La activista medioambientalista sueca Greta Thunberg y la activista de derechos humanos camerunesa Divina Maloum han sido galardonadas con el Premio Internacional Infantil de la Paz, ha anunciado KidsRights, la organización creadora del premio.

"El impacto de Greta y Divina para el futuro de muchos niños es innegable, son legítimas ganadoras del Premio Internacional Infantil de la Paz 2019", afirmó Marc Dullaert, fundador de KidsRights y presidente del su comité de expertos.

La ceremonia de entrega del galardón se celebrará en La Haya (Países Bajos) este 20 de noviembre, coincidiendo con el Día Universal del Niño. En esta edición, el comité de expertos estudió 137 solicitudes de 56 países. El premio se otorga este año por decimoquinta vez.

Análisis: Gretacalypse Now: Greta Thunberg como guardiana del capitalismo

Últimamente, para una gran cantidad de jóvenes los viernes no se han asociado con bares, fiestas o ir al cine: se han asociado con huelgas climáticas ambientalistas. Esto se debe principalmente a una niña sueca de 16 años llamada Greta Thunberg, que sufre del síndrome de Asperger, y se ha convertido en la cara del movimiento internacional de cambio climático.

A pesar de que muchos habían tenido la suerte de no haber oído hablar de ella antes, después de su discurso enojado en la ONU, todos los presentes entendieron que:

1) Fueron responsables de destruir la infancia de Greta

2) Que el mundo está cayendo al abismo mientras se enfocan en el crecimiento económico

3) Que nunca serán perdonados, y que el mundo va a cambiar mucho.

Las protestas del viernes fueron ineludibles en las redes sociales, llenas de fotos de niños que faltan a la escuela, protestan contra estudiantes y adultos insatisfechos, todos usando los hashtags #ClimateStrike#FridaysForFuture

Grandes multitudes de personas se han unido para estas marchas pidiendo castigo a los capitalistas por contaminar y a todos los que consideran responsables de la producción de CO2.

Si bien las preocupaciones ecológicas son claramente comprensibles, ¿podemos decir con certeza que el culto a Greta en realidad está movido por ese problema?

Se están publicando múltiples investigaciones que muestran cómo el ascenso a la fama de Greta Thunberg es en realidad un proyecto político cuidadosamente diseñado y financiado por figuras como George Soros, grandes cabilderos y empresarios ricos. Desafortunadamente, la mayoría de las personas que protestan no tienen idea de que están siendo utilizadas como peones en el juego de los globalistas ...

PR 'aleatorio'

La popularidad de Greta no es el resultado de sus propias acciones, sino el resultado de una campaña de relaciones públicas bien pensada y costosa. Su ascenso a la fama comenzó el año pasado cuando tenía 15 años, luego de hacer una sentada de protesta en el Parlamento sueco con el cartel "Skolstrejk for Klimatet" (School Strike for Climate).

Un famoso gerente de relaciones públicas, Ingmar Rentzhog, pasó (supuestamente por accidente) y comenzó a distribuir la foto de Greta en las redes sociales, y finalmente creó una plataforma en línea para activistas ecológicos llamada "No tenemos tiempo".

Desde entonces, Greta no solo ha ganado una increíble popularidad en Internet, sino que, junto con Rentzhog, se ha convertido en uno de los directores de la compañía, que desde entonces ha atraído al menos a quinientos inversores y más de un millón de euros.

La vida de lujo de Rentzhog

De hecho, Rentzhog conoció a Greta Thunberg incluso antes de las protestas parlamentarias, cuando trabajó con el mayor financiero David Olsson (Svenska Bostadsfonden).

Ambos trabajaron en el grupo de expertos Global Utmaning dirigido por Kristina Persson, una de las ex jefes del banco central de Suecia. Global Utmaning es una organización bastante curiosa dado que entre sus líderes se encuentran tiburones comerciales tan importantes como Catharina Nystedt Ringborg, asesora de la Agencia Internacional de Energía y miembro de los innovadores Ángeles de la Energía Sostenible.

Luego (¡como por casualidad!) la campaña comenzó a ser promovida por estructuras transnacionales, incluida la Fundación George Soros, el Club de Roma dirigido por Anders Wijkman y el Plan Global Marshall dirigido por el ex vicepresidente de los Estados Unidos Al Gore.

No se trata del medio ambiente

La historia comenzó como poco más que una campaña de relaciones públicas: el aspecto ambiental fue poco más que una estrategia comercial. El trabajo de estos promotores es convencer a las personas de la calidad de sus productos, independientemente de cuál sea la verdad.

El emotivo discurso de Greta en la ONU fue escrito por publicistas, y en su mayoría no está relacionado con las realidades de la ciencia del clima. Los expertos enfatizan que las emisiones antropogénicas de dióxido de carbono se estiman en 7-16 gigatones por año, mientras que el Océano Pacífico emite 80 gigatones a la atmósfera. Al mismo tiempo, los científicos continúan, como resultado de la muerte y la descomposición de las plantas en la zona climática promedio del planeta, alrededor de 40-60 gigatoneladas de dióxido de carbono regresan a la atmósfera.

A pesar de lo que afirman los alarmistas, el ecosistema es lo suficientemente flexible como para hacer frente a las emisiones adicionales de CO2, y ni siquiera la actividad humana es la que más contribuye. La naturaleza es inteligente. La contaminación y los vertederos son asuntos serios, pero Greta se preocupa principalmente por una versión del cambio climático que funciona casi como un hechizo mágico.

El equipo de relaciones públicas de Greta no entiende (o ignora intencionalmente) el hecho de que la principal fuente de cambio climático es la deriva de los continentes, la precesión de la rotación de la Tierra y la elipse de rotación de la Tierra, junto con las emisiones que provienen naturalmente de los sistemas de agua, pantanos, volcanes y miles de otros micro-factores ... El cambio climático global es algo que ocurre sin la participación humana, y aún no está claro si estos cambios son positivos o negativos.

Pero la gran campaña de relaciones públicas continúa ...

Cabilderos

Las tácticas de los cabilderos son simples: intimidar al público e intentar atraer los miedos irracionales de las personas a través de la voz de un niño. Sin embargo, el objetivo principal de quienes están detrás del fenómeno Greta es la ganancia, y ella es poco más que una herramienta que están utilizando para ganar dinero. Los cabilderos de la energía verde han establecido esta "cruzada de los niños" en su propio interés y, a la larga, para aumentar el poder de los tecnócratas y aumentar sus presupuestos para financiar nuevos proyectos. En una imagen más amplia, Greta se está utilizando para facilitar la transición del capitalismo contemporáneo a una forma de corporativismo verde (vivienda ecológica, energía limpia, nuevos tipos de transporte, etc.).

Otro ejemplo de esto es el escándalo en torno a la serie "Chernobyl", un espectáculo impecable en términos de transmisión atmosférica y empática, viene con un mensaje político claro: los reactores nucleares (especialmente del ruso Mordor) son peligrosos, no ecológicos y podría resultar en la destrucción de la humanidad. La implicación es que es necesario prohibir las centrales nucleares en Occidente, y en lugar de esta fuente de energía conveniente y económicamente viable, deberíamos obligar a los líderes mundiales a comprar alternativas "ecológicas" (recordemos las protestas de Kurz austríaco contra los proyectos energéticos húngaros).

Los capitalistas no están interesados ​​en el hecho de que, en última instancia, son los consumidores los que se ven afectados por los costos de esta transición: lo principal es que todos seamos “amigables con el medio ambiente”.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS

elmundofinanciero

El Tiempo por Meteoblue