. Los cadáveres de los animales fueron apilados y quemados exactamente como en el sacrificio bíblico del holocausto.

PB: ¿Qué se puede hacer hoy para resistir al poder?

TM: En teoría es muy fácil resistir: es suficiente con desarrollar un espíritu crítico y recuperar la soberanía popular y nacional.

¡Muchas gracias a Thierry Meyssan!

*Pedro Bustamante es investigador independiente, arquitecto y artista. Su obra El imperio de la ficción: Capitalismo y sacrificios hollywoodenses ha sido publicada recientemente en Ediciones Libertarias. http://deliriousheterotopias.blogspot.com/

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente
galeria de videos