Libros Recomendados

Portada - Últimas noticias

EE.UU. e Israel intentan fingir sus desacuerdos en relación con la cuestión iraní para "justificar el ataque unilateral israelí" contra la República Islámica de Irán, opinan algunos expertos. El analista independiente Tony Cartalucci afirmó en un artículo, publicado en el portal 'Activist Post', que un documento de la Institución Brookings (Brookings Institution), importante centro de investigación estadounidense, ya en 2009 describió todos los aspectos de la estrategia de Washington para "inducir a Irán a un conflicto" y de esta manera cumplir con "los intereses occidentales" en la región.

El documento, denominado 'Which Path to Persia? Options for a New American Strategy Toward Iran' ('¿Cuál camino a Persia? Las opciones para una nueva estrategia estadounidense sobre Irán'), deja en claro que las negociaciones con Irán sobre su programa nuclear "no es más que teatro, y que serán utilizadas para dar al mundo la impresión de que EE.UU. estudia todas las opciones 'pacíficas' posibles antes de recurrir a un cambio de régimen violento".

Según el analista, el actual "conflicto diplomático" que parece ser cada vez mayor entre los viejos aliados EE.UU. e Israel, también puede ser nada más que parte de ese "teatro". En particular, un capítulo titulado 'Allowing or Encouraging an Israeli Military Strike' ('Permitir o incitar a un ataque militar israelí') trata de "los planes de EE.UU. de negar cualquier responsabilidad por un ataque que usaría su representante regional, Israel" contra la república islámica.

Es decir, se crea la impresión de que mientras que EE.UU. "desesperadamente" recurre a esfuerzos diplomáticos, "el perro loco Israel busca atacar unilateralmente a Irán", algo que ayuda a lograr la aprobación de la política estadounidense en relación con el país.

Ocho mentiras planteadas por Netanyahu ante Congreso de EEUU.

El primer ministro del régimen de Israel, Benyamin Netanyahu, tiene previsto decir mentiras sobre un acuerdo eventual nuclear entre Irán y el Grupo 5+1 (EE. UU., el Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania), indicó la directora de política y relaciones de gobierno de Americans for Peace Now, Lara Friedman.

En un documento publicado este fin de semana en la página oficial de este grupo, Friedman expuso algunas de esas falacias y las analizó.

1. Imponer sanciones adicionales y amenazar con adoptar una creíble intervención militar en lugar de las conversaciones, pueden garantizar un acuerdo mejor con Irán

Según la directora del grupo Americans for Peace Now, décadas de imponer sanciones estadounidenses contra Irán han sido incapaces de presionar al Gobierno de Teherán para que abandone sus actividades nucleares que tienen fines pacíficos. Ni siquiera han podido convencer a la nación persa para que presione a su gobierno a rendirse.

Dijo que las sanciones han podido sentar a las autoridades iraníes en la mesa de conversaciones, empero, aseguró que imponer más sanciones jugará en contra y pondrá fin a esas pláticas bilaterales.

En este caso, los dedos acusadores no dejarán de señalar a Washington como culpable de ese colapso, adelantó.

2. El único acuerdo bueno con Irán será dejar el país con cero capacidad de enriquecimiento nuclear.

Cero enriquecimiento no es una meta accesible ni necesaria para las conversaciones, pues el objetivo, es garantizar que las actividades de Teherán buscan fines civiles y pacíficos, eso se pueden alcanzar mediante un acuerdo nuclear, indicó.

3. Alcanzar cualquier acuerdo con Irán es malo, pues las autoridades no son de confianza

Friedman aseveró que no se trata de “confianza”. Un acuerdo nuclear con Irán ha de ser avalado por las inspecciones rigurosas y los mecanismos de verificación.

4. Irán solicitó tiempo para convertirse en un Estado nuclear. Si Irán decide desarrollar una bomba, ya es demasiado tarde

Explicó que este tiempo solicitado NO fue para que Irán se convierta en un Estado nuclear. Añadió que para suponer una amenaza, el país persa ha de producirlo para al menos dos armas nucleares.

5. La cuestión no es solicitar tiempo sino es escabullirse. No importa cuántas limitaciones se imponga, Irán jugará sucio y un día nos despertamos y nos enteramos de que Irán se hizo con armas nucleares

La directora de este grupo estadounidense resaltó que “escabullirse” es peligroso, con o sin acuerdo y repitió que inspecciones rigurosas y mecanismos de verificación averiguarán cualquier desvío nuclear.

6. Las conversaciones en desarrollo permitirán el funcionamiento de numerosos centrifugadoras en Irán. Entre más centrifugadoras funcionando, mayor será la amenaza

Friedman aseguró que el número de las centrifugadoras que funcionan en Irán, su talla, modelo y capacidad bajo un acuerdo no suponen una amenaza para nadie, empero advirtió de que sin un acuerdo definitivo, se aumenta el riesgo de que el país persa comience a emplear más de ellas.

7. Alcanzar un acuerdo con Irán hará que el país sea una amenaza permanente para el régimen de Israel y la región

Friedman dejó claro en caso de que Irán verdaderamente pretenda lanzar una ofensiva contra el régimen de Tel Aviv, un acuerdo con Irán calmará las tensiones.

8. Un acuerdo que se expire después de 10 o 15 años no servirá, pues Irán esperará hasta el fin de ese plazo y reanudará sus actividades nucleares.

Es cierto que no se trata de un acuerdo duradero, pero Irán permanecerá como signatario del Tratado de No Proliferación (TNP), del que no puede transgredir.

Según Friedman, Netanyahu durante su estancia en Washington, no dudará en ofrecer otros discursos y hablar ante los medios de comunicación sobre el mismo caso.

Netanyahu decidió intervenir en el Congreso estadounidense, que, según la oposición israelí empeorará las relaciones entre Washington y el régimen de Tel Aviv, justamente el 21 del pasado enero, un día después de que el presidente de EE. UU., Barack Obama, reiterara su decisión de vetar nuevas sanciones contra Irán.

El régimen israelí se opone a un Irán con acceso a la energía nuclear pacífica, mientras mantiene almacenadas, según estimaciones, entre 200 y 400 ojivas nucleares y es el único en la zona que nunca ha permitido a los inspectores de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) revisar sus instalaciones nucleares y, además, siempre se ha negado a firmar el TNP.

Irán rechaza la propuesta nuclear de Obama

Irán ha rechazado la propuesta del presidente estadounidense, Barack Obama, para que Teherán congele sus proyectos nucleares por 10 años, según informó la agencia Reuters.

"La posición de Obama se expresa en frases inaceptables y amenazantes. Irán no aceptará demandas excesivas e ilógicas, pero continuará las negociaciones con el sexteto", afirmó el canciller iraní Mohammad Javad Zarif.

Análisis. Los temores de la Inteligencia israelí: Obama preferiría a Irán como aliado favorecido en Oriente Medio

El órgano oficioso de la Inteligencia israelí, Debkafile, informaba en un reciente artículo que casi las últimas palabras que el primer ministro israelí Binyamin Netanyahu escuchó el domingo 1 de marzo mientras salía para Washington para dirigirse al Congreso sobre Irán, fueron "¡No lo hagas!". Vinieron de un grupo de 180 altos militares ex-oficiales de las IDF. Piensan que el discurso de Netanyahu ante una sesión conjunta del Congreso de Estados Unidos dio este Martes 3 de marzo, no valía la pena porque dañaría las relaciones con los EE.UU.

El general Amiram Levin, ex jefe del Comando Norte y ex subdirector del Mossad, lo expresó así: "Bibi, estás cometiendo un error de navegación; el objetivo es Teherán no Washington". Él continuó diciendo: "en lugar de trabajar mano a mano con el presidente, vas allí a meterle un dedo en el ojo."

Según él, tomó tiempo descubrir la política de dos caras de Obama hacia Israel porque se manejó con sutileza. Por un lado, se aseguró de que Israel estuviera bien provisto con todas sus necesidades de materiales de seguridad. Esto le permitió presumir que ningún presidente de Estados Unidos ni ninguna administración antes habían hecho tanto para salvaguardar la seguridad de Israel. Pero detrás de esta fachada, Obama se aseguró que la seguridad de Israel se mantuviera firme en el ámbito técnico-material-financiero y nunca cruzara la línea hacia una relación estratégica. ¿Por qué de esta estrategia? La inteligencia hebrea teme que el presidente norteamericano necesita tener las manos libres para el objetivo de transferir el rol de principal aliado de Estados Unidos en el Medio Oriente de Israel a Irán, un proceso que tomó en cuenta las aspiraciones nucleares de Irán.

Los rivales políticos de Netanyahu, mientras están golpeándolo día a día, volviendo su mirada de como las fuerzas iraníes ocupan posiciones de vanguardia en Irak, Siria y el Líbano, donde están ocupados configurando una Media Luna chiíta que rodea a los estados árabes sunitas, así como Israel. Es obvio que para reforzar su creciente estatus como potencia regional, Irán debe alcanzar el umbral nuclear - por lo menos - si no conseguir armamentos nucleares adecuados.


Esto no es algo que Barack Obama o el asesor de Seguridad Nacional Susan Rice vayan a  admitir. No van a confirmar los informes de inteligencia que exponen la colaboración militar entre el gobierno de Obama y el líder supremo de Irán, el Ayatollah Ali Khamenei que está siendo canalizada a través de la oficina del primer ministro de Irak, el chií Haider al-Abadi. Washington niega que exista cualquier tipo de colaboración - o que la Casa Blanca haya examinado las recomendaciones y evaluaciones de una opción para que la Guardia Revolucionaria iraní, las Brigadas Al Qods se hagan cargo de la guerra terrestre contra el Estado Islámico en Irak y Siria. Pero el Jefe de Al Qods, el general Qassem Soleimani es detectado con frecuencia estos días revoloteando entre Bagdad, Damasco y Beirut, mientras que sus oficiales de inteligencia y de enlace presentan informes a la administración Obama, a través de la oficina del primer ministro iraquí, sobre sus próximos pasos militares.

Obama no quiere tener sus fuerzas de tierra envueltas en otra guerra en Oriente Medio y no quiere dar la espalda a una oferta de una potencia regional para llevar a cabo esta tarea por ellos - a pesar de que puede desatar una sangrienta conflagración entre musulmanes chiítas y sunitas que sería difícil de extinguir. Para ello los Estados Unidos permitirían que Irán alcance el estatus de potencia pre-nuclear y potencia hegemónica regional.

Los 180 ex oficiales de las FDI y líderes de la oposición de Israel, Yitzhak Herzog y Tzipi Livni, tenían razón cuando sostenían que la relación de Israel con la presidencia de Estados Unidos es demasiado valiosa como para ponerla en peligro. Pero Obama está tratando como insignificante ese lazo y Netanyahu teme llegar tarde para comprobar que esas maquinaciones van hacia adelante sin restricciones.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS