Portada - Últimas noticias

El partido de Pablo Iglesias es una amenaza cada vez más sólida para la hegemonía del PP y del PSOE, a nivel nacional, y para los partidos nacionalistas, en Cataluña. Los últimos escándalos de corrupción afianzan a Podemos como alternativa a los partidos tradicionales, lo que podría suponer el fin del sistema político actual.

Madrid es todo un hervidero de noticias. La sombra de Tangentopoli se cierne sobre el sistema político español. La situación política no es complicada, es un galimatías que tiene difícil solución. El PP está noqueado. El PSOE no levanta cabeza. Los últimos escándalos han dado la puntilla al partido presidido por Rajoy al que la recuperación económica no le acompaña tanto como tenía previsto.

A todo esto, el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) se puso manos a la obra hace dos semanas para elaborar una nueva encuesta. Esta, con intención de voto a los partidos. El trabajo de campo coincidió con dos noticias más que negativas: las tarjetas negras de Bankia y la gestión del ébola. No coincidió con la declaración de Acebes, el ex secretario general del PP, por la utilización de la caja B para comprar acciones de Libertad Digital, ni con el vergonzoso espectáculo de Francisco Granados y su red mafiosa. Ni tampoco con la imputación del gerente del PP en Castilla-La Mancha por la utilización de 200.000 euros de la caja B para pagar la campaña de la actual secretaria general del partido, María Dolores de Cospedal. En Cataluña, el trabajo de campo fue anterior al registro de los domicilios de Oleguer Pujol y las acusaciones a Trias de haber tenido una cuenta en Suiza. En este ambiente, el vuelco electoral que ya anunciaban encuestas anteriores se ha acelerado.

La encuesta del CIS ha hecho saltar todas las alarmas en la calle Génova, en Ferraz y en la Moncloa. Tampoco quedan al margen las CCAA, y Cataluña menos que ninguna. ¿El motivo? La irrupción de Podemos en el mapa político español, catalán, vasco, gallego, andaluz, etcétera, como un elefante en una cacharrería. El destrozo en los principales partidos es histórico. No solo es el fin del bipartidismo, sino que la encuesta revela el fin del sistema político actual, tal y como lo conocemos. Casi todos los partidos reciben un fuerte correctivo.

Según ha podido saber CRÓNICA GLOBAL de fuentes bien informadas, el CIS apunta a Podemos como el partido con mayor intención directa de voto, si ahora se hicieran unas elecciones generales, seguido por el PP y, en tercer lugar, por el PSOE. Quizás la cocina del CIS altere el orden final, pero el dato de que el partido de Pablo Iglesias tiene la mayor intención directa de voto es una fotografía nítida de cómo están viendo los españoles la evolución de los acontecimientos. Los partidos tradicionales están perdiendo a sus votantes por el hartazgo que les provoca la corrupción. Nadie aprecia que se esté limpiando el escenario, sino la increíble cantidad de porquería acumulada.

El PP y el PSOE reciben en este CIS un fuerte revolcón. Los resultados de Izquierda Unida pueden ser similares a los conseguidos por el PCE de Carrillo en 1982. Lo conoceremos el próximo lunes, día 3.

Podemos también sacude el panorama político catalán

Pero no son los únicos que no resisten al vendaval de Podemos. Según las fuentes consultadas, en Cataluña Podemos tambien podria ser, según la encuesta, la primera fuerza política en intención de voto directo en unas generales. Otras encuestas le dan 14 ó 15 escaños en unas autonómicas, según apunta Enric Juliana en La Vanguardia. CiU y ERC reciben un correctivo de altos vuelos, y los de Iglesias irrumpen en el escenario catalán con fuerza dejando en mantillas la supuesta mayoría soberanista.

En caso de elecciones autonómicas, todo apunta a que lo partidos secesionistas no conseguirían la mayoría absoluta. Un jarro de agua fría y una fuerte dosis de realidad a unos partidos que están ensimismados en el regate corto de la consulta del día 9 de noviembre.

En todas las CCAA Podemos consigue irrumpir de forma contundente, y en la mayoría de casos cambiando radicalmente el mapa político. Un cambio que se puede consolidar a la vista de las informaciones que se suceden de forma cotidiana y que desarbolan a los principales partidos políticos, tanto de derechas como de izquierdas, tanto nacionales como autonómicos. El efecto Podemos ha herido de muerte al actual sistema político. (Fuente: Crónica Global)

"El último CIS da miedo": Podemos pisa los talones al PP y ya gana en intención directa

La última encuesta de intención de voto del Centro de Investigaciones Sociológicas, en palabras de un miembro de la dirección del PP, “da miedo” y es actualmente “uno de los principales quebraderos de cabeza” del presidente Rajoy. Según esta misma fuente, Podemos no sólo habría superado por goleada al PSOE si no que pisaría los talones al PP. Y fuentes de la formación de Pablo Iglesias aseguran que la encuesta le da ganadores en intención directa de voto.

Ese veterano dirigente popular asegura que “Podemos es la segunda fuerza, pero muy cerca del PP. En el partido, no saben qué hacer” con el último CIS, una encuesta que se ha realizado prácticamente en medio de la indignación por el uso de las ‘tarjetas black’ de Caja Madrid (3 de octubre) –con decenas de miembros del PP y PSOE entre los beneficiarios– y con el comienzo de la crisis del Ébola. Precisamente, la encuesta del CIS –basada en más de 2.500 entrevistas y que debe hacerse pública a comienzos de la semana próxima– no recogería la creación del comité anticrisis y la reconducción de los erráticos primeros días de Ana Mato y el consejero madrileño por parte de Soraya Sáenz de Santamaría.

Fuentes del PP aseguran que la “foto” de este CIS “es un auténtico desastre para el partido. En septiembre tuvimos la retirada de la Ley del Aborto y la dimisión de Gallardón, a comienzos de octubre, lo de las tarjetas, y, sin solución de continuidad, lo del Ébola. No es extraño, pues, lo que refleje la encuesta”.

En fuentes de Podemos van más allá y aseguran que la encuesta oficial les da ganadores en intención directa de voto, aquella que el estudio recoge “sin cocinar”. La última encuesta que el CIS hizo con intención de voto, correspondiente al mes de julio, tanto PP como PSOE cosechaban sus peores resultados. En aquella ocasión, Podemos ya superó al PSOE en intención directa (11,9 frente al 10’6 de los socialistas) y se quedó a apenas 0,9 puntos del PP. La cocina del CIS hizo que el resultado final dejara a Podemos con un 15,3% en intención de voto, por detrás del último PSOE de Rubalcaba (20,2) y a distancia del 30% del PP.

Paralizar las encuestas desde septiembre

El panorama era conocido por la cúpula del partido hasta el punto de que en septiembre se decidió parar cualquier encuesta, incluida la que se iba a llevar a cabo para conocer cuál podía ser el mejor candidato o candidata a la Alcaldía y la Comunidad de Madrid. “Lo de Alberto (Ruiz-Gallardón), las tarjetas y el ébola distorsionaba todo. Era tirar el dinero”, aseguran desde la sede nacional. “Y eso que no había irrumpido aún lo de Granados y la gente de Aguirre”, insisten.

La situación del PSOE no es, ni mucho menos, mejor que la del PP. Como publicaba El Confidencial este domingo, ninguna encuesta interna o externa pone de manifiesto que el liderazgo de Pedro Sánchez esté asentándose ni mucho menos haya servido de revulsivo frente al empuje de Podemos. “Por eso había una especie de pacto tácito entre los 8 gurús demoscópicos de Madrid para silenciar las encuestas”, asegura el veterano político ‘popular’. Un pacto que resistirá sólo hasta la próxima semana, cuando el CIS "que da miedo" sea hecho público. A no ser que la cocina obre milagros... (Fuente: El Confidencial)