WhatsApp ha demandado este martes a la empresa de vigilancia cibernética israelí NSO Group alegando que la compañía utilizó su servicio de mensajería instantántea para, presuntamente, llevar a cabo una amplia campaña de espionaje contra periodistas y activistas de derechos humanos en 20 países, informa The New York Times.

Según la firma con sede en California, NSO Group usó su plataforma para espiar a más de 1.400 objetivos. WhatsApp, que ha trabajado el último medio año con CitizenLab, grupo de investigación afiliado a la Universidad de Toronto, ha descubierto el ataque contra algunos de sus usuarios.

En primavera, CitizenLab abrió una investigación tras descubrir que la empresa israelí había aprovechado un agujero de seguridad en WhatsApp para 'hackear' el teléfono de un abogado de Londres. El hombre representaba a varias personas que acusaban a NSO Group de proporcionar herramientas para 'hackear' los teléfonos de un disidente saudí que vive en Canadá, un catarí y un grupo de periodistas y de activistas mexicanos.

En la demanda presentada ante un tribunal del distrito norte de California, WhatsApp asegura que entre abril y mayo de este año la compañía israelí "secuestró los teléfonos de sus usuarios" para 'hackear' los dispositivos de personas en Baréin, Emiratos Árabes Unidos y México. Asimismo, en un comunicado detalla que ha informado con un mensaje especial de WhatsApp a aquellos clientes afectados por esta situación.

De este modo, WhatsApp quiere que se emita una orden judicial permanente que prohíba a NSO Group utilizar su servicio. "Debe haber una fuerte supervisión legal de las armas cibernéticas como la utilizada en este ataque, para garantizar que no se usen para violar los derechos y libertades individuales", concluye el mensaje público de la empresa demandante.

¿Quieres despistar a Facebook, Amazon, Netflix y Google? La clave está en este cargador

"Una poderosa arma contra el capitalismo de vigilancia", así describe el artista español Martín Nadal, su más reciente creación: el cargador FANGo, capaz de despistar a Facebook, Amazon, Netflix y Google (de ahí su nombre) haciendo variaciones en los datos que estas empresas recopilan sobre sus usuarios. Pero ¿cómo lo logra?.

Nadal es reconocido por proyectos creativos en los que mezcla arte y tecnología. Su más reciente invención es FANGo, aparentemente un cargador, aunque su propósito va más allá de cargar el móvil.

Este pequeño aparato se conecta al teléfono inteligente mientras se está cargando y comienza a explorarlo de forma aleatoria. Oculto tiene un "microcontrolador" que navega por las  aplicaciones y hace consultas en Google, Amazon y otros motores de búsqueda, explican desde Xataka.

Puede, por ejemplo abrir páginas web, navegar por un mapa buscando ubicaciones aleatorias, ver vídeos de YouTube o dar me gusta a publicaciones de Facebook. Esto permite engañar a los corredores de datos en su proceso de captura con información equívoca sobre el usuario, asegura el artista en su sitio digital.

​En la descripción del producto, Nadal explica que FANGo es una forma de luchar contra las principales tecnológicas del mundo, que generan ingresos gracias a la publicidad y, en consecuencia, a los datos de los usuarios.

El dispositivo, aunque no impide que los anunciantes rastreen al usuario, sí puede confundirlos. El resultado para el anunciante serían unos datos llenos de ruido que no permiten generar un perfil tan preciso como la interacción humana.

La empresa israelí de cibervigilancia que 'hackeó' WhatsApp espió a funcionarios de países aliados de EE.UU.

La empresa israelí de vigilancia cibernética NSO Group, a la que este martes WhatsApp demandó por 'hackear' su servicio de mensajería instantánea para espiar en al menos 20 países, habría actuado contra altos funcionarios gubernamentales y militares de naciones aliadas de EE.UU., informó este jueves Reuters, citando fuentes familiarizadas con la investigación de la compañía con sede en California.

NSO Group habría utilizadoa primeros de este año 'software' de piratería que usaba WhatsApp para controlar los teléfonos de ciertos usuarios. Las fuentes detallan que una parte "significativa" de las víctimas son funcionarios gubernamentales y militares de alto rango de al menos una veintena de países de los cinco continentes.

"Amplias consecuencias políticas"

En la demanda de WhatsApp se detalla que la firma israelí construyó y vendió una plataforma de piratería que explotó un fallo en sus servidores para ayudar a los clientes a piratear los teléfonos móviles de al menos 1.400 usuarios de países como EE.UU., Emiratos Árabes Unidos, Baréin, México, Pakistán y la India.

NSO Group, que niega haber actuado de forma incorrecra, asegura que vende su 'software' espía exclusivamente a clientes gubernamentales para ayudarles a capturar terroristas y criminales y que, de momento, no está claro quién está detrás de este caso.

La nueva revelación se produce después de que una docena de periodistas y activistas defensores de los derechos humanos en la India comunicaran este jueves que también fueron objeto de ataques.

Reuters señala que en los últimos años NSO Group utilizó sus productos contra una amplia gama de objetivos, incluidos manifestantes en países con gobiernos autoritarios. CitizenLab indicó que al menos un centenar de las víctimas, a las que WhatsApp ya avisó a principios de esta semana con un mensaje especial, son periodistas y disidentes.

Este caso de espionaje cibernético mediante WhatsApp "podría tener amplias consecuencias políticas y diplomáticas", estima la agencia británica.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS

El Tiempo por Meteoblue