Portada - Últimas noticias

Angela Merkel ha llegado a Washington para discutir el nuevo plan de paz para el conflicto ucraniano y el suministro de armas a Kiev. El eventual envío de armas a Kiev, una de las cuestiones esenciales, ya ha provocado disensiones entre EE.UU. y la UE. La canciller alemana, Angela Merkel, que ha llegado a Washington en visita oficial, dará a conocer este lunes el nuevo plan de paz elaborado con el presidente francés, François Hollande, durante un encuentro con el presidente de EE.UU., Barack Obama. Se espera que la canciller aclare la postura de Alemania sobre el suministro de armas a Kiev, que ya ha causado muchos desacuerdos entre EE.UU. y Bruselas, así como en el seno de la UE.

Según informan varias fuentes, si Angela Merkel se pronuncia en contra de la iniciativa, Obama también rechazará el suministro de armas.

Yekaterina Timoshénkova, colaboradora científica del Centro de Estudios Alemanes del Instituto de Europa de la Academia de Ciencias de Rusia, considera que Angela Merkel no ha llegado a EE.UU. para "recibir instrucciones", sino para llegar a un acuerdo sobre la situación en Ucrania. La solución del conflicto depende de la decisión de EE.UU. sobre el envío de armas a Kiev.

Antes de su viaje a Washington, Merkel ha dicho que tiene intención de insistir en la búsqueda de una solución diplomática a la crisis ucraniana. Al mismo tiempo, no descartó la introducción de nuevas sanciones contra Rusia.

¿Por qué se ha roto la unidad de Occidente respecto a la crisis ucraniana?

Durante los nueve meses de la crisis ucraniana mantener una posición común fue la prioridad para los líderes europeos y estadounidenses. Sin embargo, hoy, cuando empieza una peligrosa nueva fase del conflicto en Ucrania, la unidad occidental se encuentra al borde del colapso, escribe 'Los Angeles Times'.

Occidente no tiene una posición común sobre la ayuda militar para Kiev, afirma 'Los Angeles Times'. Numerosos funcionarios estadounidenses y algunos europeos creen que la única forma de alterar la estrategia de Moscú es suministrar armas a Ucrania.

Sin embargo, Alemania, Francia y otros países europeos consideran que las armas de Kiev no cambiarán la situación y provocarán una nueva escalada en el conflicto que se libra en el este de Ucrania y una nueva confrontación entre la parte oriental y occidental, afirma el artículo.

El vicepresidente del Fondo Carnegie para la Paz Internacional, Andrew Weiss, afirma que nos encontramos ante un "potencial punto de cambio" en el intento de los líderes occidentales de mantener una sola posición en la estrategia en relación a la crisis ucraniana.

Según el citado diario, algunos funcionarios y legisladores estadounidenses creen que tienen que han de actuar de forma unilateral, ya que la unidad entre los países de la Unión Europea es cuestionable. Recuerdan que Polonia y los estados bálticos consideran la crisis ucraniana una "amenaza existencial", mientras que otros países, sobre todo Grecia, se acercan a Moscú.

Anteriormente, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, había afirmado que cada país miembro de la OTAN ha de tomar su propia decisión sobre envíos de armas a Ucrania.

Según la inteligencia alemana, son 50.000 las bajas por las acciones militares de Kiev

 

El servicio de inteligencia alemán estima que las muertes causadas por la guerra civil en Ucrania rondan la cifra de 50.000, entre civiles y militares, 10 veces más que la cifra oficial de Kiev. "Es obvio que los datos oficiales están demasiado subestimados y no son fiables", comentó una fuente de inteligencia citada por 'Frankfurter Allgemeine Sonntagszeitung' (FAZ).

Un día antes de la publicación del informe, el presidente ucraniano rindió sus propias cuentas ante la comunidad internacional. "El saldo mortal entre los soldados ucranianos que están defendiendo su tierra del agresor es de 1.432 personas. Miles de personas, 5.638, han fallecido desde el pasado abril y cada día la cantidad de víctimas entre la población civil aumenta", dijo el presidente Piotr Poroshenko en una intervención durante la Conferencia de Seguridad de Múnich el sábado.

Según informes mediáticos, el Ejército ucraniano está sufriendo muchas bajas desde el estallido del conflicto armado la pasada primavera boreal.

Conforme al portavoz de las autodefensas de la autoproclamada República Popular de Donetsk, Eduard Basurin, los militares ucranianos han perdido 1.569 efectivos en tan solo las tres últimas semanas.

La situación es crítica para Kiev. Unos 8.000 efectivos han sido cercados cerca del pueblo de Debáltsevo, en la República Popular de Donetsk, después de que las autodefensas cortaran la única carretera que vinculaba la zona al territorio controlado por Kiev.

Kremlin: Nadie puede dar un ultimátum a Putin

Nadie puede dirigirse al presidente ruso con ultimátums, ha afirmado un portavoz del Kremlin en relación a las especulaciones respecto a las presuntas amenazas de la canciller alemana Ángela Merkel a Vladímir Putin durante las conversaciones sobre Ucrania.

El Kremlin ha rechazado rotundamente las especulaciones mediáticas de que Merkel haya amenazado al presidente ruso durante el encuentro que sostuvieron la semana pasada. Según 'The Wall Street Journal', Merkel amenazó con ampliar las sanciones antirrusas en caso de que Putin no aceptara el plan de paz para Ucrania propuesto por Alemania y Francia.

"Nadie jamás pudo y, por mucho que lo desee, podrá dirigirse al presidente en forma de ultimátum", ha afirmado el portavoz del presidente de Rusia, Dmitri Peskov, en una emisora de radio. La conversación entre los jefes de Estado de Rusia, Alemania y Francia sobre la situación en Ucrania tuvo lugar a puerta cerrada y sus detalles no fueron revelados a la prensa.

Lo que dejan tras de sí las tropas de Kiev en Donetsk

Las autodefensas refuerzan sus posiciones al lograr el control de la localidad estratégica de Uglegorsk, que la semana pasada vivió feroces combates además de las crueles y humillantes burlas de los batallones voluntarios de Kiev.

"La muerte nos iguala a todos". Con esas palabras de resignación, un voluntario sepulturero recoge cuerpos abandonados en lo que hasta hace muy poco era un campo de batalla. Días atrás el lugar fue escenario de crueles enfrentamientos. A costa de padecer muchas bajas, las autodefensas lograron la victoria.

"Los dos primeros días nos enfrentamos a una feroz resistencia. El contacto fue directo. La lucha la libramos en cada edificio, en cada piso. Los vecinos trataban de esconderse en los sótanos, pero el Ejército ucraniano los usaba como escudos humanos", relató a RT Tijon, nombre de un comandante de las milicias de Donetsk.

El pueblo de Uglegorsk, situado en las cercanías de la ciudad de Debaltsevo, es un punto clave de la línea de contacto. El camino que pasa por la localidad une los principales centros de resistencia: las ciudades de Donetsk y Lugansk. Los milicianos nos muestran los resultados de los enfrentamientos.

 

Los vecinos aseguran haber esperado con ansiedad el momento en que las milicias populares liberasen su pueblo. "Los nazis de Kiev saludan a Uglegorsk", reza una inscripción que aún permanece visible en la localidad abandonada por las tropas de Kiev. Esos son los mensajes que los denominados batallones voluntarios pronuncian en voz alta al pasar. No están integrados en las fuerzas del Ejército ucraniano. Son miembros de grupos neonazis que gozan de una amplia autonomía dentro de las fuerzas armadas. Luchan por sus propios ideales ajenos a los de la mayor parte del pueblo y del propio ejército.

En las cercanías de la ciudad continúan actuando francotiradores. Tienen a su alcance puestos de control y las principales carreteras. La artillería bombardea las posiciones de la milicia.

Como gesto de buena voluntad, el comando de la milicia permite que la parte ucraniana recoja los cadáveres de sus soldados. Representantes de la misión humanitaria evacuan de la zona de Uglegorsk la llamada 'carga 200': los cuerpos de los fallecidos.

El lanzamiento de un misil causó una explosión en una fábrica química en Donetsk

La gran explosión que sacudió una fábrica química de Donetsk la noche del pasado 9 de febrero fue provocada por el lanzamiento del misil Tochka-U por fuerzas gubernamentales, ha informado el Ministerio de Defensa de la República Popular de Donetsk.

El lanzamiento del misil Tochka-U realizado por fuerzas gubernamentales desencadenó una gran explosión en una fábrica química militar, anunció Eduard Basurin,  ministro de Defensa de la República Autoproclamada de Donetsk.

La explosión se registró al oeste de Donetsk alrededor de las 22:50 hora local (20:50 GMT) el 9 de enero y provocó una onda expansiva, que se extendió por la ciudad.

Kiev introduce el régimen fronterizo en la zona de la operación especial en Donbás

El régimen fronterizo en la zona de la operación especial en Donbás entrará en vigor el 10 de febrero, según un decreto del Gabinete de Ministros de Ucrania. "Se introduce el régimen fronterizo para aumentar el nivel de la seguridad nacional de Ucrania, garantizar la seguridad de los habitantes, defender sus derechos y libertades", precisa el documento.

Agrega que la medida se acomete para proteger la integridad territorial, la independencia política y económica y la soberanía de Ucrania. El régimen será vigente en varias zonas de las provincias de Donetsk y Lugansk.

Desde el 11 de enero en la línea de separación en Donbás funcionaban siete corredores de transporte, controlados por las tropas ucranianas que introdujeron un sistema de pases para entrar y salir de la zona de la operación especial. El sistema de pases especiales en la zona del conflicto se introdujo el 21 de enero.

Análisis: "Es inevitable un golpe militar en Ucrania"

Ha pasado más de un año desde el golpe de Estado violento en Ucrania y algunos expertos coinciden en que "el fracaso del régimen se ha hecho tan evidente que un golpe militar en el país es inevitable". Los especialistas solo discuten el cuándo, las fuerzas motrices y los escenarios del mismo.

Los analistas están convencidos de que el régimen actual ha creado a sus propios "sepultureros" futuros con sus irresponsables acciones. Algunos pronostican el 20 de febrero —celebración del golpe de Estado— como la posible fecha de inicio de la tercera revolución de Maidán.

"Graves errores en la guerra en el este, el equipo no profesional formado alrededor de Poroshenko, el sistema bancario que se está destruyendo por los juegos especulativos con el tipo de cambio de la grivna, la corrupción imparable además de una tensión interna por la línea  Yatseniuk–Poroshenko están creando un escenario extremadamente peligroso y arriesgado para Ucrania", escriben los medios ucranianos citados por el portal del Fondo de Cultura Estratégica.

De acuerdo con los expertos, los principales candidatos que podrían convertirse en autores de una nueva revolución son formaciones de la Guardia Nacional y de la Defensa Territorial que se sienten traicionadas por Kiev. El régimen ucraniano deliberadamente unió a activistas de Maidán en estos batallones enviándoles a los lugares más tensos esperando que no regresaran vivos.

También consideran los analistas que Andréi Parubiy, excomandante de Maidán, además de exsecretario de la Seguridad y Defensa Nacional y actual vicepresidente de la Rada Suprema (Parlamento de Ucrania), podría ser uno de los posibles nuevos golpistas. A finales del año pasado sufrió un intento de asesinato, en el cual podría estar involucrada la Oficina de Seguridad Estatal que encabeza el compañero leal del presidente Valeri Geletey. La factura por este intento de asesinato se le pasaría a Poroshenko.

La posibilidad real de una amenaza de golpe militar en Ucrania la demuestran también las acciones febriles de las autoridades para prevenirlo. En particular en la administración presidencial se tiene previsto crear una policía militar que cuente con unas 25.000 personas que sirvan de respaldo al régimen de Poroshenko.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente