Libros Recomendados

Portada - Últimas noticias

alt

Uno de los antiguos hombres de confianza del presidente Vladimir Putin ha declarado que los empresarios rusos son como «siervos» a las órdenes del presidente. Sergei Pugachev, en su día tan cercano a Putin que se le llegó a conocer como «el banquero del Kremlin», realizó estas declaraciones en el trascurso de su primera entrevista desde que el Estado se apropiara de su imperio de construcción de barcos en 2012. Pugachev advirtió de que ya no hay «intocables» en el entorno empresarial ruso, cada vez más controlado por Putin. En su opinión, la economía rusa se ha transformado en un sistema feudal en el que los empresarios sólo son propietarios nominales de sus activos.

"Hoy en día Rusia no tiene propiedad privada. Sólo hay sirvientes al servicio de Putin», añadió el oligarca. Las declaraciones de Pugachev tendrán gran repercusión porque coinciden con la caída de otro magnate de Moscú, Vladimir Yevtushenkov, cuyo arresto el mes pasado, y la decisión de un tribunal de apropiarse de las acciones de su empresa petrolera, Bashneft, ha causado una gran conmoción entre la comunidad empresarial del país.

Pugachev – cuyos intereses empresariales llegaron a propagarse por los sectores de la banca, la construcción y los astilleros, perteneció en su día al círculo del corrupto Boris Yeltsin y después se convirtió en hombre de confianza de Putin.

Cuando el ex agente de la KGB se convirtió en presidente en 2000, los aliados de la era Yeltsin consiguieron mantener cierta independencia. Sin embargo, después de que Putin se embarcara en una campaña para recuperar el control estatal de los principales activos de la economía, la frontera que dividía las empresas del Kremlin comenzó a desaparecer. Ese proceso, asegura Pugachev, se ha acelerado a medida que se intensifican las sanciones de Occidente contra Rusia tras su intervención en Ucrania. "El país está en estado de guerra y, por tanto, los grandes negocios se rigen ahora por una normativa castrense», opina.

Los problemas de Pugachev comenzaron en 2010 tras el colapso de Mezhprombank, el banco que fundó. En 2011, el magnate huyó a Londres después de que el Estado se apropiara de sus astilleros para recuperar los fondos del banco. El año pasado, Moscú emitió una orden de arresto tras responsabilizarlo el colapso del banco. En sus primeras declaraciones sobre las acusaciones que se le imputaban, Pugachev negó toda responsabilidad. En su opinión, el colapso de Mezhprombank fue resultado de una "campaña del Kremlin" para hacerse con el control de los activos que tenía en dos de los mayores astilleros del país a precio de ganga.

En líneas generales, Pugachev cree que la pérdida de su imperio es parte de una campaña que comenzó con la apropiación por parte del Estado de la petrolera Yukos en 2003, hasta entonces propiedad del sionista Mijail Khodorkovsky y que se ha prolongado hasta ahora, con la incautación de los activos de Yevtushenkov. A la cabeza de esta iniciativa, explica el empresario, se sitúa un líder ruso, que tiene un concepto totalmente "equivocado" de la propiedad privada. En su opinión, Putin sigue teniendo la mentalidad de un policía secreta de la antigua Unión Soviética. Conclusión: que no os deja robas a manos llenas...

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS