Libros Recomendados

A ocho días de la elección del 8 de noviembre, Donald Trump demuestra que es prácticamente invulnerable a cualquier ataque y empareja una elección que hace un par de semanas parecía tener perdida. Una encuesta de ABC News / Washington Post publicada este domingo pone a ambos candidatos a sólo un punto de distancia. Declaraciones del director del FBI, James Comey, el viernes pasado, revivieron la polémica sobre el uso de un correo electrónico privado por parte de Hillary cuando era Secretaria de Estado. Un tema aparentemente menor podría, de acuerdo con expertos, costarle la presidencia a la ex primera dama.

La revelación de audios y testimonios que pintaban a Trump como un acosador sexual parecía finalmente haber penetrado el blindaje político que lo había protegido desde el inicio de la contienda.

Sin embargo, las encuestas de este domingo probarían que el multimillonario inmobiliario es prácticamente invulnerable y que, en cambio, su rival demócrata Hillary Clinton podría perder su sueño presidencial a causa de un escándalo que muchos consideran muy menor.

Trump se colocó sólo un punto detrás de Clinton en las intenciones de voto, de acuerdo con la más reciente encuesta de ABC News / Washington Post.

Según la medición, la ex primera dama tendría hoy un 46 por ciento de la intención del voto; su oponente 45.

 

Los responsables de la encuesta explicaron que la carrera presidencial se cerró después de que el director del FBI James Comey divulgó el viernes que esa agencia investiga más correos electrónicos relacionados con una acusación previa contra Hillary, por haber usado un correo electrónico privado mientras era Secretaria de Estado.

El anuncio, que sacudió como un terremoto la campaña de la ex primera dama, involucra a Anthony Weiner, esposo de Huma Abedin, quizás la colaboradora más cercana de Clinton.

Weiner se ha visto envuelto en varios escándalos relacionados con el envío de mensajes sexuales inapropiados, en el último de los cuales estaría involucrada una menor de edad, razón por la cual el FBI decidió investigar.

Comey, sin explicar exactamente la naturaleza de los correos que encontró en una computadora incautada recientemente, aseguró que ese hallazgo los obligaba a retomar las pesquisas relacionadas con el correo electrónico privado de la candidata
demócrata.

Weiner tuvo que renunciar a su escaño en el Congreso en el 2011 cuando colocó por error en Twitter una imagen suya en ropa interior. El mensaje iba dirigido a una mujer que no era su esposa.

Abedin siguió casada con Weiner, quien dos años después de ese escándalo se postuló para alcalde de Nueva York. Estuvo incluso por un tiempo primero en las encuestas, hasta que surgió evidencia de que seguía enviando mensajes lascivos por texto.

La campaña de Clinton presionó el domingo al director del FBI para que revele detalles de los correos electrónicos que se supone encontró esa agencia, y le cuestionó si el propio Comey los había revisado.

Tim Kaine, el compañero de fórmula de Clinton, dijo que Comey tenía el deber de informar al público sobre los correos que están siendo revisados. El mensaje de Kaine era una respuesta a Trump, quien ha aprovechado la controversia para sembrar dudas sobre la confiabilidad de Clinton.

“Por lo que sabemos al presente, el director Comey no sabe nada sobre el contenido de estos correos. Ni siquiera sabemos si son de o para Hillary”, dijo Kaine. El senador por Virginia añadió que si Comey “no ha visto esos correos, quiero decir que deben aclararlo. Entonces deben abocarse a leer esos correos y dar a conocer las circunstancias una vez hecho el análisis”.

El jefe de campaña de Clinton, John Podesta, dijo que Comey manejó el asunto de manera “inapropiada” y exhortó a jefe del FBI a ser más transparente porque la revelación se produjo “en medio de la campaña electoral tan cerca de la votación”.

El FBI, autorizado a revisar 650.000 correos electrónicos de una ayudante de Clinton

El FBI ha obtenido una orden judicial para ver 650.000 correos electrónicos recién descubiertos supuestamente relacionados con un servidor privado utilizado por Hillary Clinton, informa el periódico 'The New York Times'.

La orden de registro permite al FBI acceder a la correspondencia descubierta en un ordenador portátil perteneciente al excongresista Anthony Weiner y, aparentemente, también usado por su esposa, la más estrecha colaboradora de Clinton, Huma Abedin. La revisión está destinada a comprobar si alguno de los mensajes está relacionado con la investigación reabierta de los correos con información sensible relacionados con Hillary Clinton, cuando desempeñaba las funciones de secretaria de Estado.

La autorización se produjo dos días después de que el director del FBI, James Comey, finalmente revelara la existencia de un escondite de correos electrónicos, que supuestamente fue descubierto por la oficina a principios de octubre, como parte de una investigación independiente sobre Anthony Weiner, quien se retiró del Congreso en el 2011 tras un escándalo sexual.

Abedin, por su parte, asegura que ella no tiene conocimiento de que alguno de sus correos electrónicos esté en el dispositivo que pertenece a su exmarido, de quien se separó a principios de este año.

No obstante, no está claro si la búsqueda dará algún resultado antes de las elecciones presidenciales de EE.UU., que se llevarán a cabo el 8 de noviembre.

Revelaciones comprometedoras

En vísperas de las elecciones se han dado a conocer más detalles polémicos sobre Clinton. En ese sentido, se hizo pública una grabación de audio del 2006 en el que la política afirma que EE.UU. debería haber intervenido en las elecciones parlamentarias palestinas de ese mismo año con el fin de impedir la victoria de Hamás. La actual candidata a la Casa Blanca realizó la confesión durante una entrevista con Eli Chomsky, editor y periodista de 'Jewish Press'.

Además, las filtraciones de WikiLeaks, que publicó los correos electrónicos del jefe de campaña de Clinton, John Podesta, indican que, pese a estar a cargo de importantes tareas gubernamentales, este utilizó una sencilla contraseña para el acceso a su cuenta. La combinación 'jpodesta' para el login fue seguida por la contraseña 'p ssw0rd'. También se dio a conocer que en una ocasión Podesta perdió su móvil durante un viaje en un taxi. Ambos incidentes se convirtieron en objeto de burla contra las autoridades de EE.UU.

Entre las revelaciones de WikiLeaks figuran los datos que evidencian que los consejeros de Clinton –incluido Podesta– hicieron todo lo posible por mantener en secreto los correos electrónicos comprometedores y utilizaron la figura del llamado 'privilegio ejecutivo' para negar la entrega de los mensajes intercambiados con el presidente Barack Obama por un período de entre 5 y 12 años a partir del momento en el que el jefe de la Casa Blanca deje el poder.

WikiLeaks publica los correos del equipo de Clinton sobre las filtraciones del Comité para Bengasi

Varios 'emails' revelan la sospecha aparente de los miembros de la campaña de Clinton de que había filtraciones de datos desde el comité encargado de estudiar el ataque contra el Consulado de EE.UU. en Bengasi.

WikiLeaks ha publicado este 30 de octubre una nueva tanda de los correos de John Podesta, el actual jefe de campaña de la candidata demócrata a la Presidencia de EE.UU., Hillary Clinton.

La correspondencia entre los altos funcionarios de la campaña de la candidata muestra que tacharon las filtraciones del comité, creado con el objetivo de investigar el ataque al Consulado de EE.UU. en la ciudad libia de Bengasi, de "un conflicto armado muy diferente".

En octubre del 2015 el periodista del diario 'New York Times', Mike Schmidt, divulgó la noticia de que Clinton usó su servidor privado para los correos electrónicos mientras era secretaria de Estado.

"Estamos en un conflicto armado muy diferente"

Poco antes del inicio del escándalo con los correos de Clinton, varios miembros de su campaña presidencial  manifestaron una sospecha aparente de que el jefe del comité, el republicano Trey Gowdy, filtraba información de forma selectiva.

"Acaban de llamarme del Departamento de Estado para decir que Mike Schmidt puede tener, lo que parece ser, sumarios de algunos de los intercambios de los 300 'emails', que tiene el comité", escribió el secretario de prensa de Clinton, Nick Merrill, a la directora de comunicaciones Jennifer Palmieri el 14 de marzo de 2015.

Merrill explicó que "parece que no tiene el 'email', pero que alguien, lo más probable es que sea del comité, le está filtrando datos de los intercambios bien seleccionados". Añadió que en aquel momento no había hablado directamente con Schmidt.

En su respuesta Palmieri tachó la situación de "nada buena" y destacó que "si Gowdy está haciendo filtraciones selectivas, estamos en un conflicto armado muy diferente".

Una semana después Gowdy de forma oficial solicitó que Clinton pasase su servidor de correos electrónicos privado a un tercero para someterlo a una investigación "imparcial".

"Informe del progreso" del comité

Un 'email' del 8 mayo de 2015 del abogado de Bill y Hillary Clinton, David E. Kendall, a varios miembros de la campaña de la candidata demócrata revela detalles de una conversación entre él y Susanne Sachsman Grooms, una exabogada del Departamento de Justicia y del Servicio de Impuestos Internos y directora de los demócratas en el Comité para Bengasi.

Kendall se refirió en el correo electrónico a la información que había recibido de Grooms acerca del "informe del progreso" del comité.

"Ella [Grooms] cree que hoy Gowdy revelará algún 'informe sobre el avance de la investigación', ya que hoy es el primer aniversario de la autorización del comité", indicó el abogado. Según expresó, Grooms estimaba que "en aquel informe o en sus comentarios [de Gowdy] habrá alguna indicación de qué es lo que piensa que tiene preparado contra nosotros".

"Susanne opina que es concebible que puedan intentar planear el comité en junio. Pero cree que él intentará usar la presente pausa como una razón de por qué el Comité no puede moverse más rápido", destacó Kendall.

En octubre del 2015 Clinton testificó por primera vez ante el Comité para Bengasi de la Cámara de Representantes y fue interrogada durante 11 horas sobre el manejo gubernamental de la tragedia. La investigación terminó sin cargos.

Un periodista comparó a los miembros de la campaña de Clinton con "excrementos de ave"

Un reconocido periodista estadounidense escribió en privado al jefe de la campaña de Hillary Clinton, John Podesta, diciéndole que podría hacer una lista que provocaría "náuseas" entre los demócratas.

El escritor, periodista y analista económico Brent Budowsky en su correspondencia con John Podesta, jefe de campaña de Hillary Clinton, vertió duras críticas contra el equipo de la candidata demócrata al comparar algunos de sus miembros con "excrementos de ave", según rezan recientes filtraciones de WikiLeaks.

"Algunas personas que la rodean [a Clinton] —tú no, es cierto, pero otros sí— son más esúpidos que excrementos de ave en los asuntos relacionados con la opinión pública moderna y la política contemporánea", escribió Budowsky en septiembre del 2015.

En su mensaje a Podesta, el periodista afirma que los que trabajan para Clinton la perciben más como una fuente de ingresos que de inspiración para una misión en la que creen. Budowsky añadió que podía hacer una lista con los nombres de los clientes corporativos próximos de los asesores de Clinton y que esta lista provocaría "náuseas" en las filas del partido demócrata.

El periodista agregó que creía que la campaña estaba en "serios problemas" y aconsejó a Clinton acercarse a la gente e invertir en la campaña "un pedazo de su corazón y de su alma".

Este domingo ha salido a la luz la 23.ª entrega de las filtraciones de los correos electrónicos privados de John Podesta. Con esta nueva entrega el número total de correos publicados ya ha superado los 36.800.

Análisis: La ambición estratégica de Hillary Clinton en pocas palabras: "cambio de régimen" en Rusia... Putin es un obstáculo

Diana Johnstone

Se ha hecho claro como el cristal.

Para que conste, aquí está.

Ella tiene grandes ambiciones que no explica por miedo a aterrar a parte del electorado, pero que son perfectamente entendidas por sus colaboradores más cercanos y sus mayores donantes.

Ella quiere lograr un cambio de régimen en Rusia.

Cuenta con el apoyo de la mayor parte del Departamento de Estado y gran parte del Pentágono, y el Congreso está preparado.

El método: una repetición de la estratagema de Brzezinski de 1979, que consistío en atraer a Moscú a Afganistán con el fin de atascar a los rusos en su "Vietnam". Como los rusos son mucho más amantes de la paz, en gran parte debido a que sufrieron dos guerras mundiales, la participación rusa en Afganistán era muy impopular y puede ser vista como una de las causas de la caída de la Unión Soviética.

Esto condujo al reino temporal del borracho Boris Yeltsin, que - como se relata en las memorias de Strobe Talbott - era masilla en las manos de Bill Clinton. A Hillary le gustaría renovar aquel tipo de relación. Putin es un obstáculo.

La nueva versión de esta vieja estrategia es utilizar los esfuerzos completamente legales y justificables de Rusia para salvar de la destrucción a Siria, con el fin de causar bastantes bajas rusas para incitar en Rusia una reacción anti-Putin que lleve a su derrocamiento (señalar la reciente advertencia del portavoz del Departamento de Estado, John Kirby, de que Rusia pronto "enviará tropas a casa en bolsas").

Esa es la razón principal por la cual los Estados Unidos están haciendo todo lo posible para mantener la guerra siria, que se alarga cada vez más. La ofensiva conjunta sirio-rusa para recobrar las secciones orientales de Alepo controladas por los rebeldes podría conducir a un pronto final de la guerra. Reacción de EE.UU.: una enorme campaña de propaganda condenando esta operación militar normal como "criminal", mientras conduce a las fuerzas del ISIS fuera de Mosul con ataques desde el este, de modo que se muevan hacia el oeste, hacia Siria, para luchar contra el gobierno de Assad.

Ucrania es otro teatro para debilitar a Putin.

La ambición de Hillary Clinton - explicitada por ella misma y por las declaraciones de sus colaboradores cercanos sobre Libia en mensajes de correo electrónico en aquel momento - es ganar su lugar en la historia como la estratega de la victoria del "cambio de régimen", utilizando métodos abiertos y encubiertos ("smart power" [poder inteligente]), poniendo así las regiones recalcitrantes bajo el control de la nación "excepcional, buena": los Estados Unidos.

Esta ambición está respaldada por la posesión de armas nucleares.

De ninguna manera digo que este plan vaya a tener éxito. Pero es el plan, muy claramente.

El circo electoral es una distracción de estos asuntos crucialmente serios.

Global Research

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS

elmundofinanciero

El Tiempo por Meteoblue