“Desatención, lentificación sin razón alguna, falta de interés”. Estas son varias de las expresiones con las que la Liga Española  Pro-Derechos Humanos califica la actuación del Juez Central de Instrucción número 2, Ismael Moreno Chamorro, para  investigar el asesinato del saharaui español Baby Hamdam Buyema ocurrido “en la masacre perpetrada por la policia y el ejercito del Reino de Maruecos” en el Campamento de Gdeim Izik, en El Aaiún, el 8 de noviembre de 2010. Avisa la Liga de que se está a punto de ordenar el archivo de la causa.

El 4 de julio de 2014 el pleno de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional decidió que continuase la investigación del asesinato  de Baby Hamday, de 35 años y padre de dos hijos, por el que su hermano Lammad Mulud Ali y la Liga Española Pro-Derechos Humanos presentaron una querella por un delito de Genocidio y Lesa Humanidad contra el ministro del Interior de Marruecos, el jefe del grupo especial de policía GUS y varios agentes.

Ahora, más de dos meses después,  el presidente de la Liga Española Pro-DDHH, José Alonso Rodríguez, ha presentado una queja ante el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) contra el juez Ismael Moreno  “por la desatención, el retraso injustificado y reiterado en la iniciación y tramitación  del procedimiento y sumario de su juzgado” en el caso del asesinato del saharaui español. Agrega que el Instructor “ha lentificado un proceso  singular y grave” sin razón alguna que lo justifique.

Relata que el pasado 16 de septiembre el letrado Félix Pancorbo Negueruela  se personó, por cuarta vez desde julio de 2014, en el juzgado y pidió el expediente de la causa para comprobar si había habido  alguna actuación que reflejara cierta actividad después del Auto de la Sala de lo Penal de 4 de julio. No se le permitió ver el expediente con “la excusa” de que no se había hecho nada en los dos últimos meses y que tampoco había resultados de las comisiones rogatorias marroquíes.

José Alonso Rodríguez  afirma en su queja contra Ismael Moreno que les consta que este procedimeinto “no ha sido acogido por el Juzgado con el interés y el celo que se merece, tanto potr la peculiaridad del mismo como por la gravedad de los hechos denunciados y las responsabilidades que acarrean”,  sin entender las razones que puede tener el juez, destacando  que la persona asesinada era un ciudadano español que se encontraba trabajando “en nuestra antigua provincia de El Aaiún”.

Apunto de ordenar el archivo de la causa

En este punto recuerda que el Sáhara Occidental es un territorio del que España es Potencia Administradora por Resolución 2072 de 17 de diciembre de 1965 aprobada por la Asamblea General de la ONU,  por lo que “la competencia y jurisdicción debería recaer en los Tribunales españoles, concretamente en la Audiencia Nacional, y no en los Tribunales del Reino de Marruecos”,  que tomó este territorio por la fuerza de las armas y aplicando el “ius belli”.

José Alonso Rodríguez denuncia que han transcurrido casi cuatro años desde que se inició el procediemiento, sin  apenas practicar  diligencias o dictar una sola resolución; cree que estos retrasos injustificados deben ser atribuidos “a la negligencia o descuido del Organo Jurisdiccional o del propio Fiscal, o a la apatía y lentitud de aquellos funcionarios marroquíes que vienen interviniendo pese a no ser competentes y a los que se les ha confiado la parte mas importante de la instrucción”. Y afirma que esto es una  dejación de funciones del Juzgado de Instrucción Central número 2”.

Según la Liga Española Pro-Derechos Humanos el juez Ismael Moreno ha vulnerado  el artículo 24.2 de la Constitucion Española, referente a la protección judicial de los derechos, hurtando, sobre todo a la familia de Baby Hamday, el acceso a un proceso público sin dilaciones indebidas y con todas garantías.

Tambien le acusa de vulnerar el Convenio de Roma de 1950 sobre Derechos Humanos, los Pactos Internacionales  de Derechos Humanos de Nueva York  de 1966, cuatro sentencias del Tribunal Constitucional, entre otras, sobre la garantía de los plazos en las tramitaciones, así como varios artículos de la Ley de Enjuiciamentio Criminal.

“La labor inspectora y de intervención del Ministerio Público para impulsar y simplificar la tramitación de las causas penales  ha brillado por su ausencia  con la anuencia del Instructor, dejando transcurrir casi cuatro años y a punto –advierte- de ordenar el archivo de la causa”.

Ismael Moreno Chamorro (1955) fue inspector de policía durante nueve años antes de ingresar en la carrera judicial. Desde febrero de 1988 es titular del Juzgado de Instrucción Central número 2 de la Audiencia Nacional y en  abril de 2009 aspiró a la presidencia de este organismo.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente
galeria de videos

elmundofinanciero