Libros Recomendados

Vladimir Vinnikov

Sobre la ideología para Rusia, la integración euroasiática y un nuevo orden económico mundial.

Vladimir VINNIKOV: - Sergey Yuryevich, usted es un economista de renombre mundial, autor de la teoría cada vez más popular de los órdenes tecnológicos globales, político y estadista. Ahora, en el marco de la Unión Económica Euroasiática (EAEU), estáis lidiando con los problemas de la macroeconomía y la integración, de hecho, en todo el gigantesco espacio del continente más grande de nuestro planeta. ¿Cómo podrías formular estos problemas y qué metas te propones?

Sergey GLAZIEV: - Empecemos por el hecho de que mi trabajo actual está subordinado a una determinada tarea funcional. La Comisión Económica Euroasiática (CEE), establecida por cinco estados miembros de la Unión Económica Euroasiática (EAEU) - Armenia, Bielorrusia, Kazajstán, Kirguistán y Rusia - es un organismo interétnico con competencia propia. Mi área de responsabilidad está predeterminada por la funcionalidad delegada a la CEE en el bloque, como bien dijo, macroeconomía e integración. Soy responsable de las estadísticas, organizando la presentación de datos fiables y análisis macroeconómico del funcionamiento de la Unión Económica Euroasiática, desarrollando propuestas para asegurar un desarrollo sostenible equilibrado de la economía de la UEEA y desarrollando los procesos de integración económica euroasiática, mejorando el marco legal de la Unión Económica Euroasiática.

Podemos decir que ya se ha implementado el primer efecto de integración asociado a la eliminación de las fronteras aduaneras y la creación de oportunidades para la libre circulación de bienes, servicios, capitales y mano de obra, se ha creado el mercado común de la UEEA. Ahora hablamos de saturar este mercado común con nuevos lazos de infraestructura, información y cultura, proyectos económicos conjuntos, es decir, alcanzar un mayor nivel de integración con el objetivo de un desarrollo acelerado. Después de todo, no somos indiferentes a qué bienes y servicios se venden en este mercado común: el nuestro, nuestros socios o nuestros competidores, cuán potencialmente seguros son, etc. Por lo tanto, es imperativo que tanto nuestros productores como nuestros consumidores aprovechen al máximo el espacio económico común de los cinco estados.

Para ello, se han identificado e implementado orientaciones estratégicas para el desarrollo de la UEEA hasta 2025, que fueron aprobadas por los jefes de Estado de nuestro sindicato en diciembre del año pasado. Estuve a cargo de la elaboración de este documento, cuyas disposiciones fueron consensuadas con los países participantes en todos los niveles. Y se trata de más de trescientos diferentes mecanismos complejos y medidas individuales que es necesario implementar para el desarrollo de los procesos de integración, para la transición a un espacio económico único, incluida la regulación aduanera y arancelaria, cuestiones de trazabilidad del movimiento de mercancías, creación. de un mercado común de servicios, desarrollo del mercado de capitales, migración laboral, uso de tecnologías digitales.

En general, este es un trabajo de rutina que siempre hemos estado haciendo y que debe elevarse a un nivel superior. Pero finalmente hemos llegado a una nueva dirección: a una estrategia general de desarrollo. Por primera vez, la CEE recibió la tarea y, en consecuencia, la autoridad para tratar temas de planificación estratégica, formación de programas de desarrollo de inversiones, seguridad alimentaria, preparación de propuestas para la implementación de nuevas tecnologías, estimulación de proyectos innovadores, incluidos aquellos que podrían convertirse en símbolos de la integración euroasiática. La integración ya cubre los ámbitos de la cooperación científica y técnica, la educación, la salud, el turismo. En general, se abren nuevos horizontes y espacios de desarrollo.

Vladimir Vinnikov: - Pero los procesos de integración euroasiática están lejos de ir en el vacío, encajan en procesos globales más amplios. Todos vemos, por ejemplo, las consecuencias de las sanciones anti-rusas impuestas por Estados Unidos y sus aliados, las consecuencias de la pandemia del COVID-19, las consecuencias del desarrollo de nuevas tecnologías de la información, etc. Según su teoría de los órdenes tecnológicos, el cambio de uno de esos órdenes a otro, que está ocurriendo ahora, por regla general, va acompañado de un cambio de líder mundial. Durante mucho tiempo, ese líder fue Estados Unidos, que después de la Segunda Guerra Mundial se convirtió en el líder del "Occidente colectivo", y después de la destrucción de la URSS, la única superpotencia, el único "centro de poder" del mundo unipolar de la Pax Americana. En este sentido, a finales de los 80 y principios de los 90 incluso surgió el concepto de “fin de la historia”, que afortunadamente resultó insostenible. Y hoy, China está reivindicando cada vez con más insistencia el papel de centro de un nuevo orden tecnológico, empujando a Estados Unidos a un segundo plano, lo que provoca un creciente conflicto entre estas superpotencias. Washington apuesta por el reinicio del viejo formato con los antiguos aliados del "Occidente colectivo", con la expansión del bloque OTAN y el formato G7 bajo la bandera de la "democracia" y contra los estados "autoritarios", como afirman, principalmente contra China y Rusia, quienes están desarrollando activamente su asociación estratégica y cooperación con otros países del mundo. ¿Cómo encaja su trabajo en este conflicto global que se desarrolla ante nuestros ojos?

Sergey GLAZIEV: - Aquí es necesario aclarar que el actual conflicto global es el resultado no solo de una revolución tecnológica, sino también social, o institucional y gerencial, como es más conveniente verlo, que coinciden una vez por siglo. Ahora hay una transición simultánea tanto a un nuevo orden tecnológico como a un nuevo orden económico mundial. El drama de estos procesos es extremadamente alto. Baste recordar la Primera y la Segunda Guerra Mundial, que mediaron las transiciones anteriores. Siempre se asocian a una exacerbación de las tensiones políticas, porque el viejo líder no quiere ceder sus posiciones y privilegios a un líder nuevo, más eficiente y tecnológicamente más avanzado. Dentro de cien años, se habrán reemplazado alrededor de cuatro generaciones y, según nuestra investigación, alrededor de la tercera generación, el potencial de producción, el sistema de gestión del país líder agota su potencial de desarrollo, y ya en la cuarta generación este país se convierte en parasitaria, incapaz de establecer nuevas tareas y proporcionar más avances.

Por eso, en la primera mitad del siglo XX, Gran Bretaña intentó mantener su sistema colonial, donde la principal fuente de ingresos era la trata de esclavos y la explotación de las colonias. Para ello, se desataron dos guerras mundiales. Al principio, Gran Bretaña intentó destruir a dos competidores principales: Rusia y Alemania. En parte, se las arregló para hacerlo. Sin embargo, después de un tiempo, aparecieron nuevos líderes: la Unión Soviética y los Estados Unidos, que eran un orden de magnitud superior a Gran Bretaña en términos de eficiencia. Hace treinta años, el orden económico mundial posterior a 1945 llegó a su fin y dejó de generar desarrollo social y económico. La primera en colapsar fue su versión soviética, porque sus estructuras centralizadas y verticalmente integradas no aceptaron bien la revolución científica y tecnológica. Ahora su segundo centro, EE. UU., se está desmoronando; quienes, después de 1991, se imaginaron a sí mismos como hegemónicos, pero en realidad, no le dan al mundo nada más que el caos y la redistribución de la propiedad ajena a su favor. El sistema de gobierno que solía asegurar el dominio de Estados Unidos en el campo de la producción está ahora sujeto a una oligarquía financiera parasitaria. Un aumento de cinco veces en el volumen de la oferta monetaria en dólares durante los últimos 10 años no ha hecho mucho por el sector real de la economía estadounidense, por su crecimiento y desarrollo. Este dinero entró en burbujas financieras y ahora los propios Estados Unidos se están convirtiendo en una zona de turbulencia y caos. Es poco probable que puedan salir de esta zona. hoy está sujeto a una oligarquía financiera parasitaria.

Es decir, el centro del orden económico mundial anterior ya no genera procesos de desarrollo. Este papel se transfiere a la República Popular China, cuyo sistema socioeconómico ha demostrado ser mucho más eficaz. Durante 30 años seguidos, ha estado demostrando tasas de crecimiento tres veces más altas que la estadounidense. Y el secreto de este milagro económico radica en la creación de un nuevo sistema de gestión, un nuevo sistema de instituciones que, como alguna vez soñó Pitirim Sorokin, combina las ventajas de las economías planificadas y de mercado. Los chinos, aunque conservan su ideología socialista, están desarrollando mecanismos de mercado en la economía destinados a mejorar el bienestar de toda la sociedad. Los observadores superficiales llaman a este sistema de manera diferente: tanto capitalismo de estado como socialismo de mercado. Pero, en esencia, se trata de un nuevo orden económico mundial: un sistema cualitativamente nuevo de relaciones e instituciones de producción. Combinando la planificación estratégica estatal y la regulación de la economía con la autoorganización del mercado y el emprendimiento privado, da un resultado positivo, asegurando el retiro de la economía mundial de la crisis estructural, abriendo nuevos horizontes y creando oportunidades adicionales para su desarrollo. Hay firmas, Huawei o Xiaomi, por ejemplo, empresas privadas que literalmente han crecido desde cero hasta convertirse en líderes mundiales en el campo de las altas tecnologías. Al mismo tiempo, un sector estatal poderoso permanece en la economía de la República Popular China, lo que proporciona al país una infraestructura y una base de recursos estable y equilibrada. El estado se dedica a la planificación estratégica y proporciona a las empresas directrices generales. Si una empresa intenta desestabilizar el mercado o manipularlo para obtener superbeneficios, creando peligrosos desequilibrios, el estado cierra dicha empresa.

Este sistema resultó ser extremadamente efectivo, y muchos países hoy están siguiendo el camino recorrido por la República Popular China; más aún, los propios chinos no ocultan su experiencia, sino que se propagan y difunden ampliamente a través del proyecto "One Belt, One Road". Los países que están introduciendo las instituciones y los mecanismos de gestión del nuevo orden económico mundial están demostrando la aceleración del desarrollo económico, no solo en Asia, sino también en otros continentes, incluso en África. Tomemos a Etiopía, por ejemplo. Hace tres años, inesperadamente se ubicó en la cima del mundo en términos de crecimiento económico, y esto fue el resultado de la aplicación de métodos de gestión chinos. O India, que tiene relaciones difíciles con China, utiliza instituciones y mecanismos similares para gestionar el desarrollo de la economía, creando su propio sistema de economía convergente o, como decimos, integral, cuyo principal objetivo es mejorar el nivel de vida y el bienestar de la población. En India, no hay dominio de la ideología comunista, no hay dominio de la estructura política de un solo partido, como en China, donde el PCCh es de cien millones. India se enorgullece del hecho de que tiene una democracia real, los resultados de las elecciones no están manipulados, todo es justo. El nuevo orden económico mundial integral se está creando sobre una base política democrática.

Por supuesto, también tenemos en cuenta la experiencia china. El presidente Putin anunció la creación de una gran asociación euroasiática. En el marco de esta asociación, la UEEA y One Belt, One Road se consideran proyectos de integración interconectados y complementarios. La asociación estratégica con China, que es un poderoso motor de crecimiento para la economía mundial moderna, es, por supuesto, mutuamente beneficiosa. Pero creo que debemos profundizar más: crear instituciones y mecanismos de gestión de un nuevo orden económico mundial, que han demostrado su eficacia en la República Popular China. Además, este modelo chino, digan lo que se diga, surgió del modelo soviético. Es decir, un nuevo orden económico mundial con ideología socialista y el uso de mecanismos de mercado, que da libertad al emprendimiento privado, es, en general, un producto de nuestra cultura.

Vladimir VINNIKOV: - Sergei Yuryevich, de sus palabras se desprende que la ideología determina en gran medida la eficacia de un sistema sociopolítico particular. Dio ejemplos de China, Etiopía, India. También se puede citar el ejemplo de Turquía, que, junto con Rusia y Kazajstán, también es una potencia euroasiática. Turquía tiene recursos bastante modestos, pero bajo Erdogan, se está desarrollando activamente gracias a la ideología del pan-turquismo islámico y pan-otomanismo, promoviendo su influencia en todas las regiones cercanas, incluyendo el Medio Oriente, Transcaucasia, África, Chipre, los Balcanes y más. Ahora los turcos se abren paso hacia los espacios de Asia Central, incluido Afganistán, de donde parten las tropas estadounidenses. Este no es en absoluto un ejemplo a seguir por nuestra parte, pero no se puede ignorar. ¿Qué ideología crees que necesita la Rusia moderna?

Sergei GLAZIEV: - Sí, las ideas gobiernan el mundo. Y ninguna sociedad, ningún estado puede prescindir de la ideología. Cuando se declara la ausencia de ideología, significa el poder del dinero. Porque la declarada falta de ideología en el Estado y la sociedad es el reconocimiento de que no tienen un sistema único de valores, no tienen metas de desarrollo general, que sobre todo son intereses privados y de clan. La ausencia de ideología es una especie de disfraz de ideología ultraliberal, libertaria, donde lo principal son los intereses del lucro, la avaricia. Y, como muestra la experiencia histórica, tal sociedad y tal estado inevitablemente se desmoronarán, porque se sumergirán en el abismo de los antagonismos privados y de clases.

Cuando nos prohibieron tener una ideología, citaron a Estados Unidos como ejemplo, dicen, hay una ideología que es comprensible para la persona promedio: una casa con césped, un automóvil, etc. Fue, por supuesto, un simple anuncio hasta el punto del primitivismo, porque la verdadera ideología que la clase dominante estadounidense persigue inquebrantablemente es la ideología de la dominación mundial. Esta es la idea de crear una oligarquía global que gobernará el mundo entero y, de hecho, explotará a toda la humanidad, apoyándose en la manipulación monopolística del capital mundial. En el marco de este sistema de coordenadas, Rusia no puede más que ser un país de esclavos. A un nivel tecnológico más avanzado que en el Tercer Reich de Hitler: con control de la natalidad, con control de movimiento, con control de la opinión, etc.

Y la pregunta de qué tipo de ideología necesita nuestro país es difícil de responder. La sociedad rusa está tan dividida que muchos grupos sociales tienen puntos de vista directamente opuestos sobre este tema. Por lo tanto, ahora se puede intentar formular solo los principios más generales de tal ideología.

Durante muchos siglos Rusia, luchando por un lugar bajo el sol en este mundo, mostró milagros de autosacrificio, milagros de construcción de nuevos significados. Y cuando estos nuevos significados penetran en las almas de las personas, surge un auge en la sociedad, surge una oportunidad para crear cosas nuevas y estar "por delante del resto del planeta". Esta notable capacidad o habilidad para superar las dificultades es, en mi opinión, el primer componente de esa profunda ideología que es inherente a todo el pueblo ruso. No le temen a las dificultades y, a veces, incluso "crea dificultades para luego superarlas heroicamente". Pero, independientemente de si nosotros mismos creamos estas dificultades por nosotros mismos o nuestros "socios" nos ayudan en esto, debemos entender que las dificultades han sido, son y siempre serán. La teoría del desarrollo económico a largo plazo, que estoy persiguiendo actualmente, muestra que a medida que la sociedad humana se desarrolla, aparecen límites al crecimiento, aparecen períodos de estancamiento y amenazas al desarrollo de la existencia misma de la humanidad, que deben ser superadas. El principio de superar estos límites, dificultades, amenazas, luchar por algo nuevo, positivo, crear nuevas oportunidades para el desarrollo no solo de Rusia, sino de toda la humanidad: este, creo, es el principio clave de la ideología que se encuentra en las profundidades del carácter ruso.

El segundo principio, indisolublemente ligado a la capacidad de superar las dificultades, es la capacidad de defensa. Durante la mayor parte de su historia, Rusia se ha defendido de ataques desde diferentes direcciones. “Quien se acerque a nosotros con una espada, a espada morirá”: esta declaración de San Alejandro Nevsky se convirtió en el leitmotiv de nuestro sistema de administración estatal, siempre listo para la movilización. La expansión territorial de Rusia fue el resultado, por regla general, de guerras no agresivas, sino defensivas. El Imperio Ruso y la Unión Soviética no buscaron destruir o asimilar la población de los territorios anexados, sino que intentaron encontrar un modus vivendi, una forma de vida común, con aquellas comunidades que formaban parte de Rusia, buscando protección de sus enemigos.

La capacidad de Rusia para superar las dificultades y defenderse siempre ha llevado a conflictos con aquellas comunidades que perseguían una política agresiva, expansionista, buscaban reprimir cualquier resistencia a sí mismos para establecer, expandir y consolidar su dominio. Frente a un enemigo objetivamente más fuerte y mejor preparado, Rusia movilizó con éxito sus fuerzas espirituales y materiales. Los rusos, como saben, no se rinden. El éxito de esta lucha se aseguró mediante la concentración de la voluntad política. Este principio se expresa en las palabras: "Dios no está en el poder, sino en la verdad". Así sucedió con Suecia bajo Carlos XII, con Francia bajo Napoleón y con Alemania bajo Hitler. Y debo decir que Rusia nunca ha sido derrotada desde afuera. Cada vez que nos encontrábamos en una situación de derrota, era una derrota temporal provocada desde adentro, debido a que nuestra lucha por la verdad y la justicia estaba dirigida por fuerzas externas a falsas metas en el camino equivocado.

Estados Unidos ahora está tratando de mantener su hegemonía librando una guerra híbrida contra prácticamente todo el mundo, incluso incluidos sus aliados. Y antes de eso, Gran Bretaña intentó mantener su hegemonía provocando dos guerras mundiales entre Rusia y Alemania. En general, el objetivo tanto de Estados Unidos como de Gran Bretaña era el mismo: convertir a toda la humanidad en esclavos. Y los británicos lo hicieron en sentido literal. Durante el Imperio Británico, establecieron un récord de todos los tiempos y pueblos por el número de esclavos y por su movimiento entre continentes. Las personas fuera de su círculo fueron tratadas como animales.

Rusia, de hecho, hizo estallar este orden colonial económico mundial, destruyó, y después de pasar por dos guerras mundiales, al final, trató de construir una sociedad de justicia social, a partir de la cual ha surgido un "estado social" moderno, con beneficios que son utilizados hoy por la abrumadora mayoría de los pueblos del mundo.

En realidad, el estado del bienestar es una tecnología nacional, cuyo desarrollo e implementación nos costó un precio muy alto. Pero mostramos a todo el planeta cómo es posible desde el orden económico mundial basado en el trabajo esclavo pasar a un estado social, aunque no del todo armonioso, aunque con el uso de tecnologías administrativas, pero en el que, sin embargo, el hombre-creador, el hombre de trabajo se convirtió en el protagonista de la sociedad, y el volumen de derechos sociales garantizados de los ciudadanos no tuvo análogos en la historia.

Según la tradición ortodoxa, nuestro país siempre ha sido considerado como un prototipo de un orden mundial ideal y armonioso, como un altar lateral terrenal del Reino de los Cielos. Así fue en la época soviética, cuando los bolcheviques decidieron construir el "Reino de los Cielos" en la tierra, y no como un altar lateral, sino "de verdad", a escala mundial de la revolución socialista. Al mismo tiempo, el pueblo ruso, podría decirse, se sacrificó, creando una Unión de las primeras cuatro repúblicas, y luego aumentando su número a quince, más los países del CAME. ¿Por qué se hizo todo esto? Para que todas las nacionalidades se sientan cómodas y puedan desarrollarse. Una unión justa, la unificación de personas de diferentes etnias, diferentes culturas, con diferentes historias para construir un futuro común, es, desde mi punto de vista, el tercer principio fundamental de la ideología rusa.

Por lo tanto, la capacidad de superar las dificultades, la capacidad de defender, así como el deseo de verdad y justicia, las relaciones aliadas son los principios fundamentales de la ideología de Rusia.

La gran pregunta es cómo poner en práctica estos principios y llenarlos de contenido relevante. Para ello, es necesario comprender, en primer lugar, qué estamos superando, dónde está la verdad y dónde está la mentira. En segundo lugar, ¿contra quién nos estamos defendiendo? En tercer lugar, a quién unirnos.

En el marco de la UEEA, se está llevando a cabo la integración económica de cinco estados postsoviéticos. Pero sin una ideología común, sin definir metas de desarrollo comunes, sin entender por qué nos unimos, sin movilizar el potencial espiritual, será mucho más difícil lograr un avance económico con acceso al espacio de un nuevo orden tecnológico, a un nuevo nivel. de eficiencia de producción y consumo.

Volodymyr Vinnikov: - Si consideramos la importancia de la ideología para la economía, para la integración del espacio euroasiático con la transición a un nuevo orden tecnológico, entonces es inevitable un punto delicado con respecto a Ucrania, donde sus tesis se confirman, por así decirlo, por contradicción. En primer lugar, vemos cómo un estado bastante grande y socioeconómicamente desarrollado, el más grande en la URSS después de Rusia, guiado por una ideología nacionalista cada vez más extremista, que ya ha alcanzado el fascismo abierto, se degrada fatalmente en 30 años, habiendo perdido casi todo su potencial tecnológico y casi dos quintas partes de la población. En segundo lugar, durante mucho tiempo se creyó que Rusia sin Ucrania no podría existir como una gran potencia, permaneciendo como un estado secundario. Y el Occidente colectivo, liderado por Estados Unidos, hizo todo lo posible para para que triunfara en Ucrania la actual ideología antirrusa de Bandera suicida para este país. Rusia, sin embargo, reconoció el régimen caníbal que llegó al poder en Kiev después del golpe de estado de 2014, durante mucho tiempo trató de enmendar las relaciones con él y, al parecer, solo ahora, en un artículo reciente del presidente Putin sobre la unidad histórica de rusos y ucranianos, se llegó a la conclusión de que bajo el actual gobierno títere esto es en principio imposible. En su opinión, ¿es posible, en determinadas condiciones, contar con la implicación de Ucrania en los procesos de integración euroasiática, con su desbanderización? ¿O es ya una pieza cortada, un país incurable y tóxico para todos?

Sergey GLAZIEV: - En resumen, por supuesto, se puede, no hay nada irreparable. Es muy fácil restablecer los lazos económicos con Ucrania. Las esperanzas de integración europea se han derretido allí. En Europa, Ucrania es vista exclusivamente como un mercado de venta de sus bienes y servicios, como un vertedero de sus desechos, como una fuente de mano de obra barata, como un instrumento de presión sobre Rusia, pero nada más. No se habla de ninguna asociación igualitaria ni de cooperación mutuamente beneficiosa. Cuando trabajamos con el liderazgo anterior de Kiev, todos los cálculos relevantes junto con los científicos ucranianos se hicieron y se comunicaron al presidente Viktor Yanukovych, al gobierno de Mykola Azarov. Sobre la base de estos datos, se pospuso la firma del Acuerdo de Asociación entre Ucrania y la Unión Europea. Esto no le trajo nada bueno a Ucrania.

Pero con la participación en la UEEA, Ucrania recibiría adicionalmente entre 10 y 12 mil millones de dólares anuales, manteniendo y desarrollando su potencial de producción, especialmente en la construcción de maquinaria, agricultura y energía de uso intensivo de la ciencia. La catástrofe que ocurrió en Ucrania tras la victoria del "Euromaidan" estaba prevista y esperada. Por supuesto, se intensificó con el conflicto en Donbass como reacción a las atrocidades nazis de las nuevas autoridades de Kiev. Como resultado, la economía cayó casi al doble, el potencial de producción y toda la infraestructura social se degradó, la extinción masiva y la huida de la población ... No quiero hablar de lo que, en mi opinión, Rusia podría y debería haber hecho para prevenir la catástrofe de Ucrania, a su debido tiempo se dijo todo al respecto, incluyéndome a mí. Pero como resultado, Ucrania es un territorio que está ocupado por fuerzas hostiles a Rusia, donde está implantada la rusofobia, donde hay genocidio y etnocidio de nuestro pueblo. Y si partimos del hecho de que, como dice el presidente Putin, rusos y ucranianos son un solo pueblo, entonces no podemos permanecer indiferentes a lo que está sucediendo allí. Tan pronto como se toma una decisión política para liberar al pueblo de Ucrania de la opresión, de las autoridades estadounidenses de ocupación, todo lo demás es una cuestión de tecnología. Pero esa decisión no se ha tomado, no todavía. No porque Ucrania sea un estado soberano, en cuyos asuntos internos no tenemos derecho a interferir, sino precisamente porque Estados Unidos intervino en sus asuntos internos tan profundamente con nuestra connivencia que desde 2014 se ha convertido en su colonia de facto, que ha perdido por completo su soberanía y son marionetas dirigidas por los servicios de inteligencia estadounidenses. No tiene sentido negociar con ellos, porque obedecen estúpidamente las instrucciones de Washington. Y esta es una escala y nivel de problemas completamente diferente.

Volodymyr VINNIKOV: - Cada vez más se habla de la “ucranización” de los países del Occidente colectivo, especialmente Estados Unidos, donde hay una clara fascinación de la política interior y exterior.

Sergey GLAZIEV: - No, esta es una manifestación de la crisis general del orden económico mundial saliente, solo que en algunos "puntos calientes" en la periferia del sistema se manifiesta antes y más claramente que en el centro. El neonazismo ucraniano fue y es apoyado por Estados Unidos únicamente con el propósito de dividir la unidad nacional rusa. Después de todo, Zelensky, que se destacó por la introducción de un proyecto de ley sobre "pueblos indígenas" y declaraciones públicas absolutamente rusofóbicas, no es más que un payaso que se hace pasar por el presidente de Ucrania. Y el poder real en Kiev es el jefe de la Embajada de Estados Unidos, quien decide todo. Por ejemplo, las listas de partidos políticos que participan en las elecciones parlamentarias y pasan a la Verkhovna Rada deben acordarse en la Embajada de los Estados Unidos. Los candidatos no acordados con el Departamento de Estado de EE. UU. son eliminados de las listas de partidos bajo la amenaza de cerrar los partidos correspondientes. Así, en la calle Sikorsky, se eliminan todos los nombres que no gustan a las autoridades de ocupación. Lo mismo ocurre con los candidatos presidenciales. Puede haber tantos como desee, pero todos pasan por el procedimiento de aprobación en la Embajada de los Estados Unidos. Ni siquiera puede ir a las urnas sin el consentimiento de la Embajada de los Estados Unidos o del Departamento de Estado. Este es un régimen puramente ocupacional. Estrictamente hablando, es formalmente así, ya que proclama la continuidad no a la RSS de Ucrania, sino más precisamente, al régimen de ocupación hitleriano, y reproduce sus objetivos socioeconómicos. Al igual que con Hitler, la principal tarea de las autoridades de ocupación es la máxima explotación del pueblo y el territorio de Ucrania y la supresión de cualquier resistencia a tal explotación. Las empresas estadounidenses ahora se están apoderando de las tierras ucranianas, plantando productos transgénicos y fomentando el comercio de esclavos. Solo que no con ametralladoras, sino con dólares en mano. Durante la ocupación nazi, cientos de miles de ucranianos fueron llevados a Alemania para realizar trabajos forzados. Ahora, con salarios miserables, millones de "trabajadores migrantes" se ven obligados a hacer lo mismo, fomentan la prostitución y el uso de mujeres ucranianas como madres sustitutas, la venta de órganos internos para las necesidades de la transplantología, usan a las personas como conejillos de indias para probar fármacos y patógenos de diversas infecciones. Repito que de hecho esto es un genocidio que se está produciendo frente a todo el mundo, pero todos fingen diligentemente que no pasa nada. "Los reconocerás por sus frutos ..."

Volviendo a su pregunta, debo decir que no estamos en 1991, y el desplazamiento del principal centro del desarrollo mundial del Atlántico a la región Asia-Pacífico nos permite contar con el éxito de los procesos de integración euroasiática sin Ucrania. Además, dado el estado actual de este país, se convertiría en una carga problemática para otros países que participan en la UEEA, pero, repito, la situación se puede corregir. Porque realmente somos un solo pueblo. El período de vacilación ideológica pasará, tarde o temprano, y se restablecerá la unidad.

Vladimir Vinnikov: - Rusia es generalmente un país de contradicciones y paradojas. Hoy en todo el mundo, algunos con alegría, otros con furia, se sorprende de nuestro éxito en la política exterior, en el desarrollo de las fuerzas armadas, en toda una gama de industrias, en la agricultura. Y aún más les sorprende que todo esto esté sucediendo en el contexto de enormes problemas asociados, en primer lugar, a la desigualdad social, al estancamiento de los ingresos de la población y de la economía en su conjunto, a la despoblación del país. En su opinión, Sergey Yuryevich, ¿con qué se puede entender esta paradoja? ¿Es esta una forma de movilización estatal para contrarrestar eficazmente esas fuerzas externas que, con la ayuda de colaboradores internos, han estado librando una guerra híbrida total contra Rusia durante varias décadas en diversas formas? ¿O son las consecuencias de algunos procesos objetivos que aún no se pueden abordar?

Sergei GLAZIEV: -  En mi opinión, el primer y más importante problema de nuestro sistema de gestión es el vacío de responsabilidad. Nadie es particularmente responsable de nada. La falta de responsabilidad de las autoridades ante la sociedad, los propietarios -antes los colectivos laborales, los funcionarios- ante el Estado genera masiva y constantemente el caos, da lugar a la imitación del trabajo, da lugar a la corrupción. Es decir, públicamente las palabras se pronuncian correctamente, pero los hechos reales no las siguen. Una parte importante de las decisiones de la dirección política sigue sin cumplirse, ¡¿qué podemos decir de los intereses y derechos del resto de nuestros conciudadanos?! Como resultado, todo el sistema de nuestro estado no funciona como un todo y, por decirlo suavemente, se está desmoronando.

Por ejemplo, allá por 2014 se aprobó una ley de planificación estratégica, pero aún no funciona, no se han adoptado documentos fundamentales del más alto nivel sobre la estrategia de desarrollo socioeconómico del país. Todavía están siendo reemplazados por varios simulacros, incluso si están bien publicitados y han recibido recursos para su implementación, pero este no es un enfoque sistemático. Y si se está implementando un determinado proyecto nacional, que no tiene el estatus de ley, entonces no surge ninguna responsabilidad por su no implementación en términos de volumen o plazos. El máximo es la destitución de su cargo. En un vacío de responsabilidad, se han formado diversas fuerzas y grupos oligárquicos del poder que promueven sus intereses en detrimento de los intereses de la sociedad y del Estado. Pero los intereses de estas fuerzas y grupos a veces coinciden con los intereses de estructuras externas, hostiles a Rusia, del estado y nivel supranacional.

Esta es la consecuencia de la "ausencia de ideología", o más bien, del dominio de la ideología liberal del lucro, lucro a toda costa. Y esta desintegración, desintegración de la sociedad en grupos con contradicciones antagónicas crea una seria amenaza. Hasta ahora, el presidente ha podido frenarlo en aquellas áreas que son importantes para la seguridad nacional. Y es en estas áreas donde los éxitos que enumeró son evidentes. Por ejemplo, la industria de defensa está mostrando buenos resultados hoy, porque el presidente está involucrado personalmente en esto. Las fuerzas armadas realmente se han levantado y fortalecido, nuestro ejército es hoy nuevamente el más fuerte del mundo en términos de su capacidad de combate real; el comandante en jefe está personalmente involucrado en esto. Pero en tal modo de control personal, es imposible administrar de manera efectiva todo el país. Y donde el presidente delega autoridad, periódicamente ocurren fallas sistémicas.

Como ejemplo, puedo citar la situación de nuestro mercado financiero, ya que es tanto ilustrativa como indicativa. El negocio más importante de Rusia en la actualidad se basa en la especulación financiera. Y si el Banco de Rusia, cuya función objetivo en la Constitución es garantizar la estabilidad de la moneda nacional, arroja esta misma moneda nacional, el rublo, a "flotar libremente", entonces debemos entender que esto no es flotación libre en absoluto, pero se permite manipular nuestro mercado financiero por parte de quien tiene más dinero. Y puedo decir con certeza que la principal razón de la altísima volatilidad del rublo en una situación en la que tenemos las mayores reservas de divisas del mundo por unidad de PIB es la manipulación de nuestro mercado financiero por las estructuras especulativas internacionales. Y lo hacen bien  en promedio, “ordeñan” alrededor de cien mil millones de dólares de nuestro país anualmente. Los grandes bancos rusos, incluidos los estatales, también están involucrados en estas manipulaciones. Incluso en las condiciones de una economía en declive, declaran una ganancia gigantesca de billones de rublos. Pero, ¿en qué consisten las ganancias del banco? Principalmente por los intereses recibidos por préstamos otorgados y comisiones por transferencias de dinero. Cuanto mayor sea el interés, peor será para el sector real de la economía. Cuanto más altas sean las tarifas, peor para las personas. Este beneficio se logra no por la creación de valor agregado, sino como resultado de la apropiación por parte de los bancos de una parte del capital de trabajo de las empresas y de los ingresos de los ciudadanos. De hecho, se trata de pura usura, lo que lleva a que la gente se empobrezca, se reduzca la producción y los bancos engorden. Surge una grave contradicción, surge una base poderosa para los conflictos sociales y políticos dentro del país.

Vladimir VINNIKOV: - Creo que problemas similares no son menores, si no más, característicos de los socios de Rusia en la UEEA, aunque existen ideologías nacionales bastante fuertes allí.

Sergei GLAZIEV: -  Sin embargo, la lógica de la historia, la lógica de las circunstancias, la lógica del desarrollo, los intereses objetivos de los países participantes asociados a la transición a un nuevo orden económico tecnológico mundial nos permiten, a pesar de todos los obstáculos, lograr resultados positivos para avanzar paso a paso.

Si el orden anterior tenía un carácter imperial, en el que los principales centros de desarrollo, EE. UU. y la URSS, dictaban su voluntad a otros países que caían en su zona de influencia, entonces el nuevo orden económico mundial no es monocéntrico, es fundamentalmente más flexible y sensible a las características culturales e históricas de cada país. Por lo tanto, si la URSS trató de construir el socialismo incluso en países subdesarrollados donde no existían requisitos socioeconómicos previos necesarios para esto, si Estados Unidos llevó a cabo una globalización liberal, dentro de la cual todos los países del mundo estaban obligados a seguir los requisitos del "Consenso de Washington", y la idea principal era garantizar la libertad de transacciones financieras para las corporaciones estadounidenses y transnacionales que forman parte del "imperio del dólar", ahora en nuestro nuevo orden económico mundial existe un respeto mutuo por la soberanía de los diferentes países, tanto grandes como pequeña, se preserva la diversidad cultural, no se intenta interferir en los asuntos internos y la cooperación se basa en el principio de no un juego de suma cero en el marco de la globalización liberal, sino la búsqueda de una combinación de ventajas competitivas para lograr un efecto sinérgico, para elevar el bienestar social de todos los países que participan en los procesos de integración. Al mismo tiempo, el principio clave es el consenso de todas las decisiones, y logramos asegurar este consenso en casi todos los temas. De los cerca de cuatro mil documentos que se consideraron en el marco de la UEEA en 10 años, solo fueron unos diez, literalmente se pueden contar con los dedos de una mano, sobre los cuales no se pudo llegar a un consenso, y por lo tanto no entraron en vigor. Esto es respeto mutuo, la búsqueda de formas armoniosas de cooperación, teniendo en cuenta todos los intereses posibles para construir un sistema de gestión que sea apoyado por todos los grupos sociales, esto es lo que une nuestro enfoque con el enfoque chino en el marco de la construcción de un nuevo orden económico mundial integral. Creo que la integración euroasiática es posible incluso en el formato continental del que habla el presidente de Rusia: una gran asociación euroasiática. Desafortunadamente, hasta ahora sin la participación de Europa y una serie de estados postsoviéticos que están bajo el control de Estados Unidos, tanto política como ideológicamente. Pero con la más que probable expansión en Asia, donde el nuevo centro de desarrollo de la economía mundial está cambiando, y todos los pronósticos apuntan a que esta tendencia solo se intensificará en los próximos 30-40 años, nuestra ideología nos guía para estar en el centro de la formación de este orden económico mundial integral.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS

elmundofinanciero

El Tiempo por Meteoblue