Portada - Últimas noticias

El Ejército sirio, en el marco de sus operaciones antiterroristas, logró el miércoles ganar terreno en su lucha contra los takfiríes apoyados desde el exterior, al recuperar el control de dos pueblos localizados en el noroeste de Siria.

De acuerdo con la agencia siria oficial de noticias SANA, las Fuerzas Armadas sirias se hicieron con el control de las aldeas de Nahlia y Kafr Najd, situadas al sur de la ciudad de Idlib, a unos 295 kilómetros al norte de la capital, Damasco.

Según la fuente, en estos operativos militares, decenas de integrantes del grupo takfirí Frente Al-Nusra, afiliado a Al-Qaeda, murieron.

Asimismo, las unidades del Ejército sirio continúan con su ofensiva para liberar la ciudad de Idlib, ocupada por los terroristas el pasado 28 de marzo, agregó SANA.

En otras operaciones similares, las fuerzas sirias bombardearon los escondites de las bandas takfiríes en las localidades de Kafr Hamra, Jan al-Asal, Daher Rabo, situadas en las proximidades de la ciudad de Alepo, noroeste del país árabe.

Fuentes militares confirmaron, igualmente, que en otros operativos efectuados en las aldeas de Kores y Al-Yidaida, al este de Alepo, los takfiríes sufrieron significativas bajas y pérdidas materiales.

Además, en la montañosa región de Al-Qalamun, en el norte, y cerca de las fronteras con El Líbano, las fuerzas de seguridad sirias acabaron con la vida de varios terroristas, además de herir a otros tantos, mientras estos intentaban cruzar la frontera para esconderse en las montañas cercanas a la ciudad libanesa de Arsal.

De igual manera, en otras ciudades, entre ellas la portuaria Latakia (oeste), Hama (centro), Deraa (sur), Quneitra (suroeste) y Al-Hasaka (noreste), se ha informado de la muerte de decenas de terroristas.

Más de 20 mil personas procedentes de más de 90 países del mundo han viajado a Siria e Irak para unirse a los grupos terroristas, entre ellos el Frente Al-Nusra y el grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe).

Siria, desde marzo de 2011, sufre una gran crisis provocada por grupos terroristas que reciben apoyo de algunos países regionales y occidentales, con el objetivo de derrocar el Gobierno del presidente sirio, Bashar al-Asad.

El régimen de Israel, EE. UU. y sus aliados regionales apoyaron desde el principio a los grupos terroristas, con tal de provocar la caída del legítimo Gobierno de Al-Asad.

En base a estimaciones, la violencia ha causado hasta el momento más de 215.000 muertos y 7,6 millones de desplazados dentro del país árabe.

Ejército iraquí recupera control total de Ramadi, capital de Al-Anbar

 

El portavoz de operaciones del Ejército iraquí en la provincia occidental de Al-Anbar, el general de brigada Saad Maan, ha informado este jueves la liberación completa de la ciudad de Ramadi, capital de dicha provincia, de las manos terroristas del grupo takfirí EIIL (Daesh, en árabe).

Durante la jornada del miércoles, fuentes iraquíes reportaron fuertes enfrentamientos entre terroristas de EIIL y las fuerzas del Ejército y las fuerzas voluntarias dentro de la ciudad de Ramadi y en sus alrededores, no obstante el general Maan ha asegurado este jueves la limpieza total de esa ciudad.

“Las dos regiones de Al-Sofiya y Albu-Qanim que todavía se encuentran bajo control de Daesh están situadas en las afueras de Ramadi y el Ejército y las fuerzas iraquíes están preparando amplias operaciones en esas zonas”, ha recalcado.

Según ha explicado esta fuente, actualmente los terroristas de Daesh se encuentran principalmente en la parte oriental de Al-Anbar, y las fuerzas del Ejército, policiales y tribales están totalmente preparadas para enfrentarlos, mientras que necesitan el envío de más armas y equipamientos por parte del Gobierno.

Asimismo, la ciudad de Faluya, sita en la misma provincia, también escenificó enfrentamientos similares entre las fuerzas del Ejército, apoyadas por fuerzas populares, y los terroristas, los cuales resultaron en el abatimiento de decenas de terroristas.

Ataques de Daesh contra Al-Anbar dejan cientos de muertos y heridos

Por otro lado, Adel Jamis al-Mahlawi, un legislador de la provincia de Al-Anbar informó el miércoles de la ejecución de centenares de civiles, en su mayoría mujeres y niños, por terroristas.

En los últimos días, aseguró, más de 300 civiles miembros de las tribus Abu Mahal, Al-Karabla, Al-Salman, Albu Obaid, y Al-Raoyen, entre otros, han sido ejecutados por terroristas de Daesh.

Según detalló el funcionario, el terror provocado por ataques terroristas de Daesh ha obligado a cientos de familias huir hacia las regiones centrales y sureñas de Irak, en especial a la provincia de Bagdad y la ciudad de Karbala.

Retirada paulatina de Daesh de la provincia norteña de Kirkuk

Según informes iraquíes, en la provincia de Kirkuk, los terroristas de Daesh han abandonado la ciudad de Al-Hawiya y han huido hacia la ciudad de Mosul, capital de la provincia norteña de Nínive, considerada la sede principal de Daesh en Irak.

El EIIL, que según varios políticos y analistas es, en parte, consecuencia del ataque de EE.UU. a Irak, se infiltró en junio de 2014 en este país, tras encastillarse en Siria con el apoyo de la Casa Blanca y sus aliados regionales.

Con miles de integrantes regionales, europeos y norteamericanos, Daesh comete todo tipo de crímenes de lesa humanidad en Siria e Irak, entre ellos ejecuciones sumarias, matanzas y secuestros masivos.

Desde esa fecha hasta ahora, según indican fuentes iraquíes, los extremistas de EIIL han perpetrado más de 4 millones de ataques contra los civiles y los militares iraquíes.

Ejército sirio avanza hacia la ciudad de Idleb. El EI huye del campo palestino de Al-Yarmuk


La reorganización de fuerzas militares y los preparativos para un eventual ataque masivo que permita recuperar la ciudad de Idleb, tomada por grupos terroristas el pasado 28 de marzo, continúan, según portavoces militares sirios.

Idleb, a 320 kilómetros al noreste de Damasco, se encuentra bajo control de las bandas extremistas del Frente al Nusra -brazo armado de Al Qaida en Siria-, y una sombrilla de organizaciones armadas antigubernamentales que se identifica como Ejército Al Fatah (Ejército de la Conquista).

Según fuentes militares, los operativos de los militares llevan a cabo ataques preventivos contra posiciones de defensa de los rebeldes, mientras la infantería avanza lentamente en el sur de Idleb, la segunda capital provincial ocupada por los terroristas tras la de Raqqa, desde que comenzó el conflicto en 2011.

Recientemente, el jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas sirias, general Ali Abdulá Ayub, visitó las concentraciones del Ejército sirio en las proximidades de Idleb tras lo cual los soldados comenzaron a avanzar hacia los puntos estratégicos. Ayub apareció en compañía del Tigre, el coronel Suhail Hassan, que lidera la operación para la reconquista de la ciudad de Idleb.

El Ejército disfruta ahora de una gran superioridad en Idleb. Él busca tomar la colina de Qaminas y cortar las vías de suministro de los grupos terroristas. Fuentes militares señalan que el Ejército ha dado muerte a gran número de militantes en su progreso hacia la colina y la ciudad de Al Mastumah.

La misma fuente confirmó que se mantienen los bombardeos con el uso de artillería y aviones de combate contra las posiciones del Frente al Nusra y el Ejército Al Fatah, con el objetivo de desgastarlos y mermar su capacidad combativa. El Ejército avanza lentamente tras los fuertes bombardeos para machacar las posiciones del enemigo y reducir el número de bajas propias, lo cual es una táctica que ha demostrado su eficacia en batallas anteriores con los grupos terroristas, que en este caso se ven obligados a defender posiciones fijas para tratar de frenar el avance militar hacia la ciudad y esto aumenta su vulnerabilidad.

A nivel informativo, el Ejército prefiere guardar silencio sobre sus progresos y sólo proporcionará informes una vez que la operación concluya.

Portavoces militares sirios señalan, además, que la ofensiva no es exclusiva para recuperar la ciudad de Idleb, e incluirá acciones para liberar varias localidades de la norteña provincia, fronteriza con Turquía.

También se conoció a través de las redes sociales, que los grupos armados terroristas han utilizado varios edificios gubernamentales como sedes, y desplegado francotiradores en los apartamentos abandonados por los civiles que tuvieron que salir de la ciudad.

Crímenes takfiris en Idleb

Muchos evacuados confirman que las milicias extremistas de Al Nusra y el Ejército Al Fatah siguen cometiendo crímenes y ejecuciones públicas contra personas que quedaron atrapadas en la ciudad y que son acusadas de ser leales al gobierno sirio.

Las calles están totalmente vacías -agregan- y se mantienen los saqueos a las viviendas y negocios abandonados, mientras familias enteras son retenidas para ser empleadas como escudos humanos ante un eventual ataque del Ejército.

Las distintas facciones que ocupan Idleb manifiestan sus desacuerdos y rencillas internas, según testigos que lograron escapar, aunque la bandera del Frente al Nusra sigue ondeando en lo alto de la sede de la gobernación provincial y en la plaza central de la ciudad.

EIIL se retira del campamento de refugiados de Al-Yarmuk 

Fuentes sirias han informado este miércoles de la retirada del grupo terrorista takfirí EIIL (Daesh, en árabe) del campamento de refugiados palestinos de Al-Yarmuk, en el sur de Damasco, capital de Siria.

“Cientos de combatientes del grupo terrorista han regresado a su bastión, en el vecino Hayar al-Aswad, desde donde lanzaron su ataque este mes (…) La mayoría de ellos se han retirado entre escaramuzas entre ellos y sus adversarios”, han explicado residentes locales.

El pasado 1 de abril, el grupo extremista irrumpió en el campamento de refugiados de Al-Yarmuk, donde residen unos 18 mil desplazados palestinos, y tomó el control de la mayor parte del lugar.

Un día después, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Siria pidió ayuda a la ONU y el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU) para obligar a los países patrocinadores del terrorismo a sacar a los hombres armados de Al-Yarmuk.

Tropas libanesas combaten contra el Frente al Nusra en la frontera siria

Tropas libanesas contraatacaron el jueves a terroristas del Frente Al Nusra en las afueras de Ras Baalbek, mientras obligaron a otros del llamado Estado Islámico (EI) a replegarse de Arsal hacia el poblado sirio de Riqqa.

La agencia oficial de noticias NNA reportó que al amanecer de este jueves las Fuerzas Armadas repelieron con artillería pesada ataques de los fundamentalistas sirios del Frente Al Nusra y combatieron en el lado oeste de Asal Al Wared, en la periferia de la localidad noreste de Ras Baalbek.

Los efectivos regulares también bombardearon posiciones de los takfiris en Wadi Hmeid, Muheet al Malahi y Al Rihwa, en la misma región del valle de la Bekaa.

Unidades del Ejército de El Líbano tuvieron choques intermitentes al responder igualmente con artillería pesada a maniobras de milicianos del EI en inmediaciones de Arsal, en el extremo nororiental de la Bekaa.

La NNA omitió datos de bajas en ambos bandos, pero indicó que se mantiene la alerta para impedir infiltraciones y que los terroristas vuelvan a invadir Arsal y capturen a residentes y militares, como ya hicieron en agosto de 2014.

De acuerdo con informes citados hoy por el periódico panárabe Asharq Al Ausat, prominentes líderes del EI abandonaron Arsal y limitaron su presencia allí y en sus alrededores a unos 200 combatientes, un solo jefe y un juez espiritual nombrado Abu Balqis.

Tras el repliegue de numerosos hombres, la jefatura del EI se reinstaló en la zona siria de Riqqa, lo que reforzó tesis relativas a una debilidad de los extremistas a causa de la respuesta de tropas libanesas y de destacamentos armados de Hezbolá en el área.

Las fuentes negaron que los terroristas hayan trasladado consigo a los soldados y policías libaneses que capturaron durante el asalto a Arsal el 2 de agosto pasado, donde murieron 19 efectivos e hicieron rehenes a unos 30, de los cuales ejecutaron a por lo menos cuatro en los últimos meses.

Entretanto, fuertes bombardeos procedentes de Siria se registraron anoche en las aldeas Al-Nour y Al Abboudieh, en la región septentrional de Akkar.

En medio de las escaramuzas con terroristas sirios, el jefe de la Seguridad General libanesa, general Abbas Ibrahim, advirtió a las facciones palestinas y al mando de las fuerzas de seguridad conjuntas palestinas preservar la integridad de los campamentos de refugiados.

Ibrahim se refirió concretamente al de Ain El Hilweh, en la sureña ciudad de Saida, y alertó del peligro de que las rivalidades entre facciones y milicias palestinas faciliten que ese campamento corra una suerte similar al de Yarmuk, en las afueras de Damasco.

¿Por qué China apoya a Siria?

China, Rusia e Irán tienen sus líneas rojas en relación a Siria, señala Christina Lin, analista del Centro de Relaciones Transatlánticas de la Universidad SAID-John Hopkins.

Lin señala que la estrategia norteamericana dirigida a derrocar a Assad podría llevar a EEUU a un conflicto militar abierto con China, Rusia e Irán.

La obsesión de Turquía, Arabia Saudí y Qatar de derrocar a Assad y de reemplazarlo por un régimen fundamentalista es totalmente rechazado por las potencias euroasiáticas que son conscientes de la amenaza del extremismo takfiri no sólo en Siria sino en sus propios países, que sufren en mayor o menor medida este fenómeno. Este último también amenaza a las grandes compañías chinas y rusas que operan en la región y sus intereses.

Lin señala que EEUU actúa ignorando los intereses chinos y se arriesga a errar en sus juicios estratégicos, según el profesor Zhen Wang, del Centro de Estudios sobre la Paz y los Conflictos en la Universidad de Seton Hall, citado por Lin. Wang argumenta que esto no es sorprendente dado que la política sobre China de la Administración estadounidense se ve lastrada por una grave incompetencia.

China también ve la hipocresía y dobles raseros de política norteamericana en Oriente Medio.

Un alto consejero en temas de antiterrorismo del Ministerio de Seguridad Pública de China afirma que mientras que Washington critica el apoyo chino a Irán, Pekín ve como EEUU mantiene una alianza con el AKP de Turquía, que es “básicamente una parte de los Hermanos Musulmanes”, y con Arabia Saudí, una dictadura familiar despótica que prohíbe a las mujeres incluso el conducir.

La nueva Ruta de la Seda

China busca promover la nueva Ruta de la Seda Euroasiática para reactivar las antiguas rutas comerciales utilizadas por el país asiático desde hace siglos, incluyendo una ruta terrestre de transporte que enlace Asia y Europa y una ruta marítima que conecte los Océanos Pacífico e Índico con el Mar Mediterráneo.

Siria era el punto final de la antigua Ruta de la Seda y forma también parte de los planes de China para conectar por ferrocarril Irán, Iraq y Siria hasta el Mediterráneo. Esta ruta se hace apremiante debido a las convulsiones internas en Egipto. Cuando el presidente Hosni Mubarak fue derrocado en 2011, los barcos chinos se vieron atrapados en el Canal de Suez durante largo tiemp con un gran costo para las compañías chinas. Dos años más tarde, terroristas egipcios lanzaron dos cohetes contra un barco chino mientras cruzaba el canal. De este modo, el Canal de Suez no es una vía segura ni fiable para ser usada como única ruta hacia Europa.

La política de EEUU de de derrocar a gobiernos árabes, que ha sido implementada en Libia, Siria y otros países daña, de este modo, los intereses económicos y de seguridad de China.

El Mayor General Jin Yinan, estratega en la Universidad de Defensa Nacional de China, señala que los terroristas uigures de Xinjiang han estado luchando en Siria y reciben apoyo de Turquía y Arabia Saudí. El mayor grupo terrorista de Xinjiang, el así llamado “Partido Islámico de Turkestán” (TIP), tiene una red en Estambul donde recluta a chinos para unirse a los grupos armados en Siria e Iraq, indica el experto antiterrorista Jacob Zenn.

Apoyo a Assad

China ha concluido, pues, que el apoyo a Siria y la entrega de armas al gobierno de Bashar al Assad y la cooperación con Rusia e Irán en el tema de Siria son aspectos básicos de su política de seguridad.

En Febrero de 2013, EEUU sancionó a una compañía china estatal, CPMIEC, por transferir armas a Siria. Un año antes la oposición siria criticó a Egipto por permitir el paso por el Canal de Suez de un barco chino con armas para Siria. Al mismo tiempo, en 2013, China, Rusia e Irán suministraron 500 millones de dólares al mes en petróleo y créditos a Siria.

En Mayo de 2014, China y Rusia vetaron en la ONU una resolución promovida por EEUU y dirigida a llevar a Siria ante el TPI.

Los intentos de algunos países occidentales de derrocar al gobierno sirio y dar paso a un régimen fundamentalista y fanático que apoye a los terroristas en varias partes del mundo, incluyendo en China, junto con la percepción china de que EEUU busca armar a los terroristas en Xinjiang para desestabilizar al país asiático podría llevar a una seria crisis a ambos países o incluso provocar un choque militar, concluye Lin.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

HONOR Y RESPETO

PARA LOS QUE NOS DEJARON POR EL COVID-19