Portada - Últimas noticias

alt

Esta semana apareció en los medios internacionales la información de que Jasan Zakayev, uno de los terroristas que organizó el ataque contra el Teatro Dubrovka de Moscú en 2002 y que uno de los asistentes de Shamil Bassayev, el antiguo líder de los grupos terroristas chechenos, muerto en 2006, fue arrestado en Crimea mientras intentaba entrar en la península procedente de Ucrania con documentos falsos.

Esto es una muestra más del apoyo semioficial al wahabismo en Chechenia por parte de Kiev. Es igualmente probable que los servicios secretos ucranianos (SBU) conocieran esta misión y hayan dado su aprobación tácita a la misma.

Dado que los miembros de la Rada (Parlamento ucraniano) han apoyado abiertamente la reciente operación terrorista en Grozni y dado que un antiguo comandante del escuadrón de la muerte Azov y hoy diputado de la Rada ha pedido públicamente la muerte del presidente checheno, Ramzan Kadirov, es lógico pensar que los ultranacionalistas ucranianos y los wahabíes chechenos mantienen una alianza para luchar contra Rusia y llevar a cabo ataques terroristas allí.

El ex ministro de Exteriores ucraniano, Vladimir Ogrizko, manifestó, por su parte, al periódico Novoye Vremya el pasado 4 de diciembre que el asalto de los terroristas contra Grozni había puesto de relieve la “fragilidad de la paz” en el Norte del Caúcaso ruso y era una “última advertencia” a Putin de que debía cambiar su política. “Los eventos de Grozni son el último toque de atención para el régimen de Putin y muestran que Rusia debe reevaluar la situación y cambiar el curso de su política”, afirmó.

Él advirtió también que “la continuación de la política agresiva de Rusia llevará a la aceleración de la ruptura del país en partes”, dijo Ogrizko, reconociendo así el que parece ser el objetivo último de los ultranacionalistas ucranianos y los wahabíes chechenos.

EEUU, la Unión Europea y la OTAN podrían apoyar a esta alianza del terror dado que ellos han apoyado también al terrorismo wahabí en Siria.

EIIL ha ejecutado a casi 2000 sirios en seis meses

alt

Los terroristas del EIIL han ejecutado a cerca de 2000 personas, en su mayoría civiles, en Siria durante los últimos seis meses, estima el opositor Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

El grupo takfirí también activo en el vecino iraquí, ha ultimado a 1878 sirios entre el 28 de junio, cuando anunció la creación de su imaginario “califato” y el 27 de diciembre, ha informado este sábado el OSDH.

El grupo con sede en Londres, capital del Reino Unido, ha señalado que del total de las víctimas mortales, 1175 han sido civiles, entre ellas un gran número de niños y mujeres.

Las ejecuciones, según OSDH, se realizaron de distintas formas, ya sea por disparo, decapitaciones o lapidaciones hasta la muerte en las provincias de Deir al-Zur (este), Hasaka (noreste), Al-Raqqa y Alepo (norte), Homs (oeste) y Hama (centro).

Entre las víctimas, también están 930 miembros de la tribu suní Shaitat que se levantaron durante el verano contra el grupo takfirí en la provincia de Deir al-Zur.

El opositor observatorio también ha indicado que EIIL ha “ejecutado” a 502 soldados y combatientes progubernamentales durante el mismo periodo en enfrentamientos o tras haberlos secuestrado.

Unos 120 de los propios integrantes del EIIL que trataban de huir y regresar a sus países de origen, según OSDH, están entre los muertos a manos del grupo takfirí así como 80 miembros de otros grupos terroristas como el Frente al-Nusra, afiliado a Al-Qaeda.

Aun así, el grupo sostiene que el número verdadero de las personas ejecutadas por el EIIL es superior a la informada.

EIIL que controla varias partes de Irak y Siria, lleva a cabo crímenes de lesa humanidad en zonas bajo su control contra todos los grupos étnicos y religiosos, incluidos chiíes, suníes, kurdos y cristianos.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

HONOR Y RESPETO

PARA LOS QUE NOS DEJARON POR EL COVID-19