Portada - Últimas noticias

El régimen saudí ha utilizado un grupo de expertos militares israelíes para cesar el avance de los combatientes del movimiento popular yemení Ansarolá en las fronteras que comparte con Yemen.

"Debido a los exitosas operaciones militares de Ansarolá contra puestos saudíes en las fronteras que comparten ambos países, el régimen de Al Saud ha utilizado expertos militares israelíes en las provincias fronterizas de Yazán y Nayrán", ha informado este miércoles la agencia yemení de noticias Lahjnews, citando fuentes que prefieren mantenerse bajo el anonimato.

Debido a los exitosas operaciones militares de Ansarolá contra puestos saudíes en las fronteras que comparten ambos países, el régimen de Al Saud ha utilizado expertos militares israelíes en las provincias fronterizas de Yazán y Nayrán,  informa Lahjnews.

Según las declaraciones, desde el pasado mes de mayo, la cifra de funcionarios israelíes que brindan apoyo logístico al Ministerio de Defensa de Arabia Saudí contra Ansarolá ha llegado a ser del 20 % de dicha cartera.

También ha asegurado que el principal objetivo de formar el mando conjunto militar entre el régimen israelí y el saudí es frenar el avance de combatientes de Ansarolá y de los comités populares de Yemen.

El apoyo del régimen israelí al saudí en su ofensiva contra Yemen no es nada nuevo, ya que el primero ha proporcionado servicios de inteligencia a Arabia Saudí, además, el primer ministro israelí, Benyamin Netanyahu, expresó su apoyo a tal ofensiva militar.

También el portal independiente Veteranstoday, había subrayado que existe una gran probabilidad de que los aviones israelíes derribados fueran los mismos que atacaron con armas nucleares tácticas (TNW, por sus siglas en inglés) una base aérea de Yemen y lanzaron un ataque con bombas de neutrones.

El régimen de Al Saud, pese a recurrir a todo tipo de medidas, como el uso de armas prohibidas, en sus ataques a Yemen, no ha logrado ninguno de sus principales objetivos; ya que, por un lado, sigue el avance de Ansarolá y, por otro, Abdu Rabu Mansur Hadi, dimitido presidente yemení que se encuentra en Arabia Saudí, todavía parece muy lejos del poder.

El martes, Ansarolá publicó las fotos de las armas saudíes que sus combatientes confiscaron después de que los soldados saudíes huyeron del campo de batalla en la base militar de Tawliq, cerca de la frontera entre ambos países.

Las fuerzas saudíes desplegadas en la frontera con Yemen se retiraron el pasado mes de mayo a más de 20 kilómetros de sus posiciones después de que el Ejército y los comités populares yemeníes respondieran a las ofensivas.

La artillería saudí destruye 40 casas yemeníes en Hayyah

Al menos 40 viviendas yemeníes de la ciudad de Haraz, en la provincia de Hayyah, han sido destruidas por completo, cuando la artillería del régimen saudí lanzó decenas de cohetes contra estas regiones.

Además, previo a estos ataques, aviones saudíes bombardearon diferentes partes de la provincia de Saada (noroeste de Yemen) y dejaron cuatro civiles muertos y varios heridos.

El pasado 26 de marzo, Arabia Saudí lanzó una ofensiva militar contra Yemen, sin el aval de las Naciones Unidas, pero con el visto bueno de Washington, en un intento por eliminar al movimiento popular Ansarolá y restaurar en el poder a Mansur Hadi, un estrecho aliado de Riad.

Informes de las Naciones Unidas señalan que un 80 por ciento de la población yemení se encuentra en crisis, y la agresión militar al país ha provocado la muerte de al menos mil civiles, aunque algunas organizaciones pro derechos humanos elevan este balance a más de 4000.

Sayyed Nasralá: Resultado de la guerra de Yemen determinará futuro de OM

 

El secretario general de Hezbolá, Sayyed Hassan Nasralá, ha afirmado que el resultado de la guerra norteamericano-saudí contra Yemen será un factor muy importante en la determinación del futuro de la región.

Interviniendo a través de vídeo-conferencia en un congreso organizado en la ciudad iraní de Qom en apoyo del pueblo yemení, Sayyed Nasralá, dijo: “Esta guerra nos concierne a todos, teniendo en cuenta nuestros principios religiosos, morales, humanos y fraternales, pero también debido al hecho de que la suerte que correrán todos los pueblos de la región dependerá en buena medida de los resultados de esta guerra”.

Él prosiguió diciendo: “El pueblo yemení, su valeroso Ejército y los combatientes heroicos de los Comités Populares se mantienen fuertes frente a la ofensiva y están decididos a infligir una derrota a los agresores, sean cuales sean los sacrificios”.

Según él, “este pueblo es sabio y consciente para comprender la realidad de esta agresión, pero también para hacer fracasar los objetivos de esta guerra”.

Sayyed Nasralá indicó que “la enorme desinformación puesta en práctica por Arabia Saudí en relación a Yemen y la abierta falsificación de los hechos y su realidad forman parte de los aspectos de esta guerra. Arabia ha invertido mucho dinero para manejar la mayor máquina mediática del mundo”.

“Arabia Saudí ha presentado su régimen opresor, agresivo, culpable, tiránico y dictador como si fuera el oprimido que rechaza el peligro y protege los lugares santos y al pueblo yemení”, deploró.

El secretario general de Hezbolá explicó que el problema de Riad con Yemen es el mismo que con Irán. “Arabia Saudí no puede apoyar a un estado vecino como Irán donde el pueblo elige con total libertad a sus dirigentes... un país que no está gobernado por una familia que hereda el poder y controla los puestos clave del Estado... Ése es el problema real saudí con Irán”.

Él señaló también que el régimen saudí no puede tolerar que el pueblo yemení pueda decidir su propio destino, lejos de los dictados de EEUU y Arabia Saudí.

“Yemen y el pueblo yemení tienen necesidad de un apoyo sincero en todas sus formas. Ellos necesitan que digamos la verdad al mundo entero sobre esta ofensiva porque la desinformación mediática es enorme. El pueblo yemení tiene necesidad de un apoyo político y diplomático en el escenario internacional, ya que no permitirá que las soluciones contrarias a sus intereses y no conformes a los sacrificios realizados le sean impuestas”, añadió Sayyed Nasralá.

Presiones para desclasificar documento sobre la familia real saudí y el 11-S

La Casa Blanca sufre fuertes presiones para desclasificar el capítulo secreto de la investigación oficial sobre los acontecimientos del 11 de septiembre de 2001 que implican a la familia real saudí, reveló el periódico británico “The Times” el viernes.

Según el periódico, Bob Graham, presidente de la comisión de inteligencia del Senado, había recomendado preparar un dossier que reúne los documentos que se refieren a la familia real saudí y la acusan de ser “la principal financiadora de los atentados del 11-S”.

Según el Times, estos documentos son conservados en una cámara secreta en el Capitolio, en un fichero titulado “Resultados, discusiones y textos sobre ciertas cuestiones sensibles y relativas a la seguridad nacional”.

Graham subrayó, según el Times, que el antiguo presidente George W. Bush extrajo del fichero un capítulo completo, compuesto de 28 páginas, que “apuntaba el dedo a Arabia Saudí”. Esto permitió, según él, mantener a Arabia Saudí, país con el que Bush tenía fuertes vínculos, a salvo de toda sanción, lo que condujo a la expansión del pensamiento extremista wahabí y a la continuación de la financiación del terrorismo por parte del reino saudí, haciendo así posible el incremento del flujo de combatientes a grupos terroristas como Al Qaida y el EI.

El capítulo de 28 páginas contiene, según el Times, informaciones sobre Nawaf al Hazmi y Jalid al Mihdhar, los dos saudíes que participaron en el secuestro del avión que sobrevoló el Pentágono el 11 de Septiembre de 2001 y que estuvieron apoyados por otro saudí, Omar al Bayuni. Ellos estaban en contacto con la embajada saudí en Washington.

El documento añade que “Hazmi y Mihdhar estaban relacionados con el saudí Osama Basnan, cuya esposa recibió una suma de dinero de parte de una princesa saudí”. Dichos fondos habrían sido utilizados en la preparación de los atentados.

Uno de los que han consultado estas 28 páginas, el senador republicano Thomas Massey, dijo al Times que el contenido del documento pondría en una situación embarazosa tanto a la familia real saudí como a la familia Bush al mismo tiempo. “Tuve que detenerme después de cada página para reorganizar las fechas en mi cabeza. Lo que leía me llevaba a repensarlo todo”.

Por su parte, el senador republicano y candidato presidencial Rand Pual ha presentado un proyecto de resolución en el Congreso para pedir la desclasificación de este documento.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente