Portada - Últimas noticias

Mientras Alemania y EE.UU. se muestran reticentes a la hora de revelar la importancia de la base militar alemana Ramstein, utilizada por militares estadounidenses, todo parece indicar que las operaciones actuales con drones de EE.UU. no serían posibles sin ella, según revela un documento secreto filtrado. La renuencia a reconocer el papel de la base resulta comprensible si se tiene en cuenta que, desde punto de vista de leyes alemanas, dichas operaciones pueden considerarse crímenes de guerra.

El portal The Intercept, que se dedica en particular a la publicación de filtraciones de Edward Snowden, ha obtenido un documento secreto (VER AQUÍ) que revela el papel real de la base militar alemana Ramstein en las operaciones de drones estadounidenses en Oriente Medio, África, Afganistán y otros países.

Según este documento, es la base alemana la que habría permitido que se llevaran a cabo estas operaciones, pese a que, de acuerdo con las leyes alemanas, dichas operaciones no son legales. "Sin Ramstein, los drones estadounidenses no podrían funcionar, al menos no como están funcionando ahora", explicó al portal la fuente anónima que filtró el documento.

 

Ramstein es una estación de retransmisión por satélite con más de 16.000 personas de personal militar y civil que permite a los drones comunicarse con sus operadores, que los dirigen en la distancia en zonas de operaciones de EE.UU. Es decir, la base provee una señal de satélite enviada a través de cables subterráneos desde la base Creech en EE.UU. a las bases de operaciones en Afganistán, Yibuti, Catar, Baréin y otros países, que le 'dice' al dron lo que debe hacer y, en respuesta, muestra a los operadores lo que el dron 've'.

El documento secreto obtenido por The Intercept revela los detalles técnicos de estas operaciones con drones del tipo Predator o Reaper. No obstante, las autoridades, tanto alemanas como estadounidenses, parecen decididos a no revelar la importancia verdadera de la base, comenta el portal.

Por medio de esta base EE.UU. lleva a cabo ataques con drones en lugares que oficialmente no han sido declaradas zonas de guerra, algo considerado ilegal para oficiales regulares en Alemania, recuerda el portal. Así que, técnicamente, el personal militar estadounidense que opera en la base podría ser procesado por Alemania por crímenes de guerra.

Las autoridades no parecen dispuestas perseguir a los militares estadounidenses, pero se encuentran cada vez más presionados. "Sencillamente, se trata de un asesinato", afirma Björn Schiffbauer del Instituto para la Ley Internacional de la Universidad de Colonia entrevistado por 'Der Spiegel'.

Alemania, cómplice necesario de la "guerra secreta" de EE.UU.

 

La investigación, llevada a cabo de manera conjunta por la cadena alemana NDR y el diario germano 'Süddeutsche Zeitung', sostiene asimismo que la "guerra secreta" de EE.UU. ha sido en parte financiada por Alemania. 

Según recogía el canal alemán Deutsche Welle, la investigación revela asimismo que EE.UU. organizó y perpetró el secuestro y la tortura de múltiples sospechosos de terrorismo "en todo el mundo" desde suelo Alemán. "Alemania es un componente constante de la arquitectura de seguridad de EE.UU.", afirma el informe. "Autoridades alemanas a menudo ayudan [a EE.UU.]", reveló el diario 'Süddeutsche Zeitung', añadiendo que el país teutón se había convertido desde hace mucho tiempo en un "centro" de la 'guerra contra el terror' estadounidense.  
Tras el informe, la oposición alemana vertió duras críticas contra el Gobierno de Angela Merkel por presuntamente ayudar a Washington a ejecutar sus ataques aéreos mortales en el extranjero. "Este tipo de ataques con aviones no tripulados son ejecuciones sin cargos o sentencia y son ilegales", dijo Jan van Aken, parlamentario alemán de la coalición de izquierdas. 
Si bien EE.UU. sostiene que los ataques con 'drones' dirigidos por la CIA en Afganistán (así como en Pakistán, África u Oriente Medio) se dirigen contra los combatientes talibanes que amenazan a las fuerzas internacionales lideradas por EE.UU., la cifra de víctimas mortales demuestran que los civiles son a menudo los destinatarios de estos ataques. 
Dichos ataques siguen sin ser sancionados por Naciones Unidas, si bien la Organización ha repetido en varias ocasiones que los ataques aéreos estadounidenses perpetrados en Pakistán y otros países "representan un desafío cada vez mayor para el estado de derecho internacional".

 

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

galeria de videos