alt

The Center for Medical Progress publicó un vídeo grabado con cámara oculta que ha desatado un escándalo en Estados Unidos. En él, una alta directiva de la multinacional abortista Planned Parenthood reconoce que venden órganos de bebés abortados.

Confiesa fríamente un delito federal castigado con 10 años de prisión

En el escalofriante vídeo, Deborah Nucatola, directora senior de Servicios Médicos de Planned Parenthood, reconce con una espantosa frialdad que venden órganos de niños abortados y admite que usan procedimientos ilegales de abortos por “nacimiento parcial”, perpetrados en las últimas semanas de gestación, para obtener partes del cuerpo vendibles. Lo que reconoce esta alta directiva de la multinacional abortista es un delito federal penado con hasta 10 años de prisión. Puedes leer aquí todos los detalles de esta noticia, incluyendo los escabrosos métodos que según Nucatola usan para obtener distintas partes de los niños abortados, matándolos de forma que no se dañen las partes que quieren poner en venta. El vídeo original lo podéis ver aquí en inglés (en dos días lleva ya casi un millón y medio de reproducciones en Youtube):

Los anteriores escándalos protagonizados por Planned Parenthood

Este vídeo ya ha provocado un terremoto político en Estados Unidos. La Cámara de Representantes ya revocó anteayer una subvención a una fundación que es una de las principales donantes de Planned Parenthood. Hay que decir que no es el primer escándalo protagonizado por la multinacional abortista:

En febrero de 2008 Planned Parenthood fue pillada admitiendo donativos con fines racistas, concretamente para abortar a niños de raza negra. Hay que recordar que la fundadora de Planned Parenthood fue la racista Margaret Sanger: No queremos que se corra la voz de que queremos exterminar a la población negra, escribió en diciembre de 1939. En 1917 había denunciado que los servicios sanitarios y caritativos de EEUU “tienden a mantener vivo el enfermo y el débil, se les permite propagarse y, a su vez producir una raza de degenerados”. En otra ocasión aceptó dar una charla ante una agrupación del Ku Klux Klan en Silver Lake, Nueva Jersey. A pesar de ello, los premios anuales de Planned Parenthood siguen llevando el nombre de Margaret Sanger. En 2011 la National Black Prolife Coalition denunció el uso del aborto con fines racistas, que Planned Parenthood concentra sus abortorios en las zonas de mayoría negra.

En noviembre de 2011 una exempleada de la multinacional desveló sus perversos métodos: “El abuso sexual a niñas menores de edad y la explotación de los pobres y las minorías se oculta o se ignora, todo en nombre de más abortos.” También denunció el engaño al que somete la multinacional a las mujeres que acuden a sus abortorios: “los trabajadores de la clínica evitaban de forma deliberada proporcionar información sobre el desarrollo fetal”.

En mayo de 2012 Planned Parenthood fue pillado ofreciendo abortos selectivos de niñas. En otro vídeo con cámara oculta, en un centro de esa multinacional se ofreció a una joven un aborto en caso de que el bebé que llevaba en el vientre fuese una niña.

En 2014 una investigación demostró que abortorios de Planned Parenthood han encubierto violaciones a menores, eludiendo su obligación de denunciar casos de menores con evidentes signos de abuxos sexuales que acudieron a sus centros a abortar.

Apoyó la reelección de Obama en 2012 y éste le otorgó 528 millones en 2013

¿Cómo es posible que un grupo así haya gozado de tanta impunidad hasta ahora? La explicación debemos buscarla en motivaciones políticas. En 2012 Planned Parenthood apoyó la releeción de Obama con una donación de 1,4 millones de dólares. El lobby abortista no tardó en amortizar su ayuda económica al candidato del Partido Demócrata: ese mismo año Obama salió en apoyo del aborto selectivo de niñas, poco después de que la multinacional del aborto fuese pillada ofreciéndolo en uno de sus centros. Pero ahí no acabó la cosa: en 2013 Planned Parenthood recibió 528 millones de dólares del gobierno federal en manos de Obama, por la eliminación de 327.653 niños y niñas por nacer. Esos fondos, pagados por todos los contribuyentes estadounidenses, suponen un 41% del presupuesto de 1.300 millones de dólares que maneja la multinacional abortista. Una cantidad colosal que revela el suculento negocio que están haciendo ciertos personajes sin escrúpulos a costa de cientos de miles de vidas humanas inocentes.

Hillary Clinton, gran amiga de la multinacional, guarda silencio

Nada de esto cambiará si la nueva candidata demócrata ganase las próximas elecciones presidenciales en EEUU. Hillary Clinton recibió el premio anual Margareth Sanger de Planned Parenthood en 2009, y lo hizo declarando su admiración a esa racista fundadora de la multinacional abortista. El pasado mes de mayo el Planned Parenthood Action Fund (PPAF) reconoció a Hillary Clinton como una de sus principales benefactoras. Teniendo en cuenta que es previsible el apoyo de Planned Parenthood a la candidata demócrata -conocida como detractora de los derechos de los niños por nacer-, no es de extrañar el absoluto silencio guardado por Clinton y su equipo en relación a este escándalo, que ya ha salido en medios de todo el mundo, si bien algunos medios de EEUU están intentando tapar el escándalo.

El republicano Rand Paul pide retirar los fondos públicos a la multinacional

En mayo de este año los legisladores de Texas decidieron retirar los fondos estatales que recibía la multinacional, tras demostrarse que dos tercios de ese dinero, bajo el concepto de “planificación familiar”, se dedicaban a perpetrar abortos. El candidato republicano Rand Paul llamaba a retirar los fondos públicos que recibe Planned Parenthood, animando a sus seguidores en Twitter a firmar una petición al efecto en su página web.

CitizenGO pide que se abra una investigación sobre la multinacional

A su vez, anteayer CitizenGO USA lanzó una petición para que se investigue este nuevo escándalo de la multinacional abortista. La petición, dirigida al Departamento de Justicia de Estados Unidos, recuerda que “la venta o compra de tejido fetal humano es un delito federal castigable con hasta 10 años de prisión y una multa de hasta 500.000 dólares.” Puedes firmar esta petición aquí.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

HONOR Y RESPETO

PARA LOS QUE NOS DEJARON POR EL COVID-19

El Tiempo por Meteoblue