María Luisa Ramos Urzagaste

Durante su informe sobre el Estado de la Unión 2020, el presidente de EEUU, Donald Trump, hizo un recuento a los congresistas estadounidenses de los éxitos de su gestión, preparando el terreno para una posible reelección. Ya Trump está en campaña por la presidencia del país norteamericano.

Convencido de que le ha cambiado el destino a EEUU, el actual mandatario norteamericano afirmó que hace 3 años su gestión relanzó al país y no va a retroceder. Durante su informe del Estado de la Unión 2020, Donald Trump hizo un recuento de sus éxitos económicos, "nunca antes logrados por su país" y atribuye todos, exclusivamente, a su gestión gubernamental y cargó los problemas a las anteriores gestiones (Obama).

"¡Esto apenas empieza!", señaló Donald Trump, exteriorizando de esa forma su deseo de apostar por la reelección. La forma y fondo del discurso muestran que Trump ha iniciado su nueva campaña política hacia las elecciones que se celebrarán en noviembre próximo.

Este es su último informe de este mandato 2017-2020, bajo fuego demócrata, por el proceso de destitución en curso, que el presidente califica de acoso.

Enumeró sus logros, a los que calificó como el florecimiento del país, donde prosperan las familias, la defensa, la economía, el empleo, las bolsas financieras, entre otras cosas. "Desde mi elección, hemos creado siete millones de nuevos empleos, cinco millones más de lo que los expertos proyectaron" aseguró.

Pero el premio nobel de economía 2001, Joseph Stiglitz, ha refutado agriamente a Trump. El experto hizo saber en un artículo que el presidente Donald Trump se merece un "desaprobado" en economía,  además de fallar en asignaturas esenciales como defender la democracia y proteger el planeta.

"Tal vez Trump sea un buen presidente para el 1% más rico (y sobre todo, para el 0,1% más rico), pero no lo ha sido para nadie más" dijo Stiglitz. Además, declaró que millones se han quedado sin cobertura en salud y en solo dos años la proporción de estadounidenses sin seguro médico creció del 10,9% al 13,7%

"Mis compatriotas lo mejor está por venir!"

Estos informes, como cada año, alimentan al pueblo norteamericano de símbolos y al resto del mundo nos manda mensajes.

Los simbolismos sirven para inspirar al ciudadano común y se expresan en sus invitados especiales que asisten al Congreso donde son ovacionados. Son personas que, por ejemplo, han superado enfermedades, o realizaron alguna hazaña, los rehabilitados, protagonistas que mataron algún enemigo de su país o a delincuentes, en otras palabras, sus héroes.

El ocupante de la Casa Blanca nos hace saber en su mensaje que buscará la reelección y se siente seguro de ganar: el T-MEC es el modelo que usarán para otros acuerdos, buscarán por todos los medios seguir reconfigurando el panorama político de Latinoamérica y el Caribe a los intereses de EEUU, seguirá impulsando su agenda militar, ahora en el espacio.

La presencia de Guaidó mostró la importancia que la Administración Trump concede a Latinoamérica y el Caribe, para "traerla nuevamente al redil". Por ello, no dejó pasar desapercibido sus planes con países donde quiere cambios políticos, al amenazar a Venezuela, Cuba y Nicaragua.

Su afirmación de que "el socialismo destruye naciones" suena hasta surreal, más aun cuando miramos lo que hace su país y sus aliados en otros territorios cuando invaden o promueven grupos violentos.

Hizo una advertencia: va por nuevos acuerdos comerciales;  ya tienen el modelo que se acomoda a sus intereses, el T-MEC, firmado con Canadá y México. Advirtió que ningún país va a sacar ventaja económica de EEUU. En su informe de 2019 prometió cambiar el TLCAN por otro acuerdo y lo cumplió.

Trump recibió reiterados aplausos y también silbidos de repudio por su promesa de que mientras sea presidente va a proteger el derecho a tener y portar armas. Afirmó además que "para proteger la libertad norteamericana, su Gobierno ha invertido 2,2 billones de dólares en el área militar", además de recordar la reciente creación de la Fuerza Espacial.

En su informe 2019, Trump anunció el reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel y lo hizo. Este año 2020 sigue a paso firme con su intención de hacer desaparecer Palestina, pues no otra cosa significa el anunció del Acuerdo del Siglo, cuestionado por países como Rusia y organizaciones internacionales como la Liga Árabe.

En un comunicado, la presidenta de la Cámara de Representantes de EEUU, la demócrata Nancy Pelosi, calificó la presentación de Trump como el manifiesto de las mentiras.

Más allá de la pasajera hostilidad entre demócratas y republicanos, hubo elementos que los unieron.

Aplaudieron juntos de pie a Trump el haber eliminado supuestamente al líder del denominado Estado Islámico, Abu BakrBagdadi, por ejemplo. Otro momento de aplauso conjunto fue la mención a Guaidó, lo que muestra que es una política de Estado el buscar que Latinoamérica y el Caribe regresen al redil y así fortalecer su patio trasero.

Esta vez pidió al Congreso que apoye su iniciativa de que el próximo hombre y la primera mujer en pisar la luna sean estadounidenses y que sea su país el primero en colocar la bandera de EEUU en Marte. En su informe 2019, hizo una promesa que no pudo cumplir hasta hoy, cuando dijo que "este año, los astronautas estadounidenses volverán al espacio en cohetes estadounidenses".

EEUU, un país excepcional

No faltaron las frases para aupar los ánimos de sus votantes, y profundizar su excepcionalidad como país y nación: "Nosotros construimos el mundo moderno, cambiamos la historia para siempre, abrazando la verdad eterna hecha por la mano del dios todopoderoso"  y "este país es nuestra obra maestra".

Cabe recordar que en su discurso de inauguración como presidente en enero de 2017 prometió recuperar empleos, recuperar sus fronteras, retornar su riqueza y prometió traerles de vuelta sus sueños y ahora quiso demostrar que lo hizo.

Entre los ausentes al Congreso destacó la legisladora demócrata Alexandria Ocasio-Cortez, quien tomó la decisión de no asistir al informe de Trump y afirmó que "nada de esto es normal y no lo legitimaré".

Las notas melodramáticas se dieron al inicio y al final del evento, cuando el mandatario norteamericano le hizo un desaire a Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes de EEUU, al negarle el apretón de manos. Por su parte, ella, dolida, decidió responder la humillación con la destrucción del documento entregado por Trump, justo al momento de que este concluyó su informe.

No cabe duda que Trump va por más. Eso fue patente al concluir su informe al decir: "mis compatriotas, lo mejor está por venir".

¿Qué harán los demócratas contra Trump ahora que el 'impeachment' fracasó?

El Senado de EEUU votó en contra del 'impeachment' contra el presidente, Donald Trump, y lo absolvieron de ambos cargos —abuso de poder y obstrucción al Congreso—. Sputnik habló con el politólogo Pavel Tarusin sobre el impacto que tendrá en la campaña presidencial.

"Se podía prever que el juicio político contra Trump no iba a tener éxito, porque los republicanos tienen la mayoría en el Senado y la opinión pública no está completamente en contra de Trump", compartió con Sputnik PávelTarusin, profesor del Departamento de Administración Pública de la Universidad Estatal de Moscú.

A su juicio, la lucha entre republicanos y demócratas gira ahora en torno a la campaña electoral. Es posible que organicen ataques de información contra Trump, quizás nuevamente relacionados con Rusia o con algunas de sus decisiones.

"Los demócratas no han logrado colocarse bien de cara al inicio de la campaña electoral. No ha arrancado muy bien para ellos. Así que Trump las tiene todas consigo para tener suerte en los comicios y ser elegido para un segundo mandato", cree Tarusin.

En diciembre de 2019, la Cámara de Representantes anunció que iniciaba el trámite para acusar al presidente de dos cargos: abuso de poder y obstrucción al Congreso. No obstante, los republicanos, que tienen mayoría en la cámara alta, justificaron a Trump. El Senado rechazó la acusación de abuso de poder por 52 votos contra 48, y el cargo de obstrucción al Congreso por 53 contra 47.

Las próximas elecciones presidenciales de EEUU tendrán lugar en noviembre de este año. De acuerdo a la portavoz de la Casa Blanca, Stephanie Grisham, el juicio político del presidente fue organizado por los demócratas para influir en las elecciones de 2020, en las que el jefe de Estado planea ser reelegido.

"Todos los esfuerzos de los demócratas estaban dirigidos a revisar los resultados de las elecciones de 2016 e intervenir en las elecciones de 2020... El presidente está feliz de dejar este último capítulo del vergonzoso comportamiento de los demócratas en el pasado, y espera seguir trabajando en nombre del pueblo estadounidense a partir de 2020", declaró la propia Grisham.

Donald Trump recibe a Juan Guaidó en la Casa Blanca

MOSCÚ (Sputnik) — El presidente de EEUU, Donald Trump, recibió al líder opositor venezolano Juan Guaidó, informó la Casa Blanca.

"El presidente Donald Trump dio la bienvenida a Juan Guaidó en la Casa Blanca. Estados Unidos continuará trabajando con nuestros socios en la región para hacer frente a la dictadura ilegítima en Venezuela y apoyar al pueblo venezolano para garantizar un futuro democrático y próspero", publicó en su cuenta de Twitter.

Previamente al encuentro, la Casa Blanca avanzó que la visita de Guiadó, al que EEUU reconoce como presidente interino de Venezuela, es una oportunidad para reafirmar el compromiso con el pueblo venezolano y discutir las vías de "acelerar una transición democrática en Venezuela que ponga fin a la crisis actual".

La víspera, Guaidó asistió en calidad de invitado al discurso del Estado de la Unión, un informe de gestión que Trump presentó ante el Congreso de EEUU.

Durante su alocución, el mandatario estadounidense se refirió a Guaidó como al "presidente único y legítimo" de Venezuela y destacó que todos los estadounidenses se unen al pueblo venezolano en su "justa lucha por la libertad".

El ministro de Exteriores venezolano, Jorge Arreaza, manifestó el enérgico rechazo de Caracas a lo que calificó como "expresiones injerencistas" y "groseras intromisiones" de Trump.

Para Arreaza, fue "un agonizante esfuerzo por revivir la ya fracasada estrategia de cambio de Gobierno por la fuerza".

La crisis política de Venezuela se agravó en enero de 2019 cuando el opositor Guaidó se autoproclamó presidente interino del país.

Varios países occidentales liderados por EEUU reconocen a Guaidó, mientras que China, Rusia, Turquía y otros Estados continúan respaldando al Gobierno de Nicolás Maduro.

Este acusó a Guaidó de coludirse con Estados Unidos para derrocar a su Gobierno con el fin de controlar los vastos recursos naturales de Venezuela.

MittRomney, el único republicano que votó en contra de Trump en el juicio político

El senador republicano MittRomney ha sido el único representante del partido en votar a favor de la destitución de Donald Trump y acusarlo de abuso de poder en el juicio político iniciado por los demócratas, que son predominantes en la Cámara de Representantes.

El Senado, controlado por los republicanos, desestimó las acusaciones contra el presidente y en dos votaciones separadas lo absolvió de los cargos de abuso de poder y obstrucción al Congreso. Ningún demócrata votó para absolver a Trump.

"Lo que hizo [el presidente] no fue perfecto. Fue un asalto flagrante contra nuestros derechos electorales, nuestra seguridad nacional y nuestros valores fundamentales", dijo Romney este miércoles explicando su decisión de estar en desacuerdo con los demás senadores de su partido en una de las votaciones. En ese sentido, Romney acusó a Trump de corrupción con el fin de mantenerse en el poder.

De esta manera se refirió a lo que algunos ven como la presión de Trump a Ucrania para que investigara a uno de sus principales rivales políticos, el exvicepresidenteJoeBiden.

Donald Trump Jr. insta a expulsar a Romney del partido

Tras la votación, el hijo del mandatario estadounidense, Donald Trump Jr., declaró que Romney debería ser expulsado de la Conferencia Republicana del Senado y del Partido Republicano, y sostuvo que el senador "está por siempre amargado de que nunca va a ser presidente de EE.UU.".

"Era demasiado débil para vencer a los demócratas entonces [en 2012], así que ahora se une a ellos. Ahora es oficialmente un miembro de la resistencia y debería ser expulsado del Partido Republicano", afirmó.

Por su parte, otros senadores republicanos se mostraron en contra de castigar a Romney formalmente por no alinearse con ellos en el juicio político contra Trump. "Siempre hay momentos en que los senadores votarán de manera diferente al resto de la conferencia, pero no creo que eso requiera represalias", señaló John Cornyn (Texas).

"Creo que el presidente y él tuvieron una relación un poco complicada, para empezar", indicó John Thune, considerado el tercer republicano más poderoso en el Senado, a quien no le sorprendió el acto de Romney que, más allá de lo personal, va en línea con su postura y declaraciones anteriores en las que criticaba al presidente.

  • Hunter Biden, hijo del exvicepresidente de EE.UU., fue miembro de la junta directiva de una compañía de gas ucraniana al mismo tiempo que su padre dirigía las relaciones diplomáticas con Kiev bajo la Administración de Barack Obama. Este hecho dio lugar a sospechas de una posible corrupción, pero de momento no han aparecido pruebas de que JoeBiden o su hijo cometieran actos ilícitos.
  • La conversación entre Trump y su homólogo ucraniano Vladímir Zelenski el pasado 25 de julio provocó un escándalo y fue clave para que la Cámara de Representantes iniciara oficialmente el proceso de juicio político contra el inquilino de la Casa Blanca.

Análisis: Trump sale fortalecido tras la semana negra demócrata

Luis Rivas

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sale fortalecido de la secuencia del discurso estado de la Unión, juicio político y "caucus" de Iowa. Los demócratas enfilan la recta final electoral en medio de las dudas y con pocas municiones.

El mandatario sale libre de la acusación de abuso de poder y obstrucción de la justicia, los argumentos que el Partido Demócrata (PD) quiso utilizar para destituir a Trump. El arma que durante meses han utilizado sus oponentes estaba descargada desde el inicio. La mayoría republicana en el Senado libera a su candidato para afinar su reelección y deja a sus enemigos políticos carentes de material de guerra. Trump obtiene, según el instituto Gallup, un apoyo popular del 49%, el resultado más elevado desde su elección en 2016.

La superación del "impeachment" cierra una serie positiva para Trump en apenas tres días. Los demócratas le regalaron incluso uno de los ridículos políticos más sonados en los últimos tiempos. El "caucus" de Iowa, la primera prueba electoral de los candidatos del PD, un evento trascendental en la historia política de Estados Unidos, se convirtió en un fracaso y en un ridículo espantoso al fallar la aplicación que los demócratas utilizaron para el recuento de los votos.

Caos demócrata en Iowa

Los aspirantes demócratas abandonaron el simbólico estado sin saber a ciencia cierta quién había sido el ganador. El desastre electrónico dio pie a las previsibles mofas sobre el fantasma del "hackeo" obra de Rusia. En ese caos, surgió como sorpresa la figura de Peter Buttigieg, el alcalde de una pequeña ciudad de Indiana, cristiano militante, homosexual declarado y representante de los moderados dentro de su partido. Una especie de recambio del veterano JoeBiden, que cosechó una derrota que supone también un aviso, aunque sigue encabezando los sondeos para enfrentarse a Trump en noviembre.

Iowa es solo el primer paso de una serie de votaciones que prepararán el "superbowl" demócrata este verano, pero aunque no refleja una tendencia definitiva, sí ayuda a impulsar a los más votados. Buttigieg será recompensado con un mayor seguimiento de los medios y de los donantes, y no será ya considerado un "outsider" simpático, como hasta ahora.

Bernie Sanders, la esperanza de la izquierda norteamericana y también de la internacional, no salió muy contento de Iowa. Se declaró vencedor aprovechando la confusión del recuento, pero está apercibido del peligro que supone un rival mucho más joven y que puede reemplazar a JoeBiden como el candidato del centrismo dentro del PD.

"Hooligans en el Congreso"

El enfrentamiento entre Trump y los demócratas ha roto las tradicionales normas de respeto y elegancia política institucional. La celebración del solemne discurso sobre "el estado de la Unión" reflejó el grado de "hooliganismo" que caracteriza ya la guerra política en Washington D.C.

Donald Trump, que se desenvuelve muy bien en la batalla de las descalificaciones personales y en los gestos inapropiados, se negó a estrechar la mano de la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi. La líder demócrata no paró de hacer gestos de desprecio durante el discurso del presidente y puso en evidencia su falta de frialdad destrozando los folios donde estaba escrito el texto de Trump.

Pelosi utilizaba así la cámara que le aseguraba una imagen fija en televisión detrás el presidente para intentar con ese gesto anular el contenido de la alocución presidencial. Algunos de sus compañeros y, sobre todo, compañeras de partido se comportaron como forofos de un espectáculo deportivo.

En ese terreno, Trump sabe moverse bien, porque a él le gusta provocar esos rifirrafes. En todo caso, su discurso obvió toda referencia al "impeachment" y se centró en lo que él considera sus éxitos en las guerras comerciales con China y otros países para crear empleos en Estado Unidos.

Buttigieg, "Eich, eich"

El fiasco demócrata de Iowa permitió hacer olvidar que los republicanos también votaban en ese estado. Por supuesto, Trump alcanzó el 97% de los votos. Y esa es otra de las ventajas del actual inquilino de la Casa Blanca. Mientras sus rivales van a despellejarse vivos durante varios meses, él tiene asegurado el apoyo de su partido y puede jugar a la contra burlándose de sus enemigos. A JoeBiden "el adormilado", "Pocahontas Warren", "el loco Bernie", y "mini Mike" (Bloomberg), ahora ha añadido "el alcalde Pete", conocido así, según Trump, por la dificultad de pronunciar el apellido Buttigieg: "eich, eich", dice el presidente.

Todo un tratado de respeto y elegancia. Nada sorprendente en la batalla de patio de colegio en la que se ha convertido la política interna en Estados Unidos.