Portada - Últimas noticias

Christopher Ross retomó, al cabo de un año, su misión mediadora en el conflicto del Sáhara Occidental, pero en esta ocasión sus puntos de encuentro no incluyeron los territorios ocupados militarmente por Marruecos.  Estuvo en Rabat, Argel y los campamentos de refugiados saharauis de Tinduf, en el desierto argelino. Después de un año vetado por Marruecos, el enviado especial del secretario general de la ONU viajó a la zona tras garantizar Ban Ki-moon al rey Mohamed VI la neutralidad de los responsables de las Naciones Unidas.

Marruecos ha querido en esta nueva etapa controlar los movimientos del  diplomático estadounidense, que aceptó la imposición marroquí de no viajar a El Aaiún, capital del Sáhara Occidental, visita que tampoco hizo en el último  viaje a la región, en enero de 2014. La primera vez que Ross se desplazó  a la antigua colonia española fue en noviembre de 2012, lo que hasta entonces no habían hecho los anteriores enviados especiales de la ONU, ni el norteamericano James Baker, ni el holandés  Peter Van Walsum. La segunda se desarrolló en marzo de 2013 y la tercera en octubre de ese mismo año. En sus visitas, Ross se reunió con representantes de organizaciones civiles saharauis, como Aminetu Haidar,  Sidi Mohamed Dadach o Ghalia Eljimi, quienes le expusieron las difíciles condiciones de vida de los saharauis bajo el régimen marroquí y la continua represión y violación de los Derechos Humanos que padecen.

El levantamiento del veto marroquí ha sido, también, para la jefa de la Misión de Naciones Unidas para el Referéndum en el Sáhara Occidental (MINURSO), la canadiense Kim Bolduc, quien desde mayo de 2013 esperaba para incorporarse a su puesto en El Aaiún. La queja “oficial” del Gobierno marroquí era que no había sido consultado sobre este nombramiento, pero en el trasfondo se encontraba su malestar por los intentos de la ONU, y de su secretario general en especial, de garantizar un mecanismo independiente de observación de los Derechos Humanos.

Marruecos no quiere tratar con el Polisario de igual a igual


Superados, una vez más, los impedimentos que Marruecos pone  a Christopher Ros, la visita del enviado especial de la ONU se ha producido en un momento en el que el régimen marroquí muestra su rechazo a estar de igual a igual con el Frente POLISARIO -que lucha por la independencia del Sáhara Occidental y exige un referéndum de autodeterminación- e insiste en acusar a Argelia de sostener el independentismo saharaui, tal y como  puso de manifiesto el ministro marroquí de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Salaheddine Mezouar. En declaraciones al semanario Jeune Afrique, Mezouar habló de  “las veleidades de poner en pie de igualdad a un estado soberano y un movimiento secesionista" y de las "convicciones existenciales anti-marroquíes" de Argelia, de la que dice es la principal valedora diplomática del Polisario.

En este contexto, y con el horizonte del Consejo de Seguridad que sobre el Sáhara Occidental y continuidad de la  MINURSO se celebrará en abril próximo, se desarrolló el 12 de febrero en Rabat la entrevista de Christopher Ross con Salaheddine Mezouar, al que acompañaron su viceministra Mbarka Buaida y el embajador de Marruecos ante la ONU, Omar Hilale. Este fue quien en agosto de 2014 dijo en nueva York que el proceso político pasa obligatoriamente por la "neutralidad" de la Secretaría de las Naciones Unidas y advirtió  contra cualquier tentativa de "superación" del mandato de la MINURSO, susceptible de poner "en peligro la presencia misma" de esta misión.

Paralelamente al encuentro, el ministro de Comunicación de Marruecos y portavoz del Gobierno, Mustapha El Khalfi, afirmó que la propuesta de autonomía constituye el marco que permitirá encontrar una solución política, consensual y aceptable por las partes al conflicto del Sáhara, "sin ningún cambio, ni enmienda".

Aunque Christopher Ross evitó ir a El Aaiún,  las autoridades marroquíes no vieron con agrado la entrevista que el enviado personal  de Ban Ki-moon concertó con los embajadores del grupo de amigos del Sáhara (España, Francia, Estados Unidos, el Reino Unido y Rusia), según informó la Agencia Efe.

Desde el Frente POLISARIO sus dirigentes obviaron la estrategia de  Marruecos de apartar al movimiento de liberación saharaui en sus contactos  y dar el protagonismo a Argelia y se centraron en los preparativos que la gira de Ross supone para la próxima ronda de negociaciones.

El presidente del Parlamento saharaui y jefe de la delegación en las negociaciones con Marruecos, Jatri Adduh,  declaró el 15 de enero, tras reunirse con el enviado de la ONU en Chahid El-Hafed, en los campamentos de refugiados, que “ya no es posible continuar en esta situación de hecho consumado” e insistió en que "es el momento de poner fin a la agresión contra la república saharaui y el pueblo saharaui, y la ocupación ilegal por parte de Marruecos."

El coordinador saharaui con la MINURSO, Mhamed Jadad, por su parte, afirmó que la visita de Christopher Ross, y anteriormente la de la jefa de la MINURSO, Kim Bolduc, suponen "un fracaso  para Marruecos en sus intentos de socavar los esfuerzos de la ONU para la solución del conflicto del Sáhara Occidental".

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS