Por Juan A. Aguilar*

El tema de la lucha contra el terrorismo a través de medios electrónicos se discutió en Sochi durante los pasados días 22 al 25 de septiembre con la participación de más de 20 países, además de la ONU y la OCSE, en la que España estuvo representada por el diario ABC y Elespiadigital.com. Además se pudo contar con la presencia de otro español, Manuel Marion, como enviado oficial por la organización para la Cooperación y Seguridad en Europa (OCSE).

Los temas de la reunión fueron la lucha contra la propagación de las ideas terroristas en las redes sociales, la responsabilidad del periodista en la lucha contra la incitación al odio y la violencia y el papel de los medios de comunicación en la cobertura de los ataques.

Los organizadores de la XI Conferencia Internacional "El terrorismo y Medios Electrónicos" son la Academia Internacional de Televisión y Radio (IATR) con el apoyo de la Agencia Federal de Prensa y Medios de Comunicación de la Federación Rusa.

En el evento, que se celebró en la ciudad rusa de Sochi, sede de los últimos Juegos Olímpicos de Invierno, asistieron cerca de 100 representantes de más de 20 países y cuatro continentes, y el idioma oficial de comunicación fue el ruso,  inglés y árabe. El formato fue el ya tradicional de este evento (esta fue su XI Edición), consistente en conferencias - mesas redondas y la presentación de informes y productos mediáticos de diferentes países, recursos de Internet sobre temas de lucha contra el terrorismo, etc. Desde periodistas a miembros de organizaciones nacionales e internacionales, como la ONU, la OSCE, la OTSC y otros, han convertido esta Conferencia en un evento anual en el calendario de eventos internacionales".

La apertura de la XI Conferencia corrió a cargo de Anatoly Lysenko, Director General de la IATR y Leonid Mlechin, Director del Departamento de Historia de la Televisión Pública de Rusia, tras lo cual, se dio inicio a las sesiones plenarias.


Las redes sociales como medio de expandir las ideas del terrorismo. La batalla por conquistar las mentes

Leonid Mlechin presentó la primera Mesa Redonda reflexionando sobre la importancia de las redes sociales en el problema de la acción terrorista internacional. Tigran Kocharyan, de la Asociación de la Prensa de Armenia realizó una exposición sobre los problemas del control de la información en las redes. . El papel de las redes sociales y su influencia en los jóvenes (desde niños) fue motivo de la intervención de Anna Belikova, del canal ruso RT en lengua árabe.

Pero sin duda, la ponencia de Alexander Shumilin sobre las interpretaciones del Corán y su relación con el terrorismo yihadista centró el debate de la primera sesión.

Shumilin repasó las categorías sociopolíticas que están detrás de la división clásica de los islamistas en moderados y radicales: Sharia, Yihad, Umma, El Califato. División del mundo en Dar as Salam y en Dar al Harb, etc. La versión radical busca la imposición mundial de su interpretación del Corán. Así, la Sharia se convierte en algo absoluto y el Califato será lo que designe el ISIS.

Describió las seis razones por las que Rusia es un objetivo prioritario para el ISIS. De ahí la participación de “rusos” en el ISIS (radicales chechenos), presentando un gráfico de la ruta de la Yihad desde Rusia a Siria, Oriente Medio y Ucrania.

Respecto a las herramientas electrónicas, siguió los trabajos de Peter W Singer, sobre la importancia de las rede sociales en los problemas de la defensa y seguridad en el siglo XXI (1). El autor expuso los datos del aumento exponencial de la actividad en Twitter desde 201 y la alta audiencia en Oriente Medio, especialmente Arabia Saudita. En cambio se ha detectado una menor influencia entre los musulmanes de Europa. Pero concluye que estamos en la generación del IPhone y de la influencia de los videos y audios en la expansión del Yihadismo. Para concluir, Shumilin afirmó la necesidad de proteger la red, pero también de ofrecer una alternativa racional a los mensajes del ISIS.

En el debate posterior, Igor Iakovenko hizo una exposición sobre el caso ucraniano y la utilización de la escuela, de los medios, la reinterpretación de la historia, etc, para modificar los esquemas de generaciones enteras. Y también como estos métodos sirven a la acción del terrorismo.

Anatoly Lisenko señaló que la utilización de internet para muchas personas es como volver a la escuela, es aprender todo de nuevo. Mlechin se pregunta si con estas coordenadas no estaremos ante un conflicto de civilización.

El resto del debate se incidió bastante en la influencia en los jóvenes como objetivo de captación de las organizaciones terroristas. Para Valentin Sobolev la experiencia nos indica la importancia de controlar los mensajes que llegan a los jóvenes. Entre los que intervinieron, se encontraba Artem Kozhin, de la dirección de comunicación del BAM de Rusia y Baruch Ben-Neria, de la Universidad de Jerusalem.

En su intervención, Manuel Marión, de la OCSE, presentó otro punto de vista. Las redes sociales también puede ser un medio para combatir al terrorismo con mensajes positivos en casa, en la escuela, etc. Es una oportunidad para combatirlo. Se puede detectar de forma temprana los procesos de radicalización, observar los roles familiares y educativos para combatir preventivamente el terrorismo. Cuando se contrastan mensajes aparecen las contradicciones que pueden alertar al receptor de la falsedad de ciertos mensajes extremistas. Proliferan los mensajes en las redes para los jóvenes que se diseminan en minutos de forma masiva. El rol de los medios es importante para prevenir la radicalización extremista, por TV, radio, Internet. También habría que conseguir la colaboración de las empresas que gestionan las redes sociales. Aprovechó la ocasión para presentar la campaña de la OCSE en las redes sociales para combatir el extremismo bajo el hagsttad #UnitedCVE (Unidos contra el extremismo violento).


Marión señaló que la manera en que los Gobiernos y los medios reaccionan e informan sobre los ataques terroristas contribuye a la lucha antiterrorista....o a todo lo contrario, y desde luego que influye en la opinión pública a la hora de tomar partido. Por otra parte, el trabajo de los medios esta frecuentemente influenciado por la necesidad de ser el primero en informar sobre noticias importantes, y también por querer dar una noticia sensacional sobre las acciones terroristas.

El representante de la OCSE puso algunos ejemplos. En los secuestros terroristas, los medios pueden ayudar a la liberación de los rehenes... o todo lo contrario. Los medios pueden echar a perder una operación policial para su liberación. Asimismo, los medios pueden formar una opinión pública favorable a pagar rescates, o todo lo contrario. En el caso de los ataques al periódico Charlie-Hebdo en Paris, una controversia surgió con respecto a la libertad de expresión. ¿Dónde está el límite, si es que existe un límite? ¿El derecho a insultar? Al final, la campana "yo soy Charlie" tuvo un efecto desastroso, pues en el mundo musulmán hubo una reacción contraria. En el caso de investigaciones policiales, la diseminación en prensa de las técnicas de investigación choca con la eficacia de operaciones policiales para desmantelar operaciones contraterroristas. El cuarto ejemplo lo puso Manuel Marión al referirse a cuando los medios publican críticas a operaciones policiales, desvelando problemas, información que es aprovechada por grupos terroristas para "mejorar" sus acciones. Y por otra parte, están las críticas a operaciones que han sido un fiasco. Debería haber unas directrices si no queremos perder eficacia en la lucha antiterrorista.

El profesor de la universidad de Roma, Mauricio Mensi y Giannantonio Micalessin, periodista de Il Giornale, pusieron las palabras finales de una intensa mesa redonda que fue clausurada por Leonid Mlechin.

EL rol de los medios en la cobertura de la actividad terrorista en el Medio Oriente y Siria

Ponencia a cargo del periodista jordano Raed Jaber, director de Alhayat en Moscú, que realizó una exposición sobre la forma en la que comunican los medios sobre el conflicto en Siria y la manera en la que se trata la información sobre las acciones terroristas. Diferente situación a como se ha tratado el terrorismo en Irak. Igualmente, repasaron la situación en El Líbano, el conflicto palestino, etc., analizando la aportación de la Rusia de Putin en la resolución de los conflictos en la zona y su determinante alianza con Siria. Esto ha producido un incremento de la acción de las organizaciones terroristas islámicas contra intereses de la Federación de Rusia, incluido el asesinato de personal funcionario.

Giannantonio Micalessin realizó una presentación sobre el supuesto ataque químico de las fuerzas de Assad cerca de Damasco, en Malula. Explicó como las zonas cristianas han sido escogidas como objetivo principal de los yihadistas que se oponen al gobierno sirio. El caso de Malula es paradigmático y Micalessin acompañó la exposición de imágenes de las milicias cristinas del ejército sirio en Malula y Santa Tecla. Una exposición que desmontó los tópicos de la propaganda occidental sobre los acontecimientos sucedidos en la zona y como la información sobre los cristianos en Siria ha sido ocultada a la opinión pública, convirtiéndolo en un problema olvidado.

En el debate, señaló Raed Jaber, hay que atender el sufrimiento no solo de la minoría cristiana en Siria. Svetlana Sharenkova, de Bulgaria, expuso el proceso de demonización de Bashar al Assad, manipulando las imágenes, y sentenció que eso es propaganda no periodismo. Comentó, a título de ejemplo, como en Aleppo, bajo control de Ejército Libre de Siria, había observadores internacionales que han podido comprobar la utilización de armas prohibidas de origen saudí, pero todo se oculta y se sigue responsabilizando a Damasco de cualquier cosa. Igualmente, declaró que ha habido hechos similares de manipulación en la crisis ucraniana.

Galina Sidorova, del IPI (Austria) también trató la cuestión siria y como es expuesta en distintos países. Manuel Lorenzo Marion, español de la OSCE, señaló lo difícil de informar con datos reales de lo que está sucediendo en Siria y otras zonas, de la influencia de factores externos a los medios, sobre los límites de la libertad de expresión o si todo está permitido, incluso aquello que da razones a los terroristas, así como la ausencia de investigaciones técnicas o policiales que puedan determinar la realidad de un suceso, etc.  Alexander Shumilin finalizó el debate de la ponencia insistiendo en la parcialidad de la información que se transmite por los medios sobre los acontecimientos en Oriente Medio, refiriéndose especialmente a la cuestión del uso de las armas químicas.

La guerra en el ciberespacio: el rol de los medios electrónicos

Vladimir Kozlov presentó el tema con una exposición sobre la ciberguerra y la influencia de los medios de comunicación norteamericanos y su seguidismo de la política de la Secretaria de Estado. Andrey Yarnykh, jefe de proyectos estratégicos de Kaspersky Lab expuso los datos objetivos sobre el estado de este tipo de guerra y los niveles de vulnerabilidad en Internet. La ciberguerra se puede medir en estos momentos por el número de ataques informáticos que se reciben por empresas y entidades, información que es pública por ley en EEUU. De 2013 a 2014 el número de ataques se ha multiplicado por 2,4 órdenes de magnitud.

Fang Chen, del centro contra la información ilegal no solicitada de la Oficina del Partido Comunista Chino para la información en Internet, expuso la situación de China, sus vulnerabilidades y medidas de control. El francés Bertrand Pillet, de la CEO, hizo una presentación de la famosa intervención televisiva del general Wesley Clark denunciando los planes de EEUU de generar una geopolítica del caos en Oriente Medio junto a otros de similar factura, y la importancia de Internet para devolver la memoria a la población sobre cosas y acontecimientos sucedidos con anterioridad y que son necesarios para entender el presente.

Anna Belikova, del canal RT, expuso la importancia de la prensa digital para hacer llegar información independiente a la población, pero también alertó del peligro de que estos medios de fácil acceso sean utilizados por organizaciones terroristas. Hizo un repaso de los medios digitales de Oriente Medio y su influencia en la opinión pública.

La responsabilidad del periodista y la lucha contra la propaganda de odio y violencia

Presentó la ponencia Galina Sidorova, directora ejecutiva del International Press Institute, realizando una exposición sobre como la información es una producción que obliga a una responsabilidad. Recordó episodios como el genocidio en Uganda y otras tragedias, donde la actividad de los periodistas no ayudó precisamente a evitarlas, sino todo lo contrario. El odio y a violencia no se encuentra únicamente en los conflictos armados, también en el deporte, la política y otras actividades humanas. En muchas ocasiones, la información se convierte en propaganda de la violencia y esto es un problema.

El debate posterior, iniciado por Alexander Gorelik, del Centro de Información de la ONU en Moscú, profundizó en la casuística, por ejemplo, el caso de Boko Haram en Nigeria y la influencia de las informaciones en los jóvenes de ese país. Por otro lado, cuando medios como la BBC hablan de terrorismo, se refieren a fenómeno que quedan lejos de poder explicar todos los acontecimientos que se suceden. Combatir el terrorismo es también combatir las expresiones del terrorismo. Las informaciones infectan las definiciones. Lo sucedido en Ucrania, concluye Gorelik, ha sido debido a la libertad de  la corrupción, que también alcanzó a los periodistas.

Bojan Krstulovic, representante de Alemania, expuso como el miedo al terrorismo impulsa el fenómeno de solidificación del Estado, poniendo en peligro muchas de las libertades y derechos de las personas, al aumentarse las medidas de seguridad y control sobre los ciudadanos.

Para Bertrand Pillet, hay profundas razones económicas detrás de los medios y de su propaganda, el periodista no puede hacer su trabajo como quisiera y no es libre, acaba simplificando el discurso informativo. Los propios periodistas se convierten en objetivos de la propaganda.

No faltó la polémica clásica entre el trabajo del periodista que hace su labor de campo en peligrosas zonas y lo que luego se elabora en las redacciones centrales de los medios.

La seguridad de los periodistas en las zonas calientes del mundo

Roman Babayan, presentador del programa “Hablando claro”, de Moscú, hizo una exposición de los problemas de los profesionales de la información en zonas de conflicto. Son muchas las situaciones descritas en las que los periodistas corren importantes riesgos si quieren poder ofrecer una información directa. El ejemplo de Siria es paradigmático. Los participantes aportaron sus puntos de vista en una cuestión que también es polémica y de graves implicaciones para el acceso a una información veraz y útil a la opinión pública. Se incidió en el debate, igualmente, en el arriesgado papel que tienen los freelance, del que tenemos ejemplos dramáticos en nuestra historia reciente.

Como conclusión nuestra, podemos afirmar que, lamentablemente, si la información se ha convertido en un arma de guerra, difícilmente, los periodistas van a poder gozar de estatuto de no combatiente, menos aún para las organizaciones terroristas, que conocen la importancia de los medios para el cumplimiento de sus objetivos. Hay que reconocerlo, para los periodistas… los tiempos han cambiado.

Finalmente, tras tres días y aunque quedaban todavía actividades culturales, Leonid Mlechin procedió a la clausura de la XI Conferencia sobre terrorismo y medios electrónicos organizada por la IATR y dio lectura a la declaración final de conclusiones.

NOTAS

(1) Singer PW Peter, 1974, es un científico político estadounidense, estudioso de las relaciones internacionales y un especialista por excelencia en la guerra del siglo XXI. En la actualidad es Estratega de la New America Foundation y editor colaborador de Popular Science. Ciberseguridad y ciberguerra: ¿Lo Qué Todo el mundo debe saber es un libro de PW Singer y Allan Friedman. El libro explora cómo funciona Internet y la seguridad cibernética, y por qué es importante y qué se puede hacer. Ghost Fleet: Una Novela de la próxima guerra mundial es la primera novela de Singer con Cole. El libro combina la investigación de estilo de no ficción sobre las tendencias y tecnologías emergentes con una exploración ficticia de lo que la guerra en el mar, en tierra, en el aire, el espacio y el ciberespacio será como en el futuro. Publishers Weekly lo describió: "Los fans de Tom Clancy disfrutarán con la primera novela de Cole, una visión escalofriante de lo que podría ocurrir en una guerra mundial."

*Director de Elespiadigital.com

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS