Portada - Últimas noticias

En el Sáhara Occidental se prohibieron en 2014  todas las reuniones públicas consideradas hostiles al control de Marruecos sobre este territorio y se condenó y encarceló a los manifestantes ensjuicios injustos, según el Informe Mundial 2015 de Human Rights Watch (HRW), una de las principales organizaciones internacionales independientes dedicadas a la defensa y la protección de los Derechos Humanos.

Para ello, las autoridades desplegaron “una gran cantidad de policías que bloquearon el acceso a los lugares de las manifestaciones y, a menudo por la fuerza, dispersaron a los saharauis que pretendían reunirse”.

HRW dice que “las leyes que penalizan los actos que puedan atentar contra la soberanía que Marruecos defiende sobre el Sáhara Occidental limitaron los derechos a las libertades de expresión, asamblea y asociación pacíficas” y que “los tribunales siguieron condenando y encarcelando a los que se manifestaron en las calles y a los disidentes en juicios injustos”.

Aunque el Informe destaca el avance que ha supuesto la enmienda al Código de Justicia Militar que pondría fin  a la jurisdicción de los tribunales  militares sobre  los civiles, especifica que aún no ha entrado en vigor y que los tribunales militares continuaron juzgando a civiles. Destaca el caso de  Mbarek Daudi, activista saharaui detenido desde septiembre de 2013,  y los  21 saharauis que  permanecen en prisión cumpliendo largas condenas impuestas por un tribunal militar en 2013 por los hechos ocurridos en el desmantelamiento del campamento de protesta de Gdeim Izik, en noviembre de 2010.

“El tribunal militar –dice HRW- no investigó las denuncias de los acusados de que los agentes de la policía los habían torturado y obligado a firmar declaraciones falsas, y se basó en gran medida en estas declaraciones para dictar su veredicto de culpabilidad”.

Human Rights Watch recuerda que después de visitar Marruecos y el Sáhara Occidental en diciembre de 2013, el Grupo de Trabajo de Naciones Unidas sobre Detenciones Arbitrarias (GTDA) concluyó: “El sistema judicial penal marroquí se basa en gran medida en las confesiones como la principal evidencia para apoyar la condena. Las quejas recibidas por el Grupo de Trabajo indican el uso de la tortura por parte de funcionarios estatales para obtener pruebas o confesiones durante el interrogatorio inicial... Los tribunales y los fiscales no cumplen con su obligación de iniciar una investigación ex officio siempre que haya motivos razonables para creer que una confesión se ha obtenido a través del uso de la tortura y los malos tratos”.

Expulsiones y severa vigilancia a los extranjeros

Sarah Leah Whitson, directora para África del Norte de HRW, ha declarado: “Tres años después de que los marroquíes adoptaran una nueva y valerosa constitución, siguen esperando las reformas legales y de otro tipo necesarias para ponerla en práctica”. “Las reformas llevan tiempo, pero también requieren de voluntad política, y eso es algo que ha faltado”.

Otro de los puntos que toca el informe es el de los observadores internacionales que son expulsados del Sáhara Occidental, que cifra, al menos, en 40 entre abril y octubre e 2014, “la mayoría o europeos que apoyan la autodeterminación saharaui o periodistas independientes o investigadores que no habían coordinado su visita con las autoridades”. “Estas expulsiones, junto con la severa vigilancia a la que la policía marroquí sometió a los extranjeros que visitaron y se reunieron con activistas de los derechos saharauis, socavaron los esfuerzos de Marruecos para mostrar el Sáhara Occidental como un lugar abierto al escrutinio internacional”.

“Como en años anteriores, el Consejo de Seguridad de la ONU renovó en abril el mandato de la fuerza de paz de la ONU en el Sáhara Occidental (MINURSO) sin ampliarlo para incluir el monitoreo de los derechos humanos, algo a lo que Marruecos se opone firmemente”, concluye el Informe en lo referente al territorio que España entrego a Marruecos a finales de 1975 y que, según la ONU, se encuentra pendiente de descolonización.

El Director Ejecutivo de Human Rights Watch, Kenneth Roth, dice en la introducción del Informe que “las violaciones de derechos humanos pueden desencadenar o empeorar los problemas de seguridad” y que “los beneficios a corto plazo de socavar valores básicos  como la libertad y la no discriminación casi nunca valen, a largo plazo, el precio que, inevitablemente, se debe pagar”.

Sobre el Informe Mundial 2015 de Human Rights Watch, la oficial Agencia Marroquí de Prensa, MAP, ha difundido desde Rabat la siguiente  información,  fechada el 30 de noviembre:

Título: “Marruecos es uno de los países donde HRW puede trabajar libremente y celebrar reuniones con las autoridades (director adjunto de HRW)”.

Contenido: “Marruecos es uno de los países donde Human Rights Watch (HRW) puede trabajar libremente y celebrar reuniones con las autoridades, aseguró hoy en Rabat el director adjunto de HRW para el Magreb y Oriente Medio, Eric Goldstein.

"Marruecos puede regocijarse de los logros realizados en el ámbito de los derechos humanos, gracias especialmente a la riqueza del debate sobre esta cuestión, la movilización de la sociedad civil y a su apertura sobre el mundo", afirmó Goldstein en una rueda de prensa celebrada para presentar el informe de HRW 2015.

Descubren tres nuevas fosas comunes de desaparecidos saharauis


Seis cadáveres de desaparecidos saharauis fueron localizados en tres nuevas fosas comunes descubiertas recientemente por expertos españoles en la región de Smara cerca de Amgala, anunció el miércoles el presidente de la Asociación de Familiares de presos y desaparecidos saharauis (AFAPREDESA) , Abdesslam Omar.

El hallazgo fue hecho en noviembre  de 2014 por expertos científicos españoles de renombre internacional, que exhumaron los restos de seis ciudadanos saharauis descubiertos en tres fosas comunes en Fadret Leguiaa, región de Smara cerca de Amgala,  señaló  el Sr. Abdesslam.

El presidente de  AFAPREDESA dijo que “los expertos españoles están llevando actualmente la identificación genética de los cuerpos, añadiendo de que “se trata de “una operación compleja que tomará tiempo para identificar la identidad de esas personas.”

El Sr. Abdesslam ha denunciado por la ocasión, el hecho de que el equipo médico español “no podría extender sus investigaciones a los territorios ocupados por Marruecos, donde se concentran más las fosas comunes.”

Denunció, también, que a pesar de la presión de las Naciones Unidas y el Parlamento Europeo, en particular, “Marruecos se está apegando a su posición de rechazo  y no quiere respetar el derecho internacional.

El presidente de AFAPREDESA ha protestado en este sentido en contra de la “negativa de las autoridades marroquíes que no permiten a las organizaciones internacionales visitar los territorios ocupados del Sáhara Occidental y esclarecer la verdad sobre las violaciones cometidas por las fuerzas marroquíes.”

Según Abdesslam Omar, “más de 400 saharauis ahora son censados como víctimas de desapariciones forzadas y muchos otros se encuentran desaparecidos tras el bombardeo de la aviación marroquí en Um Draiga, Guelta o Tifariti en 1976.

El descubrimiento de estas nuevas fosas se añade a las de junio, cuando ocho cadáveres de saharauis asesinados en febrero de 1976 fueron identificados por el mismo equipo español dirigido por el Dr. Carlos Martín Beristain y su colega Francisco Etxeberria.

Los restos de al menos  60 cuerpos, incluidos niños, se han encontrado no muy lejos del “muro de la vergüenza” y se trataba de civiles saharauis ejecutados por las fuerzas marroquíes durante la invasión y la ocupación del Sáhara Occidental en 1976. (SPS)

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

HONOR Y RESPETO

PARA LOS QUE NOS DEJARON POR EL COVID-19