Libros Recomendados

 

alt

La Iglesia Ortodoxa Rusa del Patriarcado de Moscú ha publicado un borrador del documento "La economía en el contexto de la globalización. Punto de vista ético ortodoxo". Este documento muestra las posiciones clave de la Iglesia Rusa en una serie de cuestiones relacionadas con la economía y las relaciones internacionales.

1. La Iglesia ortodoxa rusa demuestra que sólo es compatible con las tendencias modernas en los procesos internacionales que tienen como objetivo la construcción de un mundo multipolar, y el diálogo de civilizaciones y culturas sobre la base de los valores tradicionales, no liberales:

La consolidación de la humanidad sobre la base de los preceptos morales de Dios es plenamente coherente con la misión cristiana. Esta encarnación de la globalización ofrece una oportunidad para la ayuda mutua fraternal, el libre intercambio de logros y conocimientos creativos, la convivencia respetuosa de las diferentes lenguas y culturas, la común protección de la naturaleza; puede ser razonable y piadosa.

Si la esencia de la globalización es sólo superar la división entre las personas, el contenido de sus procesos económicos ha de superar las dificultades, usar prudentemente las riquezas terrenas, una cooperación internacional equitativa.

2. Al mismo tiempo, una gran parte del documento examina críticamente el proceso de globalización. Los miembros de la iglesia dicen que la globalización "elimina las barreras a la propagación del pecado y el vicio."

La Iglesia rusa condena la occidentalización y la difusión del culto occidental del consumo, señalando que "el camino de desarrollo occidental" es un camino a ninguna parte, al infierno, y al abismo:

"Ponerse al día con el modelo de modernización", teniendo ante los ojos de la gente un ejemplo externo percibido de manera acrítica, no sólo destruye la estructura social y la vida espiritual de las sociedades "puestas al día", sino que a menudo no permite abordar al ídolo en la esfera material, imponiendo decisiones económicas inaceptables y ruinosa.

En contraste con la inmutabilidad y la universalidad de los mandamientos morales, la economía no puede tener una solución universal para todos los pueblos y todas las veces. La variedad de pueblos que Dios creó en el mundo, nos recuerda que cada nación tiene su tarea para el Creador, cada uno valiosa a la vista del Señor, y todo el mundo es capaz de contribuir a la creación de nuestro mundo.

3. La Iglesia denuncia el neocolonialismo y la explotación del Tercer Mundo por parte de las multinacionales occidentales. La Iglesia ortodoxa rusa considera que dicha política es profundamente injusta y pecaminosa. El control sobre el sector financiero como arma principal del nuevo colonialismo se señala especialmente:

A pesar del colapso aparentemente visible del sistema colonial mundial, los estados más ricos del mundo, a la búsqueda de horizontes siempre más lejanos de consumo, siguen enriqueciéndose a expensas de todos los demás. Es imposible reconocer que sea justa una división internacional del trabajo en la que algunos países son proveedores de valores absolutos, especialmente trabajo humano o materias primas irreversiblemente, mientras que otros proveen valores condicionales en forma de recursos financieros.

4. El enfoque cristiano de la economía en el que la Iglesia ortodoxa rusa insiste es principalmente ontológico. La única alternativa a la economía liberal ficticia global sólo puede ser una economía cristiana real. La hegemonía de la plutocracia mundial, que se basa en el capital financiero y en el dólar como moneda universal, puede ser contrarrestada solamente por una política global de soberanía:

El dinero pagado por los recursos naturales no renovables, a menudo se toma en el sentido literal "del aire", debido al trabajo de la imprenta, gracias a la posición de monopolio de los emisores de moneda del mundo. Como resultado, el abismo en el estatus socio-económico entre las naciones y continentes enteros es cada vez más profunda. Esta globalización unilateral, dando ventajas indebidas a algunos de sus participantes a expensas de los demás, implica una parcial y, en algunos casos, casi completa pérdida de soberanía.

5. Como una de las maneras de resolver este problema (la hegemonía del dólar), la Iglesia propone el establecimiento de un control internacional sobre las monedas globales:

Si la humanidad necesita monedas libremente negociables en todo el mundo para servir como criterio universal para el cálculo económico, la producción de este tipo de unidades debe estar bajo un control internacional justo, en el que participarán proporcionalmente todos los estados del mundo. Los posibles beneficios de tales emisiones podrían ser canalizados al desarrollo de las regiones del planeta afectadas por la pobreza.

6. Sin embargo, el fortalecimiento de las instituciones internacionales, de acuerdo con los representantes de la Iglesia ortodoxa rusa, no debería conducir a la consolidación de la élite transnacional. El apoyo incondicional de la soberanía del Estado en contra de la élite transnacional es una característica distintiva de la posición de la Iglesia ortodoxa. Esto diferencia a los ortodoxos de los católicos, que son miembros de una estructura centralizada transnacional global, en contraste con las Iglesias ortodoxas, que están unidas en la fe, pero no administrativamente.

Los gobiernos nacionales están perdiendo cada vez más su independencia y son menos dependientes de la voluntad de su propio pueblo, y cada vez más de la voluntad de la élite transnacional. En sí mismas, estas élites no están constituidas en el espacio legal, y por lo tanto no son responsables ni ante el pueblo ni ante los gobiernos nacionales, convirtiéndose en un regulador en la sombra de los procesos sociales y económicos. La codicia de los gobernantes en la sombra de la economía global conduce al hecho de que una fina capa de la "élite" sea cada vez más rica y, al mismo tiempo, esté más y más exenta de responsabilidad por el bienestar de aquellos cuyo trabajo ha creado la riqueza.

7. La brecha entre ricos y pobres, la moralidad depredadora del "capitalismo libre" en la versión de Hayek, y los pensamientos neoliberales, de acuerdo con los representantes de la Iglesia ortodoxa rusa, son incompatibles con la enseñanza cristiana:

La sociedad moral no debe aumentar la brecha entre ricos y pobres. El fuerte no tiene el derecho moral de utilizar sus beneficios a costa de los débiles, sino por el contrario está obligado a cuidar de los desposeídos. Las personas que son empleadas deben recibir una remuneración decente.

8. La Iglesia Rusa declara abiertamente su actitud frente a la usura como un fenómeno pecaminoso, y señala el carácter destructivo de la economía global de la deuda:

Países y naciones enteras se sumergieron en la deuda, y las generaciones que aún no han nacido están condenadas a pagar las facturas de sus antepasados.

Las expectativas de negocio en los préstamos, a menudo fantasmales, se vuelven más rentables que la producción de bienes tangibles. En este sentido, hay que recordar acerca de la ambigüedad moral de la situación en la que el dinero "hace" dinero nuevo sin el uso del trabajo humano. Declarar la esfera del crédito como el principal motor de la economía, su predominio sobre el sector real de la economía, entra en conflicto con los principios morales revelados por Dios, que condenan la usura.

9. Un aspecto tan importante de la vida moderna como la migración masiva no se deja desatendido. A diferencia del enfoque católico, que favorece indebidamente a los migrantes, en particular en Europa, los ortodoxos se dan cuenta de la naturaleza negativa del proceso, así como del hecho de que conduce a la confrontación de diferentes identidades y sistemas de valores. Además, la Iglesia ortodoxa propone buscar las raíces de este fenómeno. La razón de la migración es la ideología liberal hedonista que sangra a los pueblos de Europa, y los intereses de la élite capitalista, que necesitan una mano de obra barata y privada de sus derechos:

Los intentos de los pueblos nativos de los países ricos por detener el flujo migratorio son inútiles, porque entran en conflicto con la codicia de sus propias élites que están interesadas ​​en la fuerza de trabajo poco remunerada. Pero un factor aún más inexorable que condujo a la migración fue la propagación de una cuasi religión hedonista que capturó, no sólo a la élite, sino también a grandes masas de gente en los países con altos niveles de vida. La renuncia a la procreación por una existencia más descuidada, presumida y personal se convierte en señal de los tiempos. La popularización de la ideología libre de niños, el culto a la vida sin hijos y sin vida familiar para ellos mismos, conduce a una reducción de la población en las sociedades más aparentemente prósperas.

No hay que olvidar el mandamiento para todos los descendientes de Adán y Eva, dice: "Llenad la tierra y sometedla"... Cualquier persona que no quiere continuar su raza, inevitablemente, tendrá que ceder el terreno a aquellos que prefieren tener niños antes que bienestar material.

10. La Iglesia rusa observa que el nivel actual de consumo y la ideología del progreso infinito son incompatibles con los limitados recursos del planeta:

La globalización ha acelerado la carrera del consumo desproporcionado de los recursos de la tierra concedidos a la humanidad. Los volúmenes de consumo de bienes de esos países, que son reconocidos en todo el mundo y que son igual para miles de millones de personas, han ido mucho más allá de las capacidades de los recursos de estos países "modelo". No hay duda de que, si toda la humanidad absorbe la riqueza natural con la intensidad de los países líderes en términos de consumo, habrá un desastre ambiental en el planeta.

Este documento es muy importante porque muestra que la Iglesia ortodoxa rusa no sólo ocupa una posición crítica en relación con la globalización liberal, sino que también ofrece una alternativa cristiana a los procesos de globalización. Mientras que los católicos y la mayoría de las denominaciones protestantes tienen apasionadas ideas humanistas, y en el mejor de los casos, critican la globalización desde posiciones de izquierda o de izquierda liberal, la Iglesia ortodoxa rusa defiende la soberanía y la identidad nacional. El aspecto más importante de la crítica ortodoxa de la globalización es la idea de la multipolaridad y del rumbo destructivo de la civilización occidental moderna.

El presidente Putin mostró que Rusia siempre seguirá la senda de la verdadera ortodoxia

alt

Por Konstantin Malofeev

El 28 de mayo, el presidente ruso Vladimir Putin visitó el Athos. Durante la ceremonia de bienvenida, se le permitió que tomase el lugar que anteriormente ocupaban los emperadores bizantinos, los obispos y los líderes de estados ortodoxos. En directo desde el canal de televisión ruso Tsargrad, el director del consejo de supervisión del centro analítico de Katehon, Konstantin Malofeev, explicó el significado de esta visita:

“El 17 de junio, se celebrará el Consejo Pan-Ortodoxo en Creta, que ha sido denominado como el octavo ecuménico, pero que no había sido organizado desde hacía 1.300 años. Así, me gustaría destacar que este Consejo Pan-Ortodoxo está siendo organizado bajo la presión de occidente. Sabemos, por ejemplo, que el patriarca ecuménico, Bartolomé, es de hecho simplemente el patriarca de la pequeña área de Fanar, en la Constantinopla turca.

Si estamos hablando sobre geopolítica, entonces me gustaría apuntar que la Iglesia Rusa está bajo enorme  presión. También lo está el Patriarca Kiril personalmente. En el consejo preparatorio en Chambesy, Suiza, nuestro Patriarca, casi en solitario, se enfrentó a los otros que querían elevar la discusión a cosas muy desagradables para los creyentes que podrían afectar a la tradición ortodoxa. Gracias a Dios, gracias al coraje de nuestro Patriarca y, por cierto, gracias al apoyo de la Iglesia Georgiana, él consiguió insistir en un texto neutral. En uno declarativo, pero sin cambios doctrinales. Este es un gran logro para nuestra Iglesia y para el Patriarca mismo.

Debería tomarse en cuenta que en las preparaciones para el Consejo Pan-Ortodoxo en Creta, fueron invitados los servicios de inteligencia de EEUU (desde el FBI a la CIA) para proporcionar seguridad antiterrorista. A pesar de que el Consejo ha de invitar a “muchos creyentes ortodoxos”, por supuesto ellos necesitan especialistas americanos en grandes cantidades para controlar virtualmente todos los procesos del evento.

Fue bajo tal presión que la cabeza de un estado Ortodoxo, el Presidente de Rusia, visitó el Monte Athos, donde la Ortodoxia ha estado completamente perfecta e intocada, donde los monjes siempre dicen la verdad. Ellos dicen lo que realmente creen sobre el Papa o sobre el Consejo Pan-Ortodoxo, ¡y esto es muy importante! El Presidente Putin mostró que Rusia siempre seguirá la senda de la verdadera Ortodoxia. Y este  hecho está apoyado por el Patriarca Kiril, ¡con quien él viajó conjuntamente de peregrinación! Esta es la primera y única vez en la historia que la cabeza del gobierno ruso rezó en la montaña sagrada junto con el patriarca. Estoy seguro de que este momento histórico y este encuentro con los monjes del Athos producirá mucho en términos de metafísica, geopolítica, y en otras palabras, de gracia y beneficio espiritual para toda humanidad ortodoxa”.

Geopolítica del alfabeto cirílico: dimensión histórica

Por Maxim Medovarov

El 24 de mayo, Rusia y todo el mundo celebraron una vez más el día de San Cirilo y San Metodio de la literatura eslava. Una vez más oímos las palabras de la solidaridad eslava por la cultura tradicional. Este acontecimiento nos hace pensar que normalmente pasamos por alto el 24 de mayo - ¿Por quién es el día festivo? ¿Para quién y en qué áreas de la vida es “nativo” el alfabeto cirílico?

Cuando llegaron las guerras de la información –al menos en los últimos siglos- es imposible no apreciar el enorme papel que juegan, no solamente estas o aquellas figuras discursivas (para unos “ocupación”, para otros “liberación” – algo desde tiempos inmemoriales), o los diferentes nombres geográficos del mismo lugar, sino también ciertos sistemas gráficos y la ortografía. Incluso dentro de la misma lengua con un alfabeto, ¡cuán diferente se ve y se percibe, por ejemplo, un texto ruso escrito con antiguas letras eslavas eclesiales, o escritos en ortografía pre-revolucionaria o en la ortografía moderna! La elección de la escritura nunca tiene un sentido neutral; siempre porta un cierto mensaje ideológico y político, una referencia a una tradición histórica particular. Por ejemplo, en la comunidad rusa en el extranjero (y en algunos lugares incluso ahora) el uso de la ortografía pre-revolucionaria o “soviética” define casi infaliblemente la determinación de la orientación política de un inmigrante en particular. Hoy, la lengua bielorrusa tiene al menos dos sistemas ortográficos en competición activa y mutua: El alfabeto oficial y el “tarashkevitsa” usado por la “oposición” local. Corea del norte, desde 1945, creó su silabario entero, mientras en Corea del sur, muchas de las palabras todavía están escritas en caracteres chinos. Y así se puede continuar con más ejemplos.

Incluso el método de caligrafía ajusta al lector en un cierto camino. Por ejemplo, las letras de portada en el arte ruso, los trabajos históricos, y en los libros de textos de lenguas extranjeras que tienen estilo griego, chino, indio… Este es un ejemplo relativamente “inofensivo”. Si estamos hablando sobre la introducción de la tipografía civil por Pedro I, que se encontró con resistencia pasiva durante un cuarto de siglo, o la traducción de la lengua alemana desde el gótico hasta el latín habitual en 1918 (y de nuevo en 1945), tal “corrección” de grafías es percibida como algo que doloroso, como algo que rompe la conciencia nacional.

Pero la reforma de la ortografía y cambios de caligrafía palidecen en comparación con el cambio de alfabetos (sistemas gráficos). La elección  de los caracteres (por ejemplo, alfabeto cirílico o latino) no solamente juega un papel importante en las guerras de información de nuestro tiempo, sino que es el medio más común de estas guerras, el trasfondo contra el que se construye el discurso futuro lo es en un cierto lenguaje. Las grafías, como fenómeno lingüístico extra, tienen un impacto en la percepción del significado de la comunicación escrita. La apariencia del texto se relaciona con su contenido, y si estamos luchando por la cultura rusa, y a menudo somos poco conscientes de la falta de valoración de nuestra riqueza, nuestros enemigos comprenden que este no es el siglo primero. Hoy la situación ha empeorado: En el mundo globalizado para sobrevivir, se necesita tomar un papel auto-activo que pueda reivindicar aquellas culturas y lenguajes, cuya esfera cultural está en expansión. Ir a la defensiva es perder. El ejemplo de la lucha milenaria entre los alfabetos cirílico y latino demuestra esto muy claramente.

Episodio uno: La expansión oriental de Europa

Ya durante la vida de San Cirilo y San Metodio, e inmediatamente tras su muerte, la cuestión de un alfabeto para los eslavos empezó a jugar un papel clave en la lucha entre Roma y Constantinopla por la influencia en Europa Oriental. El alfabeto latino fue difundido en las plantaciones de la cristiandad occidental en el territorio de las actuales Polonia, Checoslovaquia, Hungría y Croacia, mientras el Cirílico y (más a menudo) el alfabeto glagolítico, así como una serie de otros sistemas escritos, continuaron usándose en esta región durante varios siglos. Desde el periodo medieval hasta el principio de la reforma, es el tiempo en que la expansión del catolicismo a lo largo de Europa vino de la mano con la expansión del alfabeto latino. En Escandinavia, Gran Bretaña, e Irlanda, la escritura rúnica y la ogham, fue reemplazada por el alfabeto latino, en el este y el sur de Europa fueron expulsados los alfabetos griego, árabe, eslavo, y turco. El cirílico prevaleció en Serbia, Bulgaria, Valaquia, y Rusia, pero no fue aplicado entonces las lenguas no-eslavas (excepto la lengua rumana). Por ejemplo, conozco solo un manuscrito en corteza de abedul con inscripciones en letras rusas del lenguaje karelio. Cuando San Estefan de Perm, en el siglo 14 bautizó al pueblo de Komi, inventó un nuevo alfabeto para ellos, sin atreverse a usar el alfabeto cirílico. Y este fue el tiempo en que el latín ya fue implementado en Finlandia (capturada por los suecos) y los bálticos (conquistada por los germanos), y penetraron desde Polonia a Lituania (la lengua estatal que se ha mantenido es el ruteno). Con los descubrimientos geográficos de los siglos 16 a 18, colonos y misioneros llevaron el alfabeto latino a todos los continentes de la Tierra, mientras el alcance del alfabeto cirílico permaneció virtualmente sin cambios. Es más, el yugo turco en los Balcanes y las reformas de Pedro en Rusia, socavaron de forma fundamental su prestigio. Occidente venció en la primera etapa de la confrontación, porque Rusia todavía no se había dado cuenta de la importancia de esta lucha.

Episodio dos: Ofensiva global del alfabeto latino

La revolución francesa, por un lado, y el nacionalismo romántico de la primera mitad del siglo 19 por otro lado, afectaron por todos los rincones de Europa y del mundo, que antes no conocían sobre las nuevas formas de combate ideológico. En los imperios otomano y austriaco, el nacionalismo surgió entre griegos, búlgaros, serbios, checos y otros. Los eslavófilos rusos primero plantearon el tema de la distribución del nuevo cirílico en Europa oriental; se encontraron con gente que compartía la misma opinión en Chequia y Eslovaquia, pero no trajeron el efecto deseado. Por contra, el crecimiento del nacionalismo rumano, orientado hacia occidente, negó la cultura griega y eslava, conduciendo al surgimiento de un movimiento para la transición de la lengua rumana al alfabeto latino. Tal transformación se llevó a cabo a mediados del siglo 19 en varias etapas. Simultáneamente, la reforma que se realizó en tierras serbias y croatas que no tenían independencia política (Gaj – Karadzic): Se desarrolló un único lenguaje literario serbo-croata con dos variantes de alfabetos muy unidos mutuamente, el cirílico y el latín. Fue beneficioso principalmente para los croatas, porque desde entonces fueron capaces de pedir asistencia “hermana” de Rusia, mientras preservaban la fe católica y el alfabeto latino, y más tarde lo distribuyeron en Bosnia.

Así, hasta la década de 1860, el alcance del uso del alfabeto cirílico sufrió pérdidas importantes. Para colmo, tras la venta de Alaska, los Aleut fueron privados del alfabeto ruso. Pero en este tiempo, nos confrontábamos con un nuevo fenómeno por primera vez: Los círculos eslavófilos intentaban contraatacar. Se publicaron algunos libros cirílicos en polaco y checo, como experimento. Desde 1864, el uso del alfabeto ruso (con letras adicionales) para la lengua lituana se volvieron gradualmente obligatorios (pero todavía los libros lituanos impresos en letras latinas en Alemania se importaban ilegalmente al territorio del imperio ruso). El éxito fue una lucha por aquellos que intentaban usar el alfabeto polaco para los dialectos bielorruso y ucraniano. Sin embargo, fue más importante desde una perspectiva histórica la creación de misioneros educadores del alfabeto cirílico para Mordovia, Mari y Chuvash, así como Abjasia y Osietia. Esto se hizo principalmente para hacer frente a la influencia islámica, como resultado, emergieron nuevos centros de cultura nacional que estaban vinculados con Rusia.

¿Cuál fue la razón para la “cirilización” de la segunda mitad del siglo 19, aunque fuera tímida e inconsistente? La respuesta es simple: Fue traída a la vida por las reformas liberales del 1860 y el desarrollo del capitalismo en Rusia, que abrió el camino para la educación de masas y la cultura, incrementando espectacularmente la movilidad social. El ejército, el sistema educativo, y la prensa se convirtieron en una poderosa arma de unificación de los viejos dialectos, y finalmente los lenguajes literarios. En lugar de la formación indistinguible de dialectos comunes entre la Gran Rusia y Polonia, vinieron a la vida las lenguas construidas artificialmente tales como la ucraniana, bielorrusa y lituana; en medio de los dominios bálticos los barones alemanes crearon los movimientos nacionales estonio y lituano; las lenguas del enorme mar de grupos étnicos musulmanes de la región del Volga, el Cáucaso y Asia central, que usaban el alfabeto árabe, lentamente empezaron a quedarse aislados en lenguajes literarios individuales. A principios del siglo 20, la nueva intelectualidad de los pueblos “orientales” del imperio ruso empezaron a pensar sobre la posibilidad de cambar al alfabeto cirílico o latino, especialmente desde que el latino era en este tiempo el alfabeto más común, no solamente en Europa, sino también en las Américas, Australia, Oceanía, así como Sureste de Asia y África (excepto para los países árabe-hablantes y Etiopía).

En esta situación, estaba probado el éxito del alfabeto latino. Ya en 1904 regresó oficialmente al lenguaje lituano, y después triunfó en Albania y en Rusia; desde 1917 los bolcheviques empezaron una campaña incontrolada para implantar el alfabeto latino. Durante Lenin, el importante ocultista bolchevique Bogdanov, el comisario de educación Lunacharsky, y sus asociados sistemáticamente urgían  a la abolición de toda escritura, excepto la latina, como un “legado reaccionario” y “una reliquia de la edad media”. Las lenguas europeas en sí mismas asumían una simplificación radical de la ortografía. El propósito más importante de la construcción de una sociedad comunista era la proclamada transición de toda la población de la Tierra al Esperanto y la muerte de miles de lenguas vivas. La Asociación No-nacional Mundial (SAT), dirigida por E. Drezen, practicó ritos que son misteriosos para los no iniciados. Es significativo que ellos se denominaban a sí mismos SAT’ano (Satan)…

Los bolcheviques pasaron rápidamente de las palabras a los hechos. El marxismo vulgar y la derrota de las ciencias filológicas (especialmente los estudios eslavos) fueron el preludio de la latinización soviética de todos los lenguajes. A finales de la década de 1920, el alfabeto latino, en diferentes y a menudo sucesivas variaciones, fue introducido para las lenguas previamente sin escritura y las lenguas que tenían una larga historia de uso del cirílico, árabe o antigua escritura mongola. Y si incluso una simple transcripción de la lengua turca desde el alfabeto árabe al latino, implementado por Mustafá Kemal Ataturk, fue muy dolorosa y condujo a la ruptura de la continuidad histórica y cultural de los turcos, entonces ¿qué podemos decir sobre las lenguas de la URSS, en las que tales experimentos fueron realizados de dos a cuatro veces en las décadas de 1920-1930?

Para 1932, el latín estaba establecido firmemente en muchas áreas de la Unión Soviética. Cumpliendo los preceptos de Lenin, Bujarin, Marr, Lunacharsky, y Yakovlev prepararon todo lo necesario para la transcripción de toda la lengua Rusa (así como otras tales como el georgiano, armenio y yiddish) en el latino. El alfabeto ruso parecía para la escuela bolchevique de Pokrovsky y otros esperantistas como el obstáculo más importante para una revolución mundial, el triunfo del cosmopolitanismo, y la abolición final de las lenguas y nacionalidades. Por alguna razón se creyó que de todos los alfabetos del mundo, solamente el latino no estaba cargado con asociaciones históricas “reaccionarias”. Pareció por algunos años que los rusos y otros pueblos del antiguo imperio serían separados de la cultura pre-revolucionaria, porque para la mayor parte de ellos ya no serían capaces de leer los trabajos de la “literatura aristocrática-burguesa” del siglo 19…

Episodio tres: La ofensiva cirílica

Marr, Lunacharsky, Yakovlev se sorprendieron cuando en 1933 Stalin ordenó detener inmediatamente la latinización (que continuó algunos años más por inercia), y en 1935 ordenó empezar el proceso de transcribir casi todas las lenguas de la Unión Soviética al alfabeto cirílico, tanto aquellas que han tenido una rica tradición escrita, como aquellas que han tenido un alfabeto recientemente. Para 1940, la “cirilización de todo el país” había sido enormemente completada, pero a veces fue retrasada hasta principios de la década de 1950. Docenas de lenguajes encontraron la escritura, que les unía con el mundo cultural ruso y, prácticamente por primera vez, fueron incluidos en un único espacio de información euroasiático. Aquellas capas de intelectuales nacionalistas radicales, que previamente habían dirigido la latinización, fueron exterminadas. “Satan” encabezado por Dresen fue físicamente destruido en 1937, y el esperanto fue prohibido en la Unión Soviética.

La cosa más sorprendente es que todos los participantes de la “lucha por la escritura” en las décadas de 1920-1930 fueron muy conscientes de su importancia. Para ellos no fue un capricho, sino un asunto de vida y muerte. Decidió el destino de los pueblos de Eurasia (incluyendo los rusos): Integrarse en “el mundo único”, o crear sus propios mundos culturales y de información. Esto fue comprendido tanto por Stalin como por aquellos “latinistas” que fueron reprimidos. También fue comprendido por los nazis, que (también prohibieron el esperanto en Alemania) en 1941 empezaron a implantar el alfabeto latino en los territorios ocupados de la URSS (Crimea, Cáucaso), como los guardias bolcheviques de Lenin en el pasado.

La victoria de 1945 significó la consolidación del alfabeto cirílico como el principal sistema lingüístico de la Unión Soviética y del bloque socialista (por ejemplo, el alfabeto ruso fue introducido en Mongolia). Para principios de la década de 1950, en paralelo con la derrota final del marxismo, fue realizado un intento sin precedentes anteriores para ampliar el alcance del cirílico dentro de la lengua rusa: Las letras rusas empezaron a usarse en las fórmulas económicas y matemáticas. Por desgracia, ahora es difícil decir que los resultados pudo traer.

Por supuesto, el latín permaneció en algunas áreas del victorioso socialismo (báltico, países europeos orientales – excepto Bulgaria y Yugoslavia), y otras lenguas que han mantenido su propia escritura ancestral, pero ¿quién sabe qué situación se habría desarrollado en el futuro, si no fuera por la muerte de Stalin? No podemos ignorar las inconsistencias bien conocidas en la política nacional de Stalin tras la guerra (presentada como una continua “rusificación” por ninguna razón), pero de todas formas, la principal tendencia de aquellos años fue el desplazamiento del latín más allá de la Eurasia histórica.

En el periodo posterior a la muerte de Stalin, y antes de la “perestroika”, muy poco ocurrió en el campo de la escritura, salvo que en algunos lugares los viejos alfabetos cirílicos fueron reemplazados con uno nuevo más cómodo. Pero fue durante los años del “estancamiento” cuando no solamente las estructuras eran anti-soviéticas, anti-rusas, sino también (en Yugoslavia, anti-serbias) los intelectuales en las repúblicas nacionales. Y muy pronto, a finales de la década de 1980 se confirmó el viejo proverbio: “quien no avanza, está forzado a retirarse”. Desde principios de la década de 1990, el prestigio descendente de la lengua rusa en el mundo vino de la mano con la ola de latinización, cubriendo tanto a las antiguas repúblicas soviéticas como a la Federación de Rusia mismas. Expertos en el extranjero de nuevo, como en la década de 1920, declararon la futilidad de la lengua rusa “demasiado compleja” y la deseabilidad de la adaptación gradual a los estándares occidentales, incluyendo el cambio al alfabeto latino. Los intentos oficiales de latinización fueron realizados en una serie de repúblicas nacionales de la Federación de Rusia.

Por fortuna, fueron escuchados los llamamientos de aquellos que deseaban mantener una grafía uniforme como garantía de un campo informativo uniforme, al menos en Rusia. Por iniciativa del presidente Putin en 2003, fue aprobada una ley que permitía solamente el uso de grafías cirílicas en las lenguas oficiales de las repúblicas dentro de la Federación de Rusia. El poderoso ataque del alfabeto latino fue detenido, temporalmente y solamente por una frontera.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS

El Tiempo por Meteoblue